domingo, julio 21, 2019

Ausencia de pegada

One Punch Man 2

Hace unos tres años Saitama conmocionaba el mundillo del anime con la primera adaptación de sus aventuras (ver reseña); aquel era un anime extremadamente sencillo, pero igualmente muy disfrutable, un anime original en su punto de partida y terriblemente atractivo en su apartado visual. Esta secuela fue muy esperada durante años, pero entonces descubrimos que Madhouse no la iba a animar y que en su lugar tendríamos a una JC Staff que parecía no ofrecer las mismas garantías a pesar de tener también animes muy potentes en su haber... sin embargo rumores muy feos parecían indicar que la producción iba muy mal, y finalmente los temores se confirmaron y hemos tenido una segunda temporada fallida a todos los niveles.
Habría que decir que el principal problema no es técnico, una serie floja visualmente puede ser facilmente una obra maestra. El problema es que con One Punch uno sabía que el guión no iba a ser nada del otro mundo, pero bastaba con que fuera funcional y cómico para que la animación intentará alcanzar el grafismo superlativo de la versión de Yusuke Murata. El problema es que la animación no ha estado a la altura, con combates que se omitían y escenas bastante mal animadas en líneas generales. Ha habido algún que otro momento medianamente digno, pero la serie es una pálida sombra del espectáculo visual que fue su predecesora.
No obstante, el verdadero problema está en el guión, que se siente claramente inconexo e incompleto. La serie no tiene sentido en su misma estructura, el arco argumental que cubre claramente requiere más de 12 episodios con lo que al final vemos como intentan darle un cierre más o menos lógico a pesar de que hay una amenaza clara en el horizonte. 
Es interesante el enfoque de que todo parezca narrado para Garo, el auténtico protagonista de la temporada y el único que tiene algo parecido a un desarrollo o a un trasfondo, pero el precio que paga la serie por esto es la ausencia parcial de Saitama, que pulula por la serie como una presencia algo difusa para aparecer de vez en cuando y acabar con un monstruo de un golpe. El que Saitama derrote así a los monstruos es el alma de la serie, pero en esta temporada claramente todo se centra en otros personajes y Saitama es demasiado "Deux Ex Machina", en la estructura del manga no es tan problemático al haber todavía mucha trama que contar y entenderse mejor que el protagonista ceda algo de su protagonismo en los actos previos al desenlace, pero con la limitación de 12 episodios de este manga la historia queda cerrada de una forma muy abrupta y el rol de Saitama no termina de parecer natural. Además, sin Saitama, todo queda en manos de otros secundarios, y Garo funciona como antagonista, así como las inclusiones de Fubuki y King resultan bastante satisfactorias por la épica y la comedia que aportan, pero particularmente nunca he sido muy fan ni de Genos ni de Sonic, y aquí además aparece un luchador molón que no es especialmente molón en una gran trama de un torneo de artes marciales que resulta en líneas generales algo anticlimática.
Una temporada bastante decepcionante y floja que en ningún momento puedo calificar de recomendable. Comparte muchos de los pecados de otra segunda temporada (ver reseña), y como en aquel caso tiene el dudoso honor de desmerecer por completo a su predecesora y enterrar el interés de un servidor por la franquicia.

viernes, julio 19, 2019

Libertadores

One Piece 949 - Momia

Ya había habido escenas parecidas, pero eran algo distintas. Todos recordamos ese “ayúdame” de Nami, la pelea a puñetazo limpio con Vivi o el trato que en si que Luffy le ha dado recientemente a Momonosuke como monarca y no como niño. Luffy siempre tenía una persona a la que proteger, alguien que personalizaba a la isla a la que habían llegado como Rebecca, Shirahoshi, Mont Blanc Cricket o la misma O-Tama en Wano. Pero igualmente que tenía un protegido, tenía un enemigo. Aquí obviamente ese enemigo es Kaidoh –y Orochi en menor medida, aunque sigo creyendo que la serpiente de ocho cabezas será para Mononosuke, Kin´en´mon y cía quizás con la ayuda de Zoro-, pero el Emperador esta lejos y en estos momentos ni contempla a Luffy como un problema, no es como cuando Luffy y su banda desafiaron a Hodi Jones y su ejército ante toda la nación submarina. Aquí tenemos a Luffy sólo ante un grupo de personajes anónimos de Wano. Y creo que nunca habíamos visto una escena así, con un Luffy tan señorial o imperial, destilando carisma y heroísmo en el sentido más clásico de la palabra, ejerciendo la Voluntad de D o el haki del conquistador de una forma tan majestuosa como simple. 
No es un gran capítulo a nivel de acción, es meramente funcional. No hay unos grandes enemigos porque lo de las enfermedades como amenaza es ridículo desde el momento en el que el gas de Caesar no resultó mortal y es mejor no hablar de los gifters. Pero creo que es un capítulo que Oda ha preparado a lo largo de los últimos meses con una trama de Udon que no era la mejor pero que ahora queda completamente justificada por estas escenas en las que Luffy se presenta claramente como un libertador y no como un aventurero que no tiene que vivir con las consecuencias de sus acciones en una isla. En Water 7 Luffy declaró a Pauley y cía que estaba dispuesto a declarar la guerra al mundo y luego Sogeking quemó la barrera, pero era obvio que Luffy no iba a embarcarse de inmediato hacia Mariejoa. En la isla submarina Luffy declaró abiertamente la guerra a Big Mom para proteger a sus amigos, pero había un océano de distancia e incluso intentó negociar con ella. Este capítulo es un hito más en el manga en ese camino de Luffy para convertirse en el rey de los piratas. Frente a un rival al que ya esta convirtiendo en aliado, frente a la niña que esperaba la promesa de volver de Ace, frente a los más descreídos del reino y frente al futuro shogun de estos, justo tras el sacrificio de Yasu, la liberación de Wano ha comenzado.

miércoles, julio 17, 2019

OPDM - 049A - Valoración Temporada Anime Primavera 2019

Programa de anime de temporada y -como viene siendo habitual- lo partimos en dos entregas, resumiendo en esta primera entrega lo que fueron los animes de la última temporada. 

Además, en nuestra enciclopedia friki tenemos la U y aprovechamos para montar un pequeño monográfico de Urasawa.

Terminamos el programa con la reseña del juego Minimetro, y con una serie de segundas opiniones sobre temas de los que ya hemos hablado previamente.



Los tiempos del programa son los siguientes:

00:01 - Opinion Final Temporada Anime Primavera 2019

Sarazanmai
One Punch Man 2nd Season
Yatogame-chan Kansatsu Nikki
Nobunaga-sensei no Osanazuma
Hitoribocchi no Marumaru Seikatsu
Hachigatsu no Cinderella Nine
Mix: Meisei Story
Kono Yo no Hate de Koi wo Utau Shoujo YU-NO
Carole & Tuesday
Senryuu Shoujo
Fairy Gone
Bokutachi wa Benkyou ga Dekinai
Kenja no Mago
RobiHachi
Kimetsu no Yaiba
Sewayaki Kitsune no Senko-san
Midara na Ao-chan wa Benkyou ga Dekinai
Mayonaka no Occult Koumuin
Isekai Quartet
Kono Oto Tomare!
Shoumetsu Toshi
Fruits Basket (2019)
Joshikausei
Nande Koko ni Sensei ga!?
Araiya-san! Ore to Aitsu ga Onnayu de!
Miru Tights
Kyochuu Rettou
Wataten OVA
Tensura OVA 2
Tate no Yuusha
Dororo
Jojo Vento Aureo
AGGRETSUKO 2
7seeds

01:42 - Enciclopedia: Naoki Urasawa
02:24 - Minimetro
02:34 - 2ª Opinion: Rime, Spy x Family, Overlord

Como siempre, muchas gracias a todos los que nos comentáis, os subscribis, le dais al like o ayudaís de alguna forma a llevar la sabiduría de este humilde podcast a nuevos oídos.

lunes, julio 15, 2019

No la mejor clase del Buen Doctor

Cien preguntas básicas sobre la ciencia


Curioso, pero no especialmente recomendable libro de Asimov. El título es relativamente correcto, pues el Buen Doctor nos expone 100 preguntas y responde a ellas, pero son preguntas a las que respondía en una publicación de los 60 y que le eran formuladas por los lectores; ello se traduce en que el nivel es relativamente alto y las temáticas no muy variadas. Por supuesto Asimov responde con su elegancia y sencillez habitual, y hay explicaciones muy interesantes y amenas (aunque no dejan de estar ancladas a las teorías científicas de hace medio siglo y algunas respuestas parecen muy obsoletas si no directamente erróneas), pero el libro no deja de ser una recopilación de pequeños artículos y -aunque esten ordenados por temática- uno no puede evitar pensar que le falta cierta estructura o que la progresión de temáticas y preguntas no es la mejor.

Son unas doscientas páginas y tiene muy buenas -interesantes y divertidas- exposiciones, pero en general no deja de ser una pequeña colección casi de ensayos por la que no ha pasado muy bien el tiempo y que no constituye una lectura especialmente recomendable. Los libros más expositivos del autor me parecen una obra mucho más interesante.

sábado, julio 13, 2019

La ausencia de un gran poder conlleva una mayor responsabilidad

Spiderman: Far from home

Sensaciones algo encontradas con esta "Spiderman" a la que le tenía bastantes ganas tras su simpática primera entrega (ver reseña), esta bien, es entretenida y todo eso... pero le falta algo de "entereza". La película funciona muy bien como vehículo para todos sus personajes, pero no tiene una trama verdaderamente importante que funcione, todo esta demasiado supeditado al desarrollo de sus personajes. Tom Holland sigue componiendo un Spiderman amigable y divertido, y la película hace un buen trabajo haciéndolo crecer como superhéroe bajo la sombra de un Iron-man ausente y los hechos de los Vengadores. Como película de desarrollo de Spiderman, incluyendo aquí también su relación con "Mary Jane" y Nick Fury, e incluso con su tía May, todo funciona muy bien. La película consigue un gran desarrollo del personaje que culmina con una primera escena post-créditos casi más importante que todo lo que la ha precedido.
El problema es que la trama principal, la amenaza, no termina de cuajar del todo. Misterio es... Misterio. Creo que es un villano que podía funcionar en los 60, pero hoy en día se siente muy anacrónico; visualmente es espectacular, no está mal a nivel de guión y lo interpreta un actorazo como Jake Gyllenhaal, y se agradece que no veamos al condenado Duende Verde, pero al final no deja de ser un tipo con una pecera en la cabeza. La película tiene un ritmo raro donde se compagina un viaje de fin de curso por distintas ciudades europeas con una batalla contra una especie de elementales; obviamente la idea es presentar el conflicto entre la responsabilidad de ser Spiderman y el sacrificio de dejar de ser Peter que ello conlleva. Las batallas no están mal, y la parte estudiantil tiene cosas simpáticas (aunque también algún recurso en forma de Flash y otro rival que no terminan de funcionar), pero la mezcla de ambas se siente algo forzada y atolondrada.
La película funciona bien como vehículo para llevar a Peter de A a B, pero aunque se maneja bien durante ese trayecto tampoco nos ofrece unas vistas espectaculares. La acción no está mal y muestra algunas piruetas muy interesantes, pero no dejan de ser píxeles por aquí y por allá y básicamente uno a estas alturas sabe que se puede hacer de todo, es efectiva pero no grandiosa. La parte romántica y la comedia funcionan, pero no dejan de estar diseñadas a un nivel muy básico para un público poco menos que infantil.
Aunque no llega al nivel de Iron Man 2 (ver reseña), la película esta por completo supeditada al "gran plan" de Kevin Feige y en cierta manera le falta algo de identidad propia. Es entretenida y bastante recomendable como un entretenimiento ligero, pero me parece que también constituye un paso atrás con respecto a su predecesora.

miércoles, julio 10, 2019

¿Qué define a un "isekai"?

Desde tiempos inmemoriales la recreación de otros mundos en base a personajes del presente han estado presentes en las literaturas ¿qué es "vidas paralelas" de Plutarco si no un antecesor de "la visión de Escaflowne"? Chorradas al margen, lo cierto es que el "isekai" es un género con una presencia desorbitante en las novelas ligeras y, por herencia, en el manga y anime actual. Y el género del viaje a un mundo paralelo no tendría nada de malo, es una muy digna variante de la clásica fantasía que cuenta con la virtud de establecer un vínculo muy fácil e inmediato con el lector... el problema quizás sea que su popularidad ha viciado de sobremanera el género con algunos tópicos muy denigrantes enfocados al público adolescente japonés.

Así pues, aprovechando que recientemente he acabado tres series de este tipo...

DUELO (o editorial, o algo así) XX
La batalla de los isekais

Overlord
vs 
Tate no yuusha
vs
Kenja no mago

El elegido de los dioses

Uno de los puntos que más define a un isekai es su protagonista. El punto de partida de este género es el escapismo, los personajes protagonistas suelen ser practicamente hikkikomoris despreciados por la sociedad que de repente pasan a convertirse en alguién "especial". Este es uno de los grandes tópicos del género fantástico, el príncipe de una dinastía perdida con un gran poder. En nuestro mundo es difícil presentar a un hijo secreto de Zeus con una vaca díscola o algo parecido sin todo parezca ahora un plagio exagerado de Harry Potter (mis respetos ahí para Percy Jackson por aunar estos dos factores), el presentar un mundo completamente fantástico a lo "Lodoss" o "Berserk" es algo con lo que el lector se puede identificar (más si la inmensa mayoría de estos mundos tienen unas semejanzas brutales con el mundo actual), pero es más fácil aún hacer el viaje a un nuevo mundo. El protagonista (no nos engañemos, la mayor parte de isekais están protagonizados por varones) viaja a un mundo fantástico donde pasa a ser un héroe o un personaje capital. 

Hace algunos años podía haber casos en los que el protagonista fuera "normal" y parte de su mérito viniera de ello, donde su mentalidad "moderna" le hiciera destacar por encima del resto. Eso era lo que pasaba más o menos en "Zero no Tsukaima", e incluso diría que en "Re:Zero" o "No game, no life"; sin embargo ahora esta de moda reforzar la poca autoestima del lector y darle un protagonista absurdamente dopado. No tenemos un protagonista que viaja a otro mundo, tenemos prácticamente un piltrafilla que pasa a ser un Dios en su nuevo mundo, donde sus mayores desafíos serán de corte moral, y donde apenas hay personajes que estén por encima salvo unos pocos dioses que se dedican a no hacer nada durante milenios hasta que el protagonista actúa de catalizador entre ellos (excepciones con protagonistas débiles como "Hai to Gensou no Grimgar" son siempre bien recibidas, pero son relativamente marginales).

Kenja no mago sería sería un curioso ejemplo de isekai en este sentido, la serie es un conjunto de tópicos: su protagonista muere y renace en un mundo mágico para convertirse en un mago absurdamente poderoso. No obstante, ese poder viene dado de su mente inquisitiva -suponemos que consecuencia de su formación en nuestro mundo- que le hace enfocar la magia de otra forma y alcanzar grandes poderes, y además el protagonista renace como un bebe y pasa 15 años adiestrado por dos magos de gran poder. Kenja no mago no oculta ser una parodia del género, pero no deja de ser curioso que si cortamos los primeros 2 minutos de la serie esta podría pasar perfectamente por una serie de fantasía normal.


Overlord y Tate no yuusha son dos series mucho más tradicionales en su planteamiento. Aunque en ninguna de las dos su protagonista muere el principio de ellas si que nos encontraríamos con la otra gran variante, ambos quedan encerrados en un mundo mágico; además, quizás por herencia de "Hack", quizás porque su público es muy similar y ofrece muchas ventajas narrativas el poder hacer que el lector visualice una "interfaz", se ha establecido como un subgénero muy amplio el que estos mundos alternativos tengan la apariencia o la naturaleza de un videojuego. En Overlord tenemos a un personaje muy poderoso como suele ser común en los "isekais" de videojuegos, donde el protagonista de verdad se funde con el personaje que ha manejado durante años... aquí al menos el dopaje absurdo de Ains y todos sus conocimientos vienen dados por una cantidad ingente de horas dedicadas al juego. En Tate no yuusha si que tenemos un héroe gratuito al que se le confiere un gran poder y una gran responsabilidad que en ningún momento parecía buscar.

El sufrimiento del héroe

Más que la superioridad física, el isekai tiene como objetivo colocar al protagonista en un plano de superioridad moral o intelectual con respecto al resto del mundo. El protagonista puede no ser el más inteligente de todos los personajes de la serie, pero si suele tener una mentalidad más abierta o global; una mentalidad completamente acorde con los valores occidentales del siglo XXI que le coloca por encima de unos personajes con una mentalidad medieval, clasista, racista o incluso mezquina; y esto hasta le permite en ocasiones actuar como un villano si esa superioridad moral da a sus acciones la forma de justicia. Los isekais nos presentan unos mundos que son poco sostenibles socialmente, donde hay unos grandísimos villanos que se comportan como despóticos señores feudales y que componen el enemigo principal de la serie para que el protagonista pueda emerger como un gran héroe defensor de las libertades, la tolerancia y la Navidad. 

Es curioso en este sentido que el objetivo del protagonista -quizás por tradición narrativa- sea volver a su mundo original a pesar de que en este nuevo mundo parece encontrar el lugar al que de verdad siente que pertenece, un lugar en el que por supuesto es el protagonista de un mundo que gira a su alrededor y es el protagonista de esa vida que soñó de niño y no uno más de miles de millones de personas de habitan este mundo y que apenas serán recordados tras su muerte (en cierta manera el género de los isekais también entronca con ese paso de la niñez a la adultez como un último estertor agónico de alcanzar los sueños). A lo largo del isekai veremos un crecimiento del protagonista y como se forja un carácter de héroe a la fuerza que extrañamente suele ser contrario a todo lo que se intuía del protagonista en su vida previa. Es bastante triste, si nos ponemos a pensarlo y establece el género como un vehículo más de negación de la personalidad que de autosuperación; además uno de los puntos que diferencia mucho a los isekais modernos de los viajes a otros mundos más clásicos es que este suele comenzar con el protagonista muriendo, algo que ni mucho menos podemos considerar trivial.


Tate no yuusha sería aquí el mejor ejemplo. El héroe es arrastrado a la fuerza de su mundo para luchar en una guerra que no es la suya, y además recibe normalmente el desprecio o el odio por parte de una sociedad a la que no obstante protegerá como buen "héroe oscuro y resignado" que es, es un personaje que solo da sin esperar recibir porque sabe que es lo correcto y porque no podría soportar la culpa. El problema es que Tate no yuusha es una comedia involuntaria donde todo es demasiado absurdo y exagerado, todo el mundo parece enfocado en odiar al protagonista porque el lector de la novela es un adolescente que quiere ver reafirmada la sensación de que todo está en su contra sin una razón lógica, y eso construye un mundo absurdo y carente de lógica donde los personajes niegan la realidad que ven ante ellos porque el guión necesita que sean perpetuamente idiotas y que nos regala así la villana más ridícula imaginable. 

Overlord plantea aquí una interesante variación al presentarnos un personaje tan poderoso como consciente de su propia naturaleza humana frente a la de los "NPCs" que frente a él existen. Momonga es humano y tiene una moralidad básica que le insta a no ser un villano, pero es consciente de que no está en un mundo real y tiene como único objetivo el encontrar a más jugadores. El melodrama absurdamente exagerado del héroe del escudo es cómico; pero en la serie del esqueleto nigromante subyace una triste sensación de soledad donde el protagonista -ya aislado en previamente en el mundo real- intenta agarrar como puede los restos de sus antiguas amistades.

Kenja no mago por supuesto no tiene nada de esto, es una fiesta continua donde todo se sucede a unas velocidades absurdamente altas y donde el protagonista lo hace todo sin que le cueste esfuerzo o necesite siquiera que piense en ello. 

La interminable colección de faldas

Siendo los otakus unos marginados sociales en Japón, siendo este un género de reafirmación y fantasías adolescentes no podía faltar uno de los mayores lastres del manga/anime actual: la infinita colección de waifus y husbandos... a fin de cuentas las guerras de parejas o los doujins dan mucha popularidad a todos estos productos y la visibilidad es sinónimo de ventas, y el objetivo de todos estos autores de novelas ligeras -o al menos el de sus editores- es vaciar los bolsillos de sus lectores.

Así pues, si tenemos un protagonista con superioridad física tendremos a una colección interminable de chicas suspirando por él, y además la superioridad moral del héroe colocara a este ejército de modelos de lencería en una posición de inferioridad que las hará sumisas. Básicamente el sueño de cualquier macho beta.

Todos los isekai tienen su pequeña vertiente harem y añaden los defectos de este género a los suyos propios; por supuesto todas las chicas serán distintas entre ellas (a no ser que haya gemelas) en un estudiado mosaico de razas, rasgos y personalidades que hará que cada una de ellas (a no ser que haya gemelas) se adapte a un fetiche o unos gustos particulares que rara vez se solaparán y que compondrán entre todas un amplio abanico de opciones que hará que cualquier lector pueda tener su favorita. Y por supuesto rara vez el protagonista sentirá algo por ellas, pues no dejará de tener una posición dominante sobre cualquier relación y su objetivo no se reducirá a algo tan básico como llenar el nuevo mundo de descendientes. Lo importante en un isekai no es el romance en si, si no la posibilidad de él e incluso la sensación de que el protagonista renuncia a este porque tiene intereses más elevados. 

No obstante, teniendo en cuenta mi divagación anterior, es curioso que ninguna de las tres series se adapte especialmente bien a este esquema. Overlord cumple varias de las condiciones, y aquí tenemos incluso a una sucubo y una vampiresa suspirando por los huesos del protagonista; pero el protagonista literalmente no puede consumar ningún tipo de relación e incluso es incómodo presenciar las demostraciones de afecto de Albedo al ser el espectador consciente de que han sido literalmente programadas por el protagonista hasta el punto de que ni siquiera pueden considerarse una violación de su personalidad. Todas las féminas de la serie están virtualmente obligadas a amar al protagonista, lo que no hace si no reafirmar la sensación de soledad de este. 

Tate no yuusha sería un harem en un sentido más tradicional de la palabra, aunque el autor maneja de una forma sorprendente la situación y -a pesar de llenar la serie de beldades- únicamente una parece tener un interés romántico por el protagonista y la relación de este con ella no deja de ser muy paternalista. No deja de ser extraño como una serie que tiene todos los defectos de los isekais no haya caído en el que suele ser el más común de todos ellos. 

Y luego tenemos Kenja no mago, que sería la que mejor se adaptaría a la definición de harem compensado su falta de presupuesto con féminas para dar y tomar de todas las tallas y coloraciones capilares posibles... y que nuevamente demuestra ser una parodia del género resultando ser la comedia romántica más clásica de todas con una pareja muy clara desde el principio que todos los secundarios y secundarias se dedican a espolear para que avancen con una velocidad y seguridad muy inusitadas en el género, y consiguiendo con ello un desarrollo sorprendente y muy satisfactorio. Además, incluso teniendo una ciudad de baños termales -mucho más segura que una ciudad "resort", of course- tiene sorprendentemente poco fanservice.

Una vez dicho todo esto me doy cuenta de que apenas he hablado de las series así que, en pocas palabras:

Overlord: Argumento bien desarrollado. Serie muy oscura por momentos. Ritmo mejorable con unas primeras mitadas de temporadas 2 y 3 muy flojitos. Animación por ordenador horrible en batallas. Bastante recomendable.

Tate no yuusha: Comedia involuntaria. Tiene algún personaje simpático y alguna buena batalla, pero su desarrollo es vergonzoso. Animación por ordenador muy discutible. Nada recomendable.

Kenja no mago: Comedia chorra ligera donde la trama romántica importa más que la militar. Simpática y dotada de un ritmo demencial donde no hay transición apenas entre escenas. Simpática como parodia del género, pero no especialmente recomendable.

domingo, julio 07, 2019

Deshaciendo aciertos

One Piece 948 - Kawamatsu el kappa entra en escena

No puedo evitar estar algo decepcionado con el último capítulo de One Piece. No es un mal capítulo de por sí, es un capítulo necesario de presentación de Kawamatsu; teóricamente los 9 vainas rojas son una pieza capital de esta saga, y las leyes de la narrativa casi obligaban a que la incorporación de Kawamatsu a la serie protagonizase un capítulo para definirlo bien y remarcar su importancia. Es entendible que Kidd, Killer, Cariboo o aquellos otros mafiosos que se entrevieron en el capítulo anterior no hayan aparecido. Este era un capítulo para mostrar a Kawamatsu.
Así pues hemos sabido que es samurai luchador de sumo (lo que quizás ayude a Luffy aún más a mejorar su haki de armadura) y que es extremadamente leal. No me terminan de cuadrar las fechas porque, si bien los 13 años de condena cuadran con la historia de Komurasaki, no lo hacen tanto con aquella famosa portada donde un personaje misterioso compartía escena con Crocus. 
Buena presentación, es un personaje fisicamente muy identificable y su personalidad encaja ya muy bien con la del grupo. Y esta presentación ha servido para reafirmar el control absoluto de Orochi y Kaidoh sobre Wano con la sumisión absoluta de los prisioneros. Es interesante como Oda ha planteado abiertamente ese hecho de que la banda la lía en la isla y luego se va; por supuesto son los héroes y lo hacen todo bien, pero para un isleño eso es imposible saberlo a priori -más cuando desconocen nada del exterior- y es acertado el enfoque sobre la responsabilidad de las acciones. Esta escena está bastante bien y me gusta que Oda, antes de hacer saltar la prisión por los aires, tenga el detalle de recordar a Yasu; tanto para mostrar la voluntad y los anhelos de los prisioneres, como para dejar claro que los personajes recuerdan su sacrificio y que a pesar de que van a destrozar la prisión no pretenden echar a perder el sigilo que este les dio (no al menos abiertamente, por mucho que las comunicaciones estén cortadas más pronto que tarde Queen o alguién tendrá que volver a la prisión).
Ahora bien, no me ha gustado que O-Kiku resulte ser un tío. 
Creo que está claro que la trama de O-Kiku va a ser muy pequeña. Tenemos un reino sometido 20 años a la dictadura de un déspota con el apoyo de un Emperador. Tenemos un reino aislacionista dominado por la contaminación y condenado a sonreír contra su voluntad. Tenemos la historia del siglo vacío de por medio y la nación que exporta kairoseki a todo el mundo. Hay cosas muy importantes en esta saga y de actores tenemos a dos Emperadores y una legión de Supernovas. 
La trama de un indidual de un samurai parece una nimiedad, más cuando esta no entronca directamente con los dramas principales de la isla. Y dudo mucho que ahora Oda vaya a dedicar páginas a un enfoque serio de un conflicto de identidad sexual; esto no distará mucho de los okamas, con gags porque Zoro se dio cuenta de primeras y Sanji no (y el cocinero ha demostrado ser bastante superficial como para distinguir a las mujeres por su corazón y no la turgencia del envoltorio de este) y con un kohai samurai acosando a su sempai buscando el equivalente nipón a la relación de Aquiles el de los pies ligeros y el hermoso Patroclo. No creo que Oda nos vaya a dar un gran drama en este sentido en un personaje que va a resultar complementario a Kin´en´mon y donde seguramente sea más interesante el desarrollo de O-Tsuru como personaje.
No esperaba una gran cosa de O-Kiku, pero como ya he comentado alguna vez la idea de una espadachina -siendo además una mujer alta- en una sociedad tan machista como la japonesa me gustaba, incluso podía darle un matiz moderno y aperturista al periodo de Oden que sería muy coherente con la trama... y ahora me temo que no va a pasar de una trama semicómica con el enésimo bishonnen exagerado del manganime.
No me ha sorprendido que Capone vaya a sobrevivir, incluso con el número relativamente alto y sorprendente de muertes en la actual serie, uno imaginaba que no todos los que se quedaron a merced de BigMom y los suyos morirían; me cuesta imaginar que esta historia de portadas acabe en Water 7 con el reencuentro de Lola y Chiffone, así que solo pido que Pound no resucite y que pasemos pronto a ver como se escapó el Germa de una situación aún peor o veamos si Jimbe fue hecho prisionero en la que sería la forma más rápida de llevarlo a Wano. No me sorprende que haya supervivientes de Totland, pero si me ha sorprendido para mal este cambio en O-Kiku, porque creo que la historia pierde más aquí con un cromosoma Y que con otro X.