sábado, abril 04, 2020

Audio reseñas de la semana - 5

Star Trek Picart - Temporada 1

One Piece 976 - Permitidme que me presente

Nueva recopilación de reseñas en formato audio. En esta ocasión, la primera temporada de Picard y el último capítulo de One Piece



martes, marzo 31, 2020

OPDM - 060 - Tokyo Mirage Sessions y Atelier Ryza

Nueva edición del podcast, en esta ocasión centrada en videojuegos de extremo nicho otaku que -para bien o para mal- dificilmente podrían producirse en una cultura distinta a la japonesa.


Los tiempos del programa son los siguientes

00:02 - Tokyo Mirage Sessions #FE Encore (sin spoilers)
00:45 - Tokyo Mirage Sessions #FE Encore (con spoilers)
01:13 - Atelier Ryza: Ever Darkness & the Secret Hideout
01:57 - Desvaríos variados

Además, como extra, y con la participación de @chusetto y @SiulerLM, un minipodcast sobre el último Direct mini



Como siempre, muchas gracias a aquellos que le dais al like, os subscribis o nos comentáis.

sábado, marzo 28, 2020

Audio reseñas de la semana - 4

Curb your enthusiasm - Temporada 10

Ranking de los juegos de Nintendo Switch

Nuevo post para aglutinar los comentarios en audio de esta esta semana, que incluyen la décima temporada de Larry David y una actualización de mi ranking de juegos de la híbrida de Nintendo. 

https://www.ivoox.com/podcast-torre-del-nigromante_sq_f1856367_1.html


miércoles, marzo 25, 2020

El nacimiento del Gran Dragon

Kingdom

Es difícil hablar de Kingdom, porque es tan fácil de resumir como imposible de explicar. Esto, básicamente, es lo que debería ser el anime de ese noble género del videojuego que es el "musou", o quizás sería más apropiado decir un juego de estrategia de los que tienen "héroes". 
La serie nos traslada al siglo III A.C, a la China que aún no esta unida. Allí seremos testigos de la ambición de un joven llamado a pasar a la historia como el primer Emperador de la Dinastía Qin: Qin Shi Huang, el hombre que unificó los reinos combatientes para formar China. Junto a él, y como verdadero protagonista, tenemos a Xin, un joven plebeyo que quiere convertirse en general, y junto a ellos a una interminable colección de personajes absurdamente carismáticos que conformaran un gigantesco tapiz de épica grandilocuente con una alegre sucesión de interminables guerras en la que los muertos se contaran a miles.
La serie comienza con una rebelión, con una trama muy shonnen y con demasiadas batallas donde el protagonista gana porque es el protagonista. En sus primeros episodios, esta adaptación del mastodóntico manga Yasuhisa Hara, no es especialmente original ni enarbola una gran calidad, pero aún así -y a pesar incluso de la horrible animación de la serie- muestra un carisma excepcional que lo hace muy disfrutable. Después pasa a ser un shonnen de peleas a un shonnen de batallas, y la diferencia es mucho más grande lo que parece. Los grandes generales son inmensos, miden más de tres metros y lanzan a decenas de soldados volando con sus golpes, pero no son invulnerables, y en verdad casi todo el tiempo suelen estar en sus campamentos dirigiendo las ofensivas de sus millares de subordinados. Lo que antes era una simple historia de peleas pasa a convertirse en una serie de estrategia con numerosos giros de guión en el transcurso de las largas -la serie no tiene un ritmo lento pero sus arcos son bastante largos- batallas y un relativo gusto por el realismo (al final los clímax dramáticos se resolverán entre los grandes personajes, pero estas batallas no dejaran de ser consecuencia de sus estrategias... y casi en ningún momento la fuerza pura y dura derrotará a una estrategia minimamente pensada). Con todo esto la serie ya estaría muy bien, pero es que además incluye una más que digna trama de intrigas palaciegas sumamente disfrutable (y aquí, aunque la serie se toma algunas licencias dramáticas y convierte en féminas a algunos personajes, hay que advertir que la serie es relativamente realista y seria en cuanto a plasmar algunos acontecimientos y que como en cualquier manga histórico el leer algo de la historia de este periodo puede suponer destriparse algunos giros de guión de la serie). 

Antes he mencionado la terrible animación de la serie y ese -junto a algún que un considerable desprecio por el pacifismo- sería la mayor pega de la serie. La serie son casi unos 80 episodios producidos entre el 2012 y el 2014, y usa mucho, muchísimo, una animación por ordenador que todavía no estaba para usarse tanto en aquella época. Es comprensible, la serie constantemente nos muestra grandes batallas donde miles de soldados llenan el minutaje, y tiene su lógica que se recurra al ordenador para poder animar así algo que seria imposible a mano. El problema no es ese, a pesar de los movimientos de esos ejércitos resulten horriblemente robóticos y no lo disimulen ni siquiera en el opening; el problema es que a veces esta animación también se traslada a los protagonistas y los polígonos ni siquiera se suavizan con una capa de animación superior. Hoy en día la mayor parte de la animación es por ordenador y se entiende, facilita tema de resoluciones, sirve de apoyo y en general ofrece una gran versatilidad... pero normalmente es fea de ver, transmite una gran frialdad y carece del encanto del dibujo manual. En muchas ocasiones los protagonistas están bien dibujados, pero en algunas ocasiones dan la sensación de ser un mal personaje de un videojuego, y además pasan de un modo a otro con relativa y molesta aleatoriedad.

Las pegas de esta serie son grandes, y constituyen además unos importantes obstáculos a superar para comenzar a verla, pero una vez se han dejado atrás la serie engancha y uno descubre porque tiene una legión tan grande de seguidores. 

domingo, marzo 22, 2020

Audio reseñas de la semana - 3

Wolfenstein II - The new colossus

One Piece 975 - El plan de Kin'emon

Entrada con los audios de esta semana, que en esta ocasión se centran en un videojuego y en el capítulo de One Piece. Lo de responder a los comentarios en cada audio ha demostrado ser bastante confuso, así que volveré al viejo y confiable método de responder a cada comentario en su entrada.

https://www.ivoox.com/podcast-torre-del-nigromante_sq_f1856367_1.html



Como siempre, muchas gracias a aquellos que le dais al like, os subscribis o comentáis.

viernes, marzo 20, 2020

Una serie a la que dedicar más de un pensamiento

Mob Psycho 100

Kageyama Shigeo es un joven bastante apático cuya vida está marcada por un impresionante poder mágico que en cierta forma le ha aislado del mundo. Vive tranquilamente, ayudando en exorcismos a un estafador de buen corazón que se hace pasar por medium mientras intenta poco a poco forjar algo parecido a una personalidad.
El punto de partida de "Mob Psycho 100" en cierta forma es el reflejo del de la otra obra ultraconocida del autor "One": One Punch Men (ver reseña). En aquella serie teníamos a un protagonista apático terriblemente poderoso a nivel físico, aquí tendríamos a su equivalente psíquico. La absurda fuerza del protagonista y la más que evidente comedia que lo impregna todo serían las dos semejanzas obvias entre ambas series (eso y la espectacular -aunque con estilo mucho más fluido y unos diseños mucho menos estilizados- animación del producto), pero las diferencias se acaban ahí.
Mob Psycho puede ser espectacular por momentos, puede ser muy espectacular con batallas absolutamente épicas y que hacen gala de una gran versatilidad en el uso de poderes por parte de los personajes (aunque en algunos momentos -especialmente en el decepcionante clímax de la segunda temporada- peca de recurrir a las bolas de energía o a lanzarse edificios), pero es mucho más que eso. Mob Psycho explora la personalidad de su protagonista mucho mejor de lo que lo hacía la serie de Saitama, aquí tenemos a un héroe autoaislado del mundo que busca definir su identidad al tiempo que intenta que sus poderes no le superen, y paralelamente a su desarrollo tenemos el personajes como un hermano a su sombra o un jefe que combina un extraño idealismo con una total ausencia de honradez. 
Mob Psycho comienza como una serie de comedia en la que su pésimo primer episodio no incita demasiado a seguir con su visionado debido a la no mucha gracia que hacen sus personajes y al particular -y no muy agradable- diseño de sus personajes y su animación. Sin embargo, en los siguientes episodios la comedia comienza a funcionar mejor, y cuando se alcanza la media docena de episodios uno ve ya matices interesantes en el discurso de la serie así como unas secuencias de batallas que parecen sencillamente portentosas hasta que la serie avanza y salta directamente a la épica con una mezcla impecable de comedia y espectacularidad. En su segunda temporada, si bien el final me parece bastante flojo, todo mejora aún más, con una trama con muchos más grises y unos personajes envueltos en crisis personales que muestran una profundidad y madurez inusuales en el género.
Es una serie en la que es difícil entrar por su temática y aspecto, pero si se superan los reparos iniciales, el espectador se encontrará ante una de las mejores series de los últimos años.

miércoles, marzo 18, 2020

Fantasía muere con la infancia

La historia interminable

Desde que releí Momo (ver reseña) tenía pendiente la relectura de la obra más emblemática de Michael Ende. Ahora, unos 30 años después de mi primera lectura, ha llegado ese momento. Y me ha decepcionado algo, esperaba que me gustase mas.
La historia es conocida; Bastian es un niño que se escapa para leer un libro ambientado en un mundo de fantasía donde el joven Atreyu ha de luchar para salvar este de la Nada. Poco a poco la lectura ira absorbiendo más y más a Bastian.
El libro se podría dividir fácilmente en dos partes a raíz de cierto acontecimiento que pasa aproximadamente a la mitad de sus páginas. De pequeño la primera parte me encantó y la segunda se me hizo extraña y decepcionante. Como esperaba, es distinto leer algo de Ende de niño que de adulto, pero no me ha gustado tanto la segunda parte como pensaba que lo haría con la interpretación de ella que realiza un adulto.
Ahora entiendo mejor la segunda parte. Es amarga y melancólica. Creo que la doble lectura funciona mejor en el caso de Momo, pero el autor claramente muestra un mensaje en el que es importante se decidido y centrarse en unos objetivos, pero sin renunciar a la pasión, los sueños y la inocencia; el nunca olvidar la infancia y el amor de los seres queridos, el no dejar que la vanidad y los bienes materiales nos hagan olvidar de donde venimos. Sin embargo, siendo un mensaje muy potente, creo que la narrativa es demasiado ligera, sucediendo cosas tan grandes como las que pasan en este libro, teniendo todo una escala tan fantásticamente disparatada, uno no puede evitar pensar que todo esta contado con demasiada ligereza o facilidades. Lo entiendo, es un libro infantil y cuando lo leí con 9 años la simplemente insuperable capacidad del autor para inventar criaturas, lugares e incluso conceptos me resultó -y me ha seguido resultando en esta relectura- increíble. Pero siendo un prodigio de la imaginación, me sigue pareciendo demasiado sencilla en su desarrollo, y Bastian sencillamente es un personaje con el que nunca termino de converger (como tampoco lo hago con Atreyu).
Sobra decir que es un libro increíble, un libro que además destila un amor por los libros que lo hace casi mágico con una capacidad para el metalenguaje a la que no he visto que ningún libro se acerque. Pero es un libro para niños, un libro que para un niño, con esas letras en dos colores, con esas roturas de cuarta pared es más mágico aún que el mundo que enmarca... pero un libro que no me funciona tan bien como adulto.