sábado, mayo 02, 2015

Cuando los gigantes no son molinos

The newsroom

Polémica desde su primer minuto por atacar precisamente el medio en el que vive, Newsroom es una serie que sólo pudo vivir durante 3 cortas temporadas que suman en total 26 capítulos. 26 maravillosos capítulos absolutamente recomendables. La redacción de noticias de ACN es un más que digno relevo a la administración Bartlet, no es una serie realista, eso es necesario decirlo, es una serie idealista que intenta decirnos aquello a lo que deberíamos aspirar.
"The newsroom" tiene como protagonistas a la plantilla de "Noticias Noche con Will Mcavoy", un programa ficticio de noticias de la televisión por cable. Es un programa como tantos otros, políticamente correcto a la par que sensacionalista, regido por los audímetros y los intereses comerciales. Sin embargo, un día, su presentador, explota en una charla con estudiantes en esta secuencia con la que se abre la serie:
Con la llegada de una nueva productora, que además es la ex-novia del presentador (para tener la clásica tensión sexual, que no obstante hay que decir que funciona muy bien), el presidente de la cadena de noticias pretende volver a hacer un programa del que sentirse orgulloso, un programa que informe lo mejor posible a la gente para cuando tengan que votar, un programa imparcial y un programa que no considere estúpidos a sus espectadores. Eso significa ignorar todos los cotilleos o rumores, hablar siempre con datos y con opiniones contrastadas, no suponer nada y no ocultar nada que se sepa. Y así, tras una declaración de principios, el programa comienza a cambiar y comienza a hacer preguntas incómodas a sus invitados y a repetírselas cuando las evaden, comienzan a tirar de hemerotecas para encontrar contradicciones, y comienzan a hablar sin pelos en la lengua de los lobbys y esos grandes nombres que controlan el mundo desde la seguridad del anonimato. Naturalmente esto granjeará no pocos enemigos a los periodistas, que se enemistarán con partidos políticos, empresas y hasta con sus propios jefes, y a los que sólo el respaldo de la audiencia mantendrá en el aire.
La serie es idealista, y juega un poco con la trampa de narrar noticias reales, pero hacerlo un año más tarde de cuando se produjeron, sabiendo así los guionistas cuales eran las grandes noticias y pudiendo inventar tramas en torno a temas como un vertido de petróleo, el ataque terrorista de la maratón de Boston, la reelección de Obama o el asesinato de Bin Laden. Asi vemos como los periodistas descubren estas noticias y como discuten el tratamiento que darles, y a estas se unen algunas otras ficticias como una suerte de Watergate. Todo ello mientras ocasionalmente la serie divaga sobre los grandes temas universales o, sencillamente, da un gran discurso moralista.
La serie puede calificarse como idealista y moralista, pero en ningún momento pretende ser un documental; pero creo que intenta ser bastante ecuánime, e incluso hace a su protagonista Republicano, cuando estos normalmente son "los malos" en este tipo de historias.
Conforme vemos las noticias, descubrimos también la vida de los principales miembros de la redacción. Vemos como algunos crecen como periodistas adquiriendo el idealismo de sus superiores, así como vemos también algunas parejas (algo que por desgracia parece inevitable en este tipo de series). La química entre los personajes es brutal, y todos ellos son tremendamente carismáticos... salvo Maggie, que es ese típico personaje insoportable e inútil con el que además todos se flipan sin que el espectador entienda muy bien porqué. Este personaje es, sin duda, lo peor de la serie, hasta el punto que hay otros personajes u otras tramas que empeoran considerablemente por estar ella metida de por medio (su más que obvio romance con Jim es una cantinela absurda de la serie durante todas sus temporadas que es obvio como va a acabar y que sólo consigue destrozar el buen personaje que de inicio parecía ser Jim). 
Aunque se permite algún que otro capricho, la dirección de la serie es bastante clásica y tiene el enfoque serio que la trama misma parece reclamar. Los episodios, no obstante, son densos, con tramas duras y con mucha sustancia, sobre la que la serie también aporta varios puntos de vista. Son episodios intelectualmente gratificantes, pero es justo decir que son también algo agotadores, pues los diálogos se suceden a gran velocidad y además la serie exige cierto nivel cultural para comprender algunos acontecimientos o simplemente para coger todas las referencias a películas, libros, discos o hechos históricos que tiene. El humor, ya sea en forma de estas referencias o de los encuentros entre los personajes, esta muy presente en la serie, relejando el tono y facilitando que sus sesudos temas entren al espectador más fácilmente.
Peca de idealismo y algunas de sus situaciones son algo forzadas, y la serie se nota que fue cancelada y tiene un cierre francamente mejorable, pero es una gran serie. Una serie que toca temas que normalmente no se tratan y que hace pensar al espectador. Una serie que no es recomendable, si no saludable ver.

miércoles, abril 29, 2015

Todavía NO el mejor anime del 2015

Durarara!! x2 shou

Algo falla en Durarara!! x2 shou. La serie original es uno de los animes más recordados de los últimos años (ver reseña), asi pues esta secuela dividida en tres series de 12 episodios (la segunda en verano, la tercera en invierno del año que viene) era de lejos mi anime más esperado. Sin embargo, no termina de funcionar. Todo lo que hace a Durarara grande está en esta temporada. Quizás falte algún personaje, pero eso es habitual en los arcos de esta franquicia, y para compensarlo aparecen más, tan carismáticos y exagerados como muchos de los ya existentes. Sin embargo, añadiendo más rusos locos y dándoles papel a las grandísimas hermanas de Izaya... la serie no termina de alcanzar el nivel de su predecesora.
Sí, hay grandes momentos, y el ritmo de la serie es en ocasiones tan alocado como cabía esperar con varios saltos hacia atrás en el tiempo y una narración de un mismo acontecimiento narrada desde la óptica de diversos personajes, y los personajes parecen estar hechos para molar y soltar frases indistintamente absurdamente épicas o sencillamente absurdamente absurdas. La serie sigue siendo muy disfrutable, pero no logra superar ese pequeño escalón que la separa de ser una maravilla. Si analizó los acontecimientos y los personajes no encuentro nada malo, quizás se fuerce un poco la evolución de Mikado... pero siempre ha habido algo en él, y quizás toda la trama del rapto de la niña podría ser mejor explicada... pero creo que aquí se nota que la serie es la primera de tres temporadas, y aunque funciona bien individualmente hay algunos puntos que se han dejado en aire y que creo que no encajaran definitivamente hasta que tengamos todas las novelas originales adaptadas. 
Pero si argumental y narrativamente no encuentro grandes defectos a esta temporada, si hay un punto en el que claramente es inferior a la serie original. Se ha mantenido el diseño de personajes, sobra decir que las novelas de Ryogho Narita siguen siendo el punto de partida, se conserva ese rasgo tan identificativo ya de las adaptaciones de este autor que es el resumen de capítulos anteriores en el opening... la serie visualmente es una digna segunda parte... salvo por el hecho de que la animación es una mierda. No es que la animación sea pobre, es que es peor que eso. Hay capítulos francamente mal animados. No "modernos" o con deformaciones simbólicas para reflejar mejor el movimiento. No. Mal animados. Con movimientos torpes. Con personajes estáticos horriblemente dibujados de fondo. Con fondos poco trabajados. No soy un purista de la animación. Pero Durarara, por su estética y por su acción merecía algo mejor, porque sencillamente no es una serie que permita camuflar estos defectos si no que los resalta con una crueldad terrible.
¿Recomendable? Durarara, incluso siendo una Durarara fallida, sigue siendo Durarara. Con esta frase tan absurda quiero decir que si, es recomendable. Pero el punto de partida es tan bueno que no puedo evitar sentir que la serie ha sido decepcionante. 

domingo, abril 26, 2015

Ya no es "pronto"

One Piece 784 - Cuarta marcha

En un momento de Marineford Luffy se plantó ante los tres almirantes en un plano que era puro fanservice. En ese momento uno de ellos le dijo que había llegado allí "demasiado pronto". Luffy no tenía nivel para enfrentarse a un Almirante, muy pocos lo tienen, y él no era ya una rana en el fondo de un pozo y lo sabía también, pero el juramento por el que se rige su vida es del de no arrepentirse de nada.
Luffy fue derrotado por Aokiji en la Isla larga y tuvo que evolucionar e inventar las marchas 2 y 3. Después sufrió un centenar de capítulos de derrotas que comenzaron con la perdida de la banda y finalizaron con la de su hermano. El viaje debía continuar y, naturalmente, sólo podía hacerlo hacia adelante. Más y más amenazas aparecerían ante él y los suyos, y había de hacerse más fuerte para no tener que arrepentirse de nada. Habíamos tenido dos sagas de transición, de presentación del Nuevo Mundo, pero con Dressrosa sabíamos que había llegado el momento de ver el verdadero potencial de la banda tras el salto temporal. La isla submarina y Punk Hazard podrían haber sido superadas antes del salto temporal. Creo firmemente que el Luffy de antes del salto temporal podría haber acabado con Vergo con algo de esfuerzo, y desde luego Hody Jones y los suyos no habrían supuesto tampoco entonces una gran amenaza. Pero Doflamingo es otra cosa. Doflamingo, como Hancock y Ojos de Halcón tiene el nivel de un Almirante de la Marina o un lugarteniente de Emperador (posiblemente el espachín algo más). Luffy, después del salto temporal tenía que tener ese nivel. Es el siguiente nivel de One Piece, el nivel de los más grandes. El nivel en el que las batallas destrozan islas. Vimos a Shanks y Barbablanca dividir el cielo. Sabemos que Aokiji y Akainu cambiaron el clima de Punk Hazard. Law y Zoro cortan montañas cual Ojos de Halcón. Luffy había estado a punto de destruir Noah, y ahora vemos que todo su potencial desatado es capaz de destrozar Dressrosa tanto como el de Doflamingo.
La duda era ver como se las ingeniaba Oda para evolucionar los poderes de Luffy... y la respuesta estaba en la voz de su protagonista. 
Me gusta la marcha cuarta, siempre me ha parecido que Oda utilizaba poco las habilidades de compresión de la goma y ya en Mock Town me pareció que mucho de lo que hacía Bellamy debería ser posible para Luffy. Y el haki sigue estando ahí, pero todos le tenemos cariño a la Gomu-Gomu y no queremos que todo se limite a un intercambio de puñetazos dibujado por Tetsuo Hara (ese dibujo ya ha sido reseñado), así que mola ver los nuevos cañones de Luffy o el que su cuerpo vuelva a ser invulnerable (aunque lo de la serpiente aún no se muy bien de donde sale)... y todo ello mientras vemos un absurdo como que Luffy vaya rebotando y no pueda controlarse con un diseño deudor del Luffy de Pesadilla de Thriller Bark (un diseño que, dicho sea de paso, no creo que sea definitivo, la cuarta marcha no es "bonita" en su forma actual así que supongo que conforme avance la serie la veremos más integrada con la segunda, que estéticamente es la más molona de ver y la más fácil de encuadrar en el dibujo). No obstante, su diseño bizarro es 100% One Piece y 100% Luffy, mostrando todo el potencial bélico y absurdo de Luffy. Un Luffy ante el que Doflamingo está repitiendo el ciclo de errores de Cocodrile o de tantos otros villanos de la serie:
1) Diversión. Creía tener a Luffy controlado y se divertía con sus locuras. En favor de Doffy decir que ha sido de los que desde un principio se ha tomado en serio la amenaza y ha tomado precauciones.
2) Sorpresa. Incapacidad de comprender lo que esta pasando y la fuerza a la que se está enfrentando. En el caso de Doffy potenciada por las precauciones tomadas y el ser un "broker" de la información.
3) Rabia. Inmediatamente posterior al estado anterior. En el caso de Doffy potenciada no sólo por su soberbia, si no también por su orgullo de Tenryuubito y plasmada en ese plano en el que Luffy lo echa de la cima de un puñetazo y le obliga a mirarlo desde abajo.
4) Aceptación. Aún por llegar, el momento en el que Doffy se vea obligado a aceptar que quizás Kaidoh no tuviera que ser su mayor preocupación. El momento en el además espero ver un miniflashback con algo de información sobre las D.
5) Inconsciencia. Y espero que sea en un gran salón cerrado, con Luffy rebotando contra las paredes en el Gomu-Gomu no Hyena Canyon.



And now....



ANEXO 1 - LOLkugeki no Souma - capítulo especial.
Entiendo que Sakura no esté porque "acaba de regresar" (y además quizás Hinata fuera mejor acogida), pero me parece muy significativo que ni Rukia ni Orihime hayan sido invitadas a este evento. Creo que dice mucho de la popularidad de Bleach ahora mismo.

ANEXO 2 - Pasión de Sharinganes 1
Un más que curioso y digno regreso de Naruto. Pero temo que será como con Law en One Piece hace unos capítulos. Estaría bien que Kishimoto se atreviera, pero al final todo se quedará en una trampa. Es una pena, veo al autor con muchas ganas de contar tramas más maduras, pero la Jump no es la revista para ello.

ANEXO 3 - UQ Holder 77
No termino de verle el ritmo a esta saga. Pasan cosas. Se presentan personajes y esas cosas. Y la vampiresa mola a pesar de que presupongo que tendrá una forma "tía buena" cual personaje de Bleach. Pero no me parece coherente. Akamatsu esta siendo muy tramposo en las cosas que calla, y me parece que hay demasiadas coincidencias.

ANEXO 4 - Chihayafuru 145
Capítulo de transición para desarrollar a Tamaru-san, el personaje importante de los nuevos y aquel que necesita todavía integrarse en el grupo. La comedia habitual de la serie está coronada por un par de grandes escenas de Chihaya y Kana-chan. Eso si, en el momento de explicar las reglas me he sentido como si volviera a leer Medaka Box.

ANEXO 5 - Saber y Ganar 4238
Las preguntas calientes estuvieron bien, pero en general fue un programa bastante flojillo.

ANEXO 6 - Juego de tronos
HBO... ¿qué estas haciendo con Sansa?

ANEXO 7 - Love Live
Je, está simpática la historia del evento de Hanayo

ANEXO 8 - Berserk
Ja ja ja ja (iluso de mi)

ANEXO 9 - Nisekoi
Cada capítulo que esta serie no está más cerca de su final, es un capítulo perdido.

ANEXO 10 - Hajime no Ippo
Morikawa, amigo, no puedes tratar los combates de dos top 5 mundiales como si fueran masillas. No puedes hacer que Ippo sude sangre con desconocidos y que luego Sendo y Mashiba se den primero una paliza entre ellos, no se tomen sus combates en serio y aún así ganen. No es serio.

ANEXO 11 - Trailer de Mundo Jurásico
Lo único que diferencia esta película de su equivalente de mercadillo de Asylum es el presupuesto.

ANEXO 12 - Fate Stay Night - Unlimited Blade Works
Pensaba que si no usaron el "plano" de Illya para cerrar dramáticamente el tercero sería porque aún pensaban magnificarlo en el cuarto, pero el uso de esta escena tan potente ha sido terriblemente cutre.

ANEXO 13 - Encuesta
No creo que Cooper consiga ningún voto, y no apostaría por muchos más para Nelson, y creo que Allen puede desvirtuarla, pero creo que tenían que estar ahí. Por cierto, aún no he decidido si la próxima encuesta irá sobre Vengadores o enemigos de Star Trek.

ANEXO 14 - Mundodisco
¿Donde está mi jodida serie de la Guardia?

ANEXO 15 - El Joker
¿Qué me parece la versión de Jared Leto? Me interesaba más ver a Margot Robbie como Harley Quinn, pero bueno, diré que no me desagrada y que me gusta la idea de su psicopata histriónico.

ANEXO 16 - Hestia
No terminé de ver el primer episodio de la serie por lo mala que me parecía y no sé a cuento de que ha salido ese meme con el lazo azul... aunque tengo que admitir que me hizo gracia Hinagiku en Hayate.

ANEXO 17 - Aerosmith
Me parece que este mes se va a quedar sin la reseña de cine clásico, pero jugaré la carta de Bond diciendo que Moonraker está dentro de esa categoría. Eso si, la reseña del "Get a grip" de Aerosmith definitivamente se va a Mayo con un buen puñado de reseñas de anime que tengo escritas desde mis últimas vacaciones y que aún no he publicado.

jueves, abril 23, 2015

Emiya Shirou y la quinta cruzada

Fate Stay Night

Creo que es indudable que, desde que apareció hace más de una década, el universo de Fate es uno de los más populares por el fandom. Type-moon ya consiguió gran notoriedad con Tsukihime, pero con la visual novel de la búsqueda del Grial obtuvieron un bombazo que prácticamente les ha permitido vivir ello. Soy fan de este universo desde el infravalorado anime de Tsukihime (ver reseña), tanto que este anime me animó a jugar-leer mi primera VN (ver reseña). Fate había tenido una adaptación a mediados de la década pasada, pero los fans reniegan de ella por mezclar las tres rutas del juego, y yo sin conocer el juego no podía calificarla de otra forma que no fuera normalita. Le tenía ganas a la historia original y, con la excusa del nuevo anime, me he animado a jugarlo.

La historia de Fate Stay Night es conocida. En una ciudad random de Japón siete magos invocan a siete espíritus heroicos para que luchen entre ellos. El último superviviente conseguirá el Santo Grial, que concede cualquier deseo. El jugador, claro está, es uno de estos jugadores.

El argumento en verdad no me ha importado demasiado en las series de Type-moon (¿Quién no adora Carnival Phantasm precisamente por ello? (ver reseña)). Los personajes de la franquicia son terriblemente carismáticos, las historias los desarrollan con muy buenos momentos y una más que digna profundidad, y todo ello lo adereza con una comedieta tópica pero simpática y efectiva. Fate va sobre la búsqueda de los deseos, la superación, el heroísmo, la venganza, el bien y el mal y otros temas más o menos universales. Estos temas y como maestros y sirvientes los enfocan en esta batalla a vida a muerte es lo importante, el trasfondo es una sucesión de paranoias japonesas que al final sobre magia y almas que no tienen mucho sentido y se hacen bastante pesadas. Los personajes de la franquicia son geniales, pero la mitología de la serie, como la de Tsukihime, o la de Kara, es bastante enrevesada. Cuando la serie intenta explicarlo todo el proceso mágico me parece sencillamente aburrida, y pesada, pues son partes que además el juego repite bastante y sobre las que filosofea bastante. No leo esta visual novel por su parte mágica, como tampoco la leo por la parte porno, que entiendo que tuvieran que meterla al principio para vender y todo eso... pero estas secuencias son tan largas y están tan pésimamente escritas que dan bastante vergüenza ajena y cortan bastante el ritmo de la historia (aquí, entre la versión original y la adaptación para todos los públicos del juego para PS2, recomendaría esta última, que carece de estas escenas y además tiene voces).
La cara de Archer aquí ilustra la del lector al leer ciertas secuencias
El juego tiene principalmente tres rutas, pero tengo que decir me parece que están demasiado diferenciadas y que son muy lineales, no puedes saltar de una a otra y dentro de ellas tampoco hay ramificaciones. Las historias están muy definidas y el juego apenas te permite salirte del guión preestablecido, cualquier decisión errónea conduce casi inmediatamente a un dead-end. La dificultad del juego es casi inexistente, pues además al morir un simpático tutorial te indicará la causa de la muerte con poca sutileza. Es un juego sin apenas componente de juego, estando enfocado muy claramente hay la novela visual en su faceta más pura y dura: leer y leer.

Las tres historias, eso si, son muy diferentes entre ellas y largas, ocupando cada una de ellas más de una veintena de horas de duración (como es previsible, existe la opción de "saltar" para los pasajes ya leídos). Las tres rutas son las siguientes:

Ruta Fate (heroína Saber). La ruta principal y más estándar. Es la más tradicional de todas. Épica, con grandes momentos, a la par que instructiva, pues es la que también tiene la misión de explicarte los aspectos fundamentales del juego y su mitología.

Ruta Unlimited Blade Works (heroína Rin). La ruta del protagonista. Si bien la ruta de Saber presenta una batalla clara del bien contra el mal, aquí se incide mucho más sobre la responsabilidad o el peso de las decisiones. Sería la ruta que reflexionaría sobre el bien y sus motivaciones, la que más preguntas pretende que el lector se haga. Es la más guionizada y lineal de todas las rutas. Como curiosidad señalar también que, con una historia tan trabajada e intimista, es también la que más sufre para meter la escena de cama de rigor, que es un épico pegote al final.

Ruta Heavens Feel (heroína Sakura). La ruta oscura. En este caso la reflexión sería sobre el mal y sus motivaciones, con la venganza y el perdón como temas principales. Es la historia más retorcida y siniestra de todas, la menos heroica y las sucia, pues la heroína es al mismo tiempo la villana. Mientras las dos rutas anteriores compartían algunos actores y puntos, esta los cambia casi por completo, ofreciendo un reverso de lo que conocíamos hasta ahora. Es una ruta extraña, con más paranoias aún, y con algunos pasajes francamente incómodos de leer. Con contrapunto a la ruta de Rin, esta es la ruta con más escenas de cama, aunque me parece justo decir que en este caso si están justificados por la historia. 

Técnicamente el juego sorprende. Apenas tiene unos pocos fondos y diseños de personajes, pero en base a un puñado de efectos sencillos de zooms y movimientos consigue transmitir una más que sorprendente sensación de movimiento. Los combates, extraño que parezca, resultan terriblemente espectaculares y vibrantes. Aquí también tiene un papel importante la banda sonora, repetitiva, pues hablamos de un juego muy largo, pero que proporciona un acompañamiento magníficamente integrado a la historia.


Y ahora... con la excusa de la encuesta: ¡¡personajes!!

Maestros:



1 - Rin (10 votos). Le costó. Fue una remontada agónica, pero al final mi fémina favorita del juego se hizo con la corona. Una ojou-sama tsundere con coletas y medias... ¡la perfección! Coñas de diseño aparte, es buena pero es relativamente dura y al mismo tiempo vulnerable... y sobre todo es bastante cabrona y suele putear al protagonista, propiciando muchos momentos graciosos cuando está en escena. Sobra decir que es la protagonista de UBW, pero es el único personaje -al margen del protagonista- coprotagonista de las tres rutas.

2 - Shirou (9 votos). Acabó mucho mejor de lo que esperaba, de hecho para mi sorpresa fue el virtual ganador de la encuesta durante casi todo el tiempo. No es un mal protagonista, pero su optimismo y vocación heroica son en ocasiones algo cargantes. El Shiki de Tsukihime me parece un personaje más trabajado.

3 - Emiya Kiritsugu (7 votos). De Fate Zero, al final se le iba demasiado la pinza, pero era un maestro como habían de ser los maestros... lo cual esta bien porque, dicho sea de paso, en la quinta guerra parece que todos los maestros lo son por casualidad y apenas hay uno o dos preparados. Particularmente no es un personaje que me maraville, pero es muy popular entre los seguidores de la franquicia.

4 - Fuji-nee (5 votos). A pesar de ser una opción de coña, no creo que a nadie le extrañe que acabe tan arriba en una encuesta. Seamos sinceros, el juego se exprime por los Tiger-dojo, que son una parida detrás de otra. Obviamente es un personaje de comedia que suele desaparecer tras la primera semana de la aventura, pero durante ese tiempo nos da momentos muy, muy divertidos.

5 - Ilya(4 votos). Aquí había algo de trampa al estar el personaje desplegado en dos en la encuesta. La Ilya seria apenas aparece un poco en Heavens, y no es un mal personaje, pero se siente extraña. En general me gusta más la Ilya infantil que no sabe distinguir entre el bien y el mal, es más divertida, a la par que terrorifica por momentos. He de decir que, particularmente, una de las cosas que menos me gusta del juego es cuando comienza con sus jaleos del Grial y el Gran Grial, y pocos personajes como ella lo sufren.

6 - Sakura (2 votos). No deja de ser una de las tres heroínas principales, así que su resultado en la encuesta me parece algo decepcionante. Hostiable a más no poder en Fate y UBW, uno espera su Heavens porque se adivina que la tía tiene que estar muy rota por dentro, y lo está, y es una ruta incómoda de leer, oscura y retorcida. Y esta bien, y es quizás la heroína con la que uno más empatia llega a desarrollar.

6 - Souichirou Kizuki (2 votos). Me ha extrañado bastante que haya acabado por delante de otros personajes. Unicamente presente en UBW, creo que o no tenían ganas de crear un personaje, o les quedó demasiado vacío (aunque esa fuera la intención del personaje). Bastante simple y decepcionante.

Sin votos han quedado los siguientes personajes:

Kirei. No me gustaba demasiado en Zero, donde tenía más protagonismo, y aquí nos queda como un extraño malo vacío que creo que actúa demasiado a conveniencia del guión... guión que se sabe y que no dudará en soltarnos en interminables parrafadas. Es, no obstante, el resultado que más me ha extrañado de la encuesta.

Shinji. No creo que se pueda decir mucho de él, diseñado para ser odiado. Jode cuando sobrevive en alguna ruta. 

Zouken. No es un mal villano, y me habría gustado verle en alguna ruta además de en Heavens. Es listo y está podrido hasta la médula y hará lo que sea por sus objetivos. Me gusta, aunque quizás es demasiado autocomplaciente. 

Bazett. Bueno... no sale en el juego, pero teniendo en cuenta que invoca al cachondo de Lancer y que en la serie de Ilya reparte hostias como panes... me quedo con ganas de jugar al Ataraxia.


Y ahora los resultados de los...

Sirvientes:

1 - Archer (7 votos). Molón siempre no sorprende que haya ganado la encuesta... amen de su importancia en la historia y del gran giro argumental que provoca. Es un personaje que normalmente actúa como indicador del avance de la historia, al principio te ayuda, y luego al final ya te deja sólo Naturalmente la excepción es UBW, donde es casi el protagonista, con una interesante confrontación de sus ideales y su hastío contra el optimismo del protagonista.

2 - Saber (5 votos). No comenzó muy bien, pero al final la heroína principal obtiene un más que notable segundo puesto. Es un personaje que peca... de ser una mujer, porque su identidad real esta muy forzada, y a partir de ahí sacan una historia de heroína sacrificada demasiado plana. Eso si, su personalidad es muy divertida, con tanto honor y esos puntazos de glotonería que tan mal disimula. Resulta curioso como la serie consigue dejarla de lado notablemente en UBW y -sobre todo- en Heavens, a pesar de ser la sirviente del protagonista.

2 - Gilgamesh (5 votos). Para mi es un defecto del juego. Es un personaje muy divertido de ver por esa pizca de confianza que tiene, pero es demasiado poderoso, tanto que al final todos los enfrentamientos en los que le derrotas se sienten demasiado forzados. Es curioso como desaparece casi por completo en Heavens, cuando en el resto de arcos actúa de jefe final.

2 - Lancer (5 votos). El pupas, aunque apenas tuvo votos al principio al final ha conseguido empatar con los dos reyes dorados. El problema de Lancer es que aparece al principio, cuando la serie no puede revelar los nombres de grandes sirvientes y tienen que darle un héroe relativamente de corte bajo, y luego cuando reaparece al final de la historia esta está ya demasiado avanzada y hay monstruos contra los que no puede hacer nada. Una pena, porque tiene un carisma brutal.

3 - Rider (4 votos). Personaje curioso. Basicamente es una mierda en Fate y en UBW, pero luego nos enteramos que no estaba con su maestro "genuino" y cuando en Heavens le meten un chute de maná pasa a ser una bestia parda capaz de igualar a Saber. Su diseño mola, para que negarlo, y además cae bastante simpática, con una personalidad triste pero leal.

3 - Rider de Fate / Zero (4 votos) empata curiosamente con la otra Rider, siendo además posiblemente los personajes más varoniles y femeninos de la encuesta. Mola, mola demasiado. Es uno de esos personajes demasiado descompensados. Tiene el carisma de un Lancer, el poder de un Archer y la nobleza de un Saber. Demasiado.

4 - Caster (3 votos). Como Rider, es una mierda en dos arcos (Fate y Heavens), pero es temible en UBW, donde casi se alza como la enemiga principal. Hábil en recursos, es una pena que el juego no permita una ruta más cercana a ella, pues es una villana bastante triste y se llega a empatizar bastante con ella..

4 - Angra Mainyu (3 votos). Mentiría si no dijera que me sorprendieron estos votos. Supongo que en Ataraxia estará bien, pero Fate... bueno.... ahí está, no se puede decir que no esté, una japonesada del copón.

5 - Berseker (2 votos). Me ha sorprendido el poco éxito del Worf de la franquicia, más aún cuando en el anime estamos ante uno de sus grandes duelos. Basicamente el juego siempre nos lo presenta como el más fuerte, para que luego algún otro personaje lo derrote con relativa facilidad para reafirmarse como final boss. Es una pena que el juego no profundice más en él, pues los fragmentos que se ven desde su óptica, así como su miniflashback con Ilya son bastante potentes.

5 - Arcueid (2 votos). Me alegra ver que no he sido el único en votarla. Son escasas, pero me encantan las referencias que unen Fate con Tsukihime... aunque Neko-Arcueid debería haber aparecido en el Dojo.

6 - Assassin (1 voto). Un personaje fallido que consiguió su voto de milagro el último día. Muy molón y muy japonés, pero es un personaje utilizado para evitar que la trama vaya en una dirección en todas las rutas cuando la historia ofrece una falsa sensación de libertad, una vez las tramas cogen ritmo... el juego se olvida de él y sólo lo recupera cuando ya resulta anticlimático.

martes, abril 21, 2015

Asimov: visiones de robot

Visiones de robot

Dentro de la nubecilla de tags del blog, la de Asimov es bastante grande, así que creo que es obvia mi predilección por "el buen doctor". Llevaba un tiempo sin leer nada suyo, y tenía pendiente este libro de relatos cortos que me compré hace unos meses asi que... reseña al canto.

¿Qué puedo decir de este libro? 500 páginas de relatos cortos de Asimov. Hay bastante variedad, habiendo algunos cortos de apenas una decena de páginas basados en una idea rápida, y los hay bastante más extensos, casi mininovelas (de misterio, por supuesto, Asimov siempre ha tenido predilección por este género). Hay uno de Baley y Daneel, y tenemos "El hombre bicentenario", pero diría que la protagonista más recurrente es Susan Calvin, así como algunos otros especialistas en robots de los primeros relatos de Asimov. Son relatos sencillos y muy accesibles, no necesitan apenas base científica y como buen escritor y divulgador Asimov esta más interesado en hacernos reflexionar sobre la condición humana que en cualquier otra cosa. Así pues, tenemos un puñado de relatos reflexionando sobre la humanidad, con la hábil herramienta de las tres leyes.

Como compra, no obstante, es peligrosa. No por la calidad de sus relatos, indudable, si no porque al ser un compendio de ellos, es probable que un lector curtido haya leído ya muchos de ellos... como ha sido mi caso. Leer al Buen Doctor siempre es recomendable, pero en mi caso más que leer he releído, pues la mayor parte de los relatos que se encuentran en este libro se encontraban ya en "Yo, Robot" (ver reseña) y en "El hombre bicentenario" (ver reseña). Eso si, como plus, el último centenar de páginas es una colección de ensayos del autor sobre la robótica y el futuro, y no sólo son tan accesibles como toda su obra, si no que son tremendamente lúcidos, hasta el punto de que mucho de lo que describe en los años 70 se ha hecho realidad de una forma u otra varias décadas después (siendo algo que le pilló muy tarde, su visión de la sociedad de la información es increíblemente lúcida).

sábado, abril 18, 2015

Moore, Roger Moore

Continuo con mi ciclo de películas de Bond, y llega el momento de analizar las películas interpretadas por Moore, el actor que oficialmente más veces ha sido 007 y el que, tengo que decir, me ha encantado. Las películas de Connery eran malas, y las de Moore no lo son menos, pero son conscientes de ello y pronto se convierten en una sucesión de locuras exageradas que convierten al personaje de Bond en una parodia terriblemente divertida, carismática y sumamente fácil de ver. Moore es, sencillamente, mi Bond favorito.

Vive y deja morir

Es triste, pero quizás lo más memorable de esta película sea su tema musical por Paul y Linda McCartney y la versión que un par de décadas después hicieron Guns and roses. Sin embargo esto no es necesariamente malo, a estas alturas uno ya se ha dado cuenta de que las películas de Bond son un género en sí, y un genero bastante malillo dicho sea de paso.
Moore funciona como Bond. Tiene planta y presencia, y le queda bastante bien el smoquin. El suyo parece un Bond más refinado y elegante que el de Connery, pero cuando se tiene liar a puñetazos se lía sin problema. 
La película sigue el esquema habitual de las películas de Bond, encontrando en esta ocasión en una carrera de lanchas la secuencia de acción a la que lo apuesta todo. Sin embargo, aún teniendo un villano con un plan relativamente plausible y no estando el destino del mundo en juego, el desarrollo acaba siendo alocado y surreal por momentos con en cualquier película de Bond anterior. Ahora bien, si bien la de las lanchas es la gran escena de acción, la idea exótica de esta película es otra: los negros.
Suena racista (aunque quizás sea todo lo contrario si tenemos en cuenta el año en el que apareció la película), pero lo cierto es que el 90% del casting es de color, y resulta cuanto menos curioso en una serie tan "blanca" como esta. Y naturalmente los negros, como cualquier otra etnia, no salen ganando. Porque si bien las películas de Bond son un tópico con patas, esta lo es por partida doble, porque a los tópicos de Bond les añade todos los tópicos de los afroamericandos de los 70, todos ellos parecen camellos o proxonetas que visten horteras y coloridas ropas y llevan afro. Y para rematar la galería de despropositos, en esta ocasión el paisaje a visitar es Nueva Orleans y el Caribe, apareciendo el vudú con la ligereza esperable en una película de nuestro agente al servicio de su majestad favorito.

El hombre de la pistola de oro

Sorprendentemente buena. Buena, dentro de lo buena que puede ser una película de Bond, pero buena. La trama de la película es relativamente simple; tenemos una trama sobre el control de la energía solar, pero por encima de todo tenemos un juego de cazadores y presas en el que Bond se enfrenta al mejor asesino del mundo.
Tenemos a Christopher Lee como villano, con su presencia y su carisma para llenar la pantalla. Pero por encima de todo tenemos... contención. La trama tiene su vertiente de megavillano, pero esto apenas se explota pues el personaje de Lee apenas tiene interés en ello. Y lo psicodélico viene dado quizás por un extraño circo donde Bond y su enemigo se enfrentan... pero nada más.
La película apenas tiene puntos débiles más allá de un enano cargante que no llega a ser el secuaz que los productores habrían querido, un tal "JW" que no se a cuento de que la serie recupera del film anterior y una Good Nigth que parece idiota hasta para los baremos de las chicas Bond. Pero por lo demás... buenas peleas y buenas persecuciones, y ningunas absurdamente eternas. Hay giros de guión y sorpresas bastante efectivas para lo que es la franquicia. En paisajes tenemos el exotismo de Hon Kong y las famosas islas de Thailandia. Moore se encuentra más cómodo como Bond, y la confianza dota a su personaje de una socarronería que ya raya la autoparodia.

La espía que me amó

Y con esta película, Moore supera a Connery. Una buena película, y una buena película siendo además una de Bond en el sentido más clásico de la palabra: con un megavillano con un plan tan absurdo como acabar con todo el mundo para construir un nuevo mundo en el fondo del mal.
Lo curioso de esta película es que, teniendo todo lo que hace entrañablemente ridículas a las películas de Bond, consigue funcionar y desarrollar su trama y su historia con bastante consistencia. Las secuencias de acción tienen sus flipadeces, y los gadgets están a la orden del día con el nuevo coche de Bond, pero todo ello es más comedido y no se eterniza (ni siquiera la clásica batalla de ejércitos de masillas). Y si bien el villano no es demasiado carismático, Jaws es un esbirro memorable con una presencia brutal y algunas secuencias ridículamente épicas con sus mandíbulas y la absurda obsesión por solventarlo todo con estas. Y luego tenemos Triple X, de lejos la mejor chica Bond que he visto al ser una versión femenina del agente y no un espectacular florero al servicio de la misoginia de la franquicia.
Y por último, una mención especial para Moore, que ya se ha hecho por completo con el papel y lo ha convertido en una parodía, nunca vacilando, dando mamporros como casas, siempre con el chiste fácil en la punta de la lengua y con un desprecio a las mujeres patológico.

Moonraker

Y llegó la locura. Las películas previas de Moore habían sido algo serias, y lo habían sido con un protagonista que cada vez era más paródico. El formato había funcionado extraordinariamente bien, pero también creo que era muy difícil realizar películas que aunaran algo parecido a un desarrollo serio de la trama con esa explosión de carisma paródico que era el Bond de Moore. Así pues productores y guionistas parecieron estar de acuerdo en saltar definitivamente al terreno de la comedia y hacer el Bond más surreal y disfrutable desde Casino Royale. Y al menos en mi opinión lo consiguen. Moonraker puede ser muchas cosas, pero por encima de todo es entretenida.
Con Star Wars en todo lo suyo, los productores pensaron que después persecuciones sobre y bajo agua, en la nieve, en el aire, en la jungla, en las ciudades, en los desiertos y todas partes... había que llevar a Bond allí donde nunca había llevado. Y así, tenemos a Bond en el espacio. Y si ya en tierra hay poco respeto por la física (la secuencia de la persecución de Venecia es antológica, con una surreal toma de una paloma y todo), pues que decir en el espacio, donde los productores incluso se las ingenian para montar la clásica guerra de masillas, esta vez con rayos láser.
La chica Bond vuelve a ser un florero, el malo naturalmente quiere destruir el mundo, y de esbirro recuperamos a Jaws, ahora reconvertido casi a bueno por su gran popularidad.
El argumento, sobra decirlo, es una chorrada. Una mera excusa para llevar a Bond por medio planeta y al final sacarlo de él mientras desfilan por pantalla una interminable sucesión de tías buenas y cada dos por tres tenemos a Bond en alguna persecución o en alguna pelea... a cada cual más rebuscada y surreal.
Pero lo dicho, es todo tan alocado y tan surreal que es tremendamente divertido. Roger Moore, definitivamente, es un gran Bond.

Sólo para sus ojos

Película de corte más "intimista", en el sentido de que no hay un megavillano que quiera destruir el mundo, si no simplemente un poco de guerra fría con rusos intentando robar un secreto militar británico. Es una película de corte más pequeño, con un espionaje sencillo sin grandes misterios y más cercano al cine de aventuras.
Ahora bien, es una película curiosa, por una parte Moore sigue siendo muy paródico, siempre con una sonrisa en la boca, como si toda la misión fuera una continua fiesta. Pero por otra parte, además de ser menos catastrofista, es una película con una violencia sorprendentemente explícita y directa en algunas escenas, así como también resulta raro las pocas mujeres con las que Bond se acuesta y que luego la película flirteé con un tema tan tabú como el de las niñas precoces.
Ahora bien, creo que si por algo se caracteriza esta película, es por su persecuciones. Cada dos por tres hay persecuciones, y habiendo llevado la serie las carreras a todas las superficies posibles, ahora opta por carreras en varias etapas, en ciudades, y con piruetas imposibles. Y ahí que decir que las carreras son variadas y muy entretenidas, y relativamente realistas, con un trabajo de los especialistas sencillamente espectacular. Algo así también podría decirse de las peleas, con elementos muy variados y extraños.
Es curioso, porque la película comienza recordando a la mujer de Bond (y después con una surreal y prescindible escena de venganza con el nº1 de Spectra que no venía a cuento de nada), y después, con la motivación de la chica, uno piensa que la película ira sobre la venganza y lo absurdo de ella... pero la película pronto se olvida de cualquier aspiración de este tipo y se limita a ser una película... de Bond.
Rebaja un poco el nivel de locura de las últimas películas, pero sólo por tener unos villanos de perfil más bajo, la saga hace tiempo que abandonó cualquier intento de seriedad y vive en la coña constante del inmenso carisma de Moore.

Octopussy

Desde el principio Bond siempre ha sido una saga muy turística; con Connery la cosa llegó al extremo con su viaje a Japón... pero Moore no se quiso quedar atrás y tras su viaje a la América "negra", llegó después el momento de "Bond en la India"... donde tenemos al agente secreto valiéndose de todos los tópicos más clásicos de faquires, tigres, elefantes, militares cazadores, mujeres exóticas y comida asquerosa. Pero por supuesto recorre estos tópicos con el estilo Moore, es decir, con una sucesión de absurdeces exageradas ante las que Bond siempre sonríe.
La película es algo extraña, y casí diría que parecen dos películas en una. Por una parte tenemos una trama relativamente seria, quizás la que más seriamente trata la Guerra Fría dentro de la serie. Pero por otra tenemos una sucesión de secuencias surreales con Bond en una isla repleta de mujeres, y luego un Bond convertido en payaso. Es una película que parece ser seria, pero en la que cada X minutos explota todo el potencial de autoparodia del carismático Bond de Moore.
En esta película se nota que definitivamente Bond ha entrado en los ochenta. A la trama más seria se le une un tratamiento de la acción bastante más directo y explícito de lo habitual en la serie, con secuencias de tiroteos directos que nunca habían sido demasiado habituales en la saga que se suman a las ya clásicas persecuciones sobre las que consiguen seguir innovando. Eso si, en contra hay que decir que Moore se nota ya muy viejo en esta entrega, en las secuencias de romance consigue mantener el tipo gracias al maquillaje, su carisma y una acertada elección de chicas Bond "maduras"... pero en las secuencias de acción se notan demasiado los dobles.

Panorama para matar

Última película de un ya demasiado viejo Moore como Bond. En esta película continúa el viaje de Bond hacia nuestros días, ahora la saga ya no tiene miedo en unir a rusos, nazis y psicópatas... no es que cambie mucho la cosa, pero la serie ya no se limita a villanos millonarios megalómanos... y aunque el de esta película en verdad encaje en esa descripción, al menos se preocupa de darle un poco de trasfondo. Y así mismo la trama, obviando el plan absurdo -digno del peor Lex Luthor- del villano para acabar con Silicon Valley, se muestra más actualizada, con la informática ya como un elemento crucial de la sociedad actual y sus amenazas.
Las escenas de acción suben un nivel, siendo ya directamente imposibles y buscando siempre rizar el rizo, especialmente en las persecuciones. Mayday mola, y Christopher Walken siempre esta bien en cualquier película en la que le toque hacer de loco... pero en su recta final la película pierde algo el rumbo con una persecución surreal por San Francisco en un camión de bomberos, un villano demasiado maligno en la caótica secuencia en la mina y un final extraño y algo anticlimático en el Golden Gate.
Moore consigue mantener el tipo en las escenas de acción gracias a los dobles, pero el actor y el resto del casting original se notan ya demasiado ancianos para sus papeles en algunos primeros planos.
Es una película entretenida, y Moore sigue siendo muy carismático como 007, pero se nota que tanto por edad como por temática el tiempo de su James Bond ya ha pasado.

jueves, abril 16, 2015

El primer paso hacia Omi Jingu

Chihayafuru 144

Capítulo de transición de libro, pero como siempre, bien usado por la autora. En los anteriores capítulos, mientras el triángulo amoroso de la serie tomaba el protagonismo, los secundarios crecían lentamente, y ahora ha llegado el momento de la autora de usarlos. Naturalmente, para los grandes torneos la punta de lanza del colegio sería Chihaya, pero me gusta que la autora se la guarde ahora. Todo son ventajas:

a) Partidas más cortas en un saga que no debe alargarse.
b) No hay necesidad de crear adversarios fuertes de la nada.
c) Kana y el resto de los personajes tiene su momento de gloria
d) Chihaya puede observar.

Chihayafuru recupera con este capítulo un tono más ligero y deja atrás los dramas románticos. El conflicto sigue estando ahí y Taichi volverá más pronto que tarde, pero con algo tan sencillo como este capítulo veo hasta posible que no regrese al club y que cada uno de los tres protagonistas vaya ahora por separado. La interacción entre Chihaya y Taichi en el club podría ser algo forzada, y Suetsugu se ha asegurado de mantener competitivo el club con una nueva incorporación y el crecimiento de los primeros miembros. Quizás Taichi fuera demasiado fuerte argumentalmente hablando y la autora quiera centrarse en los equipos en un sentido más puro en este tercer año de colegio (siempre he pensado que, ya que lo ganaron en el segundo año, no tendría sentido que repitiera el esquema en este tercero; creo que el equipo debería forzar a Chihaya a concentrarse en la competición individual).
Chihaya, por suerte, vuelve a ser la bella idiota que conocíamos y es capaz de alternar las acciones más espectaculares y las más patéticas en cuestión de segundos en base a la particular lógica que opera en su cabeza. Creo que Suetsugu se ha valido de esta para, por la comedia, ahorrar un drama previsiblemente sencillo, con el regreso de Chihaya al club. Un poco de humor y en el siguiente capítulo veremos como Chihaya elogia a todos, para luego recibir elogios similares cuando juegue... todo de primero de narrativa, pero no por ello menos eficaz. Y, naturalmente, toda esta observación no es superflua, Chihaya tiene que aprender un poco más de todos y seguir profundizando en su juego, y en este capítulo ya comienza a verse que su forma de jugar va a continuar evolucionando para este último tercio de la serie.
Y todo esto culminado por una reaparición de Harada como maestro-mentor inflexible y algo sádico, y una pincelada más sobre Shinobu. Indudablemente, este es un capítulo de transición, pero afortunadamente eso no es sinónimo de relleno nunca en esta serie.