viernes, febrero 23, 2018

Falconia Pro 354

1996

One Piece aún no había comenzado a publicarse
El Madrid buscaba la séptima
La HBO aún no había emitido Oz 
George R R Martin publicaba Juego de Tronos
Star Wars sólo tenía 3 películas
Se lanzaba al mercado Super Mario 64

El Eclipse llegaba a Berserk

Descubríamos que Kiaska había perdido la memoria

1999
Comienza el arco de la Resurrección o el segundo advenimiento

2002
Llegan las brujas.
2005
Aparece en escena el Proyecto Idolm@ster
Griffith va por aquí y por allí y Gatsu comienza su cruzada contra los elefantes marinos

2007
10 años de Kiaska agilipollada
Idolm@ster explota en toda su magnitud
Arco de Falconia: Renunciad a toda esperanza, esta ha abandonado estas tierras.

2013
Incluso ahora que Hajime no Ippo se ha recuperado...
Gigantomakhia
2015
¡El manga ha vuelto!
¡Y con trama! (que no periodicidad)



2018
Larga ha sido la espera, 
pero 20 putos años después....



KIASKA HA VUELTO

miércoles, febrero 21, 2018

La maldición de las adaptaciones de Akamatsu

UQ Holder

A todos nos cae bien Akamatsu, es un pervertido sin remedio, pero no hay malicia o lascivia en sus obras. Cae simpático, tiene cierto sentido romántico, con unas chicas que son muy buenas y un protagonista que sencillamente es muy torpe (a la par que inmortal) y luego muchas líneas de diálogo en segundo plano y ocurrencias muy alocadas. Love Hina es una obra poco menos que clásica (ver reseña), y Negima se le fue de las manos y terminó muy abruptamente, pero tenía muy buenas ideas (ver reseña). Creo que a estas alturas todos pensamos ya que el manga de UQ Holder es una obra fallida, una continuación extraña de Negima que tras un necesario reseteo cambiaba también algunas técnicas narrativas del autor... pero una obra que sencillamente no ha terminado de funcionar (ver reseña).

Y se anunció el anime, y uno quería pensar que había esperanza. El material no dejaba de ser bastante potente y podía dar lugar a algo interesante. Sin embargo, cuando uno veía el poster se hacía preguntas: ¿donde está Santa? ¿por que aparece Negi en el poster si en el manga no sale hasta el capítulo 130 (más o menos)? Uno se hacía preguntas. Uno quería creer. Uno no quería prejuzgar. Pero uno veía cosas raras.

Y uno al final ha visto una cosa bastante mediocre de anime. Incluso estando al parecer el propio Akamatsu involucrado en el anime, la serie no ha conseguido escapar a la maldición de las adaptaciones de este autor.
La serie comienza bien (de hecho empieza con una versión del opening de la Negima original, tema muy normalito pero que juega con la ventaja de la nostalgia) y luego tenemos unos diseños coloridos y una animación más o menos efectista. La serie no es ningún prodigio a nivel visual, pero tampoco hace daño a los ojos, y no se corta en la sangre y para la censura usa un simpático sello de Kamo. Quizás los diseños femeninos de Akamatsu estén algo caducos y algún que otro "bamboleo" esté de más, pero en general la serie hace gala de un dibujo limpio y de unos diseños variados y muy originales por ocasiones. Obviando el ataque de unos monstruos cgi salidos de Berserk en el capítulo 3, la serie visualmente cumple, e incluso tiene alguna que otra buena batalla (el montaje y la planificación de la primera batalla en la que participa Kirie es muy bueno).
Bien en las imágenes y no excesivamente mal en el sonido (cumple, aunque un par de voces suenan terriblemente desangeladas), el problema de la serie llega en su desarrollo. Todos hemos aceptado más o menos la estructura de tres actos: presentación, desarrollo y desenlace. Esta serie no la tiene. La presentación dura hasta el episodio 8 con la aparición de personajes y la asimilación de habilidades por parte del protagonista... e inmediatamente a continuación pasamos al desenlace, y sencillamente no es creíble. Es como si la serie hubiera adaptado -más o menos bien- los primeros 30 capítulos y luego se hubiera saltado los 100 inmediatamente siguientes, pasamos a una gran batalla cuando los vínculos de compañerismo entre el grupo principal aún no están cimentamos y esto lo hace todo artificial e increíble.
Se trata de una serie relativamente correcta hasta que en su último tercio lo echa todo a perder por una necesidad comercial de recuperar a los héroes originales y adelantar absurdamente los acontecimientos. UQ no es un manga redondo -ni mucho menos- pero en esta adaptación faltan personajes y faltan acontecimientos. Tanto como adaptación, como como serie individual, este anime fracasa estrepitosamente.
Y del capítulo final en si prefiero no hablar, es posiblemente uno de los peores finales inventados que jamás haya visto. Kumamiko reinará en la ignominía durante mucho tiempo, pero lo de esta serie supera a grandes clásicos como Soul Eater y demuestra que el final de Karekano no fue tan malo.

domingo, febrero 18, 2018

Las necesidades de la historia pesan más que las de la saga

One Piece 895 - El pirata Luffy contra el Comandante dulce Katakuri

Capítulo extraño -a la par que muy corto debido a la gran presencia de viñetas grandes- el de esta semana. El "Snakeman" parece una versión refinada del "Bounceman", pero en ningún momento sorprende. Creo que hay una concepción errónea de que la Cuarta Marcha es aquella que se presentó contra Doflamingo, y creo que ya el "Tankman" del combate contra Cracker nos mostró otra forma de ella. Quizás "Bounceman" sea el estado más equilibrado, pero la Cuarta Marcha parece más un estado en el que, en base al haki, Luffy potencia un aspecto u otro de su fruta y sus habilidades; si la Segunda Marcha potenciaba la velocidad y la Tercera la fuerza, esa propia dicotomia de su fuerza parece estar dentro de los propios modelos de la Cuarta marcha. Este "Snakeman" entiendo -por el contexto del combate- que incide en el haki de observación para aumentar la velocidad de los ataques de Luffy más allá de su propia velocidad de razonamiento. 
Adoro como el que más a Carrot,
pero no merece ese protagonismo
en la portada, hay debería estar
Big Mom en modo "Weeeding Cake"
La Culverin Gun ya hizo acto de presencia contra Doffy en un momento bastante espectacular, y era extraño que no hubiera vuelto a aparecer. Aunque ahora podemos ver un poco más de su funcionamiento y parece ser un ataque completamente instintivo en el que el control del brazo queda supeditado a "perseguir la presencia" del adversario. Los ataques "snake" son bastante espectaculares; los ataques de fuerza lo son en su resultado, pero los de velocidad lo son en su ejecución, y eso hace que el combate este ganando mucho en espectacularidad por su dinamismo. No obstante, no deja de ser extraño que haya aparecido como revulsivo o como aparente power-up.   
Ahora bien, Luffy no puede ganar este combate. Me gusta el combate y creo que a todos los lectores nos cae más o menos bien Katakuri, y creo que la solución es una derrota honrosa por parte del protagonista. Incluso en este capítulo donde uno creería que Luffy habría de protagonizar una pequeña remontado, ha seguido recibiendo por parte del máximo lugarteniente de Big Mom. El protagonista lleva más o menos medio día recibiendo palos por todos lados, durante gran parte del combate no hecho otra cosa que recibir, e incluso ahora que consigue conectar golpes con relativa frecuencia sigue llevando las de perder en el combate. No me parece mal, ya hemos visto que Big Mom juega en otra liga, pero Katakuri es el más fuerte de su banda, eso significa que tendría que estar -como mínimo- al nivel de un Almirante, y sabemos que estos tendrán un plus de fuerza por necesidades de guión, pero que Luffy no pueda con el Marco o el Ben Beckman de Big Mom es algo que la dignidad de la serie necesita.
Espero francamente que Luffy no emerja victorioso en el siguiente capítulo. Sería ilógico con el combate y con la escala de poderes.
Tiempo habrá para mejorar. Creo que esta claro que Luffy ya podrá derrotar sin relativos problemas a una Calamidad tras las batallas de Totland y los 100 capítulos que nos separan de ese momento, y para Kaidoh habrá herramientas narrativas... 
Pedro podrá aparecer milagrosamente vivo al final de saga rescatado de las aguas por Pekoms y los Piratas del Sol, a todos nos dolerá pero después de lo de Pell ya sabemos que todo vale. Pero salvar a un personaje es una cosa y este combate es otra. Luffy no puede derrotar a Katakuri.

jueves, febrero 15, 2018

La última trampa de Zero

Zero time dilemma

Tras muchos problemas de financiación, Uchikoshi al fin pudo completar esa particular trilogía que comenzó con el 999 (ver reseña) y continuó con el Virtue´s last reward (ver reseña). Con esta tercera entrega más o menos se cierran los diversos hilos argumentales y se responden a la mayoría de las preguntas que estaban abiertas. Es un juego que hacia falta, sobre todo porque el anterior juego acababa con un gran giro de guión, y que cualquiera que disfrutase con los juegos anteriores agradecerá. No obstante, me parece un juego inferior a su predecesor, el juego de escape diseñado no termina de gustarme y a nivel narrativo los campos morfogenéticos ya no sorprenden como lo hacían en Virtue´s last reward.
El juego nos presenta, como en los casos anteriores, a 9 protagonistas encerrados en un extraño complejo, del que sólo podrán salir si superan con éxito X pruebas. En esta entrega los requisitos son más extremos, pues verdaderamente el requisito es que mueran 6 de ellos. Particularmente esto no me ha gustado nada, en las anteriores entregas, si bien alguna muerte era inevitable para adaptarse a las particularidades de los juegos nonarios (y en el segundo juego se jugaba mucho con la idea de la traición), no parecía que todo fuera tan exagerado y extremo como en este juego, donde hay demasiados momentos pretendidamente gore. Creo que el juego abusa demasiado del morbo y de la casquería, con situaciones muy extremas que además se hacen extrañas en algunos personajes (de los 9 personajes 4 vendrían de juegos anteriores, y en particular el tratamiento del protagonista del primer juego es bastante discutible (Sigma y Akane no estarían mal, aunque Phi está bastante desaprovechada)).
La base del juego sigue siendo la de una visual novel (en inglés) ocasionalmente interrumpida por algunos puzles, puzles que son más que nunca habitaciones de escape. El juego no termina de gustarme en ninguno de estos dos puntos, en lugar de una visual novel en la que haya que leer y leer a mansalva, en este juego nos colocan en el punto de vista de 3 personajes, y sobre ellos lo vemos todo narrado como si fuera una película; la idea no es mala, pero sencillamente la animación del juego no da para semejante tipo de narración, y se me hace extraño ver a un personaje hablando mientras sólo se mueve su boca y el resto de su cuerpo está inmovil, y ya no hablemos de lo robóticas de algunas animaciones. Sinceramente, no sé porque se optó por una decisión como esta que lleva al juego a las inmediaciones del valle inquietante; las cinemáticas en los juegos no me gustan porque suelen estar muy mal narradas, y este juego es una enorme cinemática pésimamente dirigida. En los puzles se ha optado porque todo sean habitaciones de escape, hay algunos subpuzles buenos, así como algunas variaciones jugables interesantes en algunos puntos, pero en general todos me parecen demasiado lineales (aunque admito que aquí también el problema puede ser que este demasiado acostumbrado a este formato por las entregas anteriores), así mismo hay un abuso ridículo de las contraseñas y palabras claves que hay que anotar para resolver algunos puzles.
La historia es extraña, tiene algunas ramas argumentales muy buenas y emotivas para alguien que haya jugado los juegos previos (especialmente las protagonizadas por Diana, que como Luna en su juego es el personaje más emotivo), sin embargo la narrativa no lineal donde puedes decidir que segmento jugar en cada momento se me hace extraña y no creo que termine de funcionar bien del todo. En los juegos anteriores había importantes elementos de ciencia-ficción, de una ciencia-ficción bastante dura y compleja, pero en este juego los han llevado tan al extremo que me parece que pierden algo de efectividad. Además, tenemos esos clásicos momentos de la saga en los que un personaje se pone a divagar sobre algún fenómeno curioso de la naturaleza o alguna teoría filosófica, como siempre no terminan de funcionar y en ocasiones se notan extremadamente fuera de lugar. Por último, la resolución del misterio de Zero, así como todos los componentes del grupo de Q son bastante flojitos.
Es un juego complejo, un juego extremadamente de nicho que resulta poco menos que incomprensible si no se han jugado los juegos anteriores. Por tanto, es poco menos que absurdo recomendar este juego a cualquier profano en la franquicia por mucho que en él se den indicios y pequeños resúmenes de hechos anteriores para colocarnos en contexto. Para cualquiera que si haya jugado los juegos anteriores si es un juego muy recomendable, aunque no puedo evitar que me haya parecido decepcionante.

lunes, febrero 12, 2018

Allí donde todavia muchas otras series han llegado

Star Trek Discovery

Tras 15 episodios ha finalizado el regreso de Star Trek a la parrilla televisiva ¿Cúal ha sido el resultado? Diría que bastante bueno, para los tiempos que corren.
Particularmente no pedía mucho a esta primera temporada, sólo que no fuera especialmente friki, o que no perdiera mucho tiempo con los clásicos episodios de presentación de personajes. Le pedía a esta serie que sobreviviera, porque las primeras temporadas de Star Trek -con la excepción de la serie original- nunca han sido las mejores de sus respectivas series... y con lo cara que está la supervivencia en la televisión americana y el previsible coste de hacer una ciencia-ficción visualmente resultona, a esta serie le pedía que sencillamente no fuera un fracaso estrepitoso y que la renovaran. Ya en las siguientes temporadas tendrían margen para ser una verdadera Star Trek.
Y la serie ha sobrevivido. No tiene demasiado de Star Trek, hay algún que otro momento de dignidad de la flota estelar bastante bueno (también alguno que otro algo forzado y ridículo), así como el mensaje de integración y respeto a otras razas y especies está también por ahí... pero es una serie principalmente de acción, una serie de guerra con una trama continuada de 15 episodios que narran una película de unas 11-12 horas donde diría que únicamente el segundo episodio de Mud se saldría un poco del argumento principal con la excusa de ser un especial de Halloween.
Me parece que, en su objetivo, la serie ha triunfado. Esta es una serie que quería refrescar la marca "Star Trek" y hacer que no pareciera una cosa de frikis adaptándola a los tiempos y las narrativas actuales, y creo que eso lo hace. Tenemos una serie bastante dinámica, que engancha, con unos giros de guión bastante efectivos y valientes (muy sorprendentes dentro de lo que son las reglas no escritas de la saga) en una trama sorprendentemente sólida. Los primeros episodios de presentación de personajes y escenarios más o menos funcionan, y sorprendentemente no hay nada de relleno; y en su segunda mitad la serie es directamente un tiro y avanza a un ritmo casi enloquecido que hace que incluso se pierdan por el camino algunas oportunidades muy sugerentes. No hay, no obstante, mucho más. Es un buen entretenimiento, pero ya está, no tenemos la profundidad de la ciencia-ficción dura de la mejor Star Trek, y tampoco hay que decir que el enfoque que hace de la guerra sea especialmente profundo o intenso. Es una serie entretenida y recomendable, pero si en lugar de llamarse Star Trek se llamase Galaxy Wars tampoco pasaría nada. No obstante, como he dicho, la serie tenia que sobrevivir, y lo mejor para eso era montar una guerra contra los klingoms... ya para próximas temporadas llegaran los debates sobre la Primera Directiva, porque la serie si que tiene muchos guiños al Universo Trek y no reniega de él tanto como uno podía esperar (la mitad de su segunda parte es extremadamente friki trayendo de vuelta elementos del episodio "Mirror Mirror" y recupera de pasada a andorianos y telaritas). Es una serie oscura y guay dentro de lo habitual en estos días, pero en ella se ven también reflejos del idealismo de Roddenbery.
A nivel de personajes, me parece una serie original. Me encanta la continuidad de los actores, hay muchos actores en segundo plano que vemos de continuo durante todos los episodios y de los que apenas sabemos su nombre, pero sabemos que están allí, y hay muchos personajes recurrentes que dotan a la serie de una gran consistencia, algo bastante inusual en esta franquicia y algo que se agradece. Dentro del grupo protagonista tenemos un grandísimo capitán como Lorca, carismático y muy diferente al resto de capitanes clásicos; Jason Isaacs hace un gran trabajo, como Michelle Yeoh con su capitana. El personaje de Saru me ha gustado mucho -aunque me parece algo desaprovechado-, como también me ha gustado Stamets, que es algo más que un reclamo homosexual. Ahora bien Tilly es... rara, la idea de una "proto-consejera" me parece muy buena, pero sencillamente creo que el personaje no está muy escrito, como tampoco lo está la protagonista, lo cual si me parece un problema bastante grave de la serie. No soy muy fan de los vulcanos y del "tu mente, mi mente", y esta serie abusa de ellos por considerarlos el elemento más característico de la franquicia, la pobre actriz que interpreta a Michael hace más o menos lo que puede, pero su personaje es una Mary Stu con una trama muy manida de búsqueda de humanidad, es dificil hacer que eso funcione bien. Los klingons tengo que decir que en ningún momento han terminado de convencerme.
A nivel técnico es... rara. La fotografía es muy limpia y muy digital, muy cinematográfica, pero toda la acción transcurre en la Discovery. Me gustan los episodios de Puente de Mando de las series clásicas, son los mejores, pero en esta serie los planos exteriores de naves espaciales son prácticamente inexistentes, y tampoco bajan a planetas. Quizás para ahorrar para un par de grandes batallas, la serie abusca de escenas de interiores, y las batallas y peleas en estos no son especialmente espectaculares al recurrir a encuadres y trucos que llevamos viendo en televisión durante décadas.
Es una serie disfrutable y recomendable. Creo que cualquier trekkie puede disfrutar de ella como un buen entretenimiento, y creo también -y esto es más importante- que es una bonita y efectiva puerta de entrada a este universo para espectadores profanos. No es la Star Trek que quiero ver, pero creo que es la única Star Trek viable en estos días, y desde luego como una primera temporada es mucho mejor de lo que me esperaba.

viernes, febrero 09, 2018

La fotografía de la graduación

Just because!

Eita es un chico que vuelve a su pueblo de origen para, literalmente, su último mes de instituto. Tiene ya una recomendación para una prestigiosa universidad y su futuro aparentemente encaminado, sin embargo al llegar a su pueblo se reencontrará con Mio, su antiguo amor... así como su viejo amigo Souma. Junto con un par de chicas más conformarán un particular pentágono amoroso que irá evolucionando a lo largo de una docena de episodios presentándonos distintas formas de enamoramiento al mismo tiempo que vemos otras tantas formas de encarar el futuro.
Comienza a establecerse en el anime un nuevo tipo de romances, esos en los que no hay grandes tensiones o rivalidades, donde hay relativamente poca comedia y donde el echii brilla por su ausencia. Slice of life puramente románticos, con unas relaciones más o menos telegrafiadas casi desde el principio que vemos como se van asentando poco a poco. No son series especialmente entretenidas, pero si son emocionantes, a fin de cuentas algo que más o menos todos hacemos con los productos de ficción es "shippear" personajes, y este tipo de series son eso. Hay algunas adversidades, y no siempre acaba bien, pero no estamos hablando de harems tontorrones, hablamos de relaciones más o menos normales con inseguridades y errores, y esta serie no es tan redonda como "Tsuki ga kirei" (ver reseña), pero no deja de ser recomendable y en general se ve bastante bien. Quizás como defecto haya que mencionar que parece que va algo de más a menos; sus episodios finales pecan de algo de falta de fuerza, quizás por tener una trama continua la serie alcanza sus clímax emocionales quizás demasiado pronto y a su final le falta algún pequeño giro de guión.
Técnicamente es una serie que se nota modesta, pero dentro de sus limitaciones se muestra bastante valiente, con una dirección que en ningún momento supedita sus planos a la economía del medio a pesar de que no tenga dinero para que los cabellos de sus protagonistas se muevan como los de unos personajes de Kyoani. Tiene unos diseños atractivos y una buena y realista paleta de colores, así como un buen uso de la climatología al servicio de la fotografía, sin embargo lo que me ha sorprendido sobre todo es que la composición de sus planos es muy cinematográfica y occidental. Donde el anime normalmente utiliza planos cortos y medios, esta serie utiliza mucho planos de cuerpo entero, intentando hacer notar el lenguaje corporal y dotando a muchas de sus escenas de un sorprendente sentido tridimensional a través del movimiento de sus personajes en planos fijos. Habida cuenta de lo normalmente plano que es el dibujo de los animes, esta serie me ha sorprendido mucho en ese sentido.
Creo que a la serie le falta algo de fuerza en su recta final, pero en general la trama es bonita y su desarrollo se siente correcto y coherente. Si a su dignidad argumental se le suma un buen acabado artístico creo que, si bien esta lejos de poder considerarse que sea una serie imprescindible, si me parece un anime bastante recomendable.

miércoles, febrero 07, 2018

Esta no es la pluma por la que leeré mil páginas más

Ilion

Hace años leí Hyperion y me encantó (ver reseña), sin embargo su continuación me pareció muy floja (ver reseña), tanto que -además de despertar un odio malsano hacía Keats en mi persona- no me motivó a leer Endymion. Sin embargo el estilo de Dan Simmons no deja de ser muy accesible y ameno, y -cuando no es una tortura- es una gozada leerle, así que una década después he decido darle una nueva oportunidad a este autor.
Y la premisa es mejor aún que la de esa recreación de los cuentos de Canterbury en plan ciencia-ficción; esta vez la obra que este profesor de literatura toma como referente es la mismísima Iliada de Homero. Y no soy un gran fan de esa novela (ver reseña), pero la idea de una recreación futurista de la guerra de Troya es sugerente como pocas. Ahora bien, siendo el estilo de Simmons tan disfrutable como siempre, y siendo su erudición mucho más disfrutable al centrarse en la guerra entre los de Aquiles y los de Hector... no creo que lea la continuación de esta obra -Olimpo- a pesar de que la novela acaba con un cliffhanger espectacular. 

El problema se ve muy claramente en la edición española, donde la obra original -de unas 800 páginas- fue dividida en dos libros. Y la primera de esas dos partes es muy pesada de leer. La novela se divide en tres tramas, y hay una absolutamente prodigiosa, entretenida y espectacular como pocas, ágil en su lectura y fascinante en su contenido; habló por supuesto de la recreación de la guerra de Troya, los personajes tienen muchísimo carisma y se nota que Simmons la conoce al dedillo, pero además añade a su narración un toque macarra muy divertido al tener un personaje que narra y comenta los hechos al tiempo que los vive. Toda esa parte es una auténtica maravilla, y es lo que uno quiere leer en una novela que tiene el título de "Ilium". El problema llega con las otras dos tramas. Por una parte tenemos una trama extraña de humanos en la Tierra, humanos que viven muy en el futuro bajo leyes y condiciones muy particulares, esta parte es ciencia-ficción bastante dura, no por su complejidad si no porque Simmons es muy tramposo y no nos explica bien las leyes de su mundo (deja muchas de estas incógnitas incluso como acicate de lectura de la continuación, y me parece excesivo que prácticamente no resuelva nada y sólo deje interrogantes abiertos); la odisea de estos personajes es descubrir precisamente porque viven como viven, y no sólo Simmons usa algunas trampas si no que además esta parte no me parece especialmente entretenida. Y la tercera trama... son dos robots hablando de Proust; nuevamente tenemos a Simmons en plan "profesor", y eso con la Iliada mola... pero con un relato existencial es un soberano tostón. 

Conforme avanza la trama las líneas argumentales tienden a converger, así como la recreación de la Iliada se va alejando poco a poco del texto original de Homero hasta ser algo completamente distinto, y todo eso está muy bien. Pero teniendo grandes "pros", me parece que este libro tiene aún mayores "contras", y creo que su continuación estará mejor... pero también creo que Simmons se valdrá de algunas trampas que ya se entreven en el libro para nuevamente pausar la acción y ofrecer mucho simbolismo, y esta novela es mucho más divertida cuando se desmadra que cuando se pone en plan existencialista.