viernes, septiembre 20, 2019

No somos conscientes de lo que estamos viviendo

One Piece 956 - Grandes noticias

Este capítulo es, sencillamente, impresionante. Y lo mejor es que verdaderamente no se nos dice mucho, es simple y llana emoción narrativa. Fanservice en el mejor sentido de la palabra. 

La abolición de los shichibukai era algo que podía intuirse desde hace bastante tiempo; siempre he creído que si no pasaba era porque a Oda esta institución le venía muy bien para proteger a Buggy, pero supongo que el narizotas huirá dejando a toda su flota atrás y luego aparecerá como siempre cuando menos lo esperemos. No obstante, dejando a un lado la utilidad narrativa de este “poder” para Oda, es curioso que el Gobierno los haya abolido tan fácilmente (es de suponer que quizás quería sorprenderlos y que aquí Morgans –el nuevo héroe de One Piece con esa gran ética periodística- se les haya adelantado) porque se ha colocado en una situación extraña. Weevil podía ocasionar destrozos allá donde fuera (y según los foros además parece que la isla en la que se encuentra es aquella en la que se encontraba Marco), pero trabajaba bien para ellos. Ojos de Halcón no parecía especialmente “dañino” para los civiles. Hancock podría ser la más nociva de los shichibukais activos por su actitud, pero no parece tampoco que sus acciones fueran especialmente malignas. Supongo además que el Gobierno no sospechaba de la influencia de Luffy sobre Hancock y –sobre todo- de Zoro sobre Mihawk, ya que acaba de entregar dos armas de destrucción masivas muy poderosas a sus enemigos. No obstante, supongo que no deja de ser normal que el Gobierno haya abolido esta institución: Cocodrilo, Dofflamingo, Law, Jimbe y Teach han mostrado estar nada domados.

En toda esta ecuación, por supuesto, falta Kuma, el único shichibukai del que no se ha visto nada, y que también ha sido omitido por las partes de la Reverie o los Revolucionarios (a pesar de que era la motivación principal de estos).

La infiltración de Drake también era algo que uno podía esperarse a tenor del flashback de Law y ciertos aspectos que siempre han rodeado a este personaje (no diré que lo veía obvio porque, directamente, creo que a nadie le importaba mucho), e incluso da alas a una teoría que creo que muchos compartimos y es que la batalla de Punk Hazard tuvo una parte de teatro para que Kuzan pudiera infiltrarse en la banda de Teach. No obstante, en esta “espada” –cuyo nombre además se enfrenta en cierta forma a la égida del CP0- no deja de ser curiosa la presencia de un Cobby que no debe ser uno de los favoritos de Akainu, con lo que podría haber un bando dentro de la Marina en el que Oda pudiera meter a todos los “buenos”. En todo caso, aunque sea relativamente fácil salvarlo, Cobby no tendría que durar mucho en la serie si lo han mandado contra Hancock por mucho que lo hayan ascendido. Es gracioso como vemos a Stainless frente a Buggy, pero a nadie de peso persiguiendo a los otros shichibukais cuando lo mínimo que se necesitaría contra Hancock una Momousagi… y ya directamente un Fujitora dopado contra Mihawk.

Pero por supuesto lo más importante del capítulo ha sido resuelto por Oda recurriendo a su divertida forma de contar mucho sin contar nada con unas frases ambiguas como nunca referidas a Sabo y Arabasta. Es imposible saber que ha pasado. Sabo no debería estar muerto; una cosa es que Makino –y ese bebe siempre presente junto a ella- lo piense, otra distinta es que Dragon y compañía estuvieran alterados por esa noticia cuando han de tener vivre cards de él. Lo más lógico es alguna manipulación por parte del gobierno o malentendido; aunque Morgans no sea William Randolph Hearst y sólo “manipule ligeramente las noticias para tocar el corazón de la gente”, tampoco podemos darle mucho crédito si su fuente es un villano claro de la historia como Wapol. Particularmente supongo que el Gobierno se habrá cargado a un Cobra que hacía demasiadas preguntas molestas y le habrá cargado el muerto a Sabo literalmente, siendo aquí mi mayor duda el que ha pasado con una Vivi cuya foto vimos sostener a Ihm-sama, aunque el hecho de que Garp haya pedido a Neptuno y cía que no odien a los humanos también da que pensar que debería ser algo más que un asesinato rutinario. Y no entremos a pensar en aquello tras lo que puede ir Barbanegra.  

No obstante, lo que más me ha llamado la atención de este capítulo, extraño que suene, es la comunidad. El pequeño mundo de Internet estaba revolucionado, como ese Ojos de Halcón que sentía escalofríos, los lectores estábamos igual ante la noticia de la abolición de los shichibukai. Los 7 piratas se presentaron más o menos allá por ese capítulo 50 que hace poco Boichi redibujó, ahora estamos en el 950. Más de 900 capítulos con ellos. Más de 20 años desde que empezaron como el clásico equipo de villanos hasta que se han convertido en una serie de secundarios que han expandido el mundo y la trama principal en más vertientes. Es fácil no pensar en el gigantesco ámbito en el que se mueve One Piece. Hace unos meses nos hartábamos de leer lo grande del plan de Marvel y lo épico que resultaba Endgame (opinión que comparto, esto no es una crítica en ese sentido), pero lo de One Piece lo duplica en tiempo y probablemente lo acabe triplicando. Estamos hablando de un japonés que lleva 20 años dándonos 18 páginas semanales (si, no siempre son 18, y la periodicidad es de una semana de parón por cada 3 o 4 de capítulo desde hace mucho), siempre de un nivel más que notable, con una historia en la que apenas hay relleno y donde se nota como todo ha ido creciendo hasta alcanzar una complejidad tan disparatada como robusta, una historia donde la emoción y la épica no dejan de ser la guinda de una narrativa donde el humor y la aventura siguen estando presentes. Es una auténtica salvajada. El universo Marvel han sido 10 años de películas ocasionales. Harry Potter fueron 7 libros a lo largo de poco más de una década (como debía de haber sido Juego de Tronos, ya que nos ponemos). Series como Star Trek son muy episódicas. Los videojuegos, por supuesto, no entran en este tipo de narrativas. En manga también hay obras longevas como Jojo o Berserk, pero por una razón u otra creo que no son comparables en cuanto a continuidad y solidez. Quizás, no sé, Warhammer y sus tropocientos libros también lleven muchos libros; como lo llevan los comics americanos con esos personajes que se autoperpetuan desde hace más de medio siglo. Pero este nivel de One Piece, de esa historia que lleva 20 años creciendo con nosotros, no lo he visto en ninguna otra obra. Y no siempre somos conscientes.

Estos días, cuando las primeras imágenes del capítulo salían a la luz y se confirmaba la abolición, el pequeño internet ardía de comentarios, y no era por la noticia en si, si no por el cambio, porque al fin se había producido y en cierta forma todos sentíamos que estábamos un poco más cerca del final de One Piece. Una sensación de comunidad siempre gratificante, pero en este caso teñida de cierta tristeza. El final esta cercano y lo sabemos. Podrán pasar 5 o 10 años, pero avanzamos hacia él y un día llegara. Un día acabará esta historia que lleva acompañándonos ya prácticamente media vida a muchos de nosotros. Un día One Piece acabará y creo que no somos conscientes aún del maravilloso viaje que todos estamos recorriendo en común y que difícilmente viviremos en otra serie.

martes, septiembre 17, 2019

¿Cómo una serie puede irse a la mierda?

Cambiaré el formato de las reseñas habituales de series de televisión y, en lugar de hablar de una serie en su totalidad me centraré especialmente en una horrible temporada de una, porque una cosa es una serie destrozada por el implacable desgaste de los largos años de emisión y otra cosa es: 

Arrested development: fateful consequences 

El regreso de esta serie más de un lustro después de su cancelación no sólo es horrible porque son varios centenares de minutos horribles a todos los niveles posibles, lo es porque pervierte una serie que había sido maravillosa en sus tres temporadas originales traicionando su espíritu con muchas de sus decisiones, decisiones que en ningún momento parecen especialmente comprensibles.


Empecemos por lo más fácil y obvio: el factor Portia de Rossi. Obviamente esta buena mujer no tiene culpa alguna en el horrible libreto que le hicieron interpretar, pero ejemplifica a la perfección un problema claro de la serie. Rodada unos 6-7 años después, la serie comienza justo donde comenzó la anterior. Reescribir el redondo final que le dieron a la serie original es un error (quedó todo tremendamente bien cerrado a pesar de la cancelación), y de hecho sólo con la quinta temporada consiguieron en parte volver a cerrar bien el círculo... pero eso es otra historia, la continuidad directa tiene un problema muy sencillo llamado físico de los actores. Los actores adolescentes han crecido, aunque Michael Cera es Michael Cera y no es un cambio muy brusco; los actores más ancianos han envejecido más y la alta definición no ayuda, y los actores que tenían una edad normal... digamos que no siempre se han mantenido en el mismo peso. El cambio físico en los actores es notable, y eso siempre desconcierta algo... pero Portia -por las razones que fueran- se operó, se operó mucho, y eso se traduce en que su cara, sencillamente, es distinta. Es extraño. Ves a la actriz con su mismo lenguaje corportal, pero su cara es otra, su cara es completamente distinta. Ni siquiera es un caso de substitución de actriz rollo tía Viv del Príncipe de Bel-Air, es otra cosa muy extraña y desconcertante.

Ya que estamos con los actores y con cosas que sacan de escena, hablemos de los cromas más horribles que he visto recientemente. Todos conocemos los trucos de gemelos en el cine via espejos, montaje o dobles. No todo el mundo tiene la suerte de ser James Cameron y tener una Leslie Hamilton a mano, pero la serie había sobrevivido muy bien sus primeras tres temporadas al factor George-Oscar. Uno pensaría que eso continuaría en las secuelas. Uno pensaría que con mejores medios todo iría mejor. Pero no. Los planos de los gemelos son horribles, con unas trampas más que evidentes, pero es que además hay multitud de escenas con unos cromas horribles en los que se ven escenarios más falsos que las carreteras que veíamos pasar dentro de los coches en las películas de los 60. Es... sencillamente muy cutre. A la serie se le presupone un presupuesto medianamente decente si por ejemplo tiene a Ben Stiller de secundario, pero todos sus planos son los clásicos planos medios con un elemento del escenario detrás un doble frente a él que claramente no es el personaje con el que está hablando. Hay problemas de agenda, lo sabemos. Pero hay medios, en la serie cantan mucho los cromas o los personajes insertados después de una forma cutre en montaje y tomas adicionales. La serie, en sus dos últimas temporadas, es extraordinaria y sorprendentemente cutre en ese sentido.

Bueno, hecho el calentamiento, pasemos a hablar de lo importante. La trama. Vaya por delante que la serie original era poco menos que un ejercicio de malabarismos constante. La trama de la familia Bluth, con sus padres absolutamente corruptos y sintetizando lo peor de los USA de la época Reagan, con sus hijos completamente aislados de la realidad del mundo era difícil de manejar. Teníamos a un personaje que era un mago, a otro digamos que "especialito", a una niña de papa casada con un psicólogo que quería ser actor y parecía en todo momento a punto de salir del armario. No era fácil de manejar. Pero la serie extrañamente funcionaba, todos esos personajes disfuncionales acababan funcionando e incluso alguna vez mostraban algo parecido a amor fraternal y se les acababa cogiendo cariño. Cada personaje solía tener sus tramas argumentales y los episodios solían reunir varias de ellas bajo esa regla narrativa no escrita que hacía que las tramas secundarias afectaran tangencialmente a las primarias o constituyeran incluso la solución a estas; la serie lo hacía gracias a un narrador que tenía muchísimo trabajo y que ahorraba muchísimo trabajo narrativo para que los personajes pudieran realizar acciones sin que estas tuvieran que justificarse ante el espectador mediante escenas previas. Todo eso funcionaba. No sé como. La serie era un puñetero milagro y en el 2003, cuando las sitcom seguían rodando en teatros y con los esquemas heredados de ¿los Jefferson? esta seríe ya carecía de risas enlatadas, rodaba en exteriores y tenía un hilo argumental continuado. Sí, tenía cosas que funcionaban peor, e incluso alguna que era bastante deplorable, pero en líneas generales la serie era un pequeño milagro y una muestra de esas nuevas comedias que estaban empezando a surgir con el cambio de siglo.
Naturalmente, como era muy rompedora la cancelaron. Cosas que pasan. Y llegó Netflix al rescate. Y dijo "hágase la continuación porque quiero tener series de culto en mi catálogo". Y todo el mundo sonrió y se regocijó. Y a continuación dijo, "y hágase con nuestra televisión moderna", y los cananeos mandaron cartas a los corintios pues grande era su dicha al imaginar una trama continuada sin restricciones de tiempo y con unos valores de producción notables. Y luego llegó la cuarta temporada, y la gente no se dio de baja de Netflix porque querían ver la segunda temporada de Sense8*.
Practicamente todo falla en la cuarta temporada de esta serie, y creo que basicamente todo se reduce a un fallo de concepción mismo de la idea de la temporada. No hay nada malo en el modelo de distribución de Netflix, no hay nada malo en plantear las series como una película de 8 horas en lugar de una veintena de episodios de 20 minutos. No hay nada malo, excepto cuando hay algo malo, y aquí hay muchas cosas malas.
La idea de una trama continuada es bastante definitoria de estas series de distribución digital, el problema es que las series en si no tienen margen, o son muy buenas o son muy malas. Y aquí basicamente tenemos el segundo caso, y particularmente creo que guionistas y productores estaban entusiasmados con la idea y con las posibilidades, con lo revolucionario del formato, con la libertad del medio... y creo sinceramente que estaban convencidos de que estaban haciendo algo bueno porque la temporada no deja de ser como un gigantesco episodio de la serie original cuya estructura se extiende a lo largo de toda la temporada, ¿y si en los episodios originales funcionaba porque no iba hacerlo "más a lo grande"? Porque como es sabido a veces menos es mas, porque la contención es una virtud muy inapreciada, y aquí tenemos tramas aburridas y sosas que en un formato episodico apenas abarcarían un par de minutos pero aquí se extienden facilmente a lo largo de un cuarto de hora con escenas alargadas y carentes de gracia porque el ritmo frenético es para los pobres y la buena comedia es una comedia lenta por no se que modernez absurda. La comedia es ritmo, velocidad, la única justificación para que el espectador no se ría es estar sacrificando ese tiempo en un gag aún mejor. Tenemos aquí el mismo problema que en la sexta temporada de Community (ver reseñas), secuencias más largas y tempo más lento no hacen mejor la comedia, la tiranía de los 20 minutos ha adiestrado muy bien a los guionistas clásicos de comedia y les obliga a exprimir cada segundo, segundos que siempre deberían ser muy caros en televisión. Naturalmente, algún episodio puede durar media hora y ser muy bueno, pero tiene que estar justificado y hay pocos escritores que puedan justificar que necesitan más de 20 minutos porque vayan a escribir algo mejor que lo que en los 90 conseguían los guionistas de Seinfeld o los Simpsons. 
Así pues tenemos secuencias alargadas que se hacen largas. Secuencias que no son especialmente graciosas, y secuencias donde además tenemos problemas extraños pero inevitables como los cambios de los actores. Y el problema de estas secuencias es doble, porque no solo son malas de por sí, si no que además son tan largas que te sacan de la serie, puede pasar facilmente una hora sin que veamos a algunos de los personajes, y cuando veamos a estos desapareceran los que estamos viendo ahora porque hay poca interrelación entre ellos. Esto es desorientador y hace la trama tan confusa que el narrador, antes elegante y divertido, ahora se convierte en una obligación que necesita varias frases e incorporar flashback para que el espectador se ubique en la acción. Un completo desastre. En la quinta temporada, reunen de nuevo a todos los personajes y vuelven a unir tramas y a ser todo mucho más episódico, pero en su cuarta temporada todo es sencillamente tan horrible que incluso no pueden deshacer muchos de los entuertos porque tramas como las de Gob o Tobias son sencillamente incómodas de ver por como desfiguran sus personajes en un intento de meter más carga política porque la serie original era bastante moderna y esta tiene que seguir siendolo a base de redibujar de una forma extraña a sus personajes.
Esta estructura al parecer se debió a problemas de agenda y se tomó la decisión creativa de narrar de esa forma epísodica, donde cada episodio sería daría el enfoque desde el punto de vista de un personaje a un gigantesco todo. La idea no es mala a priori, pero a posteriori desde luego si que lo es. Y el problema aquí, y vuelvo a lo que he comentado previamente, es que no había margen de maniobra. Todo estaba rodado ya. La historia sobre el papel supuestamente debería funcionar, pero en la sala de montaje no había ritmo alguno debido al formato elegido, y no había forma de solucionarlo. 
Lo dicho, seguramente el guión estuviera más trabajado que nunca y en la cabeza del creador de la serie todo debía de funcionar porque no dejaba de ser lo mismo de siempre, en lugar de 20 episodios con sus emisiones que permitían tomar la temperatura de la serie, aquí se encontraron con un monstruo de varios centenares de minutos que era imposible presentar de una forma lógica y coherente por su propia naturaleza caleidoscópica**.
Y lo mejor es que yo he visto lo que es un "remontaje" de la temporada, que la versión original al parecer era aún mucho peor.

Y para rematar tenemos el factor Ron Howard. El antes mencionado narrador no es otro que este director, y lo hacía muy bien en las primeras temporadas en las que de vez en cuando rompían sutilmente la cuarta pared... pero en esta temporada caen en la tentación de hacer metaserie y homenajearse a si mismos metiendo una trama cinematográfica sencillamente horrible.

*sí, se que por fechas esto no cuadra, pero como dice el dicho periodístico "no permitas que la realidad te estropee tu historia".
** jamás pensé que usaría esta expresión

domingo, septiembre 15, 2019

De katanas y nombres

One Piece 955 - Enma

Capítulo cargado de información para finalizar este segundo acto que nos ha dejado a las puertas de la guerra, guerra que teniendo en cuenta esa supuesta estructura en 5 actos que tendrá la saga, parece que está muy lejos de acabar (y más si pensamos que ni siquiera hemos visto el flashback de Oden o alguno de Kaidoh).

La narrativa ha sido extraña con ese avance de días “pasivos” que no deja de ser algo muy complejo en cualquier historia y que aquí Oda ha solventado como ha podido (y desde luego mejor esto a los clásicos desarrollos de la saga donde todo sucedía en un día), aunque no dejamos de tener cosas muy forzadas como esa mala excusa para que Hiyori no acuda a la reunión; mala excusa que espero se traduzca en que Hiyori ha traicionado al grupo via Kyoshiro, porque tras su presentación Komurasaki se convirtió casi de inmediato en la enésima princesita a rescatar de la franquicia (que fuera una villana daría problemas en muchas escenas, pero sería un buen giro de guión y sería también más interesante que el disfrazar a Law de un villano que sabemos que no va a ser (si Capone paso a ser bueno, ni que decir tiene que Oda no va a convertir en un villano a un personaje tan popular como Law haciendo que traicioné la alianza por mucho que parezca que está jugando con esa idea))

El grueso -y lo que da título al capítulo en sí- es Zoro y su entrenamiento. Luffy parece haber controlado al fin esa proyección de haki que con Garp, Rayleigh y Sentoumaru parecía que era normal, pero que ahora resulta ser una técnica extrema que ni Vergo -autoproclamado experto en ese tipo de haki- ni Katakuri parecían conocer (en el caso de este último podemos pensar que se especializó como ningún otro en el de observación, pero aún así resulta un poco forzado que todo un lugarteniente de Emperador no domine esta técnica). La reintroducción de este haki no deja de parecerme algo forzada, pero no deja tampoco de ser muy meritorio el ejercicio de retrocontinuidad que siempre intenta Oda, llevándole por ejemplo en este caso a gastar bastantes páginas en explicar las espadas negras y el haki imbuido en ellas... algo que sigue pareciéndome extraño porque ya desde el enfrentamiento contra Mr.1 vimos que un verdadero espadachín era el que podía cortar todo y al mismo tiempo nada, y lo de las espadas negras como power-up inevitablemente hacer surgir algunas contradicciones como por ejemplo porque entonces la espada de Ojo de Halcón no hizo daño a Buggy en Marineford. Sin embargo, estamos hablando de decenas de miles de páginas de manga y el nivel general es tremendamente consistente, así que supongo que no hay que buscar mucha explicación a porque la espada de Shanks no se mostraba normalmente "negra"... entiendo que tiene que ver con la espada en si, aunque eso ya nos lleva a la calificación de espadas y aquí lo extraño es que Enma pertenezca entonces a la segunda división y no a la primera (aunque teóricamente ascenderá cuando se convierta en una espada negra).

Herreros, debéis forjar una meito para un almirante estándar de 3 metros.
Comprobaremos su capacidad para volverse negra cortando un logia
Parece ya muy claro con este capítulo que las espadas pueden ascender de categoría y que su calificación no depende casi de otra cosa que de las acciones que haya llevado a cabo con ella su espadachín. Este sería mi mayor problema con el capítulo, pues pensaba que todas las espadas míticas eran poco menos que tesoros como Shusui y ahora descubrimos que el propio Hitetsu -y no un antepasado como yo pensaba- es el forjador de la Sandai y la Nidai Kitetsu (y presumiblemente la Shodai). Teniendo en cuenta que algunas espadas como Sandai Kitetsu no pueden tener más de unos 20-30 años, se me hace extraño que sus nombres y categorías parezcan tan establecidos y de dominio público. 
 No soy muy fan de todos estos ejercicios de retrocontinuidad, aunque creo que en este caso no sería tan notable como lo fue el convertir a Sanji en un Zoldyck al afectar más al personaje del maestro de Zoro -y en parte a Kuina- al parecer ser este por el nombre un descendiente del forjador de Enma y Wado Ichimonji (de hecho siempre me ha gustado la posibilidad de volver a ver a ese personaje que, no olvidemos, en un momento dado incluso parece que ayudó a Dragón y que fuera un revolucionario de este o incluso un exiliado Denjiro son ideas que me gustan más que lo del grito que Oda se ha inventado ahora por muy bien que todos estemos seguros que va a acabar cuadrando esto en un futuro flashback). 
   
Aunque algo tramposo por la necesidad de narrar un par de semanas, ha sido un buen segundo arco con la incorporación de Big Mom, la presentación de Queen, el desarrollo de Kidd y todo el planteamiento de la sociedad de Wano con Orochi, las Smile, Yasu y toda la trama de samuráis. Ahora queda ver como se desarrollará la gran Guerra de Wano, con el aliciente de poder volver a ver un “entreactos” tan jugoso como el anterior. Inicialmente pensaba que Kaidoh caería en esta saga y Big Mom serviría para reafirmar a la Marina como villanos fuera de escena, pero su alianza abre todo tipo de posibilidades, y Oda anuncia una guerra que conmocionará el mundo entero. En Zou Oda anunció que comenzaba la saga de los 4 Emperadores; al margen de Big Mom y Kaidoh –que no dejan de ser dos personajes menores dentro del desarrollo de la serie-, eso implicaría también a Shanks y Barbanegra, y como he visto por internet si a los 4200 soldados de la resistencia de Wano se le sumara la flota de Luffy tendríamos los 10000* pasajeros para los que Franky está preparando barcos... hay anunciada una Marineford 2 desde hace mucho y es obvio que llegará; pero parece muy pronto para ella, seguimos teniendo a la Marina y a los Revolucionarios con las tramas del Siglo Vacío (aunque el kairoseki y Vegapunk darían para involucrar hasta cierto grado a la Marina en esta trama, y tenemos a Weevil y a algún otro actor relativamente libre que podría acabar fácilmente en la isla), y hay todavía varias islas marcadas como obligatorias que visitar como son Elbaf, Raftel e incluso la isla submarina merced a la profecía de Shirley.

*Y según he leído después no serían 10000 si no 100000, con lo que único que se me ocurre es que vayan a necesitar evacuar toda la isla o algo así.

jueves, septiembre 12, 2019

OPDM - 051 - Temporada Anime Verano 2009

Edición número 51 del podcast en la que, siguiendo la tradición repasamos la temporada de anime de hace 10 años

En nuestra enciclopedia friki alcanzamos la letra W con John Watson y Margaret Weiss.

Y por último completamos el programa con la serie Years and years y los videojuegos Atelier Lydie & Suelle y Fire Emblem Three Houses



00:01 - Anime Verano 2009
* Umi Monogatari: Anata ga Ite Kureta Koto
* Needless
* Princess Lover!
* Umineko no Naku Koro ni
* Aoi Hana
* Bakemonogatari
* Sora no Manimani
* Taishou Yakyuu Musume
* Tokyo Magnitude 8.0
* Canaan
* Kanamemo
* Ookami to Koushinryou II
* Clannad: After Story - Mou Hitotsu no Sekai, Kyou-hen
* Zan Sayonara Zetsubou Sensei
* Summer Wars
* Evangelion: 2.0 You Can (Not) Advance
* GA: Geijutsuka Art Design Class
* Mahou Sensei Negima!: Mou Hitotsu no Sekai
* Redline
* Cencoroll
* Kara no Kyoukai 7: Satsujin Kousatsu (Kou)
01:32 - Enciclopedia: Dr. Watson
01:43 - Enciclopedia: Margaret Weiss 
01:59 - Years and Years
01:14 - Atelier Lydie & Suelle
02:46 - Fire Emblem: Three Houses

Como siempre, muchas gracias por escucharnos y esperamos vuestros comentarios sobre este programa o sobre el podcast en general, así mismo también agradecemos likes, retuits o subscripciones.

lunes, septiembre 09, 2019

Las virtudes de los medios audiovisuales

Initial D - first stage

No he visto ninguna "Fast & Furious". No veía la F-1 ni cuando toda España era víctima de su habitual forofismo de victorias y seguía a Alonso. Me gustan los Mario Kart, y los Need for speed primigenios... pero no soy muy fan de los videojuegos de conducción. No me gustan los coches ni la conducción en la realidad, y esto se extiende a la ficción. Y he disfrutado de esta "Initial D".
Básicamente los personajes me parecen idiotas insoportables. Tenemos a un prota silencioso que resulta ser muy bueno, al secundario gracioso de turno que no hace gracia, a unos sempais, a un jefe y a una comunidad de gente en si que están obsesionados con ser los amos de su colina. Esos descensos son el orgullo de esta gente no se muy bien porque. Se que es algo real, se que estas carreras existen y entiendo que el punto de partida del autor será seguramente su experiencia vital misma... pero sencillamente no puedo tener empatía por sus personajes (y ya no hablemos de ciertos homicidas en potencia o de unas mujeres que no de se donde demonios habrá sacado este autor). 
Dicho todo esto, la serie es muy disfrutable. El argumento es una chorrada, e incluso diría que a nivel de desarrollo es aún peor al cumplir los peores tópicos imaginables. Pero la serie funciona. Las carreras son su corazón y resultan terriblemente disfrutables y emocionantes incluso con las limitaciones de su aparentemente limitado desarrollo. La animación por ordenador es tan arcaica que se ven claramente infinidad de líneas rectas y aristas en superficies que deberían ser curvas, pero los coches claramente digitales parecen tener cierto peso y en general uno se los cree y visualmente resultan bastante atractivos (aunque solo sea porque los fondos sean mucho peores). Evidentemente los ordenadores de finales de los 90 no estaban preparados para mantener una serie, pero si bien visualmente la serie es un horror en su diseño (porque también los diseños de los humanos han envejecido mal), si que funciona muy bien a la hora de transmitir la sensación de velocidad, y eso es lo más importante en esta serie. Esa sensación de velocidad viene acompañada de una música discotequera y electrónica que -nuevamente- no soportaría en ningún momento, pero por alguna extraña razón queda muy bien en esa serie. 
No se muy bien como, pero la mezcla de imágenes 3D horribles con una música que detesto para dar vida a una historia que me genera antipatía instantanea... genera un anime que me ha resultado relativamente entretenido, si bien no en las partes de historia, si en las de carreras. 
Creo que no puedo recomendarlo como un imprescindible a pesar de su importancia en la industria, pero si que creo que es una serie que se merece al menos una oportunidad por parte cualquier aficionado al anime.  

viernes, septiembre 06, 2019

Nintendo Direct Septiembre 2019

Un Direct que no puedo evitar que me haya parecido algo decepcionante, pero que en cierta forma era lo que esperaba. Switch tiene muchos juegos anunciados para finales de año, con lo que este Direct era más una herramienta publicitaria para colocar fechas que para revelar nuevos juegos... y eso es lo que principalmente ha hecho.

Por partes....

Pensaba que Luigi´s Mansion 3, Links Awakening y Daemon EX Machina tendrían una mayor presencia siendo este un evento principalmente para promocionar estos y Pokemon; el juego de los monstruos de bolsillo si ha tenido bastante presencia con un segmento que se ha hecho algo largo con tonterías bastante superficiales de personalización de personajes y elaboración de currys... pero el resto de juegos apenas han aparecido. Daemon tiene una nueva demo y creo que se la pegará bastante en ventas, pero nos lo quitamos ya de los Direct junto a un Dragon Quest XI que ha sido promocionado hasta la saciedad (el relevo de este último parece que lo va a tomar un ya fechado Trials of Mana que tiene una pinta sencillamente espectacular). Dragon Quest y Trials están en mi lista, pero con respecto al resto tengo bastantes dudas. 

También esperaba ver aquel Town anunciado hace un año, y no puedo evitar estar algo decepcionado ante él; se ven ideas interesantes, pero graficamente es muy simplón y en su combate parece tan lento como en su día me pareció el Ni no Kuni. No entra en mi lista de momento.

Leo "Little town story" y recuerdo otro juego.
Nintendo debería haber salvado Cing aunque sólo fuera para que hicieran un Pikimin 4 que parece que nunca llegara...
y también aventuras de Another Code y Hotel Dusk
Y ya que estamos... que traigan a Switch a los Wonderful 101

Muy buena pinta tiene el Sonic & Mario, pero suelo jugar solo y este tipo de juegos apuntan más al multijugador local, con lo que de momento creo que esta lejos de mi Switch a pesar de lo absurdamente simpático que parece el modo Tokyo 1964.

Me sorprendió que no apareciera nada del pase de temporada de Three houses ni del Marvel Ultimate Aliance, pero en su lugar tuvimos una ampliación de Tetris 99 con contenido de pago, y un Smash que anuncia ya un sin fin de luchadores en un plantel que ya me parece más que saturado... pero no me quejaré demasiado aunque solo sea por lo mucho que me gustan los vídeos de presentación (y aquí el de Terry Bogart ha sido espectacular con todo ese homenaje a la Neo-Geo).

Nintendo finalizó el Direct con el anunció del excelso Xenoblade Chronicles, un auténtico juegazo (ver reseña) que supongo que pretenden relanzar ahora que la franquicia esta consolidándose. Entiendo el movimiento comercial, pero particularmente no me parece que el juego necesitase todavía ese remake y el poder jugar el hombro de Bionis no es de momento un reclamo para mi para comprarlo. Otra cosa es el Tokyo Mirages (ver reseña), juego cuya calidad solo fue igualada por lo desapercibido que pasó al lanzarse en una WiiU ya muy muerta... oportunidad de oro del juego para tener algo de reconocimiento y que en este caso seguramente si compre por dolerme mucho no tener una edición física del original.

No espero nuevos personajes (aunque molarían Maiko y Barry jugables),
pero alguna invocación nueva tendrían que meter aunque solo fueran Edelgard, Claude y Dimitri
A nivel online, no obstante, la gran novedad fue la inclusión de una veintena de juegos de Super Nintendo al catálogo de la subscripción... juegos bastante potentes y agradables que si son un reclamo para este formato más allá de esos juegos de NES a los que en su mayor parte la gente no creo que echase más de unos pocos minutos para probarlos.

Por parte third Overwatch era el gran anuncio sorprendente, aunque es un juego de un género que no me llama nada, como tampoco me atrae especialmente Rogue Company, en ese sentido me atrae bastante más Divinity: Original Sin II, un juego que no es mi tipo de rol exactamente, pero que tiene unas críticas tan monstruosamente buenas que me tienta bastante... algo que también me pasa con el Assassins Creed 4, que siempre me ha tentado bastante pero me da algo de pereza por su extensión (problema que me tira también para atrás en el Witcher, dicho sea de paso).

Return of the Obra Dinn, esa especie de juego de misterio en el que descubrir un misterio en base a los momentos de la muerte de los tripulantes de un barco, era un juego del que sólo he escuchado buenas críticas y al que le tenía muchas ganas, con lo que es un anuncio que me ha interesado bastante y que supongo que más pronto que tarde acabaré pillando. Otro que me interesa bastante, o que al menos pienso tener en mi radar, es el Deadly Premonitions, que nadie esperaba y que parece tener una legión de fans absurdamente ruidosa... el juego pinta cutre, pero lo importante es la jugabilidad y en ese sentido ese tipo de juegos encajan bien en la consola.

Juegos como el Outer worlds, GRID o el NBA no me llaman especialmente, aunque siempre son buenos en el catálogo de la consola (añadiría "como Dauntless", pero no creo que muchos se lo creyeran)... juegos como Chtullu y Vampyr me interesarían más, aunque sobre todo el primero parece que es bastante flojito. 

Por supuesto también están esos juegos que nadie pide, con una segunda parte de un juego que no me dignaré a mencionar, pero también la propia Nintendo está aquí con el enésimo Kirby hecho por becarios (aunque es un juego gratis, así que no se le puede pedir mucho). Tampoco creo que mucha gente esperase el Doom 64... al menos por el precio por el que supongo que lo pondrán (este sería un buen extra para Doom Eternal), antes me pillaría el Turok 2 para volverme loco con el nido de los insectos o la guarida de los ciegos; el Jedi Knight II llama un poco más, pero también es un relanzamiento sumamente inesperado. No se si debería incluir aquí el Farming simulator ya que, no se muy bien porqué, es un juego que vende bastante (aunque yo tengo pensado pillarme un juego de snooker, así que tampoco puedo hablar muy alto). 

Un Direct sin bombazos nintenderos, pero bastante sólido poniendo fechas inminentes a muchos juegazos.

martes, septiembre 03, 2019

Solo algo de orgullo y sensibilidad

Persuasión

Novela algo extraña de Jane Austen que no puedo calificar de otra forma que de decepcionante. A pesar de su publicación póstuma supuestamente es una novela finalizada, sin embargo no me da esa sensación. Tengo la impresión de que es una obra incompleta a la que le faltaba una reescritura. Las novelas de Austen suelen pasar de las 400 páginas, y esta no llega a las 300, es indicativo.
Por supuesto no llega a los niveles de aquella última triste novela de Pratchett donde era doloroso ver el efecto del alzheimer, pero aún así no deja de parecer una obra incompleta. Es una novela correcta, es interesante en su planteamiento con una protagonista algo más adulta de lo habitual en Austen y con el arrepentimiento como uno de sus principales motores, pero da la sensación de que su segunda mitad es demasiado sencilla. Si bien en su primer acto la novela nos presenta un buen escenario y a un simpático grupo de protagonistas; en el segundo (o quizás ya desde el final del primero, con una "escena de acción" tan surreal como impactante) todo se resuelve de una forma demasiado fácil, como si faltaran 100 páginas en las que la protagonista se equivoca o sufre de alguna manera. En esta novela la protagonista está demasiado acertada desde el principio, y no solo no comete errores si no que encuentra las soluciones a sus problemas de una forma demasiado rápida con testigos o amigos que dan las pistas claves y desenmascaran a unos villanos que se baten en retirada sin apenas plantear problemas.
La idea de la novela está bien, sus personajes funcionan y la pluma de Austen deja frases memorables ya sea por su contenido o su simple elegancia narrativa... pero carece de tensión, no hay apenas emoción en el desarrollo de la historia.
No deja de ser una novela disfrutable al estar escrita por una colosa de la literatura universal, pero sin duda es una obra menor de Austen.