domingo, mayo 26, 2019

El arte de la retrocontinuidad

One Piece 943 - Smile*

La continuidad en una serie es hacer que esta parezca lógica y coherente en su desarrollo. Hay varias formas de conseguirla; la más obvia es que la serie sea lógica y coherente en si desde sus inicios, que el autor lo tenga todo planeado, pero esto -sobra decirlo- es imposible en un manga que nace bajo la amenaza de la guillotina de la Jump... y bueno, siendo la duración de One Piece ya superior a 20 años resulta obvio que Oda no lo tenía todo previsto y que ha ido desarrollando y complicando la trama con el paso de los años. Ahora bien, Oda es un maestro la continuidad.
Tenemos la continuidad hacia adelante, el ir dejando pistas claras que luego se resolverán como aquel Vivre Card que Ace le dejó a Luffy y que tuvimos que esperar más de 300 capítulos para que Lola nos explicase... al tiempo que la propia Lola dejaba un Vivre Card para una madre que tardaríamos otros tantos episodios en ver. 
Este capítulo podría ser fruto de algo parecido. El como Oda ha enlazado aún más Wano con las Smiles ha funcionado excepcionalmente bien, Yasu ha ganado algo más carisma si cabe y la escena de O-Toko riendo porque no puede llorar frente a su padre moribundo es desgarradora. 
Ahora bien, tengo dudas de si es algo planificado por Oda o es un ejercicio espectacular de retrocontinuidad. Si recordamos, Doffy mencionó la "era de las sonrisas" por primera vez hace más de 400 capítulos cuando Disco le contaba lo sucedido en la subasta de esclavos (ver reseña). 
Entonces era una clave que parecía una coña del personaje (y algo que pasaba muy desapercibido cuando en esa misma conversación el shichibukai anunciaba que los 7 irían a la guerra contra Barbablanca), y no dudo que Oda tuviera ya muy esbozada toda la trama de las frutas artificiales de Kaidoh que empezaría relativamente poco después. No obstante, no creo que entonces tuviera preparado este capítulo. Creo que aquellas "Sonrisas" sencillamente iban de la mano de la propia personalidad de Doflamingo... más que nada porque si no fuera así, tendríamos que irnos más atrás, al capítulo 240 más o menos con la presentación de Bellamy y su bandera (que entonces no parecía otra cosa que un refuerzo de la narrativa de Mock Town). Las Sonrisas, así como su derivación "SAD", son una asociación natural con la trama de Doflamingo (de hecho ya hubo un capítulo titulado "Sonrisa" previamente aunque entonces tuviera un significado completamente distinto (ver reseña)). Que ahora sepamos que el nombre de esas frutas viene de su efecto secundario me parece un ejercicio de retrocontinuidad, un ejercicio maravilloso porque los "Pleasures" ya aparecieron en aquella escaramuza de Jack y los suyos en Zou y ahí si que me parece obvio que Oda había diseñado un pueblo alimentado de sobras contaminadas, pero creo que Oda en este caso no tenía prevista escena por la época de Shabody. No dudo que el mangaka tuviera entonces esbozada la saga de Wano con Orochi, Kaidoh, Momonosuke y todas las conexiones con Roger y el Siglo Vacío... pero que este capítulo estuviera ya previsto desde entonces me parece una barbaridad incluso para lo que es Oda; creo que sencillamente es un grandísimo ejercicio de retrocontinuidad, de un mangaka que sabe apoyarse en las relecturas de su obra para darle más solidez a esta.

jueves, mayo 23, 2019

Una interesante experimento literario

Justicia auxiliar

Ann Leckie era una autora desconocida que saltó a la fama de la ciencia-ficción con esta, su primera novela. Una novela bastante sencilla en su argumento, que se traduce en poco más que en una presentación de personajes al calor de una chimenea y una posterior acción basada en lo expuesto anteriormente. No obstante, a pesar de que las 400 páginas enmarcan una pequeña space opera, el mundo que el autor presenta tiene algunos puntos interesantes y está increíblemente trabajado a nivel sociopolítico (e incluso lingüístico). La historia de Esk Una, el último retazo de la IA de Justicia, una gigantesca nave espacial con decenas de cuerpos a su disposición no me parece que sea especialmente destacable, pero es entretenida y se ve bien. Y si bien el recurso de alternar las capítulos actuales con otras que nos cuentan el pasado de la protagonista y sus motivaciones no es nada especialmente novedoso, si lo es el como la autora nos presenta a un personaje que no deja de formar parte de una gran inteligencia artificial, siendo un nodo de una red de pensamiento con una capacidad de toma de decisiones muy particular. El como la autora consigue narrar los pensamientos de la protagonista y al mismo tiempo muestra los pensamientos de otros nodos de la red, de la nave espacial o de la inteligencia artificial en si de una forma conjunta es el gran mérito de esta novela, es algo terriblemente complejo pero Leckie consigue salir relativamente airosa de su complicada empresa... y esa empresa es precisamente la que hace recomendable esta lectura.

Ahora, si bien este libro es muy recomendable por el trasladarnos al interior de un "colectivo Borg"*, el problema es que el autor no se detiene ahí y pone a prueba su capacidad narrativa con un desafío más... y en este no me parece que salga tan bien parada. Creo que fue a Tolkien a quién una vez le preguntaron porque el sol salía por la misma dirección en la Tierra Media que en nuestro mundo; ahí entraría en escena el tema de la fantasía mitológica que el autor inglés quería que fuera su novela, pero en si esta pregunta entronca con otras clásicas de los universos fantásticos ¿como se mide el tiempo o la distancia? No tendría sentido que los hobbits midieran el sus tierras en pies o yardas, no al menos en las que usan los ingleses; y desde luego en Gondor no tenían porque tener relojes cuyos días durasen lo mismo que los terrestres. Verdaderamente Tolkien si que inventó un calendario distinto para los hobbits basado en sus cosechas y cosas así, pero apenas usó este en los libros, la razón era tan sencilla como que no era necesario para la historia... y el introducirlo solo haría que el lector se distrajera con un elemento superfluo e irrelevante que habría de retener en su memoria. Ann Leckie cae en este error. La novela nos presenta una sociedad que no es asexual, pero si muy indeterminada en el uso de los pronombres. Esto hace la lectura extraña, la protagonista trata a todos los personajes como femeninos por defecto, pero otros personajes de otras culturas les dan a estos secundarios un tratamiento masculino ocasionalmente. El resultado me parece extraño al final. No sé, quizás en inglés, donde los pronombres son distintos esto tenga más sentido, pero en el español los pronombres y los nombres ya llevan el género incorporado, y el intentar retorcer su significado se me hace extraño y desorientador hasta el punto de que llegado un momento no sabía si la protagonista estaba hablando con mujeres o con hombres, y puede parecer una tontería pero al final la imagen mental que intentaba formar en mi mente mientras leía siempre tenía esta indeterminación y me distraía... y si bien la autora intenta dibujar una sociedad en la que este punto es importante, no me parece que esta herramienta narrativa sume especialmente al total de la novela.

Es una novela entretenida y recomendable, aunque su gran mérito narrativo queda empañado en parte por su defecto narrativo.

*Esta mista definición es usada en la presentación del libro y me parece bastante acertada.

lunes, mayo 20, 2019

OPDM - 046- Mangaplus y Xenoblade 2

Nueva edición del podcast, en la que en un primer bloque @chusetto nos habla de la aplicación Mangaplus y en un segundo @Setzer nos da la oportunidad de hablar del videojuego Xenoblade 2 y su expansión Torna. Entre ambas secciones nuestra enciclopedia friki nos lleva a la R con Ellen Ripley y Riyoko Ikeda

Los tiempos del programa son los siguientes

00:01 - Mangaplus
Curtain’s up, I’m off
Dricam
Heart Gear
Land Lock
Moon Land
Soloist in a Cage
Spotless Love
SPY X FAMILY
David-kun
Breve Ao no Flag y Rendering
00:53 - Encicopledia: Ripley
01:05 - Enciclopedia: Riyoko Ikeda
01:16 - Xenoblade Chronicles 2 (sin spoilers)
02:29 - Xenoblade Chronicles 2 (sin spoilers)
02:57 - XBC2: Torna (sin spoilers)
03:17 - XBC2: Torna (con spoilers)

Como siempre, muchas gracias a todos los que nos comentáis aquí o en ivoox, así como a todos los que le dais al like u os subscribis al podcast

viernes, mayo 17, 2019

Guerras de otros tiempos

Egao no Daika

Cuando uno ve la primera imagen de esta serie ve a una princesita alegre y feliz que parece vivir en un mundo de sonrisas, flores y canciones; la protagonista de un clásico anime "moe". Sin embargo el primer episodio es una gigantesca trampa que acaba cuando descubrimos que la protagonista ha vivido en una burbuja protectora y que en verdad su reino está en guerra contra un imperio vecino. La serie nos presenta entonces a su otra protagonista, una soldado con una perpetua sonrisa triste en su rostro, y pasa a contarnos una cruenta guerra desde la perspectiva de ambas.

La serie es interesante en su historia, y desarrolla el conflicto bien alternando el protagonismo de las dos chicas y mostrándonos varios aspectos de una guerra que parece tan cruel como imposible de detener. La idea de la serie no es ni mucho menos mala, el problema es que su ejecución no es especialmente brillante. Se nota demasiado que es un anime "menor" al que le faltan muchos medios y, sencillamente, la historia de sus creadores le viene demasiado grande. 

Tenemos una animación por ordenador para los mechas y las batallas que cumple, pero que no aporta una espectacularidad especialmente notable, y cuando nos salimos de la fría animación por ordenador los altibajos en la calidad de la animación son constantes. No obstante, si bien visualmente la serie no es tan potente como en el aspecto sonoro (donde si bien los temas de fondo son normales si hay un trabajo de actores muy destacable), diría que el principal problema de la serie es la narrativa.
La idea de alternar dos bandos -e incluso narrar algunos hechos desde ambos puntos de vista- es siempre muy interesante, el problema es que el desarrollo en sí de los episodios suele ser errático. Uno entiende que la serie se explaye intentando desarrollar a los personajes secundarios y la relación de las protagonistas con estos, o que intente mostrar en cada episodio un aspecto distinto de las guerras y como afectan estas a soldados y pueblos. El problema es que los capítulos no son especialmente entretenidos, son interesantes en su concepto pero durante su visionado tenía la sensación constante de que la serie estaba alargando sus exposiciones hasta que llegaba el minuto 20 y entonces casi apresuradamente insertaba un giro de guión o un momento dramático muy potente. 
Es una serie extraña que me parece algo fuera de su tiempo. En los 80 o 90, con una animación más tradicional y sin la tiranía de los 12 episodios por temporada, creo que esta serie habría funcionado mucho mejor ya que -a pesar de mi crítica sobre su ritmo- creo que la serie funcionaría mejor con un relleno más honesto que le diera tiempo a desarrollar sus tramas y personajes más relajadamente. Como concepto la serie me parece muy interesante, pero creo que sus creadores no han sabido adaptar este al formato en el que tenía que emitirse.

martes, mayo 14, 2019

El Pikachu maltés

Pokemon: Detective Pikachu

Casi todo son aciertos en esta película...

- La película es una tontería y lo sabe. Y al saberlo se permite ser divertida ante todo, con el cine "noire" como vehículo para un surreal festival de fanservice con tropocientas referencias a la franquicia (esta plagada de decenas de planos abiertos de esos donde con el pause los fans sacarán infinitos detalles).
- El humor es discutible, pero en general la película es divertida y ese tono "Deadpool para todos los públicos" le sienta bien a su tono inocentón y ligero.
- La recreación de los pokemons es espectacular: desde detalles como ver Squirtles integrados en el cuerpo de bomberos o bandadas de Pidgeys, a ver combates puros y duros de grandes clásicos Gengar.
- Hay grandes detalles como que muchos personajes vayan con su gorra, mochila y chaqueta roja de entrenador.
- La película, sobre y ante todo, da lo que su público quiere, y su público son los niños, pero también los treintañeros nostálgicos, y sabe elegir muy bien a sus pokemons centrándose en la primera generación. Pikachu es el protagonista, y como segundo pokemon casi tendríamos a Psyduck, siendo Mewtwo "el enemigo"... una elección perfecta que se complementa con el mítico trío inicial Squirtle-Bulbasaur-Charmander con gran presencia en pantalla y cameos de Jigglypuffy, Mr.Mime o Magikarp. 
- La película no se sale mucho de los 150 iniciales de Kanto, pero cuando lo hace incluso sabe apoyarse en los más conocidos e incluso valerse de la popularidad de Smash para usar a Greninja. 
- Sorprendentemente no hay muchos cambates, pero tenemos a Pikachu vs Charizar primero y luego frente a todo un Mewtwo.

Evidentemente también hay fallos...

- La película no deja de ser una mierda, una chorrada monumental que es mejor no entrar a valorar a niveles de ritmo o desarrollo donde no hay misterio alguno y todo avanza merced a un guión verdaderamente de videojuego infantil (y mejor no hablar de los hologramas).
- Los actores estan bastante mal, y Bill Nighy quizás se haya divertido algo... pero desde luego el pobre Ken Watanabe puede aspirar a algo más que a ser el japonés de todas las películas americanas.
- La acción es una chorrada siempre, pero en concreto la secuencia de Torterra es demasiado larga y exagerada.
- No hay Team-Rocket, eso duele.

sábado, mayo 11, 2019

Las muertes en One Piece

One Piece 942 - El daimyo de Hakumai, Shimotsuki Yasuie

Capítulo sorprendente. Oda ha matado abiertamente a un personaje. Y no han sido balas de un flashback, han sido balas de una ejecución en tiempo real que varios personajes han presenciado sin poder hacer nada. Y ha funcionado bien, particularmente no era un gran fan del personaje de Yasu, no me gustaba su risa y su constante felicidad... y era obvio que Oda lo iba a usar para la historia, pero si lo ha usado matándolo ya no seré yo el que me quejé aunque no termine de gustarme esa asociación con las frutas Smile final (demasiado forzada si no descubrimos después que alguna de las fábricas contaminantes de Wano se usaban para generar algo que necesitasen esas frutas). Pero Yasu ha sido útil, nos ha hecho atisbar un poco más de la historia de Oden, y ahora tenemos la figura de 4 daimyos y también sabemos que Orochi había contraído algún tipo de deuda con Oden. Y sobretodo tengo la sensación de que Oda ha usado a Yasu para implicar a Zoro mucho en esta historia para que se enfrente a Kyoshiro o -de alguna forma- esté más en el frente "samurai" que en el frente "pirata" de esta saga y así no forzar la historia para que tenga que derrotar a King. 
Tengo interés por ver como Oda maneja la profecía de los 9, ya que parece obvio para el lector que estos 9 no serán los samurais si no los piratas protagonistas (o que de alguna forma estarán muy involucrados en este conflicto), y si el vínculo entre el futuro shogun -Momonosuke- y el capitán -Luffy- es claro, también parece claro ya un vínculo entre la princesa -Hiyori- y el segundo de a bordo -Zoro-.

No obstante, lo interesante de este capítulo no deja de ser ver como han evolucionado las muertes en One Piece. Nadie moría en One Piece en los primeros 500 capítulos si no era en un flashback (o bueno, Kuro, que se supone que también murió aunque a nadie le importe). Eso nos dejó momentos muy reprochables y es imposible no pensar en Pell, pero también Pagaya sobrevivió a un rayo mortal sin que la historia ganase nada con ello... como tampoco necesitabamos que sobreviviese aquel pirata que se cortó la lengua en la casa de esclavos. Oda decía que no mataba porque podía necesitar a esos personajes, y el tiempo le dio la razón con Cocodrilo, Lucci o incluso Moria. 

Las muertes sólo se producían si hacían avanzar la historia, y entonces...


La muerte de Barbablanca parecía tan obvia que a nadie le sorprendería... y Oda mató de repente, sin aviso, al hermano del protagonista, justo enfrente de este, y justo cuando lo acababan de salvar. Aquel capítulo 574, en 2010, era sencillamente impensable. Y todo cambió entonces.

Cierto que Oda sigue siendo reticente a la hora de matar personajes. Cierto que Ace en cierta forma revivió en forma de Sabo, cierto que Bon-chan ha sobrevivido a Magellan, y cierto también es que no nos hemos librado de escenas muy vergonzosas como todos esos soldados del G-5 que sobrevivieron a una nube de muerte. 
Pero ahora, en el Nuevo Mundo, las muertes son extrañamente posibles en One Piece. Precisamente por lo poco habituales que son, se sienten más efectivas y perturbadoras, y Oda ha ido subiendo el nivel poco a poco sin que nos demos cuenta:

- Vergo y Monet fueron los primeros. Sus muertes no fueron "confirmadas", vieron en unas 3D en la más alta definición imaginable una gran explosión, pero eso nunca ha sido mortal en esta serie. No obstante no han resucitado ni aún cuando una historia de portadas de los secuaces de Doffy tendría bastante potencial. La suya fue una muerte extraña, y creo que todavía  todos pensamos que un día aparecerán andando por ahí aunque solo sea para explicar a que jugaba Monet exactamente. 
- Pound. El héroe más anónimo de la isla de los dulces. Una historia tan preciosa como triste de un padre que se sacrificaba por una familia que no le reconocía. La espada de Oven ensangrentada era bastante explícita por mucho que Oda no mostrase esta muerte en directo y que sea el clásico personaje al que al final salva por bondad.
- Pedro. El enésimo sacrificio de One Piece... algo que Oda ha hecho tanto que creo que todo seguimos esperando que aparezca como prisionero de Big Mom o que Jimbe le encontrase de alguna forma. Es una muerte extraña porque parece el clásico momento épico shonnen de épica... hasta que los personajes se dan cuenta de que el jaguar no vuelve y que de verdad ahora comienzan a pagar el precio de sus aventuras y errores.
- Absalom. Tan irrelevante como sorprendente. Un personaje muy menor que funcionaba como alivio cómico y al que ahora incluso Oda había encontrado una funcionalidad de reportero para hacer avanzar la historia. Y su muerte es de la más confirmadas del manga.

Y ahora ha muerto Yasu, y ha muerto para proteger la rebelión -que no deja de haber sido descubierta en parte por culpa de los protagonistas-, y ha muerto con una sonrisa en la boca y sin arrepentimientos... pero ha muerto con una hija y en una fría ejecución, crucificado y disparado ante centenares en una escena tan sorprendentemente dura que parece impropia de esta serie.

miércoles, mayo 08, 2019

Engrandeciendo la inmensidad

Xenoblade Chronicles 2 - Torna: the golden country

Xenoblade 2 ya era un auténtico juegazo (ver reseñas), pero un servidor no es muy fan de los pases de temporada y el suyo no me llamaba la atención inicialmente (a pesar de que los extras sobre el juego original son bastante buenos y alargan aún más su vida), sin embargo este capítulo extra es un añadido tan grande que verdaderamente puede ser evaluado por separado como una expansión de un juego de PC de hace 20 años. 
Originariamente situado como una especie de flashback al final del juego original, su tamaño creció tanto que finalmente Monolith decidió convertirlo en un minijuego con entidad propia. Y así tenemos este Torna, que añade bastante a Xenoblade Chronlicles 2. Por su precio -de 30€- en físico es una compra recomendable, y más aún lo es en su versión digital con aquellos 20€ que costaba inicialmente.
El juego son unas 15-25 horas de precuela que nos trasladan al legendario titan de Torna, donde seremos parte de la aún más legendaria batalla de Égidas muchas veces referenciada en el juego original. No obstante, hay una extraña dicotomía narrativa en este juego; si bien los hechos que vemos están protagonizados por Mythra y Addam y vemos como se forja gran parte de la personalidad de la Blade (e incluso como "nace" Pyra), la narración viene de la mano de la dupla Jin-Lora, siendo la relación de estos el verdadero corazón del juego y el objetivo de este capítulo extra... sin embargo no llegamos a ver como acaba esta relación y como Jin acaba convirtiéndose en el personaje que veremos después, con lo cual verdaderamente hasta habría margen para una nueva secuela. No obstante, la curiosa mezcla de dos parejas protagonistas, una con un claro componente dramático y otra con uno histórico, funciona bien debido al carisma de los personajes. En esta ocasión se ha eliminado el sistema de Blades "gachas" y tenemos únicamente a tres pilotos con dos Blades que se alternaran en batalla. El sistema de combate es espectacular y muy ágil, y me parece que se solucionan algunos problemas de ritmo del juego original debidos a su sencillamente inmensa lista de posibilidades. Aquí tenemos unos Blades fijos, Blades que además heredamos en su totalidad del juego original y que -a pesar de estar viviendo sus "vidas pasadas"- se sienten ya muy cercanos al jugador.
La pega de este juego vendría dada quizás por su diseño. No deja de ser una expansión, así que su contenido a nivel de historia es relativamente pequeño y podría acabarse en unas 15 horas, para alargarlo el juego recurre a un sistema de "prestigio" donde se nos piden muchas misiones secundarias. La inmensa mayoría de estas misiones no son obligatorias, pero en un determinado momento rompen algo el ritmo del juego y el hacerlas sólo nos recompensara con algunas secuencias bastante cómicas -e incluso alguna dramática- y una mejora en las habilidades de nuestros personajes que nos permitirá afrontar con más garantías las batallas (no especialmente elevada) o explorar mejor el par de titanes que tenemos como escenario. Visitamos un Gormott antiguo y descubrimos el titan de Torna, y si bien este último es un titan inmenso completamente nuevo con varias zonas variadas y una gran ciudad repleta de personajes y misiones, Gormott no deja de ser una versión ligeramente cambiada del original y particularmente no puedo dejar de pensar que me habría gustado ver una versión de Mor Adain más joven que la del juego original. No obstante, para ser una expansión el contenido del juego está más que bien.
Es una expansión tremendamente recomendable -prácticamente obligatoria- para cualquiera que disfrutase con el juego original. Su veintena de horas hace que no sea corta pero que tampoco se sienta especialmente alargada. Tanto su sistema de combate como el de exploración salen beneficiados de tener un número finito de Blades y son ahora más ágiles. A nivel visual sigue teniendo el mismo apartado alegre y bonito del juego original con un marcado carácter anime que se contagia a su humor y sus secuencias de vídeo, y a nivel sonoro seguimos teniendo una grandísima banda sonora.