jueves, julio 28, 2016

Tom James can´t

Veep (5ª temporada)

Creo que he visto pocas series donde los guionistas se ganen más su sueldo que en Veep, la disparatada sátira política encabezada por Julia Louis-Dreyfus. La serie es compleja como pocas en su planificación por limitarse a meramente 10 capítulos de 20 minutos al año, hay poco minutaje para contar historias y desarrollar personajes... pero la serie lo consigue. Y tras el pequeño bache que supuso la tercera temporada y ese ritmo que tardó en encontrar en la cuarta, en esta quinta la serie se encuentra en plena forma, alcanzando casi de inmediato su mejor nivel y siendo un divertimento superlativo que era para mi más esperado cada lunes que la mismísima Juego de Tronos.

Y la serie en ningún momento renuncia a sus señas de identidad, sus virtudes están potenciadas hasta el infinito y se sobreponen a esos problemas que en ocasiones las convertían en los defectos de la serie. Tenemos la legión de personajes de la serie, y esta es incluso ampliada con algunos más, pero desaparece esa sensación de saturación de secundarios y cada personaje parece estar en el lugar adecuado (acertadamente no se insiste ya en dar un protagonismo forzado al grupo inicial). Los personajes nuevos funcionan muy bien, y los clásicos también en roles menores con la serie explorándolos en facetas más extrañas y disparatadas.

Los disparates polícitos siguen su espiral infinita mostrando el patetismo de la administración Meyer y del egoismo estadounidense presente de las formas más surreales en pequeños y grandes acontecimientos.
De los insultos es mejor no hablar, la serie sigue siendo memorable en este sentido y es increíble la naturalidad con la que los personajes sueltan las burradas más bestias imaginables.
La serie se encuentra en su mejor momento y es una pena tener que esperar otro año para ver las aventuras de Selina, porque además el cliffhanger de esta temporada es aún mayor que el de las anteriores y uno se pregunta como demonios van a continuar los guionistas esta serie.

martes, julio 26, 2016

Falconia Pro 345

Hoy en Falconia Pro...

Blah, blah, blah... el árbol de los mundos... nuestro mundo...
el beherit... blah blah... los infiernos... punto de unión...
centro de todo... 
la trifuerza... el rey elfo no hará nada...
la maestra de Shierke murió tontamente pero era una campeona...
el halcón de la luz... Falconia...
ya puedo ver el final...
"¿Pero de que demonios hablan?"
"Pensaba que esta era una serie de asesinar elefantes marinos monos"
"¿Entonces con el Love Live también podemos jugar con las chicas nuevas?"
"Producer... simplifique, que la trama no ha avanzado en 10 años
y no puede soltarlo todo ahora de golpe...
y además estamos viendo el nuevo anime, y eso descoloca"
"¡Vamos a ir a Falconia! ¡Vamos a reventarla! ¡Y vamos a meterle
una espada a Griffith por donde no alcanzó ni aquel rey rarillo de la Edad Dorada!"
"Go Isótopos de Springfield!!!"
"¿Qué más da que ellos tengan demonios grotescos si nosotras cantamos?"
"¡Star Trek Discovery Banzai!"
"Y Kiaska... ¿es que nadie piensa en Kiaska?"

domingo, julio 24, 2016

El error de los Vinsmoke

One Piece 833 - Vinsmoke Judge

De vez en cuando Oda se equivoca. Se equivocó en Dressrosa con cosas como la Jaula de Pájaros o la fruta de Sugar, como creo que se equivocó con ciertos puntos de Punk Hazard o la Isla Submarina. Recientemente Oda ha dicho que lleva el 65% de la historia, cuando tras Marineford dijo que llevaba el 60%; está claro que las sagas se complican y crecen mucho más allá de lo que él planifica, sólo en momentos puntuales ha conseguido mantener sagas cortas (y Zou y Shabondy, y creo que sea casualidad que sean de lo mejor que ha creado). Cualquier saga normal se lleva 40 capítulos, y cualquier saga larga amenaza ya con los 100. El mundo de One Piece es muy grande, y cuanto más grande es algo, más difícil es de controlar.

Por eso me parecen un error los Vinsmoke. El concepto en si de la familia, lo que aporta a la historia, me parece un error. ¿Influye aquí que Sanji no sea uno de mis favoritos de la banda? Quiero pensar que no. Las historias de la banda me parecen todas perfectamente definidas ya, y creo que el manga no gana nada profundizando de nuevo en personajes e inventando historias que parecen improvisadas. Oda dejó migajas, si, pero era el trasfondo normal de los personajes. No necesitábamos saber nada del pasado de Sanji. Como no necesitamos conocer a la madre de Nami ni al padre de Franky, ni siquiera es importante conocer a los hombres que masacraron a los piratas Rumba (algo que parece emparentado con los Vinsmoke y que me interesa mucho más que el conflicto de familiar de Sanji). De todos los personajes de la banda, sólo las historias de Usopp y Robin tendrían que tener sentido de cara a la historia por estar relacionadas intrínsecamente con Shanks, Roger, Luffy y la voluntad de D. El resto es mero trasfondo. Kuina no necesita estar viva como revolucionaria. La predestinación, los pasados sorprendentes con linajes importantes, me parece un error en cualquier tipo de manga... y si ya me parece un error que Luffy pertenezca a una familia tan importante (por no hablar de la vida del sombrero), ni que decir tiene si ese defecto se extiende a más miembros de la banda.

No tendré la crueldad de enfrentar este capítulo con el último de Chihayafuru
Pero los Vinsmoke no sólo no me gustan por este punto. Atentan contra la serie en uno de sus puntos débiles: las escalas de fuerza. Es muy difícil justificar que, de la nada, Judge sea tan fuerte, como también parecen serlo sus hermanos. Ya resultaba extraña y forzada la inclusión de Fujitora y el Toro Verde, el que ahora aparezcan más personajes fuertes de la nada y de los no supiésemos nada hasta este momento es bastante tramposo. No es problema que aparezcan personajes fuertes, pongamos del nivel de un vicealmirante. Entendemos que en una isla puede haber algo más que un Wiper -que ya era un monstruo-, entendamos que pueda haber un Kyros.... el problema es cuando te aparece un Nekomamushi o un Inuarashi, que de la nada parecen capaces de hacer frente a un segundo de Emperador. Lucci era un hombre entrenado durante toda su vida, una persona normal no puede aspirar a mucho más que a eso. Cuando ya pasamos ese nivel, encontramos a los monstruos o a las personas con habilidades muy raras, y de estas personas tiene que haber pocas y tienen que estar muy controladas. Entiendo la necesidad de Oda de introducir enemigos y rivales para la banda, pero el problema es que tras el salto temporal, tras el entrenamiento, estos tendrían que casi desaparecer por la mera coherencia de la historia. Luffy no puede tener problemas con ningún enemigo, porque si no esto desmerecería a los propios Emperadores y enemigos finales de la serie. Y esto se aplica a sus segundos, con un Zoro que se ha paseado acertadamente durante los últimos años... pero también con un Sanji que ha sido demasiado apaleado por todos. No considero un error que Sanji perdiera ante Doflamingo, pero que se rompiera la pierna contra Vergo ya fue algo más discutible y, en general, creo que en todo este tiempo Oda podía haberle dado algún pequeño combate para su lucimiento... eso fue un error, y una saga entera ahora para él me parece que solucionar un error con otro. 

Dicho todo esto, tengo que decir que Oda lo ha hecho bien en el combate, Judge gana, pero lo hace mediante trampas y no da la sensación de que realmente sea más fuerte que Sanji. Vinsmoke Judge no es tan fuerte como un Almirante, pero tiene sus recursos. Recursos tecnológicos que me parecen otro error. Los Vinsmoke parecen tener armas casi mágicas que les dan ventaja en batalla. Es un error. No la idea, pero si el tiempo. En primer lugar, Sanji ya debería conocerlos, y así mismo no le debería importar patear a unos cuantos soldados; Judge juega bien sus cartas, pero me parece que Oda baja algo el nivel a Sanji en esta batalla. En segundo lugar la tecnología nunca ha sido especialmente importante en esta serie, podía dar lugar a algún problema en Skypea con los diales... pero en el nivel actual de la serie es absurdo pensar en ella como en una fuerza determinante... tan absurdo como esas escenas en las que Ace se lanzaba contra Barbablanca con un hacha. Y en tercer lugar... Vegapunk; es este el que se nos ha indicó hace 400 capítulos como un verdadero genio tecnológico que marcaba la diferencia en la Marina, los Vinsmoke no pueden aparecer como gente que durante generaciones ha tenido tecnología muy avanzada, no se nos pueden presentar unos gadgets que decanten tanto las batallas... Vegapunk traerá Pacifistas con varias frutas y alguna monstruosidad más, seguro, pero también serían lógico que trajera armas o complementos mejores para los soldados que acudieran a la futurible repetición de Marineford.

Del recurso de las esposas... directamente prefiero no hablar.

viernes, julio 22, 2016

¿En que demonios pensó Morikawa?

Hajime no Ippo 1147

No lo pregunto ya como queja, eso ya se ha superado. El motivo de mi pregunta es la mera curiosidad. No tengo nada contra los últimos capítulos de la serie; de hecho desde aquel combate por el título de Volg la serie ha recuperado más o menos su mejor nivel. Ippo lleva ya unos tres años a un nivel excelente, y eso me hace preguntarme que demonios pasaba antes... porque si obviamos el combate de Sawamura contra Mashiba y el de Miyata contra Randy Boy Jr, apenas nada importante sucedió en los cerca de 10 años que separaron el combate de Takamura contra Eagle con este renacimiento de la serie.
Y en este último capítulo, el propio Morikawa me ha hecho replantearme esa pregunta. En una viñeta comentan los problemas del Dempsey e Ippo recuerda como había sido derrotado. Pero sus recuerdos se paran en Sawamura. No haya nada más. No tenemos a ninguno de esos campeones del Pacífico que eran tan anodinos que no recuerdo si Ippo usó ese Dempsey "sellado" contra alguno de ellos. Son personajes que tampoco aparecen en las clásicas ilustraciones a color y que tampoco han sido repescados. Sí, es normal, una serie deportiva se suele centrar en su nucleo principal de personajes. Pero... ¿para qué dedicarles tantas páginas con combates que carecían de emoción y que sólo hacían parecer débil a Ippo como campeón? ¿No habría sido mejor defensas rápidas y contundentes por parte de Ippo y centrar la trama en otros frentes en esos momentos?
Son preguntas que todos nos hemos hecho muchas veces desde que comenzó el largo declive de la serie, pero lo que me extraña ahora es que el propio autor parece darnos la razón. Si uno cortara el manga por el capítulo 600 y lo retomara por el 1000 apenas se perdería nada, la serie seguiría siendo consistente. La pregunta es porque Morikawa no hizo nada en su día, nada de lo que vimos en aquellos capítulos pareció hacer mejorar a Ippo como boxeador o le ayudo a crecer como persona... más bien lo contrario, vimos momentos verdaderamente vergonzosos y el estancamiento del protagonista y sus compañeros en un mundo en el que se supone que pasa el tiempo se hizo más notable. ¿No podían haber incluido el tema de los amaños de otra forma? ¿No podían haber presentado a genios de una forma más creíble? ¿No bastaba con Sendoh como alguien "con pegada"?
Uno lee los capítulos anteriores y no están mal, buenos combates y buen desarrollo de protagonistas, y ocasionalmente la comedia chorra y absurda clásica de la serie. Pero el propio Morikawa nos dice entrelineas que no hubo combates importantes entre el de Sawamura y el de Gonzalez. 
¿Qué pretendía Morikawa con todos esos capítulos? Es tan obvio que no funcionan bien y que mataron el ritmo del manga que uno no puede evitar preguntarse que pretendía el mangaka... porque a simple vista aquellos centenares de capítulos parecen a cada día que pasa más insustanciales y prescindibles.

miércoles, julio 20, 2016

Tomando bien las curvas

Bakuon!!

Hace unos meses terminé de verme la serie "Hijos de la anarquía" (ver reseña), y soy una persona con una extraña tendencia a la ironía en mis elecciones, así que decidí hacer la coña de ver esta serie aunque sólo fuera para echarme unas risas con mi hermano. Pintaba a una posible sucesora de mi adorada Rail Wars (ver reseña), una gilipollez suprema que valía la pena ver para contemplar como los guionistas habían conseguido meter fanservice en el escenario más inverosímil.

Y para mi sorpresa me equivocaba. "Bakuon!!" puede ser muchas cosas, pero es ante todo una serie simpática y entretenida, una desenfada parodia de si misma y del género de colegialas moe que puso de moda "K-on" hace algunos años (ver reseña).

Tenemos un grupo de chicas monas que tienen... un club de motos. Y no hablamos de motitos pequeñas o scooters, no, hablamos de motos de verdad, y a las protagonistas les gustan y se ponen a disertar sobre ellas y a soltar tecnicismos y demás. Las motos no son sólo una excusa para juntar a las chicas monas, son el tema en torno al que pivota todo. Y tenemos chicas monas, sí, y tenemos algo de fanservice... pero en general no es excesivo más allá de alguna escena de Suzu y de una vergonzosa y denigrante escena de lavado de motos en bikinis que preferiría olvidar. Es extraño, teniendo un diseño de personajes más o menos curioso y llamativo, la serie no vive por y para vender su carne; la serie es una comedia simpática donde vemos como crece una amistad sencilla y sincera entre varias chicas con muchas tonterías y locuras de por medio. La serie carece cualquier tipo de complejo, y así vemos como la protagonista -entrañablemente cortita- se encuentra con un motorista que es Dios (y no lo digo en plan metafórico, se encuentra con Dios, o con Jesus, con el arito en la cabeza) o como una de las miembros del club es una millonaria que desea experimentar la vida de una delincuente y se apunta al club motero con ese fin... y con su mayordomo pilotando una moto en cuyo sidecar va ella.... y todo ello obviando a la gran estrella de la serie, una presidenta del club que no habla, que lleva 20 años en el colegio y que hasta en la escena de baños no se quita el casco en un claro homenaje al Stig de "Top Gear".
"Bakuon!!" no pasará a la historia, pero no es la mierda infecta que puede parecer a primera vista. Y aunque se note que llegado un momento se quedan sin tramas y tienen que improvisar unas espectaculares tonterias, es en general una comedia simpaticona y alegre, con un colorido diseño de personajes y una animación bastante potable. Una serie ligera y entretenida, mucho más recomendable de lo que uno pensaría en un principio.

lunes, julio 18, 2016

El sabor de la amistad

Shokugeki no Soma 175

Lo del examen maligno de promoción es una gilipollez suprema, eso es obvio. Y la profesora mezquina que hace las veces de villana tiene carisma cero, eso también es obvio. Pero no creo que eso sea especialmente importante más allá de que el potencial del equipo Souma-Alice-Ryo-Tadokoro parece haber sido bastante desaprovechado. Lo importante de estos capítulos no ha dejado de ser el desarrollo de Erina, y como me he cansado de repetir durante el último año, este ha sido modélico. Y ahora por fin ese viaje ha concluido.
Porque hemos visto escenas en las que todos los miembros del grupo se acercaban a Erina para estar con ella y agradecerle, cada uno a su manera, la ayuda. Y estas escenas han culminado con Souma, y de repente hemos visto a Erina reirse con sus tonterías. Erina no se ríe, va muy contra su personalidad de "ojou-sama" y contra todos sus traumas y todo eso. Y ahora de repente se ha encontrado riéndose, permitiéndose mostrar sus sentimientos, algo que siempre había envidiado de Alice. Ahora se ríe, y es más, se ríe con Souma, alguien al que hasta hacía poco detestaba y ante el que ahora ella misma se da cuenta de que se encuentra muy cómoda. 
El viaje ha acabado, con esa sonrisa se sella su llegada definitiva al grupo de los buenos. No es ya algo que necesite para librarse de la opresión de su padre, no es una forma de guerra por su libertad. No es siquiera la sombra del padre de Souma. Erina sencillamente está comenzando a divertirse y a hacer amigos, algo que antes le parecía vedado. Ahora ese débil puente construido en su infancia por Alice y cuyos escombros protegió Arato ha comenzado a reconstruirse. Esa era la tarea que le encomendó el director a Souma, y este ha sido el motor principal del cambio como buen protagonista del manga que es, pero creo que otros personajes como Tadokoro o Yuki, por no hablar de las citadas Alice y Arato.
Me ha gustado, no ha sido por medio de romance y no ha habido echii de por medio. El trauma por Azami ha sido importante y un catalizador, pero ha actuado más como motor de la historia general que como acicate de esta subtrama. Sencillamente los personajes de la serie han ignorado el halo de superioridad que todos le asignaban a Erina -ya sea por rivalidad o por haberla visto en algún momento de debilidad- y han querido hacerse amigos de ella, y no les ha importado que esta les rechazase, sencillamente han insistido y Erina ha pasado a ser parte de ellos. La tsundere que comenzó casi como una rival ha completado su viaje al lado luminoso de los buenos ocupando el lugar de heroína principal para el que el guión la había señalado desde el principio. Y yo, repito, me quito el sombrero ante los autores, como he dicho, me parece que el desarrollo de este personaje en el último par de años ha sido modélico.

sábado, julio 16, 2016

Los diseños femeninos de One Piece

One Piece 832 - El reino Germa

El padre de Sanji tiene un diseño curioso, y mola que su país sea desmontable y que este poblado básicamente por Zoros... pero el gran cliffhanger final del capítulo para mi queda relegado a un segundo plano en favor de toda la parte del bosque de los susurros. 
Sencillamente me encanta esta parte. Es tópica dentro de la serie, y sabemos que no deja de ser un episodio de transición, pero los alocados diseños sacados de los cuentos clásicos le están sentando muy bien a la serie. Big Mom podía tener un diseño raro, pero no dejaba de ser un diseño a lo Oda, como lo eran también los de Pudding, Lola o Praline... como son también diseños muy de Oda los de los Vinsmoke...  pero Brûleé se me hace extraña dentro de la galería de diseños típicos del autor, y eso me encanta. Oda no es muy variado con las mujeres, eso es obvio, tenemos el modelo Nami, y luego tenemos el modelo al que ha acabado deribando Robin... y no dejan de ser diseños muy parecidos todos entre ellos. Oda, o te hace una mujer sin cintura y con tres cabezas, o te hace un auténtico horror tipo Lola o Dadam. De vez en cuando se sale de esos dos extremos y es capaz de dibujar una Russian o una Otohime, o incluso una belleza extraña como la de Bonney, pero es más fácil ver una Baby 5, una Violet o una Sadie-chan... o una Kokoro en el otro extremo del espectro. Por eso me ha encantado la octava hija de Big-Mom. Elucubremos, y pensemos que tiene una risa característica, y que si seguimos la tradición de los shonnen el poder se mide por los números y un 8 es bastante alto, elucubremos y pensemos que quizás tengamos una rival para un combate de Nami. Mas incluso sin pensar en un combate para la navegante del grupo, tenemos lo que parece una buena villana, con un más que evidente sadismo y con una fruta que podría dar mucho juego... pero sobre todo me ha gustado su diseño de árbol siniestro sacado de un cuento de terror o de una película de Tim Burton. Quizás exagere, pero más que la clásica fealdad de Catalina Devon, en Brûleé veo rasgos más puramente siniestros, muy estridentes y exagerados, y me encanta. Me gusta más su diseño de bruja malvada y retorcida que todos los diseños de Thriller Bark, que serían los que más cerca estarían de ese estilo.
Y luego, para rematar el capítulo, tenemos a Randolph, que definitivamente mola como conejo aristocrático jinete de pájaros... y a Carrot, que ensalza al susodicho Randolph y acto seguido decide atacarle para probar sus palabras y al mismo tiempo demostrar que no es un mink en una muestra de orgullo de su raza. En este capítulo Oda no sólo se ha sacado de la manga uno de sus diseños femeninos más originales, si no que además ha dado toda una escena molona de pelea a una de sus chicas... times are a-changing.