miércoles, diciembre 01, 2021

Ahora si, un malvado limo

Tensei shitara Slime Datta Ken 2nd Season

Hace unos años llegó la primera temporada de este isekai y triunfó, el género estaba ya más que saturado, pero el subgénero de “construye tu reino” aún era fresco por entonces, y la serie era divertida (ver reseña). Teníamos a un protagonista simpático, que era ridículamente poderoso y tenía su harem como cualquier buen protagonista de isekai, pero este en concreto era un poco vago y no parecía querer otra cosa que vivir tranquilamente, y si su poder crecía era por algo tan sencillo como que cada vez conseguía más amigos y necesitaba más poder y espacio para ellos. 
El protagonista era un monstruo simpático que construía una nación de monstruos en un mundo que despreciaba a estos, y de ahí venían conflictos por el contacto con otras potencias de ese mundo. La serie cosechó un gran éxito, era simpática, graciosa y carismática, y cuando pasaba a la acción sencillamente molaba mucho porque le daba al espectador una épica ligera sin muchos dramas que resultaba muy entretenida. Aquella serie tuvo un problema en su segunda mitad, donde el ritmo era muy extraño. Todo estaba bastante bien medido en los primeros 13-14 episodios, con un ritmo coherente y una progresión lógica en cuanto a los aliados que conseguía Rimuru y el ritmo al que crecía su reino. En la segunda mitad, entre un enemigo muy poco carismático al principio, y luego una trama que parecía algo atropellada con unos niños, la serie perdió bastante. 
Esta segunda temporada se afronta de otra forma. La trama es mucho más continua y cada mitad de ella se nota como un arco que empieza y acaba de forma bastante clara. Ahora bien, no esta exenta de problemas, sobre todo en su segunda parte, donde el ritmo en la primera mitad se nota demasiado refrenado. En ambas temporadas básicamente tenemos una media docena de episodios donde se plantea un escenario que cristaliza en un gran clímax de acción en la media docena restante. Sin embargo, la primera mitad de la temporada es mejor. Es una temporada más derrotista donde el reino de Rimuru es atacado, el drama se alterna muy bien con la acción y esta incluso funciona de una forma muy gratificante en unos últimos episodios que se ven con una sonrisa culpable de justa venganza. La segunda parte de la temporada es también muy disfrutable, y su segunda mitad es un festival de fanservice brutal, pero no hay apenas tensión porque es sencillamente Rimuru y su grupo molando como nunca han molado, y en sus primeros episodios sencillamente la serie es demasiado expositiva con mucha carga política que no se siente especialmente útil. Ambas temporadas funcionan muy bien y se complementan a la perfección, pues la caída y el auge de Rimuru no dejan de ser un único y gigantesco arco argumental… pero me parece que la primera temporada tiene un ritmo mejor. 
Técnicamente la serie es bastante sólida, los diseños siguen siendo coloridos y alegres, muy simpáticos con sus deformaciones cómicas, y en los momentos de acción la serie sorprende con una animación sorprendentemente puntera y plástica que además no se nota especialmente computerizada.
Quizás, por la carga de política, drama y acción se podría decir que se echa en falta algo de comedia en esta temporada. En la primera temporada vemos algo al principio, cuando la trama no ha explotado, y en la segunda temporada los protagonistas van tan sobrados que en su clímax vemos bastante momentos cómicos, sin embargo en general no hay mucho de ese slice of life simpático en el que en ocasiones se transformaba la serie original.

Claro que para eso esta:

Tensura Nikki: Tensei shitara Slime Datta Ken

Entre las dos partes de esta temporada se emitió una serie spin-off que básicamente se centraba en el día a día de la nación de Rimuru y que no era otra cosa que eso, un gigantesco slice of life que recorría un año en la vida de esa nación para colocar a todos los personajes en las diversas estaciones y en las festividades más populares para montar pequeños segmentos de gags muy sencillos y tópicos con cada uno de ellos. 
No terminó de engancharme al principio, pero cuando te acostumbras y aceptas que va a ser eso -un calendario de comedia y fanservice- acaba siendo bastante simpática. Algunos personajes salen demasiado poco, y otros salen más de lo que me gustaría (creo que nunca le encontraré la gracia a Gabiru), algunos gags funcionan mejor y otros peor, pero en general son una docena de episodios bastante simpáticos y divertidos (aunque desde luego no son para ver en formato marathon). El humor esta basado en los tópicos de la serie y del mundillo del manganime en general -hay un especial de Navidad, un festival con yukatas, episodios de playa, episodios de siembra de cosechas y de recogidas-, y es un humor sencillo y bonachón, ni siquiera se abusa del fanservice a pesar de que Shion tiene un gran protagonismo en ella (pues la serie se divierte más vistiendo a Rimuru que desvistiendo a su secretaria).
Tecnicamente la serie cumple, con los agradables diseños de la serie y una animación más que solvente para los requisitos de una comedia normal.
"Slime diaries" no llega a ser tan buena como -por ejemplo- lo fue Fumoffu en su día, pero en general funciona muy bien como anime ligero para amenizar las tardes de verano. No se si me habría gustado que hubieran extendido la segunda temporada en a 36 episodios en general añadiendo más comedia y cambiando un poco el ritmo de la serie, pero la valoración general de estas dos series no deja de ser muy buena. Han sido 9 buenos meses en compañía del limo y sus amigos.

13 comentarios:

erGuiri dijo...

Comenzaré diciendo que tengo muy avanzadas las novelas. No creo que se pudiese adaptar mejor porque la novela también era así. Sí diré que de ahora en adelante se vuelve más entretenido... pero.. las novelas ya empiezan a aburrirme. Las dos siguientes temporadas estarán mejor, pero ya las que vienen depués.. no sé yo.

Anónimo dijo...

Jhon Kei

Este isekai lo que tiene es que es simpático y rápido, pero no deja de ser bastante tradicional como obra de fantasía en sí mismo. De igual manera yo me la paso bastante bien con el manga, al menos por ahora. El autor tiene un par de cartas que jugar para mantener mi interés (el espíritu misterioso que se metió en la niña, la relación de ese señor demonio y Suzu, el conflicto con Hinata y la organización de los payosos que está moviendo los hilos), pero el grupo de Rimuru está tan fuerte que ya no hay tensión alguna. Salvo excepciones puntuales, es ver como nuestros protagonistas se lucen humillando a sus enemigos. Por ahora sigo y lo recomiendo.

Shinu dijo...

No he visto el anime (ni creo que lo haga), pero el manga tiene bastante buena pinta y lo tengo en mi interminable lista de "Plan to read" desde hace tiempo. Lo que pasa es que no quería empezarlo porque no está terminado y ya estoy siguiendo demasiados cómics...

eter dijo...

erGuiri, lo siguiente teoricamente es una película, no se si continuarán más allá de ahí (supongo que será el arco de Hinata que está comenzando ahora en el manga, pero... desconozco el material original).

Jhon Kei, si no inventa nada, y la tensión brilla por su ausencia, pero es muy simpático de ver, equilibra bien comedia, acción y un puntito de drama y construcción de mundo (hay muchas facciones y personajes, y la serie sabe mantenerte enganchado siempre con la excusa de algún nuevo misterio).

Shinu, el manga creo que esta muy bien a nivel de ritmo y dibujo, aunque el anime tiene una buena BSO y las escenas de acción lucen bastante bien. Quizás no la primera temporada, que tiene más problemas de ritmo, pero esta segunda temporada es un espectaculo muy entretenido.

Lechu dijo...

La primera parte funciona de maravilla con las debilidades del grupo protagonista al descubierto y con unos malos muy malos y muy crueles que se hacen odiar con una facilidad pasmosa. Ese final es simplemente bestial y el placer de verlo, aunque mínimamente culpable, es indescriptible. Por esa misma razón la segunda parte con Clayman me decepcionó un poco. O más que decepcionarme, tuvo un clímax más discreto y no explotó como el exterminio del ejército de Falmuth. Pero había que recolocar las piezas en el tablero, mover un poco las alianzas... Es una serie con muchos frentes abiertos y no puedes esperar un hiper-mega-clímax cada dos por tres. Aún así sigue manteniendo el interés y su calidad general se mantiene muy estable.

Lo dicho, inventa poco y forma parte de un género que aunque me encanta y no me canso de él está saturado. Pero sabe equilibrar bien todas sus cualidades y les saca provecho con astucia.

Pd: Por cierto, ya que habláis (y bien) del manga, el autor, Taiki Kawakami, también se ocupo del dibujo en la adaptación a manga de Alderamin in the Sky, uno de esos animes que necesita una 2º temporada como el comer. Ale, dicho queda :P

leopar dijo...

En lo personal, el género del isekai me grada bastante, aunque cada vez aparecen más y más obras de ése tipo, la mayoría de ellas bastante decepcionantes, hay que decirlo.

De entre todas ellas, "mi vida como slime" es un garbanzo de a libra, ya que aparte de la comedia (que la tiene en buenas cantidades), de la acción (ídem) y del drama (que también tiene su dosis adecuada), todo el mundo de Rimuru está muy bien construido, al grado que se ve que el autor se tomó la molestia de pensar muy bien todo el ambiente donde se desarrollaría la acción. Por el momento he leído las novelas ligeras hasta el tomo 8 o 9, y la verdad no me han decepcionado (el anime llega hasta el final del volumen 6), lo que significa que al menos un par de temporadas de anime más están casi garantizadas.

La de Tensura Nikki es un divertimento muy bien logrado, respetando la personalidad de cada personaje, pero explotando su vena cómica. Me hizo reír bastante.

Y ya que mencionan la de Alderamin, las novelas ligeras en las que se basa ya van por el tomo 11, mientras que el anime y el manga sólo llegaron hasta el final del tercer volumen, así que hay todavía mucha tela donde cortar. Ojalá y siguieran con el anime, aunque no es una de esas series que llame tanto la atención como para que los productores consideren temporadas adicionales.

eter dijo...

Lechu, si, es eso, mola ver por ejemplo a la sacerdotisa en plan badass, y es impagable el Veldora vs Milim con Kame hames de por medio... pero por mucho que adore a Shion -y que se mereciera un momento molon tras la primera parte- el que esté a la altura de Clayman es excesivo. La superioridad del bando prota es demasiado absoluta y esta guay como placer culpable, pero es más gratificante que esta venga tras algo con drama o tensión como pasaba con la ascensión de Rimuru en la primera parte.
Alderamin sería glorioso que tuviera una segunda temporada, pero particularmente hace bastante que deje de creer en ella.

leopar, lo bueno de los isekais es que aunque haya tanta basura... por mera estadística hay joyas como Mushoku Tensei esta temporada, o una librera que regresará el año que viene... series que además coinciden en uno de los puntos que indicas, si hay un mundo sólido detrás la serie ya ha hecho mucho.
Tensura Nikki me parece que comenzó flojilla, pero cuando te haces a la idea de lo que es funciona muy bien.

Anónimo dijo...

En lo que si es un hecho es que pese a todo el hate hacia el isekai han salido cosas realmente destacables de las que si se habla y hasta el dia de hoy son un referente como mayor ejemplo es konosuba cosa que no se puede decir de otras tendencias que murieron o que incluso en su misma época no destacaron por no más que un par de temporadas como es el típico anime sobre una escuela de magia, o el "unico hombre en una escuela de solo mujeres" y por supuesto del infame genero de "imoutos" como oreimo que recibió más palos que otra cosa. Aunque actualmente tampoco hay más tendencias que se repitan mucho, los "shingekis" que también desaparecieron ni tampoco las adaptaciones de juegos gacha que directamente son una basura como azur lane xD

eter dijo...

Bueno, el isekai es que no deja de ser la nueva vertiente de las series de fantasía, y entre la magia, el harem y demás marca muchos "checks" de fantasías beta.
El genero Shingeki no creo que llegase a existir más allá de un par de clones como aquella de los trenes, eran... copias demasiado obvias. Eso sí, afortunadamente lo del colegio de chicas con un tío si que parece que ha muerto como subgénero XD

Fede 5000 dijo...

Algo curioso es que me he dado cuenta que ciertos isekais o series de fantasías que empiezan bastante fuerte/oscuro y hasta "deconstructivo" como shield hero, goblin slayer y redo healer, pero despues del primer arco nunca vuelven a ser así de potentes ya que todas esas series vi que terminaron siendo no más que una fantasía corriente con harem y muy pocas veces vuelve a tener esos elementos oscuros.
Mientras que tensura fue al revés siendo tranquilo al inicio y después mostrando cosas más violentas como la guerra. Pienso que es una practica normal de muchos escritores y mangakas de marcarse un "goblin slayer" al inicio solamente para llamar la atención. Yo pienso que fue lo mismo que hizo el autor de kakegurui con su manga del asesino de reencarnados porque va y te saca un nuevo manga de fantasía típico después que le cancelaron el polémico ya que toda publicidad es buena publicidad.

eter dijo...

Es muy normal... y es algo que odio. El ejemplo más claro para mi fue Shingeki, que al principio es muy dura, muy de matar personajes... pero tan pronto como pasan los primeros 20-30 capítulos ves que todos los importantes tienen un "plot armor".
Pero bueno, en honor a la verdad, pasa en manga y anime, pero también en el resto de medios de ficción. Hay que empezar con fuerza e intentar impactar al espectador con la sensación de que todo puede pasar metiendo falsos protagonistas cuyo único cometido narrativo es romper al espectador

Anónimo dijo...

@eter tambien cabe mencionar que aquellas series a pesar de ser tan populares raras veces llegaba a tener otra temporada, creo que solo infinite stratos llego a tener una segunda temporada que fue infinitamente menos popular que la primera. Otro punto para los isekais es que muchas si obtienen peliculas y nuevas temporadas para no quedar olvidadas hace poco anunciaron otra para overlord.

eter dijo...

Lo habitual antes era eso, una temporada y -con suerte- otra al año. Ahora parece que están intentando recuperar franquicias, ha vuelto Kingdom, tuvimos tercera de Log Horizon, acabaron Yahari... mola eso