miércoles, marzo 29, 2017

Existentialism Simulator (ß version)

Westworld

Westworld nos traslada a un parque temático gigantesco -centenares de kilómetros cuadrados- que recrea el antiguo Oeste americano; ahí, tras el pago de una cuantiosa suma, cualquier millonario puede "explorar su verdadera naturaleza"... que básicamente se traduce en pegarle tiros a todos los tíos que encuentre y violar a todas las mujeres... o al revés dependiendo de las preferencias del citado millonario.
El parque se haya poblado de robots, y a la idea anterior se le suma la de la rebelión de las máquinas, con unos robots que comienzan a ser conscientes de si mismos. Así pues, si en el párrafo anterior he mencionado la chorrada de "explorar su verdadera naturaleza", a esta idea se le suma el tema de la inteligencia artificial. La idea de la serie no está mal, podría ser una interesante reflexión sobre el concepto de vida y de consciencia, con temas como el enfrentamiento entre unos dioses y sus creaciones y las responsabilidades y obligaciones de unos y otros. El potencial de la serie es muy alto ya que estos son siempre temas muy sugerentes y es incluso difícil manejarlos sin conseguir hacer que el espectador se formule algunas de las preguntas clásicas de la ciencia ficción.
Pero Westworld, siendo una serie con unos valores de producción increíbles, notándose en cada instante la millonada que ha costado y con la que la HBO quiere convertirla en su nuevo buque insignia, tiene demasiados errores como para poder pasarlos por alto:

- El concepto del parque es tan exagerado que resulta absurdo, no sólo es claramente inviable económicamente si no también incontrolable. Hay secuencias y escenarios sencillamente ridículos e imposibles de compaginar.
- El conflicto de los robots queda claro desde el primer momento de la serie, todo el tiempo que pasa hasta su revolución se siente claramente alargado y repetitivo; si bien en sus capítulos finales mejora, en sus inicios la serie se dedica a repetirse una y otra vez.
- Las trampas de "este al final no es humano, es también un robot" no sólo son obvias si no previsibles.
- Adoro a Susan Calvin, pero lo que vemos aquí son continuas conversaciones pretenciosas ridículas sobre el sentido de la vida.
- Muchas de las acciones de los personajes son guionazos que dan bastante vergüenza ajena.
- La estructura de la serie es muy tramposa en su montaje; buscando siempre misterios y anzuelos para el espectador.
- Es la HBO... eso se traduce en unas sucesiones constantes de tiros y orgías a cuento de nada.

Me parece que, en su recta final, es entretenida y efectiva... pero me parece una serie absurdamente grandilocuente y ambiciosa, pretendidamente filosófica y simbólica. Es un continente muy bonito que quiere hacernos creer su contenido es brillante cuando en verdad esta vacío. Un gran trabajo por parte de la gente de marketing, un trabajo normalito por parte de sus creadores.

Almas de metal

Películilla de principios de los setenta que sirve como punto de partida para la serie homonima antes comentada. La trama es relativamente similar, aunque sin complicaciones existencialistas, sencillamente tenemos una película rollo "Terminator" -o "El diablo sobre ruedas" para ser más acordes a su época- donde los robots se vuelven malos y un Yul Brynner muy cabreado persigue al protagonista para matarlo. 

El funcionamiento y las características del parque me parecen mejor explicadas que en la serie, pero el resto de la película ha envejecido francamente mal. La acción es bastante normalita, y tiene alguna que otra buena idea... pero para compensarlo tiene muchas otras que dan bastante vergüenza ajena. 

La película fue dirigida por Michael Crichton, y cientificamente como he comentado es relativamente sólida, pero luego sencillamente a nivel de montaje o de dirección de actores se muestra muy limitada.
Aún sabiendo que era una película que no tenía más fin que el de entretener, y como tal habría de ser valorada, es una película bastante flojita que no puedo recomendar por mucho que su original punto de partida la haya convertido en una cinta de culto.

Ex Machina

Referente a los artistas, es común usar muchas veces la palabra "Opera prima" para referirse a su primera obra, y este es un término que tiene connotaciones tanto positivas como negativas. Esta "Ex Machina" es una "Opera prima" de libro, tiene sus cosas buenas, como una valentía notable al enfrentarse al tema de la inteligencia artificial por medio prácticamente de una sucesión de conversaciones entre dos personajes, y tiene también sus cosas malas como el afrontar un tema tan complicado como la inteligencia artificial y hacerlo por medio de un onanismo filosófico carente de contenido.

La película nos transporta a una casa perdida en un bosque, donde un científico muy listo lleva a uno de sus empleados para que hable con una robot que ha creado y determine si le parece inteligente y "viva". No hay test ni planes de prueba, sólo conversaciones a partir de las cuales el invitado tiene que pensar si la robot es inteligente de verdad y está pensando. La película se articula en torno a media docena de conversaciones entre el protagonista y la robot, y luego media docena de conversaciones entre el protagonista y su jefe sobre la conversaciones anteriores... teniendo estas conversaciones mucha carga filosófica -o no, porque el jefe es un flipado que sólo quiere saber de sensaciones y cosas así-. La película no intenta explicar nada técnicamente, lo cual me parece un acierto, pero luego se centra en exponernos disertaciones sobre lo que se considera la vida o no, sobre la pureza y la intensidad de las sensaciones en la determinación de lo que consideramos nuestra humanidad. Hay mucha pretenciosidad en algunas de sus líneas, y no me parece que sean tan brillantes como la película cree que lo son. A esto sumemosle el manido recurso de un romance cogido muy por los pelos entre el protagonista y la robot y algún que otro tópico más.
Los actores están bien, y los efectos también (todo el aspecto visual de la película es bastante potente en líneas generales). Sin embargo el ritmo es muy pausado y reflexivo, lo cual desde luego no la hace una película para todos los públicos.
No es una mala película, pero tampoco me parece una película especialmente buena. Curiosa, y recomendable en parte porque el cine de ciencia-ficción puro no suele predominar en Hollywood, pero no especialmente memorable.

domingo, marzo 26, 2017

La virtud del diseño de personajes

Esta sería una reseña rápida y casi de twitter, pues el capítulo de esta semana sólo tiene una cosa, pero que cosa...


Estos personajes no son importantes para la historia principal. Lo son, y mucho, para la historia global, pero es poco probable que alguno de ellos juegue un rol importante en una trama que ya tiene demasiados villanos. Sin embargo Oda los presenta, y se ha currado unos diseños increíbles a la par que consistentes para traficantes de armas, enterradores, meretrices, periodistas y resto de grandes gentes de los bajos fondos del mundo. Estamos viendo lo peor de lo peor de este mundo. Probablemente sean poco más que testigos de los acontecimientos de la boda, pero no son ni mucho menos personajes de relleno, son personalidades muy importantes de este mundo y como tales Oda ha cuidado su diseño hasta el punto de introducir un pollo gigante.

Y hace unos pocos capítulos...


Veíamos una reunión de hijos de Big Mom... y Oda es tan desgraciado que tras la locura de personajes que ya habíamos visto sigue presentando más y más cosas raras, y ya directamente ni se digna a presentarlos. Imaginamos que cabeza-calabaza es importante, como también puede serlo el cabezó con sombrero con bigote... pero todo parece indicar que son personajes para rellenar. A Oda le sobra tanta imaginación que puede permitirse el gastar todas estas ideas alocadas en personajes que aspiran como mucho a salir de segundo plano.

Y volviendo al capítulo actual...


Otro diseño más, esta vez para el comandante que faltaba; el que parece ser -más allá de la Emperadora- el más problemático de todos los miembros de la banda de Big Mom y el hombre llamado a dignificar el haki de observación. Y esta vez Oda se gasta un diseño molón y duro que parece sacado de Hokuto no Ken o Berserk.

Estamos en el "Capítulo 860 - La fiesta comienza a las 10"; y sí, con algunos diseños se repite (especialmente con las féminas y los tropocientos clones de Nami o de Robin), y a veces se nota mucho que se escuda en lo cómico y surreal para diferenciar personajes... pero que tras casi 20 años de serialización Oda siga teniendo esta facilidad para crear diseños variados, sorprendentes y sorprendentes... es sencillamente increíble.

Y aprovechando la mención a Berserk...

Anexo: Berserk 348



Me encantá como ha representado Miura la mente destrozada de Kiaska. Ese perro moribundo arrastrando un ataúd con una muñeca rota es una imagen con una fuerza brutal y una manera perfecta de empezar este escenario (incluso con esa mini-Kiaska mona de por medio).
Ahora falta ver como se desarrolla todo.  Miura ha tenido tiempo para pensar esta parte -una de las más importantes e inevitables-, así que confío bastante en que logremos recuperar a la gran fémina de una forma digna. Otra cosa es que con su enamoramiento de Griffith, su trauma, su hijo nato y su hijo nonato...  va a ser un personaje muy dificilmente de manejar que seguramente todos acabemos odiando si se acerca demasiado al beherit que Gatsu lleva desde tiempo inmemoriales. Pero será una preocupación para otro día.

viernes, marzo 24, 2017

El crepúsculo de las mallas

Logan

No soy un gran fan de Lobezno. Es un personaje muy carismático y todo eso, pero su popularidad es tal que también tiende a supeditar a su figura un universo tan coral como el de los X-men. Jackman siempre ha hecho un buen trabajo con este personaje, y las dos primeras películas de la franquicia me encantaron... pero desde aquellas este personaje casi siempre me ha sobrado. No obstante, con esta película me he reconciliado con el personaje y he visto lo que siempre había querido ver del mutante de las garras de adamantiun.

Un ejemplo, en la infame primera película (tan mala que es una de las pocas excepciones a mi regla de reseñar cualquier película que vea), en una escena, Lobezno cargaba contra un camión a lomos de una moto y lo rajaba con sus garras. Había unas cuantas leyes de la física que se iban a tomar por culo en esa escena. En esta película Lobezno se lanza en una especie de limusina contra una alambrada, y no la atraviesa, en su lugar acaba enganchado a ella y arrastrándola. Puede parecer una chorrada, pero creo que esta escena ilustra a la perfección lo que es esta película. Una película en la que vemos a un protagonista continuamente malherido a pesar de sus habilidades, una película en la que es constantemente apalizado y donde se enfrenta con rabia a sus enemigos. Una película en la que las garras se clavan y destrozan a la gente. Hay sangre al fin, y no es gore, es simplemente realismo y lógica. La violencia peligrosa de verdad es aquella en la que te dicen que si le disparas a alguien no muere, aquí la gente muere, muere rápida y contundentemente.
Logan nos traslada al año 2029, un año en el que prácticamente los mutantes han sido exterminados y donde los pocos supervivientes que quedan malviven como pueden. Logan, por supuesto ha sobrevivido, pero su poder de regeneración parece estar menguando y le vemos encanecido y afectado por la edad; junto a él un Xavier casi senil junto al cual tendrá que cuidar una niña. Hay peleas, hay muchas peleas, y algunas de estas tienen ideas muy interesantes, pero son lo menos importante de la película, e incluso diría que cuando la película tiene que improvisar un clímax es cuando peor se maneja. Hay peleas, como he dicho, pero también hay escenas en la que Logan tiene que ayudar a mear a Xavier, y estas escenas son más importantes. La película se articula en base a la idea de la familia, con un Xavier que actúa como padre de Logan, y una niña que actua como una hija de Lobezno; la relación entre padres e hijos, es uno de los grandes motores de la película. Otro motor sería la culpa, el peso de los pecados y la búsqueda de una brizna de redención. La muerte, la gran sombra que se cierne sobre todo el mundo de esta película, sería otro gran pilar de esta triste y melancólica película en la que todo parece abocado al fracaso.
Logan es una película larga y es una película lenta. Es una película con un argumento muy sencillo y relativamente previsible, pero donde lo importante de verdad es el desarrollo de sus personajes. La fotografía prima los tonos amarillentos que tan bien transmiten una sensación de tristeza y decadencia. Los efectos especiales son muy reducidos, limitándose a heridas brutales y a algún que otro doble digital. El guión es sólido y los actores están muy bien, con unos Jackman y Stewart que saben que están interpretando por última vez a unos personajes a los que les tienen mucho cariño. 
La acción es relativamente escasa y el drama y la reflexión abundan. El cine de superhéroes esta ya más que consolidado y esta es una de esas películas que, sin ningún complejo, abraza ideas muy sugerentes que se salen de las formulas más comerciales y habituales. He leído muchas veces que esta película es un "western crepuscular", que es el "Sin perdón" de los superhéroes... esa afirmación me parece excesiva, pero si me parece sin duda que esta película esta más cerca de la cinta de Eastwood o de "Hijos de los hombres" que de cualquiera de las que conforman las "fases" de Marvel o ese universo compartido que DC intenta crear.
Es una excelente y muy recomendable película dejando de lado cualquier etiqueta.

miércoles, marzo 22, 2017

Festín de cuervos

Haikyuu!! Karasuno vs Shiratorizawa

Tras una gran segunda temporada (ver reseña) que potenció las virtudes que la serie había atesorado desde el principio (ver reseña), esta tercera temporada podía ser un colofón brutal o suponer una enorme decepción por las altas espectativas que se tenían en ella. Afortunadamente la serie no sólo ha estado a la altura de sus predecesoras, si no que las ha superado regalándonos un partido para el recuerdo.
Esta tercera temporada era arriesgada, había poco material del manga original pendiente y la distribución de episodios de las temporadas anteriores había dejado la serie en un punto raro: justo antes de la gran final. Esta tercera temporada plantea algo que suele ser más propio de OVAs, una serie centrada unicamente en un partido. Tenemos en esta ocasión 10 episodios (9, en verdad, el primero sería el clásico episodio de "el día de antes") en los que vemos los cinco sets del partido. Y son 5 grandísimos sets. Uno pensaría que son demasiados episodios deportivos y que esto no deja lugar para la comedia o las relaciones de los personajes, sin embargo no es así, el autor del manga consigue -además de los consecuentes flashback del rival de turno- desarrollar a los personajes (Tsukishima crece hasta niveles increíbles en estos episodios) y hacer que el humor continúe estando presente a pesar de los altos niveles de épica. Ayuda sin duda el tipo de deporte; un deporte con tantos miembros en un equipo, donde sólo 3 pueden tocar el balón en cada posesión, y donde el marcador da lugar a tantos cambios de ritmo y remontadas se presta como pocos para un relato épico de superación. La serie consigue dar lugar a un enfrentamiento épico, donde todo el grupo protagonista es llevado al extremo y tiene que darlo todo para acabar con un equipo inferior como bloque pero superior merced a un jugador que está completamente por encima de todos como es Ushijima. Naturalmente, la serie fuerza un poco la trama para llegar a los cinco sets, pero creo que lo hace con habilidad pues no nos muestra a Shiratorizawa como un equipo infinitamente superior... de hecho es un equipo con relativamente pocos recursos, pero los pocos que tiene son casi imparables, lo que hace que no sea increíble que los protagonistas les arranquen puntos cuando juegan a la perfección pues vemos que son un mejor equipo desde el principio. La naturaleza individualista de los rivales también ayuda a que no veamos demasiados jugadores maravillosos de los que apenas habíamos oído hablar salir de la nada.
Técnicamente la serie goza de una gran animación, y si bien en algún que otro momento se recrea en algún impacto en concreto o algún movimiento de cámara espectacular, lo que más destacaría de la serie es como consigue que el espectador tenga en todo momento una visión perfectamente clara de la pista y la posición de los personajes, y hacerlo mientras la pelota y las jugadas mismas transmiten una gran sensación de velocidad.
No es el mejor spokon que he visto/leido (hay grandes joyas como Slam dunk, Ippo o Chihayafuru por ahí), pero sin duda si es uno de los mejores. Haikyuu no inventa en verdad nada, pero su autor controla el género y sabe trabajarlo, potenciando sus virtudes al máximo y reduciendo sus defectos al mínimo. Una serie, una franquicia, absolutamente recomendable.

domingo, marzo 19, 2017

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos...

La rosa de Versalles

Este es uno de los mangas más celebrados de la historia. Y con razón. "La rosa de Versalles" es uno de los mejores y más satisfactorios mangas que he tenido el placer de leer; y si me ha maravillado en pleno siglo XXI no quiero imaginar lo que esta obra supuso a principios de los 70, cuando los géneros y las narrativas estaban aún por explorar. Impulsora del shojo y del manga histórico, esta obra que nos traslada a la Francia prerevolucionaria no ha envejecido un ápice y sigue manteniendo una fuerza increíble.
El punto de partida es simple. Maria Antonieta llega a Francia para casarse con Luis XVI, allí conocerá a muchos personajes históricos, y entre ellos destacará el conde sueco Hans Axel de Fersen, con el que estallará de inmediato un platónico romance. A ellos se les sumará como tercer vértice de la historia la gran protagonista de la obra: Oscar François de Jarjayes, una noble ficticia que ha sido criada como hombre y ostenta un importante cargo en la guardia de la corte. Este trío, al que podrían añadírsele algunos nombres más, formaran el eje de una historia de amores imposibles enmarcados en una época increíblemente turbulenta. 
La veracidad de la historia, por supuesto, es relativa y discutible; la obra es una ficción cuyo corazón es una historia romántica, pero el manga tampoco falsea demasiado la realidad. Por las páginas de esta obra pasean Robespierre, la condesa de Polignac o el mísmisimo Napoleón, y vemos hechos como el episodio del collar o cada uno de los hitos históricos más importantes de la Revolución Francesa. Y puede que Maria Antonieta no sea reflejada como una déspota, pero ni mucho menos la pintan como una dama inocente víctima de las circunstancias. Quizás se podría acharcar a la autora que Oscar es un personaje terriblemente moderno con unos ideales avanzados incluso para nuestros tiempos y que seguramente sería imposible no ya su existencia en ese tiempo si no el hecho de que ostentase los cargos que ostentaba, pero me parece que es el único anacronismo relativamente importante de la obra. Naturalmente, el manga no puede tomarse como una lección de historia, pero es una obra que se muestra muy respetuosa con los hechos que narra y no los banaliza en ningún momento (además, son frecuentes ciertas anotaciones para explicar hechos o dar cameos a personajes importantes). 
Formalmente, la obra es otra maravilla. El dibujo de Ikeda es excepcional, precioso, con un gran detalle en los fondos y en el vestuario de los personajes. Incluso a pesar de que la mayoría de las féminas comparten peinados en muchos bailes, siguen siendo distinguibles (aunque si que tendría en contra de su diseño, por meros gustos personales, esos gigantescos ojos con unas cruces en su interior a modo de brillo). Y si bien en la esgrima fracasa, en las escenas de batalla no lo hace y creo que el estilo de la autora capta bastante bien el movimiento. Tengo algunas sensaciones encontradas con respecto a la composión de las páginas, pues el ritmo de la obra es tan elevado que facílmente pasa de un escenario a otro sin que nos demos cuenta y sin ningún tipo de recuadro que lo indique; las transiciones entre escenas, o a veces entre planos, son en ocasiones demasiado bruscas. Y más allá de las florecitas o los fondos brillantes tradicionales de los shojos, o de los secundarios cómicos deformados en segundo plano heredados de la escuela de Disney, la autora se permite recursos visuales muy potentes como deformaciones extrañas, fundidos, o alguna que otra metáfora visual, y así mismo para algunas de las escenas más cruciales no se vale de ningún simbolismo y nos planta la decapitación de Luis XVI o alguna escena de sexo.
La modernidad visual de este manga es increíble, pero no menos rompedora es su trama. Independientemente de su realismo, la revolución francesa le permite a la autora plantear temas universales, y sumarles a ellos una óptica femenina y añadir esta potente baza al repertorio de tramas y conflictos que viven los personajes. Y entre los grandes temas de la libertad, la fraternidad y la igualdad, se mueven además temas muy tabús, pues no olvidemos lo odiada que era aquella reina de Francia y de todo de lo que se la acusaba, y aquí el manga no se moja mucho... pero el sólo plantear esa escena en la que Maria Antonieta apeló a todas las mujeres en un juicio no deja de ser muy valiente.
Es, en resumen, una obra increíble. Terriblemente sólida a nivel de personajes y trama, y con un ritmo endiablado que siempre mantiene el interés en una historia que consigue sorprendernos a pesar de todos sabemos hacia donde conduce. Un manga que era maravilloso hace medio siglo y que hoy en día no lo es menos. Absolutamente recomendable.

jueves, marzo 16, 2017

OPDM - 11 - Temporada de anime de Invierno 2007

Nueva entrega del podcast, y como era más o menos previsible, tocaba reseñar la temporada de anime de inverno del 2007... una temporada bastante floja con pocos animes memorables y menos aún recomendables. Hablaremos de... 

Gakuen Utopia Manabi Straight!
Hidamari Sketch
Tokyo Majin Gakuen Kenpucho: Tou
Nodame Cantabile
Major S3
Yes! Precure 5
Shuffle! Memories
Ikkitousen: Dragon Destiny
Byousoku 5 Centimeter

Para compensar esta baja cantidad de animes, y evitando conseguir nuestro objetivo de un programa de menos de 2 horas, la sección de cajón de sastre ocupa medio programa con Setzer hablando sobre el juego Ni-Oh de PlayStation 4 y en un anticipo de la futura entrada del blog un servidor hablará de "la sorpresa de Suzumiya Haruhi" y del resto de novelas de la saga.

En nuestro bestiario en esta ocasión tocaran los Insectoides del Juego de Ender, y en el atlas viajaremos a Invernalia mientras pensamos -se aceptan sugerencias- que demonios meteremos con la letra J.

Los tiempos del programa son...

Primer bloque... al principio (obviamente)

0:22 Bestiario sin spoilers
0:29 Bestiario con spoilers

Segundo bloque: 0:33

0:58 Atlas

1:09: Ni-oh

1:38: Suzumiya Haruhi

Como siempre, se agradecen likes en ivoox, comentarios y todas esas cosillas que ayudan a dar visibilidad al programa... y que siempre da gusto grabar y saber que alguién escucha al otro lado.

lunes, marzo 13, 2017

Nada de tanto monta, monta tanto

Watashi ga Motete Dousunda

Esta "Watamote" tendría muchas opciones para ser ofensiva. La premisa inicial, la de una fujoshi gorda que tras perder mucho peso -por la depresión causada por la muerte de su personaje de anime favorito- se convierte en la chica más popular del instituto... no es la más prometedora del mundo, y desde luego los cuatro pretendientes no caen muy bien de primeras debido a ello (salvo uno, el resto parecen de primeras -y aún de segundas, cuando avanza la serie y trata de profundizar un poco en ellos- basura humana). Pero la serie es una comedia alocada, una parodia del género del harem y la protagonista pasa de ellos, no teniendo más interés que hacer que se líen entre ellos para alimentar sus fantasías (el humor exige ciertos conocimientos de la jerga del mundillo otaku, y puede tener alguna broma de seme o uke... pero en general es un humor bastante blando y accesible).

El argumento de la serie es una chorrada, pero la comedia funciona muy bien y la serie salta hacia todos los tópicos otakus habidos y por haber, viviendo constantemente en la autoparodia y la ridiculización de los tópicos del género.La protagonista tiene un carisma desbordante, y no sólo funciona muy bien de cara a la comedia con una inteligencia muy particular, si no que también constituye un buen motor dramático para la historia e incluso en un par de ocasiones la serie consigue dibujar un par de buenas historias de secundarios (en otras ocasiones no, la serie tira de tópicos y cualquier trama que se aleja de las pasiones fujoshis o los argumentos más otakus cae -a pesar de mostrar alguna que otra interesante pincelada- en una anodina mediocridad).
Visualmente no es una serie que destaque demasiado. Con la salvedad de la protagonista, algo más trabajada, los diseños de sus personajes son bastante genéricos. Musicalmente tampoco destaca. Es una serie bastante del montón técnicamente hablando y sólo destacaría en este punto lo correctas que son las transiciones hacia las deformaciones cómicas o algunos recursos visuales para los gags.
A nivel de ritmo y desarrollo tenemos la clásica estructura de serie donde cada episodio se centra inicialmente en un chico -con una historia y un formato relativamente diferenciados- para no tener que preocuparse demasiado con el avance de la trama y los conflictos que esto podría suponer de cara a los personajes. Es el clásico harem donde todos se llevan muy bien entre ellos y donde a cualquier avance le sucede casi de inmediato un reseteo.
Es una serie muy sencillita, no es especialmente original ni brillante. Pero este tipo de parodias de la misma industria suelen resultar entretenidas si están bien hechas, y esta lo está. No es un anime imprescindible, pero si me parece una comedia ligera muy entretenida y disfrutable para cualquiera que quiera reírse un poco de las tristes cotas de degenaración que ha alcanzado el medio.