sábado, agosto 30, 2014

Un disparo que se oyó en todo Dressrosa

One Piece 758 - No os preocupéis y avanzad

No diré que este capítulo es el clímax de Dressrosa, pero si me parece claro que es uno de sus puntos álgidos. Es un capítulo relativamente simple, basado prácticamente en una única escena, algo inusual en los últimos meses y que muestra que ya comenzamos a acercarnos al fin de la saga. Es un capítulo divertido, espectacular, épico incluso; pero es por encima de todo un capítulo que muestra una profesionalidad inmensa por parte de Oda. Ha habido muchas escenas en Dressrosa enfocadas a este capítulo, hay muchas viñetas clásicas del manga de las que este capítulo recoge el guante. Es un capítulo tremendamente trabajado por Oda, un capítulo planificado desde hace varios años.
Este capítulo justifica incluso aquella escena que en un principio parecía extraña y desaprovechada que era la transformación de Robin en juguete, y que ahora parece un claro justificante de la motivación y determinación de Usopp en este capítulo. Y esa amenaza invisible y terrible de la que Usopp salva a Luffy y Law (ignoremos ese aparente defecto que es el desconocimiento de Sugar por parte del cirujano de la muerte) enlaza para mi con aquellas palabras de Sanji a Usopp en Ennies Lobby "él no puede hacer lo que otros pueden, pero también puede hacer lo que otros no pueden". En este caso nadie puede salvar a Luffy, por desconocimiento de la amenaza y por distancia, ni el capitán ni ningún otro habitante de la isla puede salvarle al margen de Usopp, y por ello ha de hacerlo. En ello consiste la fuerza de la banda y de su compañerismo, este es un shonnen de hostias y esto es lo que más descata, pero como Luffy anunció orgullosamente ante Arlong todos los miembros de la banda tienen su fuerza y un aspecto en el que el resto pueden depender de ellos. Y todos ellos confían ciegamente en los otros, saben que Nami podrá llevar el barco a cualquier sitio o que Chopper siempre les curara cualquier herida o enfermedad. Y Usopp siempre huirá, pero estará allí cuando lo necesiten.
Y así tenemos a Usopp despertando al Haki de observación y derrotando ya propiamente a Sugar en una escena tan surreal como grandilocuente. Sigo preguntándome como Oda hará algo tan raro e inusual como un duelo de pistoleros cuando tenga juntos a Van Auger, Yasopp y Usopp, sin embargo este capítulo me hace esperar lo mejor para ese momento (estoy seguro de que Oda lo tenía ya pensado cuando un par de palomas recibieron los disparos del francotirador de Barbanegra cuando la banda navegaba hacia Jaya). Oda se ha marcado una escena de francotirador brutal, un disparo a una distancia inmensa, con una única oportunidad para salvar a un compañero de la muerte, y con el apoyo de un ojeador. Y así tenemos la amenaza de Sugar, amenaza para Luffy y Law, pero también en cierta forma para Usopp por su poder para eliminar memorias. Tenemos toda una isla que cruzar, con incluso muros a superar. No tenemos un rifle, tenemos un tirachinas gigante que dispara una combinación de plantas, y como bala definitiva, el dibujo de un samuraí. Y tenemos a una princesa con el poder de ver a distancia como la mejor ojeadora jamás imaginable. Tenemos todo lo asociado normalmente a un francotirador, pero adaptado a la perfección a la lógica absurda de las frutas y al mundo mismo de One Piece.

viernes, agosto 29, 2014

El primer poema hacia el fin

Chihayafuru 133-134

Comienza el fin de Chihayafuru. Nuevo año, dejamos atrás el segundo año de instituto con sus nuevas incorporaciones y su campeonato, y dejamos también atrás a los aspirantes veteranos. Comienza la recta final de la serie, permitiéndose el lujo incluso de recalcar el final de la serie con las palabras Hanano e incluso un contador de días hacia el final vaticinado de la serie: el duelo de Chihaya con Shinobu.
La "prórroga" de Suou no termina de gustarme, pero era inevitable. Chihaya comienza a jugar con más madurez y sobriedad, aunque la comedia sigue estando allí. 
En cuanto a Arata y Taichi, la guerra ha estallado ya sin cuartel y hemos visto la primera batalla en la que, independientemente de un resultado previsible, ambos han avanzado y se han reconocido como rivales. No pensaba que la autora se fuera a atrever con algo así tan pronto, pero lo ha hecho, y además no ha caído en el defecto de cientos de series deportivas de gastar decenas de capítulos. Este duelo era tan necesario como peligroso, y la elegancia con la que se ha resuelto me hace esperar lo mejor para la serie en el futuro.

miércoles, agosto 27, 2014

El legado de Picard

Mientras conozco la DS9 y viajo de vuelta a casa en la Voyager, mi camino trekkie aún tenía una parada más con Jean Luc Picard. Me refiero, por supuesto, a las cuatro películas de la franquicia protagonizadas por la Nueva Generación. Cuatro películas bastante irregulares y ya, claramente, anacrónicas dentro de los años cinematográficos en los que se estrenaron. Películas que, desgraciadamente, fueron alejándose de lo que era el espíritu de la serie en pos de la comercialidad, en un camino cuyo resultado fue el conntrario del esperado y que poco a poco acabó con la popularidad de la franquicia hasta que varios años después se puso en marcha el discutible reboot. 

La rara: Star Trek: Generations

Generations es una película extraña. Parte de una idea ilusionante a la par que peligrosa. El sueño de todos los fans. Unir a Picard y Kirk en una única aventura. En la nueva generación vimos a McCoy, a Sarek, a Scotty y a Spock. El esperado momento en el que se unieran los dos capitanes parecía lógico a la par que inevitable.
Sin embargo, lo que cualquier fan esperaba que fuera la clásica misión de viajes en el tiempo acaba siendo en verdad una cosa muy extraña con Kirk suspendido en el tiempo y regresando de un limbo raro para ayudar al capitán de origen francés. Uno esperaría ver interactuar a las dos tripulaciones entre sí, uno querría ver a Spock con Data, a McCoy discutir con Worf, etc. Sin embargo con la salvedad de un cameo de Chekov y Scotty, no hay ningún miembro más de la tripulación original. Solo Kirk, con un William Shatner claramente fuera de forma, y con una trama muy rara protagonizada por un congénere de Guinan que en ningún momento da la talla como enemigo.
Es una película extraña y, sobre todo, una película que da la sensación de oportunidad perdida. Una unión muy esperada lastrada por un guión que parece salido de la imaginación de un fan no demasiado inspirado.

La buena: Star Trek: First Contact

Esta es la buena. Normalmente esta película se cuela en todos los rankings de películas en las posiciones más altas, peleando con la Ira de Khan por el título de mejor película trekkie. Y se merece esa fama.
Esta película es lo que debería haber sido el desenlace del clifhanger de la tercera temporada, una verdadera batalla a muerte con los Borg con todo el presupuesto de una pelicula. Picard en modo desatado, tomando el rol de Ahab que antes tuvo Khan en una nueva versión trekkie de la caza de la gran ballena blanca. La película es espectacular visualmente, con cubos borg y borg propiamente bien hechos. Acertadamente, tras la acción brutal de los primeros minutos, después cambia a un tono más de terror y suspense, con la Enterprise siendo poco a poco "asimilada".
Aunque en la trama en la Tierra es algo floja, no deja de ser un bonito guiño trekkie a su propia historia, y descarga de personajes la narración (y permite a Riker centrarse en la dirección). Todos los personajes tienen un papel muy digno, y quizás solo criticaría que la película gira demasiado sobre la busqueda de humanidad de Data (un argumento demasiado repetitivo en esta serie de películas) y el tener un Picard demasiado centrado en la acción (algo normal en su rol de protagonista, pero prefiero su faceta más sobria).

La infravalorada: Star Trek: Insurrection

Mucho había leído que esta película era horrible. Sinceramente, no me lo parece. No es la mejor película de Star Trek, y el villano es mejorable a pesar de ser "el que mató a Mozart", pero me parece una buena película. Tiene niño, y un romance cutre para Picard, y relegan a Worf a bufón sin gracia, pero tiene cosas interesantes. 
Los efectos especiales son mejorables, y la película peca de pretenciosa visualmente, habiendo hecho esto que haya envejecido fatalmente. Pero es un buen capítulo doble de la serie, creo que eso es lo mejor que puedo decir de ella. Partiendo del enésimo mundo idílico de la serie, encontramos un buen dilema en torno a la primera directiva y sus interpretaciones, así como sobre la libertad, la eternidad y esos temas clásicos de la ciencia ficción.
Nuevamente Data y Picard se llevan todo el protagonismo, aunque en esta ocasión el resto de la tripulación no sale tan bien parado como en la película anterior.
No es la mejor película de Star Trek, pero no me parece, ni mucho menos, la película que destruyó la franquicia.
  
La mala: Star Trek: Nemesis

La hecatombe. Una película horrible que falla muchos niveles, pero que yerra desde el principio por una simple cuestión de planteamiento. Según tengo entendido el director no conocía nada de la franquicia, y se nota. La película intenta ser más espectacular, más dramática, más... algo que no es Star Trek.
Si bien la idea de que Picard se enfrente a su clon no es mala ni disparatada dentro de la franquicia, y si bien el obtener la paz con los romulanos es un buen final para las aventuras de esta tripulación, la película es un sencillo desastre. Dejando a un lado el argumento, la película se olvida de casi todos los compañeros de Picard salvo Data, al que nuevamente dan un hermano en un argumento ya demasiado repetitivo, y salvo Worf, que es tristemente usado para chistes fáciles. La película esta plagada de escenas de acción bastante pobres por las limitaciones del presupuesto, y algunas de ellas sencillamente no están justificadas argumentalmente. Y luego, finalmente, para rematarlo todo, la película está repleta de momentos en los que los personajes sueltan frases grandilocuentes, escenas nefastamente preparadas a la par que increiblemente tópicas.
Es una película mediocre en la que la saga muestra unos alarmantes e innegables signos de agotamiento extremo.

lunes, agosto 25, 2014

¿Es Shokugeki no Souma un manga machista?

Shokugeki 83 - El perseguidor y los perseguidos

Creo que la pregunta sobra, pero no he podido resistirme a titular la entrada así. No obstante, el dibujo de Tosh sigue siendo una absoluta maravilla, y eso se agradece. Y el fanservice, con humor, siempre entra bien.
Y tenemos humor en este capítulo. Tenemos unas surreales páginas iniciales con el el acosador como protagonista, a Souma demostrando que su chuleria es igualada por su despreocupada estupidez, a Alice en plan cabrona, a Erina tan en plan ojou-sama tsundere over 9000 que sólo falta escuchar a Kumigiya poniéndole voz, y para finalizar a Doujima en plan megamacho y en bolas -como habitualmente está un número sorprendentemente alto del reparto masculino- para reirse saludablemente del echii del esta misma serie es una gran abanderada.
No deja de sorprenderme lo anodina que muchas veces es esta serie cuando se limita a los enfrentamientos, donde no veo más aliciente que las parodias gráficas de otras series con las que ejemplifican los duelos... parodias que son grandiosas pero que son insuficientes para mí, y lo simpática que es la serie cuando cede por completo el testigo a sus protagonistas y su estereotipada pero increiblemente funcional comedia.

sábado, agosto 23, 2014

¿Es One Piece un manga machista? (Round 2)

One Piece 757 - La carta ganadora

Esta entrada es una continuación de la reflexión de la reseña del 640 (he la aquí).

Es un buen capítulo, sí. Un capítulo en el que incluso se reincide en esa incógnita aún por despejar que es la actitud de Fujitora. Pero es un capítulo que me deja una sensación agridulce por el inevitable machismo que de cierta forma desprende. No es un machismo descarado, es inexistente de hecho, es más bien un machismo heredado por lo que es la serie, y por lo que es el medio en el que se publica (en estos tiempos de To-love-rus y actrices porno de segunda en la comictek, la Jump vuelve a publicar imágenes de "gravure idol" en sus páginas tras 18 años... y de ahí a chicas disfrazadas de Nami, Robin y Hancock hay dos pasos, y cuatro hasta que se disfracen de Rebecca).

Sin embargo no puedo evitar pensar que Oda ha desaprovechado una ocasión para mostrar mujeres fuertes. El concepto de fuerza no tiene porque ser sinónimo de fuerza bélica, hay muchas formas de fuerza y Oda lo ha demostrado de sobra a lo largo de los años. Pero creo que todos los lectores están esperando algún gran combate de las féminas de la banda.

Y Robin parece que lo va a tener... con muchos matices. Robin se permite el lujo de soltar el discurso que da título al capítulo y soltar un par de frases grandilocuentes mientras posa de forma molona y amenazante... pero también creo que no tiene el mismo mérito hacerlo estando sola que teniendo a su lado unos Bartolomeo y Cavendish cada vez más carismáticos y que podrían poner en problemas a todo un alto ejecutivo (ni que decir que no deberían tener problemas con alguien como Gladius). Supongo que aquí Oda hará algo, porque mucho bestia parece que tiene para Gladius por mucho que una horda de muñecos gigantes acompañe a este.

Y luego tenemos a Rebecca. Entiendo que aquí Oda no quiere ser machista, entiendo que Rebecca no es una princesa débil, ha dado muestras de todo lo contrario; aquí el verdadero protagonista es Kyros. Hace algunas semanas Oda dijo que escribía cosas conforme vivía, y que hasta que no tuvo hijos no fue capaz de escribir la historia de Nico Robin y Nico Olvia. Creo que ahora tenemos otro ejemplo de Oda tratando la paternidad, queriendo reflejar de alguna forma la idea de que los hijos siempre deben confiar en sus padres y que estos siempre estarán allí para ayudarles, ejemplificando Kyros esa idea como pocos al ser alguien de quien Rebecca había olvidado incluso su existencia.

Entiendo además que no deja de ser complicado, algo tabú, el mostrar a una princesita "bonita" como Rebecca con ansía asesina. Siendo el asesino de su madre, habiéndole infligido tanto dolor, la actitud de la gladiadora debería ser muy agresiva, pero eso no deja de ser algo extraño en estos mangas donde las chicas suelen ser bastante "limpias" salvo ejemplos puntuales (una loca sádica como Sadie-chan, monstruos como Catalina o Charlotte, o una bella tan poderosa que ni se ensucia como Hancock). Rebecca es un personaje que se ha presentado siempre como víctima, el ahora dotarla de una presencia asesina y vengativa sería algo raro, por mucho que la ilusa chica anunciara que quería la Mera Mera para acabar con Doflamingo.
Y luego está el combate entre Franky y Señor Pink, las habituales elipsis narrativas de Oda son aquí una gran arma. En este capítulo, rodeados por admiradoras, ambos parecen estar haciendo un duelo de natación sincronizada. Pequeños y surreales detalles como este nos hacen imaginar un combate tan absurdo que Oda hace bien en dejarlo a nuestra imaginación hasta su desenlace.

miércoles, agosto 20, 2014

Doki Doki Vetusta

La Regenta

La novela más celebrada de la literatura española es sin duda el Quijote (ver reseña), sin embargo no son pocas las novelas que pelearían por el segundo puesto, y esta novelilla siempre ha estado en mi subconsciente pidiendo ser leída desde que estuve en Oviedo hace más de tres lustros y veía monumentos a Clarín por todas partes, y finalmente tras leer la reseña de Magrat (enlace) me animé a leer la historia de Ana Ozores de Quintanar como otro de los descansos del ciclo de Dickens que me he propuesto este año.
Las dos cosas obvias desde el principio: es una obra maestra, y es una obra maestra difícil de leer.

El libro es muy denso, especialmente en su primera mitad, que principalmente presenta al dúo protagonista inicial (no consideró a Álvaro Mesía tan protagonista como Ana Ozores y Fermín de Pas), a todos los secundarios y a ese gran personaje coprotagonista que es una Oviedo llamada Vetusta y la sociedad que la vive. La novela tiene unos protagnistas muy claros que desarrolla mucho, pero tiene también un gran elenco de secundarios y profundiza en ellos no mucho menos que en los protagonistas (la diferencia sería seguramente que en su caso no existe evolución), entre estos personajes -como he dicho- estaría la propia Vetusta, cuyos escenarios y cuyas gentes -como colectivo- son también objeto de no pocas descripciones. Todo ello, con un lenguaje no demasiado arcaico pero si muy sobrecargado y detallado, con muchísimas referencias a acontecimientos o eventos de la época, así como también muchísimas citas literarias, hacen de esta novela uno de esos libros que llamamos "duros". Lo denso de sus páginas, lo amplio y ambicioso del universo que despliega, hacen de esta novela una lectura que no se ha de recomendar a la ligera.
Sin embargo, si uno le da a Clarín el esfuerzo que este requiere, el autor le recompensa de sobra con una historia sobre las tentaciones frente a la moral, el idealismo frente la hipocresía, la individualidad frente al colectivo y la pasión contra la razón. La novela esta protagonizada por una mujer idealista e idealizada, una joven soñadora con divagaciones religiosas que se enfrenta a una sociedad hipócrita, superficial, mezquina y vacía. Todos los personajes conjuran contra la protagonista para que caiga en la tentación, para que su virtud desaparezca y así pase a ser una hipócrita más de la sociedad, para que así todos puedan soportarse a ellos mismos sabiendo que son como todos, que no se puede ser mejor. Y junto a esta crítica sociopsicológica despiadada, un cura para aunar el componente moral y añadir componentes religiosos y paralelismos bíblicos. No es de extrañar que esta novela fuera censurada durante muchos años en España por la Iglesia, porque no he visto ataque más salvaje y argumentado a esta institución en ningún otro libro que haya leído.
Naturalmente la novela es hija de su tiempo y de la sociedad de su época, rebelándose contra un machismo imperante brutal e hipócrita que me hace recordar en cierta forma a de Anna Karenina (ver reseña), otro gran clásico del XIX.
¿Recomendable? Sí, y no. Es una novela muy buena, pero también es muy dura y densa, y creo que tarda bastante en enganchar de verdad.

domingo, agosto 17, 2014

Los más dispares videojuegos

Demos una vuelta de tuerca más a mi forma de plantear reseñas y unamos dos de las secciones del blog para generar una única entrada que puede ser divertidamente polémica enfrentando un juego muy celebrado  con otro siempre vilipendiado. No obstante, uno me hizo abandonar los videojuegos, y otro recuperó mi interés en ellos. Llega el momento de un duelo de momentos míticos.

DUELO V


MOMENTO (anti)MÍTICO (4)48 - Resident Evil 4
 vs
 MOMENTO MÍTICO 49 - Brain training

Odio Resident Evil 4. Digamoslo de primeras. ¿Es un buen juego? Sí, lo es, y tiene unos valores de producción sencillamente estratosféricos, pero es también el perfecto ejemplo del camino que ha tomado esta industria, y ese es un camino que creo que nunca defenderé. Brain Training es justamente lo opuesto, y por ello normalmente es tratado como un juego menor, como una minucia que tuvo la suerte de triunfar. Estoy en contra de este pensamiento, los juegos, juegos son, y como tales han de entretener, y cualquier aspiración más allá de ello me parece en la mayoría de los casos un error. Es cierto que un videojuego puede aportar algo más, es cierto que un videojuego puede emocionar, e incluso puede transmitir algún mensaje... pero su principal cometido era el de entretener, lo era en los 70 con el Pong, lo era en los 80 con Super Mario Bros, y creo que también debería seguir siéndolo una vez que saltamos a las 3 dimensiones. Y pasa algo tan sencillo como que Resident Evil 4 me aburre, y Brain training me entretiene.

El problema de Resident 4 viene de antes del propio juego. No hablaré de los famosos "Capcom five", si no de Devil May Cry y Resident Evil. El primero (ver reseña) iba a ser originalmente una nueva entrega de la saga, pero era tan distinto a lo que era un Resident (ver reseña) que se acabó transformando en otra saga. No soy un gran de esa saga, pero creo que es mejor hacer eso que cambiar por completo la saga a la que da nombre. Resident Evil 4 poco tenía que ver con lo que uno entendía como Resident Evil, y para mi desgracia tuvo tanto éxito que la saga no volvió después a sus origenes. Entiendo que a mucha gente le guste Resident 4, entiendo que los cambios son hasta cierto punto necesarios... pero cuando uno compra un juego de una franquicia lo hace confiando en que encontrará algo parecido a lo que ha jugado antes. No espera lo mismo, porque eso sería un error, pero si espera algo parecido, o al menos algo que tenga el mismo "espíritu".
Resident 4 pervierte ese espíritu al pasar demasiado a la acción. Mantiene el terror, la ambientación es excelente (no entraré a valorarla ciertos aspectos llamemos "castizos" como español), hay un cementerio, hay una iglesia abandonada, una noche opresora... y la escena de la cabaña es simplemente memorable. El problema es que en muchos momentos todo eso pasa a un segundo plano ante la idea del espectáculo y la grandiosidad de un motor del juego que por fin permitía hacer juegos en 3D. El juego se emborracha de si mismo y olvida su esencia. Y es espectacular, pero lo cierto es que al jugarlo siempre tuve la sensación de "es lo mismo que ya he jugado mil veces, sólo que más bonito". Antes he mencionado lo que esperaba de una franquicia, y se que es algo contradictorio con mi anterior afirmación... pero la diferencia radica en que lo que encontré en este Resident lo había jugado en muchos juegos antes, todo me daba la sensación de genérico, de vulgar, de ya visto. Resident Evil 2 aportaba diferencias y daba una sensación mucho más amplia que el original, Resident Evil 0 aportaba la idea de controlar a dos personajes al mismo tiempo. Ambos juego son muy similares al juego original, pero son distintos. Hay está su grandeza y ahí está lo que yo espero ver en una secuela. Incluso si el sistema de juego es bueno y relativamente original, no pasa nada si una secuela es continuista pero tiene un buen diseño de niveles.
Pero este Resident 4 no me aportaba nada de aquello, y para colmo estaba plagado de quick time events y se apuntaba ya a la terrible moda de juegos-películas, tomándose a si mismo en serio cuando la serie misma había nacido acertadamente como un homenaje a la serie B.
Y para colmo de males, el famoso "hype" que ya comenzaba a destrozar muchos juegos. Era un gran fan de la saga, y esperaba mucho este videojuego, y en lugar de encontrarme un gran salto a las 3d (se que ese salto se produjo con Code Veronica, pero no he podido jugarlo aún) me encontré con este juego de acción que nadie asociaría con Resident Evil si el protagonista no compartiese nombre con un policia que tuvo un muy mal primer día en Racoon City.
En su momento Resident 4 era considerado una punta de lanza de la industria de los videojuegos, una muestra de lo que esta podía ofrecer... y esta muestra me parecía tan insustancial y anodina que me alejó durante un tiempo de esta afición.

Y volví con Brain training, ejemplo siempre esos criticados juegos "casual" de los que la industria reniega pero que abraza sin pudor para financiar muchos otros proyectos que de por si no son rentables. Sin embargo Brain training me parece un videojuego purísimo, un extraño heredero "intelectual" de aquellas premisas simples de "Pac-man" o "Space invaders". El juego es más simple que una línea recta, sencillamente te propone retos mentales, y ya esta. Calcular sumas, recordar palabras, enlazar números, contar sílabas, hacer sudokus. No tiene nada más, ni lo necesita. Siempre he considerado que esa es la esencia de los videojuegos, unos diseñadores y programadores te ponen un reto, y tu como jugador has de superarlo, y si quieres puedes ponerte tu mismo a prueba superando tus marcas.
Lo de la edad mental me parece una chorradilla, pero es la herramienta que utiliza el juego para incitarte a seguir jugando. Es algo tan sencillo como decirte "hoy has sumado estos números en X segundos, a ver si puedes superarlo mañana". Puede parecer una chorrada, pero yo soy de esas personas que ven "Saber y ganar" y otros concursos de preguntas no para ver si el concursante de turno gana o para desesperarme con las mil y una estrategias del insoportable presentador para alargar los minutos, si no para ponerme a prueba a mi mismo con las preguntas. Ese espíritu de aprender, de ponerte a prueba, es también el que creo que subyace bajo juegos como el trivial y otros de ese estilo, y a mi particularmente me gusta. Y creo que el éxito de este juego no habla mal de la industria, habla seguramente bien de unos jugadores a los que no les importan efectos de luces ni carga poligonal, habla bien de unos jugadores que sólo quieren entretenerse un rato, jugar preocupándose más de su propia inteligencia que de una artificial.
Sobra decir que no creo que jugar a este juego te haga más listo, pero creo que tampoco es necesario afirmar que no hay nada malo en sumar unos pocos números al día o en hacer un sudoku.

Es obvio que Resident Evil 4 era un prodigio técnico en su momento, pero igualmente obvio es que este tipo de exhibiciones gráficas quedan pronto obsoletas mientras que el simplismo extremo de Brain training sigue siendo sobrando para lo que es el juego, y algo parecido se puede decir del control, tan simple como brillante. Como dice el dicho, "no es rico quien mucho tiene, si no quien poco necesita". 
Resident 4 pudo llevarse tropocientos premios de "juego del año", pero para mi es un juego bastante normalito. "Brain training" pertenece a esos géneros que las revistas ni valoran... pero -y estoy seguro de no ser el único- yo he disfrutado con él muchas horas.


El siguiente, y auguro que también polémico, momento mítico nos llevará a la villa de la hoja.