miércoles, noviembre 19, 2014

HEAVY METAL

Era el año 1970. El rock comenzaba a quedarse pequeño. Esa música rompedora que surgió en los 50 comenzaba a ver como los jóvenes que habían bailado al ritmo de Elvis crecían. Surgieron los 4 de Liverpool y la música creció, y junto a ellos aparecieron otros monstruos como los Rolling. Pink Floyd ya experimentaba con nuevas músicas en aquellos años en los que blues, jazz y rock se daban la mano. Led Zeppelin comenzaba a construir una escalera hacia el cielo. Bob Dylan ya nos decía que los tiempos estaban cambiando. Easy Rider ya se había estrenado y todo el mundo se creía nacido para ser salvaje. Eran los tiempos de Mayo del 68, de Woodstock, de la guerra de Vietnam. El rock crecía hacía vertientes psicódelicas, progresivas, operísticas y de todo tipo. Las guitarras vibraban con influencias de todo tipo de música, bajo y batería no eran simples acompañantes, e incluso una mariposa de hierro había mostrado lo que podía hacer un órgano. 
Los jovenes habían crecido y ya no se contentaban con cantar al amor y la libertad, ahora se revelaban contra la guerra fría y contra la injustica. Ya no cantaban como jóvenes esperanzados, cantaban como hombres desencantados. La música es expresión, y había de expresar eso. Un nuevo género musical estaba comenzando a asomar la cabeza, ya había habido temas que se podían encuadrar dentro de él, ya había bandas que flirteaban con él sin siquiera saber que existir. Sólo faltaba su nacimiento. Y este llegó de Inglaterra. Como surgido de las forjas y las factorías metalúrgicas, llegaba un sonido nuevo, duro y contundente. Metálico y pesado. Ya no era simple rock. Era algo más. Había nacido el Heavy metal.
Ya se había visto la potencia de un sábado negro antes, pero este disco supuso sin duda algo más que la consagración de una banda acusada de satanismo, supuso la consagración de un género. Apenas 8 temas componen el disco, pero no es exagerado decir que más de la mitad de ellos son historia del género, y los que no lo son, no lo son por ser temas experimentales (como era habitual en aquellos tiempos).
Paranoid nos presenta un sonido contundente, duro, aplastante. Una guitarra afinada gravemente, una bateria y un bajo muy presentes que marcan unos ritmos lentos pero implacables, y luego una voz de Ozzy que conseguía mantenerse grave al tiempo que soltaba notas agudas. 
El disco comienza con War Pigs y sus bocinas ataque aéreo, con unos riffs de guitarra simples pero contundentes, un bajo y una guitarra muy fuertes, y una voz que parece un instrumento más. Un sonido muy crudo espectacular para conciertos que luego converge con una fuerza brutal.
Paranoid es un tiro. Teniendo la contundencia de la banda, la velocidad del bajo y la batería sorprenden desde el principio con un tono que en un primer momento parece muy rockero pero que evoluciona a otra cosa al ser tan prolongado.
Planet Caravan es una cosa extraña, fruto supongo de las drogas. Relajada, muy influenciada por el blues, se aleja mucho del registro de la banda a pesar de tener un toque oscuro. Es el clásico tema que muchas críticas ponen por las nubes por su valentía y su trabajo compositor... a mi me parece una mierda.
Iron Man es, sencillamente, la forma que tomaría una fundición de acero si se transformara en música. Incluso el título es significativo, esta canción es la definición de heavy-metal.
Electric Funeral es otro tema pesado y duro, pero esta acompañado de un aire distorsionado y siniestro que le da un aire oscuro y apocalíptico. La sencillez y crudeza del sonido son espectaculares.
Hand of Doom baja algo el nivel, alterna partes casi mudas con otras más contundentes en las que, no obstante, me parece que no hay una melodía con tanta fuerza y la voz de Ozzy me parece algo estridente. 
Rat Salad es un buen instrumental con una bateria y una guitarra espectaculares, sin embargo este tipo de exhibiciones creo que pierden bastante lejos del directo.
Fairies wear boots cierra el disco es un tema con una guitarra brutal y unas notas muy pegadizas, buen tema, pero sin pecar de ser una música sobrecargada adolece un poco de la fuerza directa y sencilla de algunos de los temas anteriores.

domingo, noviembre 16, 2014

En el silencio nadie puede oír tus gritos

One Piece 767 - Cora-san

La emotiva muerte de Corazon sin duda eclipsa el capítulo y, aunque está cortada por el patrón más habitual de la serie, justo es reconocer que Oda ha estado muy inspirado con ese final en el que el Rocinante muere y se rompe su hechizo de silencio pero los llantos de Law son enmascarados por las explosiones.
Diré que la muerte de Homming me ha parecido un pegote que Oda ha puesto al principio del capítulo porque tenía que ponerla en algún sitio, y creo que podía haber sido bastante más emotiva. Diré que no me ha gustado la confianza con la que Corazón parece creer que Law ha escapado de su sino mortal al tomar la fruta... porque no sé porque demonios debería curarse por ella. Diré que lo de Law en un cofre me parece algo cutre y que al menos podía haber atado a este o algo para justificar que no escapara. Diré que me esperaba algo más de la jaula de pájaros. No obstante, es un flashback, aquí la narrativa es más relajada porque simplemente faltan páginas para explicarlo todo y hay que confiar en la capacidad del lector para entender quizás no lo obvio, pero sí lo lógico. Pero el capítulo funciona y presenta una bonita y emotiva muerte para Corazón por unos característicos ya tres tiros de Doflamingo. Y el capítulo, teniendo semejante nudo dramático, tiene un par de detallitos que me han encantado.
El primero es Drake, cuya presencia y origen finalmente se han confirmado. Hábil por parte de Oda contarnos el origen de este personaje aquí, cuando nadie lo esperaba. Hay supernovas con un diseño que ya los hace carismáticos, caso de Kidd y Hawkings. Hay una supernova que parece que ocultan algo muy grande. Pero Drake era un Marine, eso ya lo hacía, solo desde su cuadro de presentación, uno de los más interesantes. Y cuando todos han buscado la gresca en el Nuevo Mundo, él parece haberse puesto bajo el paraguas de Kaidoh. Es obvio que Oda tiene algo pensado para él, no en vano sabemos que al mangaka le encanta dibujar animales y le ha dado a Drake una de las zoan más impresionantes que cabe imaginar. Supongo que aún es muy pronto para la saga de Kaidoh, pero esta llegará, y Drake estará ahí, y algo tan simple como esta aparición en el flashback de Law hace pensar que será algo más que un lugarteniente importante del emperador. Particularmente mi hipótesis actual es que se trataría de otro "Rocinante", otro infiltrado de gran rango infiltrado dentro de una gran banda.
Y los otros dos detalles que me han gustado son, en cierta forma, debilidades de Doflamingo. A pesar de que dijo a Vergo que hiciera sufrir a Law, vemos que en verdad no aplica ese criterio personalmente. La ejecución de Rocinante es rápida. Doflamingo apenas habla, le pide información y le mata porque es lo que debe hacer; sin embargo parece sentirse dolido, como igualmente parece estar completamente enloquecido cuando mata a su padre. No diré ahora que Doflamingo es un santo o que es víctima de las circunstancias, pero creo que se puede apreciar que su locura sádica tiene límites y que no disfruta en absoluto teniendo que matar a Corazón.
La otra debilidad de Doflamingo es... Tsuru. Me encanta que en un primer momento diga de atacar a los marines pero después parezca demostrar respeto por la mítica vicealmirante para la que él no deja de ser... un niño.

jueves, noviembre 13, 2014

Cause we are living in a mysterious world

Nazo no Kanojo X

Hace un par de años me sorprendió muy gratamente la adaptación al anime de este manga (ver reseña). Era una serie extraña, que partía de una idea morbosa -y hasta podemos decir asquerosa- para desarrollar una historia de amor sencilla y algo retorcida pero también bonita. Un romance entre un chico y una chica que se basa en un vínculo por el que se transmiten sensaciones por la saliva. Es una serie rara y el punto de partida es enfermizo, pero a partir de él se desarrolla un romance bonito entre dos jóvenes torpes, inseguros y posesivos. Me quedé con ganas de más y con la idea de leer el manga, manga que acabó hace unos meses.
El anime adapta algo menos de la primera mitad del manga, pero creo que permite hacerse una idea perfecta de lo que es esta obra. La historia continua, hay un par de arcos argumentales buenos y unos personajes que su adaptación apenas menciona, pero en líneas generales creo que a aquellos a los que gustara el anime, gustará el resto del manga, pues el tono de la historia es el mismo.
La historia es rara y morbosa, y además hay un contenido que podríamos sexy (la historia tiene un fuerte componente sexual, pero extrañamente no veo que sea erótica en el sentido más sucio de la palabra). Es una historia bonita de amor entre dos jóvenes que van asentando poco a poco su particular relación en base a pequeñas pruebas y episodios que ponen a prueba su confianza; aunque el lector en verdad nunca sentirá que la relación está amenazada y los escollos que se encuentran los personajes están más enfocados a ayudarles a avanzar en su relación. Es algo extraño, pues partiendo de algo tan poco romántico como el intercambio de flujos, el manga es terriblemente idealista y puritano. El manga comenzó a publicarse en el 2006, pero el tono de su historia es muy de los años 80, principios de los 90. Japón es machista y tiene una sociedad muy represora, pero en este manga tenemos la vertiente más idealizada, con unos personajes absurdamente castos y tímidos en el mejor sentido de la palabra (incluso los villanos son buenos en el fondo). Y si su estilo es anacrónico, también en cierta manera su dibujo, apenas 4 o 5 viñetas por página con personajes enormes de un diseño muy simple pero bastante trabajados, con un diseño de vestuario y de escenarios variado que no parece recurrir al ordenador. Es este un manga que, obviando su punto de partida, podría facilmente haber sido escrito hace una veintena de años.
El dúo protagonista es terriblemente carismático y se le coge una simpatía brutal, y para colmo están respaldados por una secundaria brutal en forma de amiga metomentodo. Es un manga sencillo y ligero, divertido y entretenido que se lee muy amenamente.
Ahora bien, es justo decir que tiene también algunos defectos, principalmente en su último tercio. Llegado un momento el esquema de capítulos episódicos se hace demasiado repetitivo, con algunas tramas que se notan claramente de relleno y que suponen avances insignificantes en la relación. Por otra parte, algunas de las tramas finales importantes se hacen demasiado retorcidas (habló sobre todo de "Nazo no kanojo Y"). La serie no pasa a ser horrorosa, pero no es tan redonda como antes. En su recta final la serie recurre para alargar la historia a profundizar en algunos secundarios, pero algunas de estas tramas son poco interesantes... y ello se une al hecho de que luego su final es sorprendentemente abrupto y quedan bastantes puntos por responder. El título del manga habla de una chica misteriosa, pero al final no sabemos nada de ella y los enigmas quedan en el aire. Al finalizar el manga uno tiene la sensación de que varias líneas argumentales con posibilidades se han desaprovechado en favor de otras con mucho menos potencial.
No obstante, a pesar de que su recta final empaña algo el global, es un manga muy recomendable. Extraño, pero recomendable. Es una bonita e idealizada comedia romántica con un dibujo con personalidad y unos protagonistas entrañables.

lunes, noviembre 10, 2014

Si conocemos la historia es para no volver a repetirla

Sengoku Basara: Judge End

Mi historia con esta franquicia es curiosa. A pesar de que no compré el tercer juego en Wii, es una saga que siempre me ha llamado la atención. No me disgustan los juegos de acción masiva de este tipo, y el diseño de personajes de la serie es tan absurdo y alocado que no puede dejar de gustarme. Ahora bien, los animes... son muy malos. Y lo peor de todo es que lo sé, y me autoconvenzo para continuar viéndolos. 
La primera parte era normalita, nada del otro mundo pero era simpática y sus personajes atesoraban un gran carisma. La segunda parte ya comenzaba a mostrar un serio problema de acumulación de personajes y desarrollo errático, era ya un mal anime. En esta tercera entrega todos los problemas se han multiplicado, y me ha costado bastante terminar de verla, y si lo he hecho no ha sido por otro motivo que no fuera cabezonería.
La serie se enfoca hacia Sekigahara, la batalla que unificó Japón. El problema es que mientras la historia pone como protagonistas a Ishida y Tokuwaga, la serie quiere seguir dando protagonismo a Sanada y Date, que son los personajes icónicos de la franquicia. Ello se traduce en que tenemos cuatro grandes protagonistas, cada uno con sus secundarios de turno... más alguno más que va por libre como Chousokabe o Saika, y tramas enteras como la de Nobunaga. Es, sencillamente, demasiado. Hay una regla narrativa no escrita del cine que dice que en una película no puede haber más de 9 personajes importantes, aunando protagonistas, antagonistas y secundarios importantes. La suscribo. Pero Sengoku Basara 3 no, y al no hacerlo demuestra su validez. Hay demasiados protagonistas y la acción salta de uno a otro freneticamente. Un jugador de la serie de videojuegos lo comprenderá, pero un espectador no versado con ella no empatizará en absoluto con tantos personajes a los que les sucede tanto y tan deprisa. Sencillamente la serie sobrepasa el umbral de retentiva que una persona normal puede tener, y al ser el argumento y el desarrollo una absoluta chorrada tampoco se incita al espectador a que este atento en espera de ver algo grande en el futuro que se cimente sobre el confuso escenario que está viendo.
Otro problema es la evidente falta de medios o desgana del producto. Su guión está poco cuidado, podría justificarse porque sencillamente difícil o imposible adaptar un musou con docenas de personajes con historias propias cada uno de ellos. Pero uno ve que no es el caso. La historia podría adaptarse, con ingenio y sacrificios, si se quisiera. Pero no hay intención. Al ver la serie uno ve una evidente falta de medios. La animación no es mala, es lo siguiente. Planos estáticos, animaciones pobres, composiciones manidas y recursos cutres para llenar minutos de metraje usando el mínimo posible de recursos. La serie querría aprovechar el tirón de los videojuegos, pero en su primera entrega -aunque solo fuera por la novedad- se notaba cierto mimo, cierto afan de reciprocidad y, al igual que se quería acercar a los videojugadores al anime, se quería acercar a los espectadores de anime a la franquicia. En esta entrega, torpemente montada y guionizada, escasamente cuidada y producida, todo parece un simple afán por sacar a los seguidores de la saga unos pocos euros.
Para nada, un anime recomendable, y espero acordarme de ello yo mismo cuando alguna vez anuncien una nueva temporada o unas OVAs.

viernes, noviembre 07, 2014

Tres corazones

One Piece 766 - Sonríe

El capítulo de esta semana de One Piece es bueno. Si los anteriores se habían mostrado lentos, este lo compensa en parte acelerando los acontecimientos (quizás un poco demasiado). Corazón continua siguiendo el manual de mentor de nakama de la serie con una sonrisa y un mensaje optimista siempre para el niño de turno (aunque que alguien me explique por que piensa que ahora Law tiene alguna posibilidad de salvarse porque lo de operarse a si mismo es un pelín -un pelín bastante- exagerado). Tenemos a Vergo justificando su relación con Law en Punk Hazard. Tenemos una justificación a la carrera militar de Rocinante. Tenemos a un Doflamingo que parece dolido por la traición de su hermano. Y por tener tenemos incluso a Tsuru.

Pero lo cierto es que no tenía motivos especiales para reseñar este capítulo. Pensaba incluso en no hacer ninguna reseña y en su lugar escribir una del "Paranoid" de Black Sabbath. Pero al final me ha venido la idea para la reseña por otra parte... 
así que en esta ocasión...
¡A la mierda la reseña semanal de One Piece!

DUELO VI 
One Piece 766 vs Chihayafuru I37

No hay siquiera competición...

DUELO VII 
One Piece 766 & Final de Naruto vs Chihayafuru I37

El guiño final de Kishimoto a Oda me parece excesivo, y aunque yo era fan de la pareja que finalmente ha acabado saliendo (de cara a Naruto, el resto o eran obvias -Shikamaru- o no importaban a nadie)... sigue ganando Chihayafuru sin problemas.

DUELO VIII

One Piece 566 &
Final de Naruto &
Bazofia semanal de Bleach &
Últimos capítulos dramáticos de Ippo &
Trailer final del Hobbit &
Trailer extendido de los Vengadores &
Megapiranha &
Humanidad &
Especie 8742
vs
Chihayafuru 137

Empate técnico, y porque hemos metido a unos bichos de otra dimensión que hacían huír a los Borg. Así pues, la reseña de One Piece evoluciona cual pokemon a otra reseña.

Chihayafuru 137

Grande, muy grande, el último capítulo de Chihayafuru. Un manga que sencillamente se encuentra en un momento dulce. Y lo mejor de todo es que la narrativa de la autora no ha evolucionado, era muy buena en un principio y lo sigue siendo ahora, no ha caído en el problema de muchos mangas (el mismo One Piece) de alargar sus sagas hasta el infinito. En este capítulo se congregan más de treinta personajes, hay flashback, se da una señal de que comienza el final del manga y, como colofón, finaliza con un bombazo.
Y tenemos un poco de desarrollo como jugador de Arata. Luego tenemos una coña inmensa con gran parte de los personajes dandose un pequeño homenaje en un canto a la amistad y la competitividad en el mejor sentido, un torneo que comienza como comedia y que acaba como una reflexión sobre el crecimiento de los personajes partiendo de la imagen inicial de la serie de los tres niños jugando a karuta. Y si todo ello no bastara para eclipsar al capítulo de One Piece de esta semana, la serie acaba con una de esas viñetas de "no retorno" que no se podrá deshacer.
Temo por la serie, porque Yuki Suetsugu definitivamente va a por todas las tramas con todas las consecuencias. Es arriesgado. La mujer es buena, muy buena, pero es indudable que los cierres de la series románticas suelen ser bastante flojillos, y los de las deportivas también (bueno, los cierres de los mangas en general, para que engañarnos), pero la mujer no parece querer ir a lo fácil y dejarnos a los fans con la sensación de que ha dejado cosas en el tintero. La confianza que tiene esta mujer en su obra y su trabajo es una de las virtudes de este manga, y quiero creer que lo seguirá siendo hasta el final.  

miércoles, noviembre 05, 2014

Esto no es Negima

UQ Holder 56

Hubo un momento en el que Negima se le fue de las manos a Akamatsu. Su finalización fue abrupta y mejorable, pero no traumática. UQ Holder comenzó algo lentamente, y la historia aún sufre para mantener al protagonista en las batallas ante los monstruos ya consolidados del mundo que ha recreado. Pero lo cierto es que ahora mismo es un manga refrescante. Akamatsu se ha librado de las cadenas del echii, e incluso ha evolucionado lo suficiente como narrador para saber que a veces menos es más y que no es necesario poblar cada viñeta con tropocientas líneas de texto.
Pero al margen de todo ello, el tono de la historia es sorprendemente adulto. No hablamos de Urasawa, claro. Akamatsu es Akamatsu, seguirá metiendo desnudos ligth y todos sus personajes serán divertidamente arquetípicos. Pero si uno oía Akamatsu y zombies en una misma línea pensaría en algo tipo “Sankarea”, y lo cierto es que estamos ante algo más cercano a “High school of the dead”. Esta claro que al autor le interesa lo que le interesa, la comedia y el echii inocentón estarán siempre ahí y las reflexiones profundas no serán muy profundas… pero el motor de esta saga es una muerte por acoso escolar. Podrá camuflarse con una nigromante moe, podrá servir para luego tener al clásico bueno “sádico” cuando Santa se una a UQ Holder. Pero el motor de esta saga seguirá siendo el mismo, y es sorprendente y gratificantemente adulto y serio para lo que uno espera del padre de Keitaro Urashima.

lunes, noviembre 03, 2014

La batalla por Hyrule

Hyrule Warriors

Cada cierto tiempo, cuando el mal acecha a Hyrule, un héroe valeroso vestido de verde aparece para salvarlo. Sucede que una maga que se dedica a vigilar la Trifuerza, el equilibrio, el karma y esas cosas es una fan del héroe, y desde una dimensión oscura alguién -para nada imaginable- la manipula y saca el mal de su interior hasta que enloquece y acaba desatando un caos dimensional en el que convergen varias eras de la historia de Hyrule.

Esta grandísima chorrada es el argumento de Hyrule Warriors. Zelda no es una franquicia que tenga unos argumentos especialmente complejos porque no le hace falta. Sobra decir que, si el juego en si es una inclusión de la franquicia en el género "musou", el argumento es aún menos importante. No tener historia sería muy descarado, pero esta lo único que tiene que hacer es dar una excusa cutre para poder traer de vuelta a la carismática Midna y ponerla a lanzar puyas mientras el gran Darunia da martillazos a su lado y Fay hace observaciones obvias desde la distancia. Eso es lo que necesita este juego, y eso es lo que el argumento le da... amen de un par de personajes muy poco nintenderos que se notan surgidos de la mano de los creadores de Dead or Alive.
Hyrule Warriors es un musou con temática Zelda, en ningún momento ha de pensarse que es un Zelda al uso. Es un juego de acción masiva, donde iremos con un personaje de la serie reccoriendo escenarios que suelen basarse en pequeñas salas unidas por caminos -o por campos abiertos- que debemos ir conquistando o defendiendo contra hordas de centenares de enemigos a los que ocasionalmente se les unirá algún jefe. Al acabar cada pantalla rara vez no superaremos el millar de enemigos derrotados, pudiendo llegar a duplicar o triplicar esa cifra. La acción de este género es simple y se basa en ataques débiles, fuertes, especiales y las acciones de esquivar y cubrirse. El control es muy simple y uno se hace enseguida con el, aunque el hecho de que todos los combos se ejecuten de igual forma no significa que el juego sea fácil de dominar pues cada personaje tiene unos ataques con distinto poder y rango (es obvio que no ha deser lo mismo controlar a un peso pluma como Sheik que a un tanque como Ganondorf).
El juego añade como variación con respecto a los musou tradicionales el uso de objetos. Tenemos los objetos tradicionales de la serie (bombas, gancho, arco, boomerang y botellas) que usaremos para acabar con los monstruos gigantes que en ocasión apareceran (no confundir con jefes, que son otros personajes del plantel) y a los que sólo podremos hacer daño después de descubrir su punto débil en lo que es un elemento claramente tomado de la saga del elfo de ropas verdes.
La pregunta es... ¿Quién demonios elegiría a Maripola como un personaje icónico de la saga?
El juego es entretenido. La jugabilidad es más simple que el mecanismo de un botijo, es un mata-mata con pocas complicaciones. Pero su simplicidad funciona relativamente bien. El juego es adictivo. Dentro de su monotonía, ofrece cierta variedad de situaciones y el jugador siempre ha de estar haciendo una cosa u otra, no basta con ir a lo loco.
Tendríamos dos modos de juego principales. Uno "normal", donde la disparatada historia se sucede entre grandísimas batallas. El segundo, el modo "aventura", donde tenemos un gran mapa donde cada casilla es una fase, donde hay objetos como bombas o velas que nos servirán para desbloquear tesoros como piezas de corazón, armas o unos pocos personajes desbloqueables unicamente a través de este modo. En este modo de juego también se presentan batallas distintas, como acabar con enemigos en un tiempo concreto o enfrentarse a los enemigos bajo unas condiciones concretas (el primer DLC, Master Quest, añade un nuevo mapa donde este tipo de condicionantes se han hecho aún más notables).
La duración del primer modo es algo limitada, aunque las pantallas son muy rejugables y han de superarse con varios personajes para conseguir todas las skulltulas que nos darán misiones extras o las piezas de corazón que aumentaran la salud de cada personaje. No obstante, la duración del segundo modo es absurdamente grande y puede colocar el juego por encima del centenar de horas. Como he mencionado antes, el primer DLC añade un mapa más, con lo que la duración se extiende aún más con este contenido descargable y los que están por venir (no siendo para nada fan de las descargas, tengo que decir que en este caso me parecen rentables).
Los genéricos villanos. Hay que decir que Volga tiene su carisma...
Cya podríamos decir que tiene un par de carismas...
el Invocante no carisma ni siendo irónico.
 
Pero el objetivo principal del juego es, eso está claro, el fanservice. Y eso lo tiene, en abundancia y de calidad. Los escenarios pueden pecar algo de simples, pero tienen sus detallitos y en general harán esbozar una sonrisa al jugador. Los enemigos masillas son también muy identificables, en los objetos tenemos items que ya sabemos usar antes de recogerlos. La música es un remix guitarrero de los clásicos de la saga y suena muy bien (aunque he echado en falta una reinterpretación del tema del Valle Gerudo, uno de mis favoritos de la serie). Encontramos eventos como Bombonchus gigantes que avanzan hacia nuestros bastiones, el ataque de los cuccos o la caída de la luna de Majora. Tenemos monstruos como Dodongos o Ghoma. Y luego, naturalmente está el casting de personajes, que es lo que verdaderamente importa en un juego como este. Los personajes controlables son: Link, Impa, Sheik, Zelda, Ganon, Darunia, Ruto, Midna, Zant, Maripola, Fay, Grahim y un personaje nuevo llamado Lana. Una actualización del juego incluye a los tres villanos principales.
La elección de personajes es algo
 discutible. La preponderancia
de féminas es ridícula.

No son demasiados personajes, pero algunos de ellos tienen varias armas y el elegir una u otra cambia por completo al personaje, con lo que tendríamos unas veinte formas de afrontar el juego. Conociendo esta franquicia me esperaba algo peor, un juego que se notara premeditadamente falto de contenido para justificar así después su secuela. Sin embargo, sintiendo que se han dejado a Skull Kid y algún que otro personaje para el DLC, pensando que quizás de alguna forma podrían haber metido escenarios de juegos de estética no realista, no tengo la sensación de que sea un juego corto o recortado. 
Tecnicamente cumple, aunque sufre mucho en el modo de dos jugadores, donde encuentro el único defecto serio del juego pues parece como si el juego se ejecutara dos veces y -aunque es tan correcto como lógico que un jugador juegue en la televisión y otro en el mando- es ridículo que el número de enemigos para cada uno de ellos se reduzca tan drasticamente como lo hace. No tiene cooperativo online, algo que supongo que guardarán para una hipotética segunda parte.

¿Recomendable? Es un musou, y no es un género que guste a todo el mundo. Pero a mi me ha divertido mucho el juego, y estoy seguro de que continuará haciéndolo durante los propios meses. El poder acabar con hordas de enemigos con Zelda, el poder volver a controlar a Midna o el poder manejar a Ganondorf es algo que creo que todos los fans de la serie queríamos. Recomendaría a cualquier profano en el género probarlo antes, pero para cualquier otro que tenga experiencia en el género y que sea fan además de la serie lo considero casi un imprescindible.