jueves, diciembre 18, 2014

La saga de Boo es mejor que la de Célula


One Piece 771 - Sai, Don de la armada Happou

Siempre defenderé la saga de Boo de Dragon Ball. Normalmente es una saga muy criticada, pero a mi me encanta. En la saga de Freezer ya hacía mucho que se había perdido cualquier atisbo de esperanza en las escalas de fuerza y sólo restaba la épica. Con Célula teníamos relleno del bueno, con alguna cosita interesante y un Toriyama que intentaba cambiar de protagonista para mantener su interés mismo. Con Boo Toriyama sabía que había perdido ya la oportunidad de cerrar el manga en su momento y se dedico a lo que quería, a autoparodiarse y a divertirse escribiendo una sucesión de chorradas y recuperando el sentido del humor más original de su obra.

El humor es propio de los primeros capítulos de los mangas, después todo acaba siendo devorado por la épica y la grandilocuencia y las risas desaparecen en favor de grandes discursos y puñetazos cósmicos. Es uno de los grandes errores de los shonnen, el humor no puede desaparecer por completo, aparte de su funcionamiento propio como entretenimiento es una de las mejores herramientas posibles contra el hastío por grandilocuencia. Un manga, como un libro o una película, no puede aspirar siempre a lo más, tiene que haber transiciones. Tiene que haber transiciones dentro de las propias sagas, como tiene que haberlas entre estas mismas. Son necesarias sagas de reposo, como son necesarios capítulos de reposo que permitan preparar al espectador para los grandes clímax, en caso contrario sólo cabe el aburrimiento.

Todo esto Oda lo sabe. Tras la emoción y las batallas agónicas de Water 7 no podía repetir el esquema, y por eso tuvimos Thriller Bark. Igual que me aventuro a decir que Zou será una saga corta y sencilla tras esta Dressrosa y antes de la Wano que presumiblemente la sucederá. Todo esto lo sabe Oda, y el resto de mangakas y editores. Lo curioso es que pocos al margen de Oda parecen saber hacerlo cuando se trata de mangas largos o eternos.

Oda sabe alternar sagas grandes como esta Dressrosa con otras más ligeras como Punk Hazard. Sabe evitar que sus protagonistas se agoten valiéndose de la estructura de islas, lo cual le permite introducir personajes nuevos y alocados cuando lo necesita y darles oportunidad de descansar a los clásicos de la serie. Sabe ser creativo e inventarse diseños alocados que le otorguen a cada saga un aspecto distinto. Pero, por encima de todo, sabe usar el humor. En el capítulo anterior Oda ya tiró de honor con Hajrudin, y habrá tiempo para épica con más combates... así que en este esperaba algo más ligero y gamberro... pero Oda me ha dejado KO con el cúmulo de gilipolleces que conforman este capítulo. 

Lo grande de este capítulo 771 es que no es un capítulo 771, es casi más un one-shot o un omake cómico. Es un capítulo más propio de un manga de comedia disparatada, y en el caso de un shonnen estaríamos hablando del clásico capítulo de relleno episódico que el autor hace de vez en cuando. Pero no. Hablamos del capítulo 771 de un manga que vende 3 millones. Hablamos del capítulo 771 de un manga de hostias. Estamos hablando del capítulo 771 de un manga que ha tratado conspiraciones, esclavitud, racismo y que ahora mismo tiene como enemigo principal a un traficante de armas/drogas/esclavos. Y es un capítulo en el que se atisba un pasado terrible como el de Baby 5. Pero el capítulo es una coña gigante como pocas recuerdo en este mismo manga.
Un combate a cuatro bandas en el que, mientras un viejo hace ataques reumáticos al tiempo que en una viñeta se esta muriendo para en la siguiente aparecer hipermusculado, un anciano y su nieto tienen una pelea familiar sobre las obligaciones y derechos de uno u otro, todo ello con Baby 5 dispuesta a pegarse un tiro felizmente porque con ello ayudaría a alguien. Y lo mejor es que funciona. Siendo yo muy fan de Chinjao y estando decepcionado por su actuación tras el combate de Luffy, la explicación de su derrota es tan simple como efectiva. Y el power-up sacado de la nada para Sai es relativamente coherente y sirve para justificar la pequeña gran viñeta que protagonizara contra algún vicealmirante en el Marineford 2 que veremos al final de la serie. Baby 5 era un personaje que caía bien y que no daba la sensación de ser mala, y ahora ya la tenemos convertida en una aspirante a protagonista de historia de portadas (como media Dressrosa, dicho sea de paso).
Un capítulo alocado y divertídisimo, una sucesión de chorradas molonas y épicas de una forma absurda y para nada impropia de One Piece. Y un capítulo en el que incluso sale Hancock. No me puedo quejar.

martes, diciembre 16, 2014

De nuevo, gracias Blogosfera

Hace unos años descubrí Eve no Jikan, uno de los mejores y más gratificantes animes que he tenido el placer de ver (ver reseña). Hace unos días erGuiri reseño una nueva obra de su autor que desconocía (ver reseña), naturalmente dicha obra se colocó muy arriba en mi lista de pendientes y la vi casi de inmediato. Y tenía unas expectativas muy altas. Y las superó, y eso es terriblemente meritorio.

Sakasama no Patema


Patema vive en un extraño mundo post-apocalíptico donde conviven dos razas de humanos enfrentados por la gravedad, pues unos de ellos "caen hacia arriba". Patema pertenece a esta raza, que vive en túneles ocultándose de los otros humanos y del temible cielo. Pero Patema es una exploradora, y un día sus andanzas le llevan a chocarse con la otra raza de humanos.

A partir del encuentro entre las dos culturas, la película se convierte en un canto a la tolerancia y al "ponerse en la piel del otro", un alegato contra el xenofobia enarbolando como es común a todos la naturaleza del miedo a lo distinto. Es una historia de amistad, de amor incluso, y de voluntades heredadas. La película usa la exploración, el viaje a lo desconocido como una gran metáfora de la comprensión y el respeto entre las personas. Y a ese afán explorador de llegar donde nadie ha llegado se opone por una parte el miedo de los débiles y la opresión de los fuertes. Si en "Eve no Jikan" teníamos un Asimov nada disimulado, en esta Patema veo cosas de Huxley o de mi venerado Orwell.

Y lo mejor es que un mensaje tan potente tiene un envoltorio magnífico. Los personajes de la película son simpáticos y se hacen querer (con la excepción del villano, quizás demasiado exagerado). El guión no está exento de una comedia que funciona sorprendentemente bien (con algún que otro recurso inesperadamente cómico para una película "seria"). Hay escenas de acción bastante potentes, y se complementan a la perfección con bellos momentos contemplativos. El ritmo de la película está muy bien medido, alternando momentos pausados con otros más intensos, y respaldándolo todo con una potencia visual increíble. El jugar con dos gravedades, con dos bases sobre las que enfocar la acción, con un cielo que hace las veces de vacío y viceversa le da a la película un juego de contrastes y una fuerza visual difícilmente describible.

"Sakasama no Patema" es una definición del mejor tipo de anime posible. Una buena historia muy disfrutable que alberga unas lecturas muy potentes bajo un envoltorio espectacular. 

domingo, diciembre 14, 2014

En los dominios del shonnen

One Piece 770 - La lanza de Elbaf

Ha comenzado el principio del fin de Dressrosa. La caída del primer ejecutivo (en combate) de Doflamingo da el campanazo de salida a la caída de Doflamingo. Habían caído antes Jola y Sugar, y no se muy bien si Buffalo está ya fuera de combate tras su breve encuentro con Kyros, pero ninguno de los ejecutivos había caído en batalla y Doflamingo y los suyos continuaban sonriendo pensando que lo tenían todo controlado. Ya no. Un shonnen es un shonnen y ha llegado el contraataque con los grandes valores tradicionales del género.
Ha llegado el momento del honor. Lo vemos con Luffy aceptando el golpe de Bellamy; una escena que no sabía como iba a resolver Oda porque recibir el golpe para "aceptar la resolución" queda bien, pero en cierta manera es insultante para Bellamy que Luffy no se haya puesto totalmente serio y no haya esquivado el golpe. Qué Bellamy haya conseguido haki no me parece exagerado, está poniéndolo todo en ese puñetazo y no hay mejor ocasión para despertar al haki (algo así le pasó a algunos miembros de la banda durante la primera parte del manga). Así mismo, tampoco me parece grave que le haya hecho daño a Luffy, sabemos que su armamento defensivo es mejorable (Hody le hirió, y es lógico pensar que Oda no quiera hacer un protagonista invulnerable).
Y por supuesto lo vemos con Hajrudin y una de esas grandes escenas de voluntades en las que, después de derrotado se levanta y se rompe todos los huesos del cuerpo para asestar un puñetazo de varios megatones de fuerza para dejar fuera de combate a uno de los subordinados menos carismáticos de Doflamingo. Mach Vise no era muy carismático y su poder no daba para mucho juego, así que una batalla de puras voluntades funciona al haber preparado Oda todo el terreno al haberlos enemistado con Doflamingo por la transformación en juguetes y después haberlos puesto en deuda con la banda por medio de Usopp. Y, luego, naturalmente, está el factor Elbaf, que Oda lleva preparando desde hace casi 15 años. Los gigantes y su desmedido honor molan y destacan incluso en una serie donde las personalidades son tan contundentes. La isla submarina decepcionó por la herencia maldita de Arlong, pero creo que todos confiamos bastante en que cuando lleguemos a la otra gran isla mítica de la serie los gigantes no nos decepcionaran. Hajrudin ya ha hecho suficiente, pero tenemos a aquel gigante que compartió celda con Rayleigh, tenemos a Brogy y Dorry y su gente, y tenemos a una familia de D esperando en una Elbaf que está llamada a ser muy grande de cara a Luffy y Usopp.
Los gladiadores comienzan su remontada y hemos dejado el que quizás fuese el enfrentamiento más sencillo de esta tanda final. Dejando a un lado ese enfrentamiento que trasciende el espacio y el tiempo que están librando Franky y Señor Pink, el resto de los combates tienen buena pinta y Oda ya comienza a perfilarlos con esa Baby 5 que vuelve a hacer de las suyas.
Ahora bien, no todo es perfecto. Creo que en esta ocasión Oda no está midiendo bien el tempo. Luffy aún no ha comenzado su combate y este va a requerir tiempo, y creo que esto se va a notar en los combates contra los altos ejecutivos. El combate de Diamante creo que va a quedar muy bien, pero el de Trebol parece que va a ir muy escaso de tiempo, y el de Picas... está siendo ridículamente alargado.

pd: Y la historia de Jimbe me intriga bastante, dicho sea de paso; es una historia de portadas en la que tengo bastantes espectativas.

viernes, diciembre 12, 2014

Un camino ya andado

El camino

"El camino" es una de las obras más representativas de la literatura castellana moderna. Supongo que se puede considerar un representante más de ese realismo trágico que tanto se prodigó por las letras españolas en los tiempos de la postguerra. 
El libro nos narra los primeros años de vida de un niño en un pueblo perdido en mitad de las montañas del norte de España. El libro describe la vida desde la óptica del niño, describiéndonos como comienza a descubrir los misterios de la vida por medio de una sucesión de eventos y por la contemplación del resto de personajes que viven en el pueblo y que sirven a Delibes para hacer una radiografía de la sociedad española de aquellos días afrontando los temas tradicionales de este tipo de literatura: el machismo imperante, la importancia del honor, el puritanismo más hipócrita, el conformismo de los pobres o la idealización cosmopolita de las ciudades frente al ambiente bucólico de los pueblos.
¿Es la obra maestra que se dice que es? Pues bueno, no diré que no. El libro está bien escrito, tiene párrafos muy muy inteligentes, y unas dobles lecturas muy interesantes.
Ahora bien, particularmente no me ha maravillado. Quizás sea porque un servidor se ha criado en un pueblo como el que todas este tipo de novelas describen y todo lo que dice me lo sé ya muy bien. Quizás porque en si, sencillamente, no me parece una novela especialmente entretenida o intrigante, como si me parecen algunas de las obras de Cela de la misma época que me parecen algo similares en temática.
Creo que es obvio que me ha quedado una reseña bastante desganada... pero esa es la sensación que en si me ha dejado el libro, que me ha dejado bastante indiferente.

miércoles, diciembre 10, 2014

La línea

Hajime no Ippo 1079

La particular actitud de Takamura en los últimos capítulos hacía prever que iba a haber un importante momento con él de protagonista. Ha llegado. Hace unos pocos capítulos Kumi se puso seria. Ahora le ha tocado a Takamura.
Los últimos años de Ippo parecer un espejismo, una broma cruel. La serie, ahora mismo, se encuentra en su mejor momento. Es la apasionante serie de boxeo a la que uno recuerda haberse enganchado. Y lo mejor de todo es que vuelve a ser imprevisible. Ippo ha vuelto a perder, y ahora hasta la figura de Takamura parece un poco menos invencible.
La línea es uno de los recursos narrativos más potentes. Es la representación física del punto de no retorno. Es la metáfora que representa que los personajes están al límite. La línea representa la determinación más allá de la muerte. Gandalf la protegía ante el Balrog. Picard descubrió la suya con los Borg. Ahora Takamura ha dibujado la de Ippo.
Que Takamura es un monstruo lo sabemos. Pero esa línea es su humanidad, su respeto y su cariño por Kamogawa. Y esa línea es a su vez la representación de la fuerza que Ippo ha buscado siempre. Pero esa línea es la muerte, la disposición a entregarlo todo en los combates, el subir al ring pensando no en ganar si no en vivir.
Inmenso Morikawa.

lunes, diciembre 08, 2014

Duelo de duelos

Estos días tenía el capricho de ver la Godzilla original, así que, cuando fui un día a la biblioteca regional de Murcia y no estaba disponible "El crepúsculo de los dioses", decidí sacarla... y ya de paso ver también la de este año, y de paso ver una película de mega monstruos del año pasado... y ya puestos hacer una reseña surreal a modo de torneo en la que meter un horror que vi hace año y medio y que aún no había reseñado. Así pues, comienza otra reseña múltiple con un formato distinto al habitual... 

Semifinal I
DUELO IX
Godzilla (2014) vs Pacific Rim

Había escuchado cosas buenas de la Godzilla de este año, y esperaba una buena película. Y de Pacific Rim también había escuchado cosas buenas, pero le tengo bastante manía a Del Toro. Pensaba que este duelo lo ganaría la nueva versión de Hollywood del gran monstruo japonés. Nada más lejos de la realidad.
Ninguna de las dos películas tiene un gran argumento, pero Godzilla es una cinta pretenciosa que pretende ser seria y buena... y que aburre. 
Los personajes de Godzilla no sirven absolutamente para nada, no afectan para nada a la historia... y sin embargo son los protagonistas, vemos minutos y minutos de ellos, vemos unos dramas familiares que no le importan a nadie y que le quitan minutos a unos grandes monstruos que apenas aparecen. Porque en una película de Godzilla uno querría ver a Godzilla, y aquí apenas aparece, el director juega con algunos recursos visuales que pueden quedar elegantes una vez... pero de los que abusa en exceso, y cuando no omite la acción la muestra de noche o con tanta niebla o polvo que apenas se ve nada.
Los personajes no le importan a nadie y encima son pésimos (ridículos incluso), pero encima relegan a un segundo plano a un Godzilla carente de personalidad. No me parece siquiera especialmente espectacular y -y creo que esto es lo peor que puedo decir de la película- aquella copia de Parque Jurásico dirigida por Roland Emerich a finales de los 90 me parece mejor. Aquella era una mala película, pero lo era sin complejos, sólo quería entretener. Esta es una mala película que pretende ser buena.

Semifinal II
DUELO X
Godzilla (1954) vs Plan 9 del espacio exterior

Dos películas míticas como ellas solas. Una fundó un mito, la otra es considerada muchas veces la peor película de la historia. Así pues, en este caso la pregunta no es cual es mejor, si no cual es menos mala. Y gana el gran monstruo japonés.
Y gana porque sabe lo que es. Plan 9 es ridiculamente pretenciosa, quiere ser grande, y quiere serlo siendo muy cutre. Godzilla sabe lo que es, y es cutre, y Godzilla es un tío en un traje que golpea maquetas que podían estar mejor conseguidas. Pero es cine palomitero del 54, y si yo veo películas de ahora y tolero algunos efectos cutres, supongo que hace 60 años se era todavía más cutre.
El argumento de la película es una chorrada... pero la película cree en él y lo usa para algunas disertaciones sobre las bombas atómicas y sobre el poder de las armas. No es gran cosa, pero es, y los actores actúan bastante bien para lo que esperaba de un país donde la sobreactuación parece una forma de vida.
Es una película mala, y no diría siquiera que es entretenida... pero es más o menos lo que uno esperaría de los años 50. Da pena, pero no da vergüenza ajena. En su tiempo había de ser un blockbuster digno, algo que no puede decirse de Plan 9, que pierda esta batalla por mucho.

Finalizan así las dos semifinales de este enfrentamiento entre monstruos gigantes entre los que he metido a Plan 9 por ser contemporánea de la película de la Toho. Quizás habría sido más coherente meter en esta batalla a "Monstruoso" de JJ Abrahams, pero me habría limitado a hacer burlas sobre las luces y a especular sobre la nueva Star Wars... porque de esa película ni siquiera salvo su narrativa.
En fin, posponiendo para otra ocasión un duelo entre "Monstruoso" y "Chronicle", paso al enfrentamiento entre los perdedores y los ganadores de las dos batallas anteriores... que cada batalla no deja de ser una reseña encubierta de una película. 

Final de consolación
DUELO XI
Godzilla (2014) vs Plan 9 del espacio exterior

Godzilla tiene unos personajes que no le importan a nadie, y una trama algo rara... pero tiene trama y personajes. La mítica película de Ed Wood tiene... ideas.
La película es un compendió de chorradas de la época, es como una historia cutre ideada por un adolescente flipado. Tenemos algo parecido a vampiros, tenemos marcianos que quieren conquista la tierra con un plan ridículo y tenemos a unos héroes muy ridículos.
Pero lo peor es la narración. Tim Burton enseñó el rodaje de esta película y no cuesta imaginar que se aproximó bastante a la realidad, con un director que cogía actores en horas bajas y les ponía a repetir sus actuaciones más míticas para luego insertarlas en la película aunque no tuvieran sentido (sin mencionar aquí la forma de sobrevivir a la muerte de Bela Lugosi), con escenas de acción cutres pero rodadas con patética grandilocuencia, con una narración en off horrible, con imágenes de archivo que claramente no concordaban con la fotografía de la película. Todo es un... hagamos lo que podamos con lo que tenemos, aprovechemos cualquier cosa que tengamos a mano y parezca que pueda molar aunque no tenga nada que ver con nuestros planes iniciales, y luego mezclémoslo todo... seguro que sale una gran película.
Lo único bueno de esta película es la cantidad de coñas y mitología cinéfila que ha generado.

Grand finale
DUELO XII
Godzilla (1954) vs Pacific Rim

Pacific Rim es un entretenimiento ligero sin pretensiones y con unos grandes diseños de robots y alienígenas. Eso no puede parecer mucho, pero en verdad lo es. Es una película que no pretende divagar sobre nada, son sencillamente robots dando hostias a monstruos. Un simple y llano espectáculo visual. Como Godzilla. Ambas películas son dos meros ejemplos de blockbuster separados por 60 años y muchos dólares y medios. Ya esta.
Pero naturalmente, Pacific Rim gana, es una película que ha aprendido mucho de Godzilla y todas sus encarnaciones, así como de tropocientas películas más. Godzilla es una películilla mejor de lo que uno podía esperar, pero evidentemente es cutre, y su guión es sencillo y con muchos puntos que requieren de la complicidad del espectador. Pacific Rim, siendo una película palomitera, es también un largometraje sorprendentemente sólido.
La película te coloca enseguida en su contexto y después... ¿acción? No, después personajes. En una película de este tipo uno quiere ver megacombates, pero lo cierto es que la primera mitad de la película, en la que se limita a presentar sus personajes, robots e historia funciona, funciona muy bien. Los personajes son tópicos y clichés, pero no tanto como para sean molestos. Incluso los científicos, que parecen muy cargantes al principio, acaban funcionando. Debe ser, además, una de las pocas películas americanas en las que no hay trama romántica. La película no ganará ningún premio por su guión, pero en ningún momento insulta al espectador. Creo que es lo que define a esta película, no es una película que quiera ser buena, pero es una película que se esfuerza por no ser mala.
Y, con un argumento y unos personajes que sobran para avanzar, la película pasa al espectáculo. Y aquí brilla de sobremanera. Uno tiene la sensación de ver cada uno de los muchos centavos gastados en la película. El diseño de robots y monstruos es variados -ganando por su herencia de anime un cromatismo refrescante- y las batallas son cada una distinta a la anterior, siendo todas ellas una auténtica salvajada.
El ritmo de la película es muy elevado, dando las 2 horas de su metraje para muchas batallas y alguna que otra escena de desarrollo de unos personajes muy heróicos en el sentido más comiquero de la palabra.

domingo, diciembre 07, 2014

Fotochop de qualité
UQ Holder 60

Podía haber sido mejor. Podía haber sido peor. Tenía bastante curiosidad por ver como acababa Akamatsu con esta saga y como solucionaba los zombies... y lo ha hecho en un momento. Y ha sido bastante decepcionante, para que vamos a negarlo. Dicho esto, también es justo decir que a mi tampoco se me ocurre facilmente una forma de solucionarlo.

Puntos en contra:
Todo pasa muy rápido.
La villana era extrañamente random y tan pronto se quería cargar la humanidad y explotaba todo su mal como se curaba por una declaración de amor. La bipolaridad tenía gracia como recurso cómico, pero no como solución... y encima al final el autor hasta parece cachondearse del lector en este sentido.
El prota sigue teniendo 0 carisma.
El viaje atrás en el tiempo con un alma es oportuno como él solo.
Akamatsu ha desaprovechado la ocasión de darle un toque más serio a su serie.
En resumen, el final es... una mierda.

Puntos a favor:
El prota no ha hecho verdaderamente nada, al menos a nivel de fuerza. La serie ha sobrevivido a su tercera batalla contra la maldición de las espirales de poder y todos los personajes han mostrado una escala coherente de poder.
El poder del amor es una chapuza... pero podía haber sido peor, podía haber solucionado todo con un grito invocando el poder de la amistad cual saga genérica de Fairy Tail.
Apenas ha habido fanservice.
Santa mola.
Aunque la resolución haya sido chachi-piruli happy by the power of love... la temática ha sido bastante más oscura de lo que esperaba del padre de Naru y cía.
Puestos a no encontrar la longitud apropiada, supongo que mejor que la saga peque de corta que de larga.