lunes, agosto 29, 2016

La degeneración de las féminas de Berserk

Berserk 346

Kiaska


Pros: Diseño relativamente original aunque sólo sea por lo morena que es.
Sexy y elegante, pero también dura y valiente, impone mucho.
Personaje muy trabajado.
Contras: Missing in action desde los tiempos del Eclipse
Valoración: Personaje PERFECTO.

Farneze


Pros: Personaje tremendamente retorcido y oscuro en sus inicios.
Buen desarrollo a lo largo de la aventura.
Trae a Serpico -y a Azam- con ella.
Se trae un rollo muy raro y triste con Gatsu.
Contras: Hace poco más que de niñera de Kiaska
No vamos a ninguna parte con esta tía como guerrera.
Además de a Serpico, trae a su prometido y a su hermano...
Valoración: Gran personaje que Miura esta usando muy bien a pesar de la dificultad.

Schierke


Pros: Poderosa.
Tiene una química brutal con Gatsu, pero también con Isidoro y Kiaska.
Mejora mucho a Farneze 
Sirve puntualmente de alivio cómico
Conlleva toda la trama mágica.
Contras: ¡Es una puta cría!
Simpática y todo eso... pero no puede ser una gran hechicera siendo tan joven.
Le faltan centímetros y años para imponer.
Valoración: El personaje mola mucho, 
pero era la primera irrupción del "moe" en Berserk
y comenzaba a joderlo todo.


Hasta aquí, todo relativamente bien. El grupo de Gatsu era flojo, pero había carisma, y tenía mucho potencial... el problema es lo que vino después. Vale, en un momento de lapsus Miura recuperó a Rickett y le puso junto a Silat y Daiba... perfecto, esos son buenos fichares, personajes que imponen. Pero Gatsu en su lugar ha ido formando un surreal harem añadiendo a su compañía a todas las féminas que encontraba a su paso... y a algunos de los familiares de estas en un muy surreal devenir de los acontecimientos. Y no tengo problemas con que gran parte de la banda sean féminas, pero una cosa es Kiaska, grandísima espadachina, o Farneze y Schierke, que son muy interesantes... y otra es...

Isma



Pros: Si Luffy se cae, puede rescatarlo.
A++ en canto, B en visual y C en baile.
Contras: Todas las imaginables.
No hace nada ni en su propia saga, que ya en si es de relleno.
Una idiota no sobrevive en el mundo de Berserk
Valoración: Este personaje, sencillamente, no tiene sentido.

Morda


Pros: No es una loli, algo es algo.
Contras: "Soy mala y rebelde"... joder Ken-chan, puedes hacer algo mejor.
Valoración: Uno pensaba que tras Isma la serie no podía tocar más fondo...

Y por último ahora tenemos a....

Oberon
Titania


En verdad no me desagrada nada que "el rey" pase a ser "la reina", es un giro que me gusta. Y el capítulo es lo más bruto visualmente imaginable, y además tenemos a los hermanos de Puck. El capítulo es casi perfecto.
El problema es que llueve sobre mojado. Creo que todos entendemos que el autor cambie a lo largo de los años, pero sencillamente Berserk está acabando siendo algo muy raro por la manía -casi obsesión- de su autor de meter niñas moé en todos lados. Alguna puntualmente queda bien, como esa niña simpática que esta con Rickett... el problema es cuando en cualquier escena, en cualquier momento, Miura parece aprovechar para dar rienda suelta a su afición por Idolm@ster. Berserk tiene grandes personajes femeninos como Lucca o la maestra de Schierke, personajes que te crees en ese mundo, como también te crees a Charlotte.... el problema es cuando Miura ya comienza a exigirte cierta complicidad con la niña-oráculo que sigue a Griffith... y una o dos veces no pasa nada, uno tolera esas cosas como tolera también que Isidoro sea un compañero de Gatsu. 
Pero cuando uno abusa, sencillamente llega un momento en el que es ridículo ver tantos personajes este tipo de personajes junto a Gatsu... y más cuando todos pensamos en un inevitable enfrentamiento contra la nueva Banda del Halcón, formada por una colección de monstruos donde el más pequeño es un mamotreto de tres metros cuyo peso se mide en toneladas. Berserk es una serie terriblemente oscura y salvaje; tanta belleza, sencillamente, está fuera de sitio.

sábado, agosto 27, 2016

Las batallas como elemento narrativo

One Piece 837 - Luffy contra el comandante Cracker

Oda controla un recurso muy particular -y vital- dentro de los shonnen: los combates intrascendentes. Son combates que sabemos que no son definitorios, combates que son relleno y que están ahí porque en este tipo de publicaciones hay que cubrir una cuota de cierto número de peleas por página. Es un defecto del medio que fuerza mucho algunas historias; ejemplos hay para aburrir de estos combates que suelen ser poco más que fanservice.
Sin embargo Oda los domina bastante. Naturalmente no siempre le quedan bien, pero en Dressrosa por ejemplo vimos un gran ejemplo de esta maestría con el recurso de los combates del coliseo o la batalla a tres bandas de Green Pit. Estos combates, estas páginas, son necesarias; el grupo protagonista no puede llegar a una isla, ver la situación y liarla.... hay que dar tiempo al espectador para que simpatice con los secundarios y vea la magnitud del drama en el que actuaran los héroes.
Y eso Oda lo hace muy bien. Creo, y creo que es una opinión bastante extendida, que nadie espera que Luffy se enfrente a Big Mom en esta saga. Parece más que los villanos de esta saga serán el Germa 66 y que -con alguna excepción- toda la tripulación de Big Mom no hará otra cosa aquí que presentarse de cara a futuras sagas. Big Mom, además, no parece una villana al uso, no al menos tanto como Kaidoh, y es fácil imaginarla convertida en una aliada de Luffy bajo circunstancias excepcionales. 
Totland constituye la antítesis de la isla submarina, una saga de transición donde tenemos un enemigo monstruosamente fuerte en lugar de uno ridículamente débil. Es una situación todavía más compleja, pues Oda no puede confiar en un fanservice excesivo y ha de cuidar temas argumentales y de escalas de fuerzas. Y con Cracker lo está haciendo bien.
Particularmente siempre he creído que, en lo referente a fuerza, más o menos cada Emperador tendría un trío de lugartenientes de un poder semejante al de los Almirantes (unicamente parece que Teach sería algo distinto, con 10 monstruos en lugar de 3 megamonstruos). Y particularmente también he creído siempre que varios shichibukais tenían ese nivel, entre ellos Doffy... y eso colocaría a Luffy en un nivel similar al de Cracker... algo también lógico si tenemos en cuenta que en unos cuantos centenares de episodios estará dandose de mamporros con Kaidoh. En cuanto a escalas de fuerza, este capítulo me parece muy coherente. Cracker ya se nos ha presentado como un monstruo y hemos visto que es fuerte y rápido, y que tiene un gran haki y además una habilidad curiosa... y Luffy ha conseguido escapar de él durante unos instantes hasta que no le quedado más remedio que recurrir a su peligrosa arma secreta de doble filo, y aquí Cracker se ha visto de primeras tan sorprendido y superado como Doflamingo en su día. Me parece todo muy lógico... como también me gusta que Nami sea capaz de lanzarle un rayo a una bruja que parece ser el clásico personaje que basa todo su poder en su habilidad.
Pero al margen de lo sólida que se muestra la escala de poderes en esta batalla, me gusta la actitud de Cracker y Brulee y lo que la historia avanza con ellos. No son estos combates dramáticos de fin de saga, son combates de transición donde ningún personaje da la sensación de ir realmente a tope pero donde la emoción está presente y uno no sabe como se van a resolver (por propias necesidades narrativas, siempre parecería más factible en estos momentos una derrota de los protagonistas). Y en estos combates, más imprevisibles, Oda puede jugar más con el escenario y estrategias más alocadas o menos "serias", y además las conversaciones entre los personajes resultan hasta cierto punto lógicas y ello permite a Oda profundizar en ellos o en la propia historia. 
Sin ser insultantemente obvio, Brulee hace de comentarista de la batalla y revela al lector información sobre los frustrados intentos de otros supernovas de atacar a Big Mom. Aquí, al margen de la sorprendente revelación sobre Uroge, tenemos una interesante reminiscencia de aquel discurso en el que Law afirmaba que el poder de los Emperadores era tal que sus enemigos no llegaban a verlos; en cierta forma se nos recuerda la que sería ya una gran victoria por parte de Luffy en esta saga. Pero más que Brulee, que es claramente una villana, me gusta Cracker, que hace poco más que las veces de un "mandao"; a su madre le hace gracia el haber atraído a esos novatos que la han desafiado a una trampa y ahora le toca a él lidiar con ese pequeño problema, un trabajo pesado que parece que ha tenido que hacer ya demasiadas veces. Así pues, tenemos a todo un megamonstruo, sencillamente aburrido, defendiéndose de los ataques de una hormiga e intentando comprender las motivaciones de esta. Es una buena presentanción. Cracker no aparece como un villano, no al menos tanto como Brulee o ya ni hablar Jack.... sencillamente cumple órdenes, y verdaderamente no parece que Luffy le importe mucho, es un personaje con el que es fáctible ahora mismo pensar que puede haber alguna colaboración en el futuro (además su diseño, tan particular, es más de aliado de la banda o secundario que de gran enemigo a batil). 

Naturalmente, todo esto cambia con el último puñetazo de Luffy. La hormiga ha demostrado su fuerza y es de esperar que Cracker comience a pensar que Luffy es al menos un rival un poco digno. La aventura de infiltración y el escenario de cuento de hadas han acabado. Durante el combate Cracker y Brulee nos han dado información sobre Big Mom y su banda, y gracias al padre de Lola sabemos también más sobre la isla,  la extraña habilidad de la Emperadora y lo útil que puede llegar a ser la Vivre Card de Lola y todo el vínculo de "hermanas" de esta con Nami. En estos últimos capítulos Oda se ha dedicado a darnos información sobre este escenario mientra el propio desconocimiento de este por parte del lector le daba margen para regresar al tono de aventuras que tanto le gustaba. Ahora la presentación ha finalizado y pasamos al segundo acto, ya no hay sigilo y la isla comienza a ser consciente de la llegada de Luffy y los suyos.

jueves, agosto 25, 2016

Llegando (caóticamente) allí donde nadie ha estado

Star Trek Beyond

Cuando reseñé la primera película de esta saga "reboot" no conocía nada de Star Trek (ver reseña); cuando reseñé la segunda había comenzado a ver la serie, pero apenas había llegado hasta ese episodio doble que era en verdad el piloto de la serie y poco más (ver reseña); ahora, después de verme todas las series, creo que si puedo juzgar esta película desde una óptima más trekkie y con más perspectiva... ahora bien, eso es una tonteria. Como es buen y respetado bloguero que es erGuiri lleva diciéndome practicamente 10 años eso es una tontería porque Star Trek son las series, no las películas, así que la juzgare como película como tal.
Y como película, esta "Star Trek Beyond" me parece rara. No es una mala película, y desde luego está muy bien para aquello en lo que tristemente se han convertido los blockbuster hoy en día, pero desde luego tampoco es una buena película. Tiene un aire muy colorido y muy pulp; se nota que es una película de aventuras de corte clásico y es divertida y animada. Traslada bien la idea de una aventura episódica en un mundo perdido, y este mundo se siente completamente alienígena y fantástico (por alguna razón las escenas de persecuciones y cuevas me recordaban a las de Jackson en la Tierra Media), y en el espacio la serie muestra algunas ideas tan espectaculares como la de la base espacial. El reparto entre todos los protagonistas está bien equilibrado, apenas se recurre al drama de Spock y su doble personalidad, y casi no vemos nada de ese extraño romance con Uhura. Algún gag de Simon Pegg sobra y nunca se le dan minutos suficientes a un Karl Urban cuyo McCoy es espectacular, y desde luego la película desaprovecha de forma increíble al gran Idris Elba... pero en general los personajes funcionan y la película los trata ya más como adultos que no necesitan "crecer" durante el metraje. La historia no es nada especialmente original, pero se mantiene y no tiene grandes agujeros de guión.
El problema llega con la forma en la que la película esta rodada y su montaje. La acción de la película está mal rodada. No se sí quizás está muy pensada para 3D, IMAX o lo que sea, pero lo cierto es que alguien jugó mucho al Mario Galaxy o al Gravity Rush y pensó que sería bueno que la gravedad estuviera presente de una forma u otra en los combates... y la idea es muy buena, pero el desarrollo es terrible, con una cámara siempre en movimiento que se acerca y se aleja de la acción a placer y un "suelo" que uno nunca sabe donde esta; eso hace que la acción sea caótica, y en su primer acto la película añade además la oscuridad a esta mezcla para mayor deleite de nuestro sentido de la cinética. El que una película de este corte tenga una acción tan mal rodada es francamente extraño. Tiene algunas secuencias espectaculares como el ataque a la Enterprise, pero luego otras que dan bastante pena como la famosa escena de la motocicleta. No obstante, en general, creo que la película es muy decepcionante en este sentido. 
Lo que es ya más grave, cinematográficamente hablando, es el problema de ritmo. Casí diría que los tres arcos durán lo mismo, y eso es un error cuando el segundo -el del desarrollo- ya es una propia historia que debería tener sus propios tres subactos... pero no los tiene; la tripulación llega al planeta donde uno piensa que se va a desarrollar la mayor parte de la película y, tras la presentación del escenario, practicamente pasamos al desenlace de esta parte de la historia. Faltan minutos en esta parte y se nota mucho, como también se nota que las secuencias iniciales y finales de acción están demasiado alargadas (siendo esto especialmente notable en la primera de ellas, que parece que nunca acabará a pesar de lo obvio de su desenlace).
Los efectos son normalitos, hay demasiados planos espectaculares y eso se nota en la calidad (además, si meten alienígenas random... ¿por que no meten andorianos, telaritas o cardasianos?). Lo espectacular es la música con unas remezclas espectaculares de los temas clásicos de la franquicia.


Ya como trekkie... pues mola mucho ver una película tan colorida (diría que cromáticamente es la película que más se parece a la serie original), y tiene un estilo muy de aventura ligera relativamente intrascendente. Los guiños a la serie original son buenos, y la película incluso menciona a los Xindi y a una antepasada de los Paris. Eso mola, pero también tengo que decir que si un par de guiños a mis series menos favoritas de la franquicia son los momentos que más me emocionaron viendo la película... malo.

Es una película entretenida y bastante digna -lo dicho, para lo que es el panorama actual-. Tiene algún problemilla de ritmo, y alguna solución a algún problema puede cantar un poco... pero en general no tiene grandes agujeros de guión. La acción podría ser mejorable, pero el ritmo es alto y siempre hay una escena trepidante o un gag en pantalla. Es una buena pelicula de palomitas para los profanos y, para los trekkies, es una buena forma de matar algo el mono hasta que la Discovery comience su misión en Enero.

miércoles, agosto 24, 2016

OPDM - Juegos de rol y vampiro

Segundo programilla del podcast, relacionado más que obviamente con el último momento mítico (ver reseña), en esta ocasión se centra en esa reciente afición que he descubierto en los juegos de rol -con Vampiro como referencia- y con nuestro buen amigo -y director- @SiulerLM. 

Una pequeña introducción, jugabilidad, fichas, algunas preguntas y respuestas sobre el rol del director y el de los jugadores y, para finalizar, algunos ejemplos de partidas.



Y aquí una hoja de personaje, ya que en un segmento del programa comentamos sus principales puntos.


Nuevamente, disculpas por algún tema mejorable de edición como algunos silencios pelín largos o un ritmo no muy bien llevado (para colmo grabamos el programa en tres sesiones XD). Gracias de antemano a todos aquellos que lo escuchen y, como siempre, se agradecen comentarios, likes y esas cosas.

En el tercer programa, que a saber cuando lo grabamos, teoricamente volveríamos a la temática manga/anime y analizaríamos la temporada de verano ya con todas las series finalizadas

lunes, agosto 22, 2016

El frío peso del nombre

DUELO XXIII

Fargo (película)
vs
Fargo (serie - 1ª temporada)
vs
Fargo (serie - 2ª temporada)

Hace unos años, cuando se anunció la serie de Fargo, creo que todo el mundo se sorprendió. No parecía algo natural. La película era una obra de culto, el nombre pesaba mucho y era raro imaginar una secuela en forma de serie de televisión casi 20 años después. No había trama para ello y nadie esperaba mucho de la serie, era algo así como si -salvando mucho las distancias- anunciasen una serie ambientada en el mundo del Padrino o de Blade Runner. Nadie había pedido una serie de Fargo, el nombre podría funcionar para promocionarla... aunque tampoco estamos hablando de una película muy conocida por el gran público, y precisamente el público potencial más cinéfilo era el que más podía mostrar en contra de este tipo de producto.

El resultado fue, sorprendemente, un éxito. Una serie que rivalizó en su día con la primera temporada de True Detective (ver reseña). Una serie que capturaba bien el espíritu y la estética de la película de los Coen. Una serie que además consiguió sobrevivir a su propio éxito y diseño una segunda temporada tan buena como la primera como al mismo tiempo radicalmente distinta a esta. Una segunda temporada que, siendo la menos "Fargo" de estos tres productos, es también mi favorita de toda la franquicia.


La estética

Creo que en este punto gana la primera temporada de la serie. Obviamente el mérito es de la película original, que definió ese desierto helado donde no había nada y uno tenía la sensación de que todo podía ocultarse. Esos grandes páramos helados, salpicados de bosques espesos y lagos congelados suponían un paisaje terriblemente sugerente, una extraña mezcla de calma y hostilidad extrema. Un escenario que invitaba a quedarse en casa porque, fuera, aunque los mapas lo negasen, podían morar dragones.
La fotografía de la película original es sencillamente increíble. Pero la serie captura a la perfección esa idea, e incluso consigue potenciarla con secuencias tan espectaculares como la del tiroteo en la ventisca.
No obstante, la segunda temporada me encanta, y dentro de todo lo distinta que es a la original, me parece también un acierto renunciar al frío, mostrando esos mismos paisajes sin hielo. La serie pierde algo de fuerza visual, pero el enfoque de la temporada es distinto y me parece un acierto no volver a incidir en el mismo tipo de fotografía y dar un descanso al espectador.
En esta categoría hay un empate reñido entre la película y la primera temporada, pero finalmente me decantó por la serie de televisión.

La mezquindad y el patetismo

La victoria es aquí para la película, donde creo que las elipsis narrativas y la falta de minutos no juegan en su contra. La película es muy corta, y quizás con algunos minutos más ganara en desarrollo de personajes, pero sabemos todo lo que necesitamos saber de estos. Todas las acciones quedan perfectamente expuestas y justificadas, y todo lo que sucede a partir del escenario original es un simple ejemplo de como los planes no salen como uno funciona y como, cuando hay dinero y sangre de por medio, el egoísmo de las personas lo empeora todo.
Creo que en la película es donde mejor se muestra el patetismo y la cutrez de las personas normales, el como se creen capaces de cualquier cosa y luego en verdad no saben hacer nada... con el contrapunto de la modestia del personaje de Frances McDormand y su grandísima sherif que lo hace todo sin prisa pero sin pausa.
En la primera temporada de la serie, por haber más tiempo para desarrollarlo todo, creo que esta idea de difumina un poco. Por un lado tenemos a Malvo, demasiado al servicio del guión, y por otro tenemos a un Lester que sencillamente en ocasiones es incomprensible para el espectador. En la segunda temporada en general los personajes son todos bastante competentes, y este patetismo no existe más allá de la pobre revolución feminista que intenta llevar a cabo el personaje de Kirsten Dunst y la locura a la que conduce a su marido (la escena de la cabaña es lo más brutal a nivel de humor negro de toda la franquicia). 
En esta categoría gana la película, quedando en segundo lugar la primera temporada de la serie y en tercero la segunda.


La trama.

La victoria aquí es, claramente, para segunda temporada. La película tiene una trama muy sencilla y funciona, pero la trama de la segunda temporada implica sencillamente una guerra de bandas mafiosas en la que un matrimonio y unos pobres policias acaban inmersos de casualidad. Y la guerra tiene sentido y está bien expuesta, y la familia de mafiosos principal es casi tan protagonista como "los buenos" y están tremendamente bien definidos. El guión desarrolla bien el conflicto y el ritmo de la serie es excelente, con algunas ideas muy buenas de montaje.
La trama de la primera temporada es bastante flojita, captura el espíritu de patetismo antes indicado, y la serie va de llevar personas normales a situaciones límites, ponerlos a mirar el abismo y ver quienes le devuelven la mirada y quienes se convierten en oscuridad. Con ese fin, la serie funciona, y además tiene la habilidad de construir un par de personajes terriblemente magnéticos, pero la trama es bastante flojita y se mueve además por unas casualidades exageradamente tramposas, además de usar otros recursos muy discutibles como hacer idiotas a algunos personajes para que los protagonistas parezcan más listos. 
Aquí, en la que para mi no deja de ser la categoría más importante, gana la segunda temporada de la serie; yendo en segundo lugar la película y en tercero la primera temporada.

Los actores.

El nivel actoral en general es muy bueno. En la película tenemos a los Coen con muchos de sus actores fetiche, y con Buscemi, McDormand o William H. Macy se va sobre seguro. Cada uno hace su papel a la perfección, y la sheriff de la señora McDormand le valió un más que merecido Oscar.
En la primera temporada de la serie tenemos a un reparto que raya a gran altura, pero todos los focos los roban Martin Freeman y Billy Bob Thornton en los papeles principales en estado de gracia. El papel de Billy Bob es un regalo, un caramelo en forma del enésimo loco psicópata deudor del Joker de Ledger, pero el actor le da una presencia brutal y lo convierte en un personaje sencillamente memorable. El de Martin es un personaje antipático, patético y mezquino; y uno no puede sino quitarse el sombrero ante lo bien que hace el trabajo el actor, transformándolo de un tímido y triste vendedor de seguros a alguien muy retorcido y oscuro.
En la segunda temporada nuevamente el nivel actoral es muy bueno, con una Kirsten Dunst en estado de gracia y un Jesse Plemons que le da perfectamente la réplica. Todo el resto de actores están muy bien... pero caen bien. El guión está tan bien escrito y todos los personajes tienen unas motivaciones tan claras y razonables, y están tan bien interpretados... que uno empatiza con ellos. En ese sentido me quedo antes con la película y la primera temporada, porque sencillamente creo que eran roles más complicados y los actores consiguen sacarlos adelante.
Aquí, mi ganadora sería la primera temporada, después la película, y después la segunda temporada.


Resultado final

Los tres productos tienen una gran calidad y son muy recomendables, y además están muy sutilmente relacionados y se pueden considerar prácticamente independientes los unos de los otros, lo cual los hace muy accesibles y les da entidad propia.
La primera temporada de la serie hace honor a la película, capturando la idea de esta y expandiéndola a lo largo de 10 horas con un número mayor de personajes y más situaciones. Y en la segunda temporada, ya con el éxito de la anterior a sus espaldas, se nota que los creadores tuvieron más libertad para intentar cosas nuevas, construyendo una serie más distinta a la obra original pero en mi opinión más disfrutable aún.

Mi ranking actual sería:
1 - Segunda temporada de la serie de televisión.
2 - Película
3 - Primera temporada de la serie de televisión.

sábado, agosto 20, 2016

Moon pride

Bishoujo Senshi Sailor Moon Crystal Season III

Hace algunos años se anunció el "remake-reboot-homenaje-loquesea" de la franquicia Sailor Moon. Tardó en llegar casi tanto como las películas de Evangelion, pero finalmente hace un par de años apareció "Sailor Moon Crystal" (ver reseña). La serie tenía unos diseños más fieles a los originales, y supuestamente adaptaba la historia de una forma más rigurosa ya que andaba por ahí la autora y no estaba dispuesta a que masacraran su obra como hicieron en el mítico anime de los 90. El problema es que a aquella serie le faltaban minutos y yenes, haciendo que la historia fuera siempre muy acelerada y que además fuera poco menos que horrible visualmente.

Era un remake fallido. Una oportunidad perdida. Aún así, la Toei decidió seguir con la serie y producir una tercera parte con una de las sagas más populares -si no la que más- de la franquicia: el arco de las Death Busters. Un arco en el que tenemos a un nuevo grupo de villanas que quieren invocar a un monstruo de otra dimensión y que, en líneas generales, putean mucho a los estudiantes y a la gente en general. Las brujillas estas y ese jefe que responde al épico nombre de "Master Pharaon 90" sacan la maldad de la gente y la transforman en una especie de monstruos horribles, no son lo que se dice buenas personas.


Pero el carisma de esta saga estaba en las nuevas Sailors: Pluton, Urano, Neptuno y la utilisima Saturno (que cuando es invocada se carga el mundo; aceptamos que es pretty... pero "guardian" como que no). La estrella es, por supuesto, Urano, con todo ese trasfondo sobre su sexualidad y la polémica que siempre la ha acompañada (recordemos que en España ella y Neptuno pasaron a ser primas en los 90 como si de Clark Gable y Grace Kelly se tratase). Neptuno y Pluton están por ahí, pero tampoco hacen gran cosa. Saturno tiene una trama muy "emo" y exageradamente dramática que sirve como motor de la serie y para el crecimiento de la serie y de Chibiusa, digamos que cumple, ya que no creo que nadie espere maravillas del guión de esta serie.
La trama es una soberana tontería y el interés está en las sailors y sus relaciones, bastante bien desarrolladas en su primera mitad, con tiempo para alguna que otra tontería de dinámica de grupo de las sailors originales y unas buenas presentaciones de las nuevas. En su primera mitad la serie tiene un ritmo medianamente decente y muy superior al de las dos primeras temporadas; desgraciadamente luego llega la acción y la serie pierde bastante ritmo e interés, las pruebas a la que están expuestas y las formas de superarlas y crecer son bastante tópicas.
Esta serie se ve por la nostalgia, y argumentalmente yo nunca le he pedido gran cosa. Eso sí, lo que si se le exigen son unos mínimos de producción que no estaban antes y que aquí si se encuentran presentes. En esta ocasión no tenemos un anime emitido por la web, tenemos 13 episodios emitidos por televisión como los de cualquier anime. Y tenemos unos niveles de producción medios altos. Los buenos diseños de la serie esta vez están bien animados, sin bajones notables e incluso con algún pequeño momento de lucimiento. Las batallas no son nada del otro mundo, y además se tiene a reutilizar las escenas de los ataques, aunque es algo normal y al menos en esta ocasión no se abusa demasiado de las transformaciones para llenar minutos. Con sus diseños claramente retro y con una animación correcta, no estamos hablando de una serie que fascine visualmente, pero es bonita de ver y no insulta a la vista.
Es, como he dicho, una serie que se ve por nostalgia, y en ese sentido cumple. Con más minutos podría haber habido tiempo para más comedia y para reforzar las relaciones de las protagonistas, pero esta serie mejora por mucho a sus predecesoras y si bien no volveré a colocarle la etiqueta de imprescindible o la recomendaré especialmente, tampoco diré que sea una serie de la que haya que huir.

miércoles, agosto 17, 2016

El deslustrado siglo de oro

El capitán Alatriste

Las de Alatriste son una de las sagas de novelas más populares en España en las últimas décadas. Además soy murciano, así que tenía algo de curiosidad por conocer este personaje más allá de la película que se estrenó hace ya una década. La idea de un soldado de fortuna venido a menos como guía de un Imperio en el que comenzaba a ponerse el sol no deja de ser terriblemente potente.

Leído el primer libro, si bien creo que los autores se recrean demasiado en lo decadente y la crítica (me parece un defecto porque creo que el narrador juega demasiado con la ventaja de la omnisciencia), y si bien creo que se abusa del "fanservice histórico" con Quevedo y varios grandes de España e incluso alguno del extranjero para colocar a un don Nadie en un escenario sugerente, creo que la novela es relativamente recomendable. Se lee fácil y es una entretenida historia de capa y espada ambientada en un periodo muy interesante.
No obstante, esa ligereza es al mismo tiempo una virtud y un defecto. Desconocía que la novela no sólo estaba firmada por Arturo Pérez-Reverte, si no también por su hija, y que se escribió cuando esta no era todavía adulta. La intención del escritor era componer con su hija una novela para esta, una historia juvenil de aventuras. Es comprensible así el tono ligero y desenfadado, así como la presencia de muchas figuras históricas. Esta historia no tiene la seriedad de una novela adulta ni se rige por las estrictas normas de las aventuras más serias y elaboradas. No lo sabía, y por ello me he encontrado una historia muy sencilla y algo maniquea. 
Esperaba algo más serio y elaborado, y por eso no puedo evitar sentirme algo decepcionado, pero es justo decir que la culpa de esta decepción es mía y no del par de plumas que firman la historia... que no hacen si no escribir un relato histórico que me habría encantado leer en mi adolescencia. No ha dejado de parecerme un relato entretenido y disfrutable, y quizás lea algo más de la serie en el futuro, pero esperaba algo con más sustancia.