martes, mayo 24, 2016

El peso del poder (medido en celuloide)

Nueva colección de reseñas cinematográficas; la premisa inicial era de política... pero al final he acabado abarcando también el género periodístico, ya que considero que está bastante relacionado (luego esta "Argo", que no termina de estar en ninguno de los dos géneros, pero... ¿qué más da? (con ganas me quedo de meter la reseña de esa joya que es el "El gran hotel Budapest")). Estos géneros pueden asustar un poco de primeras y no ser los más populares, pero dan lugar a frases y escenas terriblemente potentes. 

Election

Esta es una de esas películas que, poco a poco, se ha ido ganando cierta fama de culto. Y creo que es merecida, la película tiene cosas buenas y cosas malas, pero es una muestra de que se puede hacer cine juvenil con sustancia.

Ambientada en unas elecciones escolares, la película es un poco parodia de algunos tópicos del género adolescente, pero es sobretodo una sátira contra la política americana y toda su liturgia con la ambición y la falta de escrúpulos por una parte, la ignorancia y la indiferencia por otra, y la hipocresía y el desencanto por otro. Tenemos así campañas electores sucias, con peleas entre candidatos, aireo de asuntos sucios, manipulación del votante, recuentos electorales manipulados y una mayoría silenciosa hastiada de los políticos.

El montaje es curioso, saltando de un personaje a otro y poniéndonos desde su punto de vista, es ágil y funciona, conociendo pronto a los personajes y sus diversas motivaciones. Pero la película se desinfla hacia la mitad cuando la trama política cede lugar ante la crisis de los 40 de Matthew Broderick y su matrimonio roto, creo que es una forma relativamente cobarde hacer avanzar la película por una senda que, sencillamente, no es la más interesante.
Es una película curiosa e inteligente, pero creo que desgraciadamente al final opta por la ruta más costumbrista e inocua, cuando su primer acto hacia pensar en una película de mayor envergadura.

Todos los hombres del presidente

El problema de esta película es que hay que ser estadounidense para comprenderla, y si eres estadounidense y estabas vivo en los 70, es más probable que sepas apreciarla. 
La película es la adaptación de la novela de los dos periodistas que destaparon el Watergate. Esto plantea dos grandes problemas:
a) Pretende ser realista. Es una película de periodistas yendo de un lado a otro preguntando a gente, aún basándose en uno de los mayores escándalos políticos del siglo pasado, aún siendo lo más conspiranoico imaginable, no hay hombres de negro amenazando a los periodistas.
b) La cantidad de nombres que menciona es muy grande. Estamos hablando de una investigación de mucho tiempo, con muchos nombres encima de la mesa. Todo esta simplificado y se nota algo. Pero, además, estos nombres son reales, y la película parte de la base de que sus espectadores saben quien era el jefe de gabinete de Nixon y quien el tesorero de la campaña de reelección. No es mi caso, y no creo que sea tampoco el de la mayor parte de los espectadores potenciales de la película ahora mismo. Por motivos culturales, es una película que ha envejecido mal.

La película es una buena película, en el sentido del cine politico-social, aunque apenas entra en el aspecto político y se centra más en ciertas inquietudes periodísticas. El ritmo de la película es bueno, siempre con tensión o una pequeña pista que seguir; ahora bien, el montaje es mejorable, porque la historia es extremadamente densa. Redford y Hoffman cumplen con solvencia. La fotografía es normalita y la música bastante discretita. La película es seria y muy clásica en su dirección.

Ahora bien, una pega que le pondría a esta película es LA MIERDA DE EDICIÓN DE COLECCIONISTA. Por alguna razón que no entiendo, las ediciones de coleccionista suelen ser un insulto al espectador en este país. En esta, la cinta tiene algo más de metraje, escenas pequeñas del día a día de la redacción que ayudan a conocer a los personajes. Naturalmente entiendo que no pueden recurrir a los dobladores originales de la película, pero el problema es que en su lugar nos colocan el doblaje sudamericano. No tengo nada contra ese doblaje y de hecho he visto algunas series con este doblaje porque el español me parecía abominable... pero no puedes cambiar de uno a otro cuando son tan distintos, sencillamente te saca de la película. Habida cuenta de que el espectador potencial de una película de este tipo es presumiblemente cinéfilo ¿Por que no ofrecer la versión del director sólo en versión original subtitulada?

Los idus de Marzo

George Clooney es uno de esos actores que cae bien, tiene la clase suficiente como para ser un galán que tiene un cerdo por mascota, y el tío se suele involucrar en películas interesantes. Esta "Idus de Marzo" es un ejemplo de ello, siendo una buena película que carga sus tintas contra el oscuro mundo de la política americana, donde todos tienen secretos y donde el idealismo siempre acaba derrotado.
No podría decir mucho de la película argumentalmente porque la destriparía; basicamente gira en torno a la elección de un candidato por parte del bando demócrata durante los meses de elección de representantes (los días del Supermartes y demás). La película nos pone en la piel del segundo al mando de una campaña, y vemos como desde dentro del propio partido las luchas de poder lo destrozan todo y a todos con el único objetivo de alcanzar el poder.
Es una película corta que no llega a las dos horas, pero que disfruta de un buen guión con unos sorprendentes giros de guión que van transformando poco a poco la película de las brillantes ponencias y alegatos iniciales a sórdidos enfrentamientos entre unos personajes sólidos y excelentemente interpretados. El montaje es ejemplar y la película tiene un ritmo excelente. La música y la fotografía cumplen, y teniendo la película como tiene un enfoque tan clásico no se puede esperar de ellas otra cosa que un enfoque sobrio y magno.

Teléfono rojo, ¿Volamos hacia Moscu?

Le tenía algo de miedo a esta película, porque Kubrick siempre inspira mucho respeto en sus primeros visionados, pero lo cierto es que me he encontrado con una película brillante y tremendamente disfrutable. Tiene algún exceso en el que la comedia se sale un poco de madre, pero aquí entramos en el tema del humor, siempre muy subjetivo.
En todo caso, indepedientemente de que algun momento de Sellers pueda ser demasiado histriónico, la película destila una mala idea sólo comparable a su valentía. Que en el 64 pudiera hacerse una película como esta, que banaliza el apocalipsis nuclear y canta a los vientos que este depende de las paranoias de unos idiotas, me parece un auténtico milagro. La valentía y la inteligencia de la crítica a la guerra es brutal, pero es que el guión aún encuentra tiempo para criticar el capitalismo o meter muchas referencias sexuales para ridiculizare el orgullo masculino (que no deja de ser muy similar al patriótico).
La fotografía en blanco y negro brilla especialmente en la ominosa cámara de la guerra, el montaje alterna con naturalidad tres hilos narrativos precipando gradualmente los tres hacia la locura más absoluta. Los actores están muy bien dirigidos, con registros muy insólitos en algunos de ellos. La música es normalita eclipsada por un "when johnny comes marching home" convertido más que nunca en un himno.

La guerra de Charlie Wilson

Una película con un guión de Aaron Sorkin, no creo que haga falta decir mucho más. La película es mejorable, tiene algunos puntos donde creo que le falta un poco de mala leche ya que te la venden como si Charlie Wilson fuera a ser un desgraciado señor de la guerra que lo hace todo para su beneficio, y al final casi tiene la integridad quijotesca de un miembro de la administración Bartlet.
La película nos lleva a los años 80, donde vemos como la guerra fría se libraba en arenas muy cálidas, con unos EEUU dando apoyo encubierto a unos guerrilleros afganos que luego se convertirían en lo que se convertirían en una escena final que, si bien previsible, esta claro que es la que la esta historia "ficticia" quería contar de la historia "real".
Es un guión de Sorkin, y eso se traduce en muchos diálogos a gran velocidad con un gran nivel intelectual, muchos dobles sentidos y unos personajes que se ríen de su hipocresía mientras hablan como fanáticos católicos o comercian con armas para musulmanes en Israel. Es un guión ágil y sin fisuras, y bien dirigido como está se traduce en una película con un ritmo muy ágil que mantiene en todo momento el interés y que se ve muy agradablemente. El personaje de Hanks me ha parecido más benigno de lo que esperaba, y creo que Hoffman y Roberts le roban la mayoría de las escenas (el primero tiene un personaje sencillamente muy carismático y la segunda despliega una interpretación refrescantemente alejada de su perpetuo rol de novia de América).
Una película que creo que el tiempo ha escondido demasiado y que me ha sorprendido muy agradablemente. Muy recomendable.

Good bye Lenin

Esta película ha sido una decepción. Es una película unánimemente ensalzada por la crítica y me ha parecido, en el sentido que cada uno quiera interpretar, una película muy europea...
La premisa de la película es original, y podría dar mucho juego, pero es un drama disfrazado con un poco de comedia de la forma más torpe. Entiendo el contexto. Entiendo el mensaje de la película. Entiendo el desarrollo. Entiendo incluso el saludable efecto de catarsis que esta película puede suponer para una generación. Entiendo el agrio mensaje que pretende transmitir. Entiendo incluso que Alemania esté orgullosa de esta película. Entiendo que la película se ponga por las nubes por la crítica porque se mete con el socialismo y también con el capitalismo, e incluso usa el fútbol como motor...
Pero a mi sencillamente, me ha parecido muy normalita. La película es muy simpática cuando nos movemos en la parte de ocultar el capitalismo a la socialista convencida moribunda. Pero no me parece que funcione bien el contraste entre esta comedia -que en un par de escenas tira demasiado del simbolismo surreal- con todo el drama muy serio sobre el pasar de los ideales del socialismo y la juventud del protagonista al capitalismo más descarnado y las responsabilidades y la soledad adultos.
Los actores están bien. El guión está bien, es sólido y tiene algunas líneas muy brillantes. La ambientación es excelente, y la dirección de la película tiene margen para alguna que otra composición visual interesante y simbólica (aunque el momento de la estatua de Lenin y algún que otro más son excesivos). Hay un buen desarrollo de la historia, los personajes y el mundo en el que viven.
Pero, viendo todo lo bueno de la película, no puedo evitar que esta me haya aburrido mucho por partes. La comedia desaparece demasiado pronto. Quizás sea un problema mío como espectador en el primer visionado porque la película no es lo que esperaba... pero lo cierto es que no planeo darle un segundo visionado para confirmar mis impresiones.

Argo

Una de mis nuevas definiciones para la palabra "sobrevaloración". Argo no es una mala película, pero que un largometraje tan normalito como este se llevara el Oscar a la mejor película habla muy mal de ese año y de la Academia.
La película tiene su gracia y está curiosa, pero salvo por un par de detalles sería digna de cualquier telefilme de sobremesa. Toda la parte de Irán es bastante pobre, con una huida en la embajada inicial que te hace preguntarte seriamente el cociente intelectual del personal diplomático, y con una escena final en el aeropuerto que se vale de todos los tópicos posibles de la peor forma posible. El segmento central de la película, con el montaje ficticio de otra película, es muy entretenido y simpático, tiene ese "algo" que Hollywood sabe hacer muy bien cuando se trata de autohomenajearse, pero no deja de ser algo puntual y que casi parece puesto para rellenar metraje de una historia muy, muy flojita.
Los actores están correctos, fotografía, música y dirección también. Correctos. Nada más. Es una película que esta bien hecha y poco más, y tiene un par de partes bastante cutres, que en mi opinión destacan bastante, y que desde luego brillan más que sus mejores segmentos, más que nada porque estos no los veo por ninguna parte.
Salvo en su montaje final de huida, la película no te insulta, y podríamos decir que eso es bastante (aunque estaríamos devaluando bastante la palabra bastante (y soy consciente de la ironía de esta última frase, pero creo que el hecho de que este haciendo una reseña al estilo de las anotaciones a píe de página de Pratchett ya indica bastante lo que trascendente que me parece esta película de cara a la historia de la humanidad y el séptimo arte)).
Correcta y poco más.

Corresponsales especiales

Esta es, básicamente, una mala película que no recomendaría a nadie. La idea de partida es bastante simpática, de esas que lees la sinopsis y te incita a ver la película (fue mi caso) cuando estas tonteando con Netflix y viendo sus opciones, y puede que la película francesa original en la que se basa esté bastante bien... pero esta película es sencillamente mala.
La idea, como he dicho, no es mala. Eric Bana es un periodista radiofónico caradura y Ricky Gervais un técnico bastante panóli, ambos tienen que ir a Ecuador a cubrir una especie de revuelta... pero se quedan en tierra al perder los billetes y comienzan a inventarse la noticia retransmitiendo escondidos. La idea no es mala y da lugar a unos minutos muy disparatados y divertidos. El problema con este tipo de historias llega, claro está, cuando hay que resolverlas... tarea extremadamente compleja para la que hace falta un guión y un montaje muy buenos. Y esta película no los tiene. Y tampoco tiene  unas actuaciones especialmente remarcables, ya que estamos.
La presentación de personajes es mejorable, siendo la pareja protagonista muy tópica y previsible, y no empatizando nunca el espectador con ellos. Después aparece una especie de drama extraño con la mujer de Gervais, personaje odioso con el que se intenta hacer una sátira de la manipulación y el aprovechamiento de los conflictos. No funciona. Y luego llega el momento en el que la realidad ha de superar a la ficción, y aquí la película también fracasa estrepitosamente.
La película es corta y aún así se hace larga. Es una de esas ideas que parecen buenas en un primer momento, pero que pasada la premisa inicial necesita trabajarse mucho para que funcione... y ese trabajo es inexistente en una película que se nota hecha con muy poco dinero (los decorados casi pueden contarse con los dedos de una mano), y este ejemplo de falta de dinero se nota en todos los aspectos técnicos y artísticos de la película. En el peor y más puro sentido de la palabra, una "tv movie" que aspira a poco más que a entretener durante hora y media... y que ni siquiera eso consigue.

Primer Plana

Simplemente, Billy Wilder.

Una comedia de Billy Wilder, con un Billy Wilder inspirado.
La comedia de una película de Billy Wilder.
La mala leche y la inteligencia de una película de Billy Wilder.
El montaje de una película de Billy Wilder.
El ritmo una película de Billy Wilder.
La dirección de actores de una película de Billy Wilder.

Basicamente, una película de Billy Wilder. Nada más que decir. Ya esta todo dicho, después de mi primera mención a su director el resto de las palabras de la reseña sobraban.

Spotlight

La última ganadora de los Oscar me parece una pequeña joya. No es una película especialmente entretenida o espectacular, no sorprende y no emociona, pero no son tampoco estas sus intenciones. No es un falso documental, pero juega a simular serlo. La película es simple y llanamente muy seria, una exposición muy respetuosa del más puro e idealista trabajo periodístico.
La película, sabido es, trata un tema muy peliagudo: la pederastia en la iglesia. Basada en un caso que no hace falta recordar que es real, la película nos narra varios meses de la vida de unos periodistas de investigación que comienzan a investigar el tema de los abusos, y poco a poco se dan cuenta de que el tema tiene poco de leyenda urbana, que se trata de un "vox populi" del que muchos sabes y muchos callan por tabús sociales y el poder de la iglesia. Poco a poco vamos viendo como descubren más y más víctimas, así como más y más pedófilos y los medios de la iglesia para proteger a estos.
Sin embargo, la película no sataniza a los curas (de hecho uno de los momentos más perturbadores de la película es la entrevista a uno de los curas), así mismo tampoco ensalza a los periodistas y los tilda de héroes patrióticos e idealistas. No. La película es muy seria. Ves a un grupo de gente haciendo muy seriamente su trabajo. Hay reacciones y hay emotividad, pero la película no se recrea en ello más allá de la exposición de alguna de las víctimas (momentos también muy elegantes, nada morbosos). Pretendidamente busca ser fría, no quiere denunciar, no quiere juzgar, sólo quiere exponer una historia lo más objetivamente posible... como teóricamente ha de hacer el periodismo.
El guión es sólido y la película avanza siempre consistentemente, no tiene grandes giros argumentales ni clímax dramáticos, pero aún así consigue atrapar por la simple fuerza de su historia. En esto es determinante también un montaje muy trabajado.
Los actores están correctos, aunque la película no les da mucho margen para su lucimiento. La fotografía y la dirección son muy tradicionales, sin apenas jugar con el simbolismo más allá de la presencia repetida de elementos religiosos en segundo plano.
Es una película dura, pero muy bien hecha y recomendable, trata con un respeto increíble una historia terrible que no hemos de olvidar en ningún momento.

sábado, mayo 21, 2016

Sutileza X Narrativa

One Piece 826: 0 y 4

El capítulo de esta semana ha tenido la sutileza de uno de esos meteoritos que se estrellan en Rusia a principios de un siglo XX cualquiera. No ha llegado al nivel de uno de esos meteoritos que se carga dinosaurios, pero la sutileza de Oda en la presentación de estos Vinsmoke me ha hecho gracia.
(fuente)
Oda necesitaba presentar a estos personajes. Hay veces, muchas veces, que Oda hace algo tan espectacular como responder preguntas cuando nadie se lo esperaba y haciendo que parezca algo totalmente lógico y natural, un ejemplo obvio sería la "Lola" del capítulo anterior, pero es que el mangaka controla mucho este recurso y uno no tiene problemas en ver la trampa narrativa de Baltigo porque sabe que será resuelta en su momento y que el autor simplemente nos está poniendo en situación antes.
Pero hay veces en las que Oda no tiene margen de maniobra y tiene que recurrir a medidas drásticas. Esta es una de esas ocasiones. Había que presentar un poco a los Germa 66, y más que a los personajes quizás a esa tecnología que parecen tener. Oda, como es habítual, da sus habituales pinceladas, y la mención de esta tecnología que permite volar, así como el hecho de que sean reyes sin Tierras se une a lo apuntado por Vito Genovese y nos hace pensar que más pronto que tarde veremos un flashback de ese tal Sora... que conociendo a Oda podría acabar teniendo incluso a Norland de por medio. Los Vinsmoke parece que tendrán una historia importante de fondo, una historia de la que Brook seguramente sepa más de lo que dice, pero lo importante en este capítulo -al margen de la épica portada de Mihawk como labrador y Perona con corbata, portada que es muy épica- es la presentación de los primeros hermanos de Sanji.
He dicho antes que el capítulo tenía más o menos la sutileza de una trampa del coyote, pero independientemente de ello Oda consigue mucho con este capítulo. Se nos presenta la tecnología de los Vinsmoke, se nos explica muy a grandes rasgos su relación con la Marina y con BigMom, y el ****** de Oda hasta tiene tiempo para acordarse de Duval y explicar el porque de que fuera perseguido. Y luego, claro, nos presenta a los Vinsmoke "buenos". Tirando un poco de tópicos de manga y anime, hemos visto al clásico hermano pendenciero que seguro que rivalizaba con Sanji (y que además parece tener el pelo verde para reforzar la rivalidad de Sanji con Zoro), pero su enamoramiento instantaneo de Nami ya es imposible tomarse en serio a este personaje y parece que es el clásico personaje que quiere parecer más malo de lo que en verdad lo es y cuya posible enemistad con el camarero seguramente derive del hecho de que este desapareció. Y tenemos a una nueva "onee-sama", que parece hacer las veces de protectora del clan asumiento el rol de una madre que seguramente Oda haya matado para quitarse de en medio personajes, personaje que -aún lastrado por el machismo clásico del Oda- se nos ha presentado como poderoso o inquietante al absorber el veneno de Luffy (esta trampa en concreto del pez envenenado si bien no tenía la sutileza de uno de esos meteoritos que obligan a la humanidad a lanzar Bruces Willis al espacio, si que podía llegar al nivel de una de esas colonias que Zeon lanza contra el planeta).
Los dos primeros Vinsmoke han sido sorprendentemente cívicos, pero Oda ha tirado por seguir el gag del nombre del cocinero y obviamente quedan 2 hermanos por presentar. El 1 y el 2, cuyos números además supongo que serán indicador de su fuerza. Suponiendo que el padre esté en la Reverie para reforzar el bando villano, apostaría de primeras por un 1 fuerte y muy serio, y un 2 en plan loco psicópata. La aparición de estos dos hermanos ya es esperada, Oda consigue generar espectación para dentro de unos capítulos con su presentación, pero habiendo presentado ya a mitad de la familia hace que podamos tener una idea de por donde van a ir los tiros y que también luego la avalancha de personajes no haga que se eclipsen entre ellos como pasó con la banda de Barbablanca (recordemos que, además de los Vinsmoke, hay mucha gente de Big Mom que presentar... aunque Oda ya ha malgastado la última viñeta en este sentido recuperando a Aladin, cuando podía haber presentado a algún otro tritón para dignificar algo la banda de los piratas del Sol).
Sí, hoy tocaba fanservice peronil
HOLOHOLOHO
(fuente)

miércoles, mayo 18, 2016

Las vueltas que da la vida...

Life

Esta es una de esas muchas series policíacas que surgieron a lo largo de la década pasada y que unían lo procedimental con la guerra de sexos y el tener un protagonista algo rarito. Algunas como "El mentalista", "Castle" o "Bones" tuvieron más éxito, esta fue de las que se quedó un poco en tierra de nadie.
El protagonista, Charlie Crews, es un policía encarcelado que tras ser demostrada su inocencia sale de prisión con una gran indemnización económica. Charlie se reincorpora a la policía como detective, con la intención clara de descubrir quién mató a su mejor amigo y le inculpó muchos años atrás... pero su paso por la carcel lo ha cambiado y ahora está obsesionado con el "zen". La serie es la clásica donde tenemos a un protagonista rarito y excéntrico, más o menos bueno en su trabajo pero desquiciante para todos los que le rodean. Junto a él, claro, la guapísima chica de turno y una pequeña colección de secundarios.
La serie tiene su caso principal, que más o menos la domina durante las dos temporadas que duró antes de ser cancelada, y en ese caso se muestra seria y dramática... sin embargo los casos semanales suelen ser extraños o curiosos, buscando siempre un componente simpático o extraño que permita lucir la personalidad del protagonista.
El problema de esta serie es que fue cancelada, y se nota. Hay un cambio muy grande de la primera a la segunda temporada. En la primera los valores de producción eran más altos y los casos más variados y divertidos, y la serie consigue incluso avanzar mucho en la trama principal. En la segunda quiere ir demasiado rápido, y eso tiene sus cosas buenas y sus cosas malas; tiene cosas buenas porque se potencia mucho a los secundarios de la serie y se mejora la comedia con personajes buenos; tiene cosas malas porque personajes que antes parecían importantes desaparecen epicamente de escena y la trama se torna acelerada y se resuelve muy atropelladamente dejando muchos misterios en el aire. La primera temporada es la de una serie normalita, con sus cosas buenas y malas, simpática pero con elementos ya muy vistos; la segunda intenta cambiarlo para revitalizar la serie (y además se nota que el presupuesto se reduce bastante en detalles como las localizaciones o la ausencia casi por completo de extras), y pasa lo extraño de que los casos semanales pasan a ser terriblemente anodinos e irrelevantes... pero al mismo tiempo la dinámica entre el grupo de personajes principales es mucho mayor.
Es una serie simpática, con algunas líneas de diálogo muy divertidas y algunos casos bastante originales, pero no la recomiendo especialmente. Es una serie de las que hay ya muchas, y en su sobresaturado género no destaca especialmente. Es entretenida, pero es también una serie en la que se nota que la audiencia no acompañaba... con todo lo que ello suele conllevar.

domingo, mayo 15, 2016

Sirviendo para ganar

Haikyuu!! (segunda temporada)

Tras una excelente primera temporada (ver reseña), esta serie de voleibol regresó haciendo gala de todas sus virtudes y, añadiendo algunas más de camino. La animación sigue siendo muy buena, con algunos momentos escandalosamente espectaculares. La comedia sigue estando presente en casi todo momento y ayuda a que tomemos más cariño a los personajes ya conocidos y a los nuevos. El ritmo es todavía mejor que en la primera temporada; verdaderamente no hay emoción más allá del partido final, pero la serie consigue que los entrenamientos y los enfrentamientos contra equipos menores sean interesantes por el crecimiento de los personajes. Es una serie que sobrevive a si misma, ya no tiene el factor sorpresa y no puede vivir de presentar personajes o normas de voleibol, y el manga -y por extensión este anime- tiene que conseguir que su historia y su desarrollo enganchen semana tras semana y no caigan en la monotonía o el aburrimiento. Y lo consigue. 
Ahora bien, antes he dicho que la serie no podía vivir de presentar personajes, y lo cierto es que alguno nuevo se suma al reparto, lo cual es lógico porque la serie comienza a preparar el escenario "nacional" para que los enemigos que allí aparezcan no parezcan salir mágicamente de la nada. En ese sentido es modélica la saga de campamento, que sirve para los diversos protas más o menos crezcan como jugadores, y lo hacen amparados por jugadores rivales que después serán enemigos, pero que asumen aquí un rol de "maestros" que les hace ganar mucho carisma. Algunos de estos personajes son nuevos y otros son repescados de la primera temporada y potenciados (esta serie maneja muy bien la sensación de que todos, y no únicamente los protagonistas, están continuamente mejorando). Tenemos también al entrenador antiguo del equipo y algún que otro nuevo aficionado o miembro del pasado del equipo -o de los personajes- para ampliar la sensación de que este equipo esta apoyado por años de historia, y tenemos a una nueva manager adorable que refuerza la comedia de la serie de una forma increíble y ayuda a darle un toque distendido y divertido sin tener que recurrir siempre a la estupidez de los principales protagonistas.
Un gran acierto de la serie es que no pretende conseguir épica constantemente. Hay grandes partidos y, debido a la naturaleza del deporte y lo dinámico de su marcador, hay momentos para el lucimiento de muchos personajes y pequeñas grandes escenas... pero en general los equipos no se están jugando la vida, sólo hay simple y llana deportividad. Y los protagonistas son buenos, no son los mejores, pero si son buenos, y en este sentido la serie intenta darle emoción a los partidos preliminares con algunos detalles técnicos de los rivales o alguna baja entre los protagonistas. Quizás recurran un poco demasiado al tópico de contar con un flashback un drama cutrecillo que refuerce a los rivales, pero en general la serie no crea una tensión artificial e incluso estos partidos -cuyo resultado es más que previsible, como todos, porque sabemos que el equipo ya no va a perder- son muy disfrutables.
Tan entretenida o más que su predecesora, es una serie muy divertida a cuyos personajes se les coge mucho cariño y cuyos partidos resultan muy emocionantes, consiguiendo además que veamos claramente como los personajes mejoran como jugadores y se van superando.
Confirmada ya una tercera parte para animar la final contra Shiratorizawa, uno no puede si no esperarla... y luego esperar también a que veamos una cuarta ya con los nacionales.

viernes, mayo 13, 2016

Un mundo de podcast

Entrada atípica, pero que llevaba bastante tiempo queriendo hacer y tampoco será lo más raro que haya reseñado (esta entrada será difícil de superar en ese sentido). Los blogs hace mucho que dejaron de estar de moda, y particularmente no me he enganchado a los canales de youtube (suelen ser cortos y muchos pierden la gracia si no se ven), sin embargo los podcast si me han enganchado como un complemento perfecto para escuchar mientras echo horas a algunos videojuegos. Hay algunos que me gustan especialmente, así que me parece justo dedicarles una pequeña entrada para recomendarlos (no pondré enlaces ya que para acceder a ellos, además de por sus páginas oficiales, basta con entrar en ivoox y usar su buscador).

"La hora otaku", fue el primero que conocí. La periodicidad es muy irregular (eso en los podcast no me parece algo criticable habida cuenta del trabajo que requieren), pero los contenidos suelen estar bastante bien. No hay muchos podcast de anime que me gusten y este tiene un buen nivel, con sus secciones de noticias, sus monográficos de temas interesantes, y sus recomendaciones de mangas y animes. No suelo coincidir en muchas ocasiones con las opiniones de sus autores, pero es un podcast muy distendido y entretenido de oír. 

"Pulpofrito" tiene dos podcast mensuales, uno en el que reseñan un videojuego de actualidad y dan las noticias del mes y otro "retro", en el que homenajean a algún juego clásico. Tiene alguna que otra salida de tono con algunos temas que no les gustan, pero en general se nota que son gente con una cultura muy basta de videojuegos y sus programas son muy interesantes cuando el tema o los videojuegos que tratan son de tu interés o cuando nos encontramos ante grandes noticias del medio.

"Hello friki" es un poco cajón de sastre, abarca todo tipo de aficiones, siempre con respeto. Tiene también sus especiales de series o películas, y me parece que es donde más destaca entonces con su círculo de colaboradores ya que en los programas normales muchas veces el tener tantos contenidos resiente el minutaje de estos. Muy recomendable sobre todo para estar al día de películas y series, y también cómics (aunque esta sección me interesa menos). ¡Y tienen una sección de cine cutre! 

"El libro de Tobias" es un podcast emparentado con Hello Friki que estaría más centrado en literatura, aunque también saca hueco para especiales de algunas películas o series, y de algunos directores. Es una auténtica gozada de podcast con monográficos sobre historia y personajes que serían dignos de los mejores pasajes del Cebrían en la Rosa de los vientos. Lo único triste de este podcast es que muchas veces uno no conoce lo suficiente de algunos autores como para disfrutar la escucha. 

"Hyrule Project" emparentado con el Pulpodcast, mantiene el estilo de este, con sus noticias y sus reseñas de juegos. El estilo es similar, distendido y ligero, pero con autores que se nota que han desgastado muchos mandos. Naturalmente el interés de cada programa depende de los juegos que reseñen en el, y este en concreto siempre me tiene algo predispuesto debido a la obvia predisposición que tienen para con Nintendo y para comentar títulos ignorados en otros ambientes más supuestamente profesionales.

 "La órbita de Endor", emparentado con Hello Friki, sería la versión bestia de este, tratando menos temas pero dedicando a estos una salvajada de tiempo. Más centrado en cine y series, una película normal puede llevarse un par de horas, pero luego te puedes encontrar especiales de seis o siete horas sobre grandes sagas cinematográficas o algún otro gran tema. Es un podcast ameno y muy entretenido de escuchar, pero es tremendamente profesional, con un tratamiento muy serio de los temas que trata.  

"Expresión otaku" es un despiporre de programa de radio que cada dos semanas emite una hora. Es entretenido cuando manejan los temas de los que tratan, que suelen ser series o mangas clásicos en España; pero cuando este podcast es más divertido es cuando hablan de curiosidades japonesas o temas raros. No es un podcast para estar especialmente informado del mundillo otaku, pero si lo es para echarse unas risas... aún siendo un servidor murciano.

miércoles, mayo 11, 2016

Los más infantiles dibujos

MOMENTO MÍTICO 58 - Los autos locos

Es difícil hablar de esta serie. Objetivamente hablando, es una mierda, eso creo que es obvio. No había argumento, sólo una carrera que no conducía a ninguna parte y donde al final de cada episodio era poco menos que anecdótico quien ganaba la etapa del día... y obviamente uno pensaba que si Pierre Nodoyuna y su perro eran capaces de adelantarse a todos para poner mil y un trampas... ¿por qué no se adelantaban para ganar?
Pero el resultado, claro esta, no le importaba a nadie. Era como ver al Coyote poniendo trampas al correcaminos; sabías que nunca le atraparía y no importaba, sólo querías ver como explotaba el paquete de dinamita marca A.C.M.E. 
En este tipo de series lo importante no era el qué, si no el cómo. Y en ese sentido esta serie era muy grande. Sencillamente teníamos una decena de coches que no podían aglutinar más tópicos y ser más absurdos, y lo divertido era ver de que forma surreal y absurda sorteaban las trampas que se les ponían. Uno quería ver a ese científico loco que parecía conducir el coche del inspector Gadget, a ese coche gótico que llevaba dentro los monstruos clásicos, a esos cavernícolas en su "troncomovil"... incluso en ocasiones uno quería ver a Penélope Glamour o a su equivalente masculino. 
Todo era tópico y ridículo, y a buen seguro ahora no podría ver un episodio igual que no podría ver un episodio del Inspector Gadget (en serio, ¿alguien no odiaba a Sophie?), pero para un niño de unos pocos años una serie así es mágica, una ventana a un mundo de imaginación desbordante donde todo podía suceder y donde las sorpresas se sucedían una detrás de otra, una serie que incluso te invita a que tu mismo imagines nuevas locuras para poner a prueba a un coche de mafiosos o a un leño rodante conducido por un castor. 
Si somos rigurosos creo que vemos tópicos para aburrir y elementos muy casposos como machismo, ridiculización de los catetos o de los nerds, banalización de la mafia e incluso del mismísimo Baron Rojo... pero es una serie hija de su tiempo con todos los conceptos educacionales que se vertían sobre la cabeza de los niños... pero bueno, creo que si un niño no se tomaba esta serie como una oda a la locura y la imaginación el problema estaba en otra parte. Esta era una serie para espolear la imaginación y para conseguir que un niño de 6 años siguiera siendo un niño al menos hasta los 7... y creo que ese objetivo lo conseguía de sobra.


En el siguiente momento mítico veremos Malkavians, Ventrues, Lasombras, Toreadores, Giovannis y más y más cainitas.

domingo, mayo 08, 2016

Demasiado grande para este mundo

Super Smash Bros for WiiU

La cuarta entrega de la saga de festivas hostias fanserviceras de Nintendo llegó por partida doble, tanto para WiiU, como para 3DS. Siendo el debut de la franquicia en 3DS un señor juego, esta reseña abarcará el juego de sobremesa, que no deja de ser la entrega principal. ¿Y que nos encontramos? Lo que podíamos esperar de un Smash. Si bien el primer juego de N64 fue un cartucho muy modesto, en Gamecube la saga ya adquirió un claro estatus de franquicia insignia con un juego superlativo, y en Wii directamente se salieron del mapa con Brawl con una cantidad de contenido obscena (ver reseña). Este "Smash fo(u)r" sigue esa dirección y, sencillamente, avasalla con sus opciones. Uno puede pasarse 20 horas de juego sin haber terminado de navegar por todos los menús gracias a la cantidad de modos y opciones que propone... y creo que, extrañamente, eso es más un defecto que una virtud del juego.

El juego es uno de los mejores de WiiU, eso esta claro. Pero es tan grande, ofrece tantas opciones, que abruma. Es como esos juegos de rol que ofrecen mil y una posibilidades, uno puede jugar como quiere... pero siempre tiene la sensación de que se está perdiendo algo. Aquí sucede lo mismo, hay más de medio centenar de luchadores, y los desafíos tipo retos, beisbol o peleas contra el reloj se han ampliado. En cada categoría de juego cada uno de ellos tiene sus records... la cantidad de tiempo que se requiere para probarlo todo sencillamente es indecente, y si eres un jugador de la vieja escuela quieres ver puntuaciones en cada apartado posible... pero sencillamente no hay tiempo para ello, el juego te aburrirá antes de que puedas explorar todas sus posibilidades... porque además estos son modos secundarios, los modos principales son las clásicas peleas entre amigos (con un estela modo a 8 jugadores que, si bien resulta algo caótico de primeras, luego es tan disfrutable como cabía esperar) y el mejorado combate en línea. Además he hablado de modos de juego, pero el juego ofrece la opción de personalizar los luchadores, así como crearlos desde cero gracias a los Mii, y ofrece también un renovado editor de escenarios. Las posibilidades que ofrece el juego son imposibles de cuantificar.
El franquicia no deja de ser la enciclopedia jugable de Nintendo, y añade más trofeos, más músicas, más ayudantes y más luchadores, pero es justo decir en este análisis que hay cosas que se han quedado por el camino. La primera y más importante para mi sería el modo aventura, épico en Wii con "el emisario subespacial", supongo que Ninty no querría gastarse más dinero en cinemáticas de un modo que no dejaba de ser secundario y lo sustituye por un par de modos arcades en los que peleamos contra grupos de enemigos... no están mal, pero a la larga se hacen repetitivos... y sencillamente era muy divertido ver como unían a todos los personajes en una misma historia en Wii. En 3DS hay algo parecido a un modo aventura, pero en WiiU tenemos una especie de juego de tablero en el que durante los turnos vamos recogiendo items y dándonos de palos con el resto de jugadores... sencillamente es un modo que no termina de funcionar.
Creo que no tiene mucho sentido mencionar el sistema de juego, ya más que consolidado de entregas anteriores. Se han añadido más ayudantes y se han cambiado algunos smash, también se han modificado los movimientos puntuales de algunos personajes para que sean menos clónicos (aunque los Captain Falcon - Ganon, Mario - Luigi y demás siguen estando ahí... y todos los "lords" de Fire Emblem son horriblemente clónicos). Jugablemente se ha modificado la velocidad del juego, se ha tratado que los personajes estén más equilibrados para acabar con bestias como el Metaknight de Wii y se han mejorado los agarres en los bordes de las plataformas.
Los escenarios son bastante peores, desde mi punto de vista. Se ha seguido la progresión de Wii y casi todos los escenarios nuevos se basan en el escenario de destino final, con suerte con un fondo móvil. Se han dejado atrás los escenarios originales de Cube, salvo en un par de ejemplos raros muy grandes y no demasiado acertados (el templo de Palutena es demasiado grande y el de la merendola de Kirby es sencillamente horrible). Sigue habiendo algunos jefes de escenario, pero en general me gustaría que hubiera más elementos móviles. 


Naturalmente llega el momento de hablar de los personajes del juego, que no deja de ser uno de los puntos más divertidos que comentar. En primer lugar, hablaré de los personajes que se han caído del plantel con respecto a la entrega anterior:
Wolf... un clon de un clon, sinceramente nunca he entendí la presencia de este personaje en aquel juego.
Entrenador pokémon... ahora tenemos directamente a Charizard, para mi es una pega, el turnar a los tres pokémons clásicos lo hacía para mí un personaje muy interesante.
Zelda/Sheik, - Samus/Samus doujin, como ocurría con el entrenador pokémon, eran personajes múltiples, Sakurai quería quitar a estos... en mi opinión, un error... nuevamente creo que sus dos formas les daban mucha versatilidad... y si bien la cazarrecompensas ha quedado dividida en dos grandes luchadores, no se puede decir lo mismo de la princesa de Hyrule. 
Lucas, nunca me gustó demasiado este personaje, y además era un clon... ahora está por DLC, y en el eShop se va a quedar por mi.
Snake, era un personaje interesante... pero siendo sinceros era ridículo que estuviera en un juego de Nintendo... tanto como ese Cloud que ahora tenemos por DLC... resulta extraño que ambos tengan unos juegos de movimientos tan currados.
Ice Climbers, la baja que más dolió a todos. Supuestamente se quedaron fuera por limitaciones de la 3DS. Eran uno de los personajes más originales y nostálgicos, creo que todos los aficionados esperamos que vuelvan.
A pesar de estas bajas y del citado cambio de Zelda y Samus, así como el protagonismo absoluto de Charizard, la inmensa mayoría de los personajes de la franquicia siguen presentes. Hablamos de Mario, Luigi, Peach, Bowser, Yoshi, Wario, Donkey, Diddy, Mr.Game & Watch, Link, Ganondorf, Toon Link, Pit, Marth, Ike, Kirby, Dedede, Meta knight, Fox, Falco, Pikachu, Lucario, Jigglypuff, R.O.B, Ness, Captain Falcon, Olimar y Sonic. No me gustan nada los clones, así que creo que Ike y Falco deberían haber desaparecido de esta entrega o haberse convertido en skins... como Dr.Mario debería ser un skin de Mario y no un personaje nuevo que ha regresado de Melee sin que nadie lo esperase o pidiese. Estos 3 personajes me parecen un error, y Dr.Mario no es la única incorporación errónea... la franquicia tenía ya más de 30 personajes, el afán por casi duplicar ese número me parece absurdo. Los movimientos de muchos de estos nuevos personajes son originales y aportan mucha profundidad jugable a la saga, pero creo que algunos de ellos habrían podido ser utilizados para personajes más interesantes (el ejemplo más claro sería el de Corrin, que podría haber sido un gran Ridley).

Sin más preámbulos ya, los personajes nuevos:
Mario trae a Estela y Bowser Jr. Ambos tienen unos movimientos originales y variados, son dos buenas incorporaciones... aunque creo que Estela es demasiado "poco importante" dentro del universo nintendero y que debería haberse quedado como un trofeo. Bowsy nunca me ha gustado, pero tiene más peso, y además el hecho de que tenga skins para cada uno de los koopalings es todo un acierto.
Punch Out! entra al fin en el plantel con Little Mac. Era el Newcomer cantado, tan obvio y necesario como lo serán los inklings en la siguente entrega. Carisma y unos movimientos muy originales y acordes a su condición de pequeño peso pesado.
Sakurai siempre se encariña con sus franquicias y de Kid Icarus llegan Palutena y Dark Pit. Ambos me parecen un error. Esta franquicia no tiene peso para tener tres personajes. Dark Pit es un clon sin gracia. Palutena al menos tiene unos movimientos muy originales, pero es un personaje muy extraño y creo que incluso habría quedado mejor como comentarista.
Fire Emblem, que afortunadamente se ha convertido en una franquicia insignia de Nintendo, sorprende con cuatro personajes y la posibilidad de recuperar a Roy y Corrin por DLC. Como he dicho antes, Ike debería haberse quedado fuera, más cuando han metido a Lucina como representante del Fire Emblem actual y es un clon por mucho que la adore. Robin es un personaje distinto y bien metido, aunque adolece de falta de carisma. En cuanto a Corrin, lo dicho, sus movimientos deberían haberse usado para Ridley... y así tampoco nos habrían destripado el siguiente juego de la franquicia.
Duck Hunt es una genialidad retro de la que no creo que nadie se queje, y lo mismo puede decirse de la coña que es tener a Wii fit trainer como personaje jugable.
De Pokémon, además de a Charizard tenemos a un monstruo de la última generación para promocionarla: Greninja... es original, pero creo que bastante falto de un carisma que por ejemplo le sobra a un Mewtwo disponible por DLC. Deberíamos de haber perdido a Lucario porque si no con esta franquicia pasará lo mismo que con Fire Emblem y acabará saturando el plantel.
El aldeano de Animal Crossing es una incorporación genial, que si bien no me gusta demasiado como luchador estaría justificado sólo por las coñas que ha originado en internet.
Y adorando Xenoblade tengo que decir que Shulk, con un currado sistema de batalla, no deja de sobrar.
Los Mii no tienen carisma ninguno, pero son historia de Nintendo y las posibilidades de personalización que ofrecen son inmensas, ninguna queja en este sentido.
Como invitados third party tenemos a Pac-Man y Megaman... inmejorables opciones con unos movimientos muy distintivos y que proporcionan, junto a Sonic, la posibilidad de combates absolutamente legendarios dentro del mundillo. Ryu, por DLC, se sumaría a este tipo de luchadores, Street Fighter es el arcade de lucha por excelencia y es un placer ver a su protagonista repartiendo hostias aquí en espera de que algún día veamos un épico Nintendo vs Capcom. También tenemos por DLC, con movimientos muy trabajados a Cloud, que no pinta mucho en Nintendo pero no deja de ser un icono, y a Bayonetta que es una cafrada muy divertida de ver en el contexto de esta saga.

En resumen, todo un homenaje a los videojuegos con mil y una referencias a títulos de Nintendo y alguna que otra saga más. Muchísimos personajes, muchísimos modos de juegos, retos insuperables e interminables horas de diversión con la jugabilidad a prueba de bombas de esta franquicia. La etiqueta de recomendable, como siempre, se queda corta ante un título de esta serie, una auténtica compra obligada para los poseedores de una WiiU (o en su defecto de una 3DS).