martes, junio 28, 2016

Futuro chungo

Nueva entrada múltiple cinéfila, esta vez bajo el nexo común de películas que describen un futuro no especialmente luminoso para esa cosa llamada humanidad.

Looper

Original película en la que vemos una especie de sicarios que se encargan de acabar con hombres que les son enviados a través del tiempo. La premisa original es curiosa y, por supuesto, el conflicto estalla cuando un hombre tiene que matar a su propio "yo" del futuro. A partir de aquí tenemos un interesante conflicto con la libertad de las acciones y las responsabilidades de cara al futuro, un efecto mariposa trasladado a las paradojas temporales.
La película es simple, no es una ópera prima pero se nota que hay pocos medios y que todo se basa en una idea, interesándole más a la película su guión que unas premeditamente justificadas escenas torpes de acción. Gordon-Levitt copia mucho de la actuación corporal clásica de Willis, y ello y un decente trabajo de maquillaje hace que los creas como la misma persona. La historia principal no es gran cosa y la película no profundiza demasiado en su mundo más allá de la sociedad de los sicarios, pero las paradojas y los viajes temporales están muy trabajados y resultan consistentes.
Original, entretenida, sugerente y, en líneas generales, bastante recomendable película.

Oblivion

Tras una grandísima guerra contra unos invasores alienígenas, la humanidad se ha ido a la mierda y subsiste en un satelite gigantesco que órbita en torno al planeta esperando el momento para migrar definitivamente a Titan. Tom Cruise es uno de los pocos técnicos que permanecen en el ya radioactivo planeta, protegiendo de los supervivientes alienígenas unas gigantescas máquinas que recuperar agua para el resto de los hombres.
De Tom Cruise como actor poco se puede decir ahora, el hombre es un profesional como la copa de un pino y siempre se embarca en productos muy sólidos y dignos. Este no es la excepción. No es una película especialmente sorprendente, creo que su trama es bastante predecible y que la película no sorprende, pero aún así es una película muy consistente. Pertenece a ese cine de hace años en el que se podían hacer blockbuster fuera de franquicias o adaptaciones, y así pues tenemos una película de claramente de acción, con intensos tiroteos y alguna que otra persecución o carrera que saca partido al muy notable diseño de producción de un mundo postapocalíptico.
Aunque está hecha para el completo lucimiento de su protagonista, es una buena película de acción, con un guión que da margen a la reflexión sobre el futuro y conceptos como la identidad y la memoria. Hay dinero en ella y los efectos especiales lucen muy bien, siendo una película muy agradable sugerente visualmente.
Aún siendo bastante previsible, es una película más que correcta.

Blade Runner (versión del unicornio... creo)

No voy a hablar mucho de Blade Runner, nada que dijera aportaría gran cosa, y lo cierto es que en líneas generales no me apetece demasiado. Es una película con la que tengo una relación algo extraña, la he visto ya varias veces y creo que las pares me gusta y las impares me decepciona. Creo que es algo que pasa co muchos clásicos, son películas tan mitificadas que cuando las ves con altas expectativas no puedes evitar sentirte algo decepcionado, mientras que si las ves esperando menos de ellas es cuando se te muestra toda la grandeza de la película.
La historia es de sobra conocida, e incluso ahora puedo verla conociendo la historia original (ver reseña). Blade Runner, disfrazada de novela policíaca (diría que tiene mucho más de persecución que de investigación) es una reflexión sobre la memoria y lo que nos hace humanos, planteando la duda de en que momento deberíamos considerar vivo a algo dotado de una inteligencia artificial, metiendo también en esta ecuación el tema de la esclavitud.
Las actuaciones no me parecen especialmente brillantes, pero es una película extraña, con personajes tan enloquecidos y dispares como podría esperarse en un futuro que cronológicamente ya casi hemos alcanzado.
El caso no me parece especialmente destacable, como tampoco creo que la película tenga un ritmo espectacular, aunque no obstante no es una película procedimental y todo esta enfocado a su mensaje y la reflexión. El montaje y la fotografía si tienen grandes composiciones y, sobre todo, en el diseño de producción encontramos un mundo sobrecargado, agobiante y decadente absolutamente genial.
Es uno de los grandes clásicos del cine, y seguramente dentro de la ciencia-ficción únicamente podamos colocar a su altura a 2001. No me parece tan maravillosa como unánimemente suele ser ensalzada, pero obviamente es una película de obligado visionado para cualquiera que se considere medianamente cinéfilo.

Al filo del mañana

Como he comentado antes, Cruise es un actor que sabe muy bien cual es su trabajo, y aquí tenemos otra excelente historia de acción para su lucimiento. Sin haber leído el manga original, diré que es una historia muy sencilla que parte de la ya clásica premisa de la ciencia-ficción del "día de la marmota", pero al ubicar la acción en medio de lo que no deja de ser un desembarco de Normandía contra aliens, todo adquiere una fuerza y una espectacularidad notables.
El tener a Cruise obligado a repetir una y otra vez el mismo día y la misma batalla funciona muy bien de primeras, y los guionistas hacen un buen trabajo y consiguen que cuando la espectacularidad esta gastada y la comedia agotada, la película pase a la siguiente fase dramática con bastante solvencia. El romance entre la pareja principal no es nada del otro mundo pero cumple, y la trama para acabar con la amenaza alienígena de una forma global en un margen de tiempo tan pequeño esta resuelta de una forma sorprendemente eficaz.
Hablando en términos de ciencia-ficción, no hay mucho donde rascar en esta película en lo referente a reflexiones y esas cosas más allá de la soledad en la que acaba viviendo el protagonista y su responsabilidad para con el resto de la humanidad, pero creo que tampoco es eso lo que la película pretende. Se trata de una película de acción, con un concepto original que da para algunos gags y escenas molonas. Tiene unos más decentes efectos especiales, un guión que no trata al espectador como idiota y un ritmo excelente... no se le puede exigir más a una película de palomitas.

Bonus track 1: Juegos de guerra

Clásico del cine juvenil de los ochenta, puede parecer algo fuera de contexto en esta entrada pero no deja de ser una película algo de ciencia-ficción que -en su momento- imaginó una posible guerra nuclear ocasionada por las máquinas.
No la había visto todavía, y lo cierto es que me ha decepcionado mucho. La idea no es mala, y esas imágenes en las que vemos la guerra como algo digitalizado que se controla en una sala que apenas tiene conexión con el exterior son muy potentes están bastante bien. Pero el problema es que la guerra ficticia y la inteligencia artificial están al servicio de una película juvenil... y las películas juveniles de aquella época solían ser muy malas. Tenían su encanto, y podían funcionar cuando la escala de los acontecimientos era pequeña, pero aquí tenemos a unos críos que hackean una red militar... algo que podría tener pase, pero luego directamente los vemos en la base entrando y saliendo a escondidas de los militares, recorriendo grandes distancias, pensando con lógica mientras los generales hacen el idiota o haciendo de psicólogos y ayudando a un hombre a superar un trauma con cuatro frases cutres de manual de autoayuda. Ese tipo de historias en las que para resaltar la inteligencia de tu protagonista haces más tontos al resto de personajes, con eso, sencillamente, no puedo. No puedo con eso, ni con los aviones teledirigidos con forma de pterodáptilo (¿a cuento de que viene esa grandísima chorrada?).
En fin, simpática en su momento, y útil para que en todas las clases de informático se explique la importancia de los temporizadores para prevenir los bucles infinitos... pero al margen de eso, una película muy normalita que no recomiendo especialmente.

domingo, junio 26, 2016

Dios salve a la Reina

Iba a escribir sobre Big Mom, que es una villana cuyo enfoque me gusta bastante y en este capítulo hay hormigas y una ruleta que parece sacada de Mad Max... y ha habido un nuevo capítulo de Berserk, y eso siempre es digno de mención, y Shokugeki lleva un tiempo reclamando una entrada... pero, como sucedió la semana pasada, lo primero es lo primero y un nuevo capítulo de Chihayafuru lo eclipsa todo...

Chihayafuru 167

Porque el nuevo enfrentamiento entre Chihaya y Shinobu me parecía algo extraño y fuera de contexto... pero nuevamente tengo que quitarme el sombrero ante la autora. Es un buen capítulo para Chihaya, por fin enfrentándose de tu a tu a la Reina, pero es sobre todo un episodio de desarrollo para esta última. 
Shinobu es, claro esta, uno de los personajes más importantes de la serie, y afortunadamente Suetsugu esta cuidando mucho su desarrollo. Chihaya es la protagonista, y ya había tenido algunas buenas escenas con Shinobu, pero esta no debía dejar de verla como una chica mona con sus mismas aficiones. Pero Shinobu es una solitaria, siempre se ha hecho mucho hincapie en que sus unicas amistades son las cartas y ahora, con la acertada decisión de hacer narrador a su primer maestro, vemos como Chihaya se presenta de verdad ante ella donde importa: en el tatami. Siempre hemos visto a una Shinobu muy confiada, demasiado confiada. Ni siquiera considera a Suou un rival y piensa que debería poder ganarle. Es la confianza de una chica demasiado buena como para encontrar rivales; hemos visto su pasado y la consecuencia de este es que cree que su estilo es el único válido, que cree que ella es la que más ama este juego y que el resto no se merecen siquiera tocar las cartas. 
Ahora esa chica que fugazmente ha pasado frente a ella comienza a tomar forma ante sus ojos. Chihaya, con un estilo muy pulido ya, con la voluntad heredada de un gran maestro, con un cuerpo en plenitud de sus facultades y un oído superior llega a sus cartas antes que ella... y no intenta siquiera ganar las cartas dudosas. Shinobu, de repente, esta viendo que no esta jugando sola. Chihaya no es una chica cualquiera que ha ganado a su único amigo, en esa extraña relación íntima no recíproca que mantiene con Arata. Chihaya es una chica que le ha tendido la mano varias veces y que ahora ve que está tan loca como ella por el juego. La Reina puede estar muy cabreada, puede sentirse traicionada o ultrajada por la derrota de Arata... pero al mismo tiempo esta comenzando a ver más tipos de jugadores, está haciéndose preguntas, y sin darse cuenta esta cambiando su estilo de juego. Probablemente ganará, porque si no el manga se acabaría ya, pero esta descubriendo una rival. Esas cinco partidas para revalidad el título, las esperara la próxima vez con una pequeña sonrisa en el rostro.
Encima, para completar la jugada, además del detallito del lector, tenemos a esa secundaria de lujo que es Rion haciendo honor a su propio desarrollo de personaje y escalando hacia la cima tras la estela de Chihaya.




pd: Oda, los piratas del sol merecían que te currases algún diseño más además de Aladine y que el resto no fueran tritones masillas. Con Big Mom, al contrario, estamos viendo aparecer tangencialmente muchos personajes secundarios con diseños muy curiosos... aunque por contra tenemos una de esas frutas tan raras y Deux Ex Machina que son casi de necesidad una trampa en si.

pd2: Oshiete kudasai, Erina-sensei!
Y ya dejando a un lado fetichismos de profesoras/oficinistas, parece que se prepara todo para un gran enfrentamiento entre los protagonistas y CENTRAL. La duda es donde está Hayama, no sabemos si el seminario de Jun fue al final cerrado. 

pd3: Morda joins to Berk@ster! (en serio Miura... ¿vas a tener los santos ****** de meter otra tía en el grupo? Mete otra cosa, aunque sea la jodida cabra... va a ser muy raro el enfrentar a la horda de demonios de Griffith contra un grupillo de niñas).

pd4: ¿A quién demonios le importa un combate para el desarrollo de un rival de Aoki a estas alturas de Hajime no Ippo? ¿De verdad Morikawa tiene margen de tiempo para perder un par de meses con estas tramas? Ya del combate de Kimura y sus extrañas motivaciones prefiero no hablar.

pd5: ¿Cómo narrara Hetalia el "Brexit"?

pd6: Anuncios en Gintama... parece muy pronto para el final, pero no para el principio del final, y menos después de esta saga monstruosamente larga con unas revelaciones tan importantes sobre el final boss... revelaciones que por cierto no me han gustado demasiado... aunque también es cierto que habida cuenta del estilo de la serie es bastante complicado encauzarla hacia un gran final.

pd7: ¿El que sepamos los sueldos de Jaime y Cersei en las próximas temporadas de Juego de Tronos no puede considerarse un spoiler indirecto?

pd8: Nisekoi se resiste a acabar...

pd9: Diría que el cliffhanger final de UQ es muy bestia... si me gustase algo Asuna, pero no es el caso.

pd10: Una nueva chica para el Hyrule Warriors... vaya, no me lo esperaba.

pd11: Segunda temporada de Hero Academy... bien, me mola... aunque no deja de ser algo extraño esperar la segunda temporada de una serie cuyos primeros 10 (de 13) episodios son bastante flojitos.

pd12: Era algo ya obvio en la saga de las Hormigas-Quimera, y más aún en la saga de elección del presidente (aunque aquí Togashi pudo burlarlo argumentalmente al ser una saga corta)... y es que ahora mismo Hunter x Hunter funciona mucho mejor con Killua o Kurapika de protagonistas que con Gon en ese rol, y siendo Gon el protagonista de la serie es un serio problema.

pd13: Si todo acaba como parece que va a acabar... ¿cómo demonios van a afrontar los guionistas la sexta temporada de Veep?

jueves, junio 23, 2016

Knope for 2016

Parks and recreation

Pawnee. Indiana. Una ciudad más del medio oeste de los EEUU. Una ciudad en la que las verduras están prohibidas y las bibliotecas son tabú. Una ciudad gobernada por una empresa de dulces y silenciada por los periodistas más inútiles imaginables. Una ciudad levantada sobre una cantidad ingente de muertos indígenas honrados en la más surreal serie de murales. Una ciudad gobernada por el recuerdo de un pony y siempre a la sombra de la cosmopolita Eagleton. Un nido de idiotas que sirve de marco a una de las mejores y más divertidas series que he visto en mucho tiempo: "Parks and recreation".
Creo que cualquiera que ojee un poco el blog se dará cuenta de que Seinfeld es una de mis series favoritas (ver muestra), y si bien no me atrevería a decir que es la mejor serie que he visto, si puedo decir sin problemas que es mi comedia favorita. No diré que esta serie llega a su nivel, pero es una de las pocas series con las que creo que no resulta ofensivo hacer esa comparación, y lo gracioso del tema es que el enfoque de "Parks" no podía ser más radicalmente diferente al de la serie de Larry David y Jerry Seinfeld. Donde aquellos cuatro neoyorkinos nos retrataban un mundo deprimentemente oscuro, egoista, mezquino y realista... "Parks" es lo opuesto: luminosidad, generosidad, esperanza, altruismo, optimismo.
Pawnee es una ciudad horrible, con todo lo peor que uno pueda imaginarse de la sociedad actual. Y en ella brilla Leslie Knope (Amy Poehler, protagonista absoluta de la serie), una mujer optimista que -con algunos de los prejuicios inherentes a toda buena habitante de esa ciudad- es un torbellino de generosidad y altruismo, alguien dispuesto a darlo todo por sus amigos y su cuidad, una política en el sentido más utópico de la palabra cuyo sueño es ser presidenta... y cuyos sueños eróticos están protagonizados por Joe Biden (y digo esto porque la serie es tan buena y llegó a ser tan popular que al final Biden, así como McCain, Michelle Obama y otros políticos ilustres de la escena norteamericana se pasaron por ella). Leslie forma parte del departamento de parques de la ciudad, un departamento liderado por un jefe anarquista (el Ron Swanson de Nick Offerman es uno de los personajes más espectaculares que jamás he visto) y en el que también encontramos a algunos inconpetentes más. 
La serie -spin-off the "The office"-, podría haberse quedado en un falso documental de política con un grupo de personajes esperpénticos de protagonistas, sin embargo poco a poco crece y, tras sus dos primeras temporadas más irregulares, evoluciona hacia algo distinto, algo extraño e inusual. "Parks" pasa a ser una serie con argumento. La mayoría de las comedias viven en la inmovilidad, en un escenario fijo en el que el tiempo no parece pasar, donde los personajes no evolucionan en años. No "Parks". En "Parks" los personajes crecen, se casan y tienen hijos, cambian de trabajo o progresan en el suyo. Y si, en algún momento se nota mucho que la serie no sabe que hacer con Tom, o que tiene que buscarse una excusa mala para que la angelical Ann Perkins siga en el casting principal, pero normalmente encuentra buenas soluciones para estos casos y el desarrollo de la pareja de Andy y April debería ser de obligado estudio en cualquier carrera de narrativa televisiva. En una serie de siete temporadas, donde el motor de la comedia es en parte una critica a la sociedad americana, una de las grandes virtudes de la serie es naturalmente la entrañable serie de secundarios que pueblan la ciudad, secundarios en los que también se producen avances, con estos secundarios, con su bloque de protagonistas también en perpetuo movimiento y con esa narrativa de falso documental que permite a los personajes volverse hacia cámara para reflexionar sobre sus propias acciones e intercambiar confidencias con el espectador, la sensación no es otra que la de que la serie esta viva.
Al final es imposible no encariñarse con sus personajes. Es imposible no querer a ese supervisor obsesionado con la salud, porque por muy excéntrico que parezca su personaje es al mismo tiempo terriblemente honrado. Es inevitable no cogerle cariño a ese entrañable contable y disfrutrar con sus frikadas o alegrarse cuando ver que un juego de conos se hace popular. Es imposible no empatizar con el pobre Jerry, Larry, Terry, Gary. Es imposible no querer a ese oso gruñón ultra liberal que tienen de jefe, pues es consecuentemente fiel hasta el extremo a sus principios. Es imposible odiar a ese tonto genérico que parece al principio Andy ni a su aparentemente emo pareja. Uno, al final, le coge cariño hasta a Jean Ralphio.

Tropocientas series americanas nos llegan todos los años y, resulta curioso que una de las mejores no hay sido aún comprada para su emisión. Uno sólo puede dar gracias a internet por permitirle descubrir esta joya bruta y, después, sumarse al consenso general y recomendarla encarecidamente. En estos tiempos donde las sitcoms hace mucho que dejaron de estar de moda, series como esta demuestran que aún hay espacio para las grandes comedias en la televisión.

martes, junio 21, 2016

Costuras deshilachadas por el tiempo

Frankenstein

Le tenía muchas ganas a este libro. Uno de los primeros clásicos del terror gótico y quizás la primera novela de ciencia-ficción como tal. Un clásico con todas las letras. Un clásico que me ha decepcionado bastante. 
Lo triste es que no me ha decepcionado por la historia o la narrativa de Shelley, que me parece brillante y muy acertada (sobre todo en la primera mitad, con recursos como las clásicas cartas de la época y una primera parte que da mucho pie a la introspección del personaje y a un terror más psicológico que físico). El problema que le veo a esta novela es que estuvo demasiada adelantada a su tiempo y las herramientas e ideas que muestra han sido tan explotadas y pulidas a posteriori que ahora se muestran raras y limitadas por las convenciones de la época.
La novela no llega a 300 páginas, y diría que la primera mitad, con la presentación del personaje de Viktor Frankestein, su juventud y su búsqueda de la inmortalidad está bastante bien. Como he comentado, aquí veo muy fresca la narrativa de Shelley y creo que esta parte ha envejecido muy bien. 
El problema llega después, cuando aparece la criatura. Las ideas de Shelley son muy buenas, con la naturaleza del mal, la responsabilidad de los padres con respecto a los hijos y toda esa simbología de los hombres jugando a ser Dios. El problema es que toda esta parte, narrativamente, me aburre. No se si llegará a un tercio de la novela -seguro que pasa de un cuarto-, pero  tenemos una historia de unos franceses exiliados que, francamente, me importa poco o nada. Es la clásica historia corta que muchos escritores te meten en sus libros, y hay veces que queda bien... pero al menos para mi gusto esta no es una de esas ocasiones. Esa parte es un gran lastre, y a esto se le suma una concepción del terror francamente simple, al menos para lo que hemos visto en los dos siglos posteriores. Entiendo que no era la intención principal de Shelley, pero todas las maldades del monstruo me parecen excesivamente simples o rocambolescas, así como la capacidad del protagonista para no prevenir algunas de sus acciones es ridícula.
Tengo que decir que no es una novela que recomiende especialmente. Tiene ideas muy potentes, y sobra decir que estamos hablando de uno de los libros más importantes e influyentes de los últimos dos siglos. Pero, particularmente, me parece que ha envejecido bastante mal y que va de más a menos. 

sábado, junio 18, 2016

Hemos visto el clásico capítulo de One Piece para presentar/ensalzar a un personaje y su habilidad, y en este caso estamos hablando ni más ni menos que de toda una Yonkou..... 

La gran Miyuki Sawashiro está rezando para que no adapten más Hunter x Hunter, porque no hay salario que pague la saliva que gastaría con el último capítulo.

Los autores de Shokugeki han cuadrado el círculo y, tras más de tres años, han conseguido hacer pasar a Erina de villana a heroína de la serie con un temple ejemplar.

En UQ Holder hemos visto algo parecido a argumento y todo.

Al parecer Kubo Tite se ha superado con el último bankai de Bleach al repetir varias veces la misma página.

En Gintama estamos viendo el arco más espectacular y largo -quizás demasiado largo- de la historia de la serie.

Nisekoi no se decide a acabarse de una vez.

En el manga de los titanes tengo que tragarme mis palabras sobre la cobardía de su autor a tenor de los últimos acontecimientos.

Pero todo eso, incluyendo aquí un E3 en el que hemos visto la presentación de un Zelda que casi compensa el ostracismo al que Nintendo está sometiendo a sus fans, palidece por supuesto ante la guerra abierta que vemos en...

Chihayafuru 166

Tenemos unos simpáticos momentos para Kana-chan con sus kimonos, sabemos que Tsukuba es ya un clase B y, en general vemos una buena interacción entre los miembros del club. Incluso hemos tenido unas buenas escenas para Arata y Chihaya... pero naturalmente todo palidece ante la declaración de Guerra de una Reina desquiciada.


Nuevamente, vemos como Yuki Suetsugu no se guarda absolutamente nada. La serie avanza, avanza mucho más rápido de lo que los fans podríamos esperar, y avanza con grandísimos momentos que, en ningún caso parecen forzados o fanserviceros. Y aquí teníamos a una Shinobu buscando su lugar en el mundo, frustrada por ser únicamente buena en algo que no le importaba a nadie, y cuando intenta centrarse en ello y profesionalizarlo... de repente se encuentra con una sorpresa, Chihaya, a quién consideraba algo así como un proyecto de la amiga que habría podido tener en una vida normal, ha derrotado al que consideraba uno de sus grandes rivales y al único que de verdad respetaba. Que alguien haya podido llegar hasta la solitaria cima en la que ella cree vivir es algo tan maravilloso para ella que ni siquiera es capaz de darse cuenta inicialmente y a lo que sólo puede responder con agresividad.

Lo curioso aquí es que nuevamente vemos como la autora se mete en un enfrentamiento que normalmente cualquier otro autor evitaría. Aparentemente no habría nada que ganar con un Shinobu vs Chihaya, es un enfrentamiento que ya se ha repetido muchas veces, y es un enfrentamiento que además es el final natural del manga... un final al que además ya se nos ha emplazado. Chihaya no debería de poder ganar, porque eso restaría emoción al manga, pero una victoria de Shinobu tampoco suma demasiado a la historia.

Pero esto es lo grande Chihayafuru, cuando acabaron las grandes finales Arata y Taichi se declararon obligando a mover la trama romántica, y cuando esta se desarrolló luego asistimos a una gran saga de secundarios que concluyó con algo tan poco esperado como una derrota de Arata a manos de Chihaya, y ahora tenemos ni más ni menos que a la Reina dinamitando un torneo en el que la Arata y Chihaya buscan la paz interior tras la tempestad de los últimos meses. 

Lo lógico, lo previsible, sería alguna saga menor. Algún torneo de alguna sociedad con algún otro rival. Creo que el enfrentamiento de Chihaya o Taichi con Harada es inevitable, y siempre podríamos tener a Sakurazawa sensei o algún otro gran jugador dando guerra. Pero no. Suetsugu va a lo grande. Y lo bueno es que uno ya confía lo suficiente en la autora para saber que este enfrentamiento será algo que sume a la trama y no un mero reclamo para unos lectores que, por otra parte, ya tiene más que asentados. Chihaya creció con la trama romántica, como Arata creció con toda su trama de equipos y el enfrentamiento con Chihaya con Taichi de espectador. Y ahora, llega el momento de que la reina crezca.

miércoles, junio 15, 2016

Bund japanisch mädel

Taishou Yakyuu Musume

Este es un anime de hace algunos años que, no sé muy bien porqué, aún recordaba haber no visto. Un amigo me lo recomendó como una serie ligera para ver, y decidí darle una oportunidad ya que el punto de partida seguía siendo muy sugerente. Es una serie sencilla que se ve sin demasiados problemas. Es una serie del 2009 y tiene el aspecto de una serie "normal" de esa época, con un ordenador que aún no se había impuesto en las producciones normales, una resolución baja y unos fondos de acuarela sobre unos personajes bastante coloridos definidos con grandes contornos. A nivel de diseño de escenario o personajes no sorprende a nadie, es una serie de manual, y en el resto de campos técnicos se encuentra en el mismo punto, con una música que recuerdo como correcta pero que ya se me ha olvidado y una animación que cumple con su cometido. Visualmente en una serie normalita que no sorprenderá a nadie, pero es correcta, y ha envejecido relativamente bien.


El problema de esta serie es el argumento. Viendo los diseños, viendo los primeros minutos, uno ya sabe por donde van a ir los tiros, y nos encontramos ante un slice-of-live sencillo propiciado por un deporte, con algunas trazas de comedia romántica de enredo. No hay echii, sólo un poco de yuri y moe en su vertiente más sencilla e inocente. Es la historia de una decena de chicas (aunque hay una jerarquía de protagonismo bastante clara) que quieren enfrentarse a las cadenas de su tiempo conformando un equipo femenino de beisbol en el Japón de mediados de los 20. No esperaba que la serie fuera un drama, pero sencillamente el tema tiene un potencial tan grande que no puedo evitar estar algo decepcionado. Como digo, no esperaba un gran drama, pero si que esperaba un poco de drama. 

Naturalmente las chicas encuentran algo de oposición, pero esta es muy tenue, e incluso socialmente parecen estar apoyadas. Esto no es así. Me suena que la historia se basa en un caso real, pero desde luego no tuvo que ser el camino alegre que vemos en este anime. Si al machismo y al tradicionalismo salvajes nipón le sumamos el fervor patriótico y las necesidades de una nación en continuas guerras expansionistas, si le añadimos incluso la sombra del terremoto del 23, tenemos un país que seguramente arrojara a los "distritos rojos" a cualquier niña que se saliera del equivalente con Nadesikos Yamatos de la Liga de las Muchachas Alemanas. No esperaba un gran drama histórico con esta serie, pero esperaba que las chicas al menos fueran conscientes de lo que estaban haciendo. Por desgracia en esta serie, salvo en algún momento puntual, todos los personajes parecen tener una mentalidad demasiado moderna. Además, sencillamente no me creo que un equipo de chicas que apenas llevan un año jugando consigan hacer frente a un equipo masculino curtido, y podría ser que los chicos no fueran a por todas pero que las chicas lancen bolas mágicas me parece demasiado increíble... no porque sean chicas si no porque en aquella época supongo que los materiales de las bolas serían bastante toscos y habría que ser todo un Babe Ruth para hacer filigranas. 

lunes, junio 13, 2016

El rey de las buddy movies

Dos buenos tipos

Esta no es la mejor película de Shane Black, quizás sea incluso su peor película. Pero si uno ha visto todas las películas que este hombre ha dirigido ("¿las dos?" como diría Matt Dillon en "In & Out") sabrá que lo dificil es que este hombre mantuviera su nivel, y sabrá también que cualquier película con un guión suyo es una ametralladora de gags, frases épicas y situaciones surreales. Shane Black es posiblemente el mejor guionista de buddy movies existente, y en esta película uno reconoce a la perfección al hombre detrás de "Arma letal", "El último boy-scout" o las antes referenciadas "Kiss kiss bang bang" (ver reseña) y "Iron man 3" (ver reseña).

La trama es sencilla, tenemos a un matón y a un detective en la Los Angeles del 77, una chica ha desaparecido y ambos acaban teniendo que formar equipo para encontrarla. Por medio del caso el matón encontrará por fin un lugar en el mundo, y el detective se recuperara de sus profundas heridas psicológicas... todo ello con la ayuda de la hija del detective, tercer miembro del grupo, apoyo emocional y brújula moral de la parece y auténtica estrella robaescenas de la película.
La película es, ante todo una comedia de cine negro. Tenemos un caso, un caso enrevesado que el guión maneja a la perfección y que no trata al espectador de estúpido a pesar de las felices coincidencias que a veces se producen, que no son si no uno de los motores de la gran comedia que esta película es. El guión es sólido como una roca y quizás sólo se le podría achacar que no profundiza mucho en el pasado de los personajes, pero este es un detalle menor y todo funciona a la perfección en un libreto que no deja cabos sueltos a pesar de que conforme el caso avanza todo se vuelve más surreal y absurdo ya que el McGuffin de la trama no deja de ser algo tan surreal como la búsqueda de una película porno.
Con respecto a los actores, Ryan Gosling me parece que tiene un papel un pelín demasiado histriónico, pero es un actorazo y salva la papeleta, Russell Crowe sencillamente tiene una presencia imponente, y Angourie Rice sencillamente tiene un personaje digno de la Hit-Girl de Kick-Ass. El resto de los actores tienen pequeños papeles, pero con alguna que otra línea tan grande que es imposible que no sean una golosina para ellos... incluyendo aquí a una temible Kim Basinger.
La música y la fotografía de la película son muy buenos, con mucha música setentera y muchas luces de neón que, junto a un buen trabajo de decorados y vestuario, nos retrotraen a aquella década. La película tiene un buen montaje que sabe mantener planos sostenidos en las escenas de comedia y que no convierte en confusos batiburrillos las escenas de acción. No se si será tema de montaje o de guión, pero la película tiene un pequeño bajón en su mitad, donde pierde algo de ritmo y velocidad, ese sería el único gran defecto que le encontraría a una historia que funciona bastante bien... y que podría deberse también al tema de haber visto el trailer... es una comedia, y aunque no revela todos, si que te chafa algunos de los gags y te pone sobreaviso en otros.
Una comedia recomendaría encarecidamente ver, igual que recomendaría hacerlo sin haber visto antes el trailer.