martes, marzo 03, 2015

El ala derecha del Capitolio

Alpha House

Al amparo de la popularidad de Veep (ver reseña) Amazon quiso hacer su propia comedia política, comedia que si bien no ha tenido tanto éxito como la serie de la HBO un servidor tiene que decir que adora y que espera que más pronto que tarde se confirme su tercera temporada.
Alpha House se basa en un caso real de cuatro senadores demócratas que comparten casa, la serie translada el escenario al partido republicano y nos muestra la vida de cuatro senadores de la derecha americana: un violento ex-entrenador de baloncesto de Carolina del Norte, un casamentero de Pennsylvania, un mormón de Nevada y un enfermo sexual de Florida.
La primera temporada cubre lo que serían las primarias del partido republicano, mientras que la segunda finaliza con las elecciones contra los demócratas. Las elecciones son un motor de la serie pero no el eje sobre el que gira, pues es una comedia y está más interesa en las características más particulares de sus protagonistas y los gags que ellas generan. Además de los cuatro senadores tenemos a sus equipos y familias, así como a algún que otro senador republicano más e incluso algún demócrata. 
Lo curioso de esta serie es que la comedia es tremendamente natural. Alguna que otra cosa se fuerza, pero en general se sucede todo con gran fluidez y sin que ni siquiera parezca que se buscan los gags. Los cuatro protagonistas ven completamente normal todas sus acciones, y son además relativamente honrados y competentes, así que la comedia viene de ver por ejemplo un ultraconservador descubriendo que una ayudante a la que aprecia mucho resulta ser lesbiana. 
El tea-party y algunos escándalos de la política están presentes (de hecho hay numerosos cameos de celebridades políticas reales), pero es una serie que se puede ver si tener una excesiva cultura de la política de EEUU.
Es difícil describir el humor ácido y satírico de esta serie, y tengo que decir que en un principio no termina de funcionar del todo, pero pasados sus primeros episodios la química que adquiere el grupo protagonista es increíble y los 20 minutos de cada episodio pasan a ser increíblemente divertidos al tiempo que se le coge un cariño brutal a los personajes. Una serie absolutamente recomendable.

sábado, febrero 28, 2015

El día que los hombres sobrevivieron a las montañas

One Piece 778 - Plan E

No tiene mucho el capítulo, seamos francos, es simple y llanamente una oleada de fanservice de Zoro... pero mola, sencillamente mola ver a Zoro usar la versión "nueva" de aquel ataque con el que desafió a Ojos de Halcón hace ya tantos años.
El combate es simple, y me recuerda aquellos capítulos de Claymore en los que iban despedazando a un yoma hasta alcanzar su nucleo y entonces acababan con él. Aquí Zoro hace lo propio, pelando una montaña andante como si fuera una naranja para dar con un enemigo pesado y acabar con él con una exhibición de haki de propina.
Simple, pero efectivo.

http://www.zerochan.net/1049278
Zoro es un monstruo, siempre lo ha sido y siempre lo será, y ahora hemos visto el verdadero alcance de su fuerza tras el salto temporal. Pero lo gracioso es que no ha sido difícil, ha sido una victoria fácil donde toda la complicación ha venido de lo pesado que era encontrar al enemigo. Zoro se ha paseado ya durante tres islas, dando auténticas exhibiciones de fuerza más notorias que las de Luffy por necesidades del guión. Ni Hodi ni Houzou supusieron nada, con Monet apenas tuvo que moverse, y Picas ha sido más pesado que difícil. Quizás Vergo podría haber supuesto algún problema, y a buen seguro Fujitora está todavía un poco por encima de su nivel... pero nada ha hecho sufrir aún a Zoro y ha demostrado que su poder destructivo es ya del nivel de los monstruos de la serie. Quizás descanse en Zou para darle tiempo a Sanji, pero es presuponible que en su próximo combate el rival subirá de nivel -Bobin o algún otro peso pesado aún por conocer- y entonces veamos a nuestro buen espadachín sangrar como tanto parece gustarle.
Pero este corto capítulo repleto de las necesarias páginas dobles que Picas requiere, tiene también otros detallitos interesantes. La comedia está presente con el uso final al puñetazo del rey y la iteración de Zoro con el propio Elizabello y con un Olumbus que me encanta ver rescatado del olvido. 
Este capítulo nos ha traído también la gran escena que Riku necesitaba, con una declaración de ideales a la altura de las circunstancias.

Y el capítulo es pura fantasía y aventuras. Hay acción y hay comedia, pero en si vemos una secuencia en la que una montaña camina y amenaza con aplastar a un rey. Imágenes como una tierra de juguetes, un jardín de enanos, una nube de muerte, un ejército de centauros, un barco más grande que una ciudad, un ejército de zombies, una isla sobre el vacío y otra en el cielo, u otras tantas imágenes imposibles que se graban en el subconsciente del lector como si de un Bartolomeo se tratara y remarcan la sensación de que los protagonistas viven una aventura distinta a todo lo que ha visto, una aventura en la que todo puede pasar y donde no hay límite alguno.

jueves, febrero 26, 2015

Cuando la música era oro

Dire Straits - Alchemy

He tardado muchos años en poder apreciar este disco, es tal su fama que de primeras uno espera otra cosa. Sí, naturalmente, el solo de guitarra de Knopfler al final del "Sultans of swing" es el equivalente musical al Paraiso, el Cielo o el Nirvana, pero el resto del disco creo que no se puede apreciar bien de primeras, los de mi generación no estamos educados para que esta música nos entre con facilidad.
Dire Straits es una banda que apareció a finales de los 70, y este directo esta fechado en el 1 de Marzo de 1984. Sin embargo su sonido es de los 70. Para alguien cuyos gustos musicales se formaron a finales de los 80 y principios de los 90, cuando la MTV y los vídeos imponían una dictadura brutal sobre el minutaje de las canciones, este es un disco extraño. Los conciertos ahora ya no son así, ahora cada canción dura en vivo lo que dura en el compacto, quizás con la inclusión de algún solo adicional o algún medley cuidadosamente estudiados. Ahora los conciertos sirven para promocionar discos, antes los discos se hacían para intentar atrapar la fuerza de la música en directo. 
Dire Straits son, claramente, hijos de los 70. No les interesan las canciones, les interesa la música. El público ante ellos es un lienzo en blanco a pintar. "Romeo and Juliet" y "Tunnel of love" son puntos de partida, directrices vagas a seguir -en un momento dado hay que llegar al estribillo y a algunos acordes-, pero nada más. Llegado el momento no hay ataduras y la banda parece improvisar cada nota, sonando la canción que parece más lógica en ese preciso momento, y naturalmente la guitarra de Knopfler, pero bajo, batería y teclados tampoco echan en falta momentos en los que son las absolutas estrellas.
No está "Money for nothing", pero pocas pegas más se le pueden poner a este disco. Un doble cd que pide recostarse en un sofá, cerrar los ojos y deleitarse durante hora y media con unos virtuosos rockeros que parecen sacados de un garito de jazz de New Orleans.

lunes, febrero 23, 2015

Los evangelios apócrifos

Soukyuu no fafner: dead agressor

Ocasionalmente, muy ocasionalmente, en el mundillo del manga y el anime aparecen títulos que lo cambian todo. Como en cualquier otra modalidad del ocio, hay títulos que revolucionan los estándares de la industria y marcan tendencias. Pocos hay tan claros en el anime como "Evangelion". Su calidad puede ser muy discutida, pero independientemente de la opinión que cada uno tenga de la serie de Shinji Ikari, Rei Anayami y cía, es obvio que ha influido como pocas en lo que es la cultura y la industria del anime.
El éxito de esta serie propicio algo tan inevitable como el auge las copias, o las series que intentan algo parecido o tienen muchos elementos en común. Se me ocurre ahora mismo RahXephon, o incluso Eureka Seven si nos acercamos a nuestros días, pero por encima de todas recuerdo Fafner.
Siempre he definido a esta serie muy sencillamente... me parece "Evangelion... bien hecha". Fafner es hija de esa misma escuela, tenemos a unos adolescentes pilotando mechas (han de sincronizarse y esas cosas porque ya Tomino agotó todas las excusas plausibles para que un adolescente sin formación militar fuera la punta de lanza de los ejércitos de mechas) luchando contra alienígenas y contra todos sus fantasmas. Tenemos simbolismo para aburrir y conversaciones muy filosóficas, sin embargo creo que esta serie logra encontrar un equilibrio más o menos ajustado entre argumento y la filosofía. Estas series tienden a desmadrarse hasta lo absurdo, usando su simbolismo para ignorar el argumento y las leyes de la narrativa. Fafner explica a sus aliens, y explica lo que buscan. Puede hacerlo mejor o peor, puede ser una explicación más o menos satisfactoria. Pero es. La serie pone todas sus cartas sobre la mesa y expone a las claras toda su mitología. Y desarrolla sus personajes de una forma creíble, he de decir en su contra que en el revisionado que le he dado estos días me ha parecido demasiado centrada en su protagonista (otro síndrome de estas series), pero sigue desarrollando al resto de secundarios y hace que estos funcionen independientemente (incluso lo que parecían secundarios destinados a llenar cajas de pino se desarrollan de una forma coherente y satisfactoria). La historia tiene algún gag ocasional para rebajar el drama, pero no hay moe ni echii ni nada de eso, todo esta supeditado a una historia muy dramática de unos niños que son obligados a luchar en una guerra y a morir en ella, y a unos adultos que no pueden hacer nada para evitarlo. Tenemos unos alienigenas que no sabemos si quierren erradicarnos o si sencillamente buscan conocernos, un conflicto de comunicación que enmascara el clásico tema de estas series de conflicto entre la infancia y la edad adulta, el olvido de los sueños en pos de la triste realidad.
Esta serie me encantó cuando la vi por primera vez hace ya muchos años (es una serie de mediados de la década pasada, y basta ver que no está reseñada en este blog en el que he reseñado practicamente cualquier anime que he visto en los últimos ocho años). En su revisionado la nostalgia y lo que la había mitificado han jugado en mi contra y me ha parecido inferior a la idea que tenía de ella, más confusa y demasiado centrada por momentos en una pareja protagonista algo mejorable. No obstante, sigue pareciéndome una serie muy entretenida. No es tan espectacular como me pareció en su día (es animación de batallas de hace 10 años y se han visto ya cosas mucho mejores), pero los personajes -especialmente los secundarios- siguen siendo muy carismáticos. El drama sigue teniendo una fuerza espectacular y algunas de las ideas que plantea continúan siendo muy vigentes hoy en día.
Además, y me he es imposible no mencionarlo, esta serie sigue teniendo uno de los mejores openings y endings que he visto en mi vida. Con el gran dúo ANGELA en todo su esplendor propiciando que incluso me comprara el cd de la serie (eso si, el resto del score es más bien normalito).
No etiqueto esta serie como imprescindible porque en su revisionado me parece que podía haber envejecido mejor. No obstante, sigue siendo una de mis series favoritas. En mi opinión, un ejemplo de alumno que supera al maestro. 

viernes, febrero 20, 2015

Lo bueno, lo feo y lo malo

One Piece 777 - Zoro contra Pica (supuestamente)

Capítulo extraño, y su vez algo identificativo de lo que está siendo Dressrosa. El capítulo tiene escenas realmente emotivas y potentes contrapuestas a otras bastante chapuceras.

Lo bueno:
-Los miniflashback de la muerte de Scarlett, sencillos pero efectivamente emotivos.
-Pica barriendo heridos. Brutal e implacable, haciendo gala del poder que se le presupone a un jefe ejecutivo.
-La estrategia de Pica. El ridiculamente eterno combate de Zoro queda explicado de la forma más simple posible, Pica se había dado cuenta de su error y no está seguro de ganarle... con lo que se ha limitado a alejarlo para ahora poder atacar al resto de protagonistas sin que el espadachín pueda deternerlo. Estrategia cobarde pero pensada, no me lo esperaba.
-En el siguiente capítulo parece que el personaje más molón de la serie se va a lucir a lo bestia. Luffy demostró contra Noah que su poder destructivo había llegado a la liga de los más grandes, ahora le llega a Zoro el momento de cortar una montaña.


Lo feo:
Robin. ¿De nuevo sin combate? Unos rasguñitos en la espalda y ya se queda ko. Vale. no es una luchadora y podemos decir que ha hecho bastante, pero ni siquiera se ha enfrentado directamente a Diamante y las heridas son bastante random... se las podía haber hecho cualquier secundario de Skypea al principio del juego de Enel y la sexy arqueóloga habría estado lista para no hacer nada contra Enel al final.
Y si el papel de Robin es discutible... mejor no hablamos de Fujitora, personaje cuyo paso por la saga parece limitarse a ser de presentación y que está acabando siendo desdibujado por el hecho de que Oda quiere guardárselo... y lo peor es que creo que con Burgess o Sabo se arreglaría este problema. 

Lo malo:
¿Qué demonios hace la tumba de Scarlett hay en medio?
Sabíamos que podía estar por la zona, y no le habría hecho ascos si Diamante hubiera llevado la pelea para allá por el factor psicológico, pero que la tumba aparezca de la nada y que precisamente el malo se golpee con ella me parece de lo más cutre y forzado que le recuerdo a Oda en resolución de combates.
Y, como me temía, el KO no era una estratagema de Diamante. Las escalas de fuerza son complicadas, pero particularmente le calculaba a cada ejecutivo jefe la fuerza de un shichibukai débil. Y Pica se ha mostrado digno de ese papel, no tendrá haki y basará toda su fuerza en su fruta, pero eso es mucha fuerza y basta para aplastar a cualquiera que no sea un monstruo. Sin embargo, Diamante, sabiendo que es un luchador completamente distinto, no ha transmitido en ningún momento la sensación de tener un poder comparable.
Bellamy. Todavía está en pie. ¿Qué demonios se propone Oda con él?

martes, febrero 17, 2015

Un día en compañía de los Wachowski

No soy un gran fan de Matrix, y eso -y otras circunstancias- había hecho que apenas hubiera visto nada de los Wachowski. Estas semanas, con el estreno de "Jupiter ascending" había decidido acabar con esa situación. Estos dos hermanos siempre me habían parecido muy meritorios, la fuerza visual de sus obras es innegable, pero mejor aún es que también sea innegable que no están nada acomodados y siempre intentan cosas distintas y arriesgadas. Las películas que conforman esta maratón cinéfila no podían ser más distintas entre ellas. Lo único común a ellas es que se notan extraordinariamente trabajadas y que, aunque la industria quiera se empeñe e hundir a estos hermanos como lo hizo con Shyamalan, esta dupla pare auténticos películones.

Speed Racer

Esta es una de las películas más difíciles de romendar que he visto. La película es ANIME. No he visto película que encaje mejor en esa categoría que esta. Es una adaptación de una serie de los 70, es una película infantil, con un mensaje muy sencillito y blando. Pero es una gozada. A nivel visual no he visto nada ni remotamente parecido.
Parece una película de animación con actores integrados, pero no una película de animación tradicional si no una completamente alocada. Las carreras son tan apabullantes y exageradas que abruman. La paleta de colores esta llena de colores brillantes y contrastes. La velocidad de la acción es sorprendente, usa todo tipo de efectos y las transiciones y cortinillas pueden sucederse dentro de un mismo segundo. El montaje de la película es prodigioso, su fotografía increíble e incluso los vestuarios y escenarios reales parecen sacados de una colorida serie. Las persecuciones son un espectáculo puro y duro.
Y sí, tenemos un niño con un mono en la peor tradición de las parejas cómicas de las series infantiles, pero tenemos a Susan Sarandon y a John Goodman, y tenemos a Cristhina Ricci. La película tiene un ritmo muy elevado y sus dos horas de duración se pasan volando. Las carreras y persecuciones son indescriptibles, y su estilo visual y su mensaje blando (no es que no digan tacos, es que celebran las victorias con leche) te retrotraen a la más pura niñez.
Pocas películas he visto que tengan una fuerza visual siquiera lejanamente comparable a este auténtico prodigio de diseño. Ahora bien, igualmente pocas películas he visto que sean más difíciles de recomendar que esta. Es infantil y avasalladora visualmente, y eso no es que pueda no gustarle a todo el mundo, es que creo que incluso depende de como te pille el día que la veas puedes odiarla o amarla.

Lazos ardientes

Opera prima del tándem, esta película del 96 se muestra claramente deudora del cine de gansteres más sucio de finales de siglo, con un aire a lo "Sospechosos habituales", "Reservoir dogs" o "Muerte entre las flores". Unos personajes oscuros sin excepción, una trama simple, algo de comedia, un poco de acción cruda y directa y una tensión siempre subyacentes. Tenemos cine negro de mafiosos, con asesinos y ladrones tratando de jugársela entre ellos, con un original y sensual toque dado por una pareja protagonista lesbiana tratada con una naturalidad pasmosa.
Dejando a un lado que ver una escena de cama con Gina Gershon y Jennifer Tilly haría que cualquier hombre (y alguna que otra mujer) marcara esta película como de visionado obligatorio, lo cierto es que es una buena película. Es corta y está hecha con cuatro duros, pero la falta de medios hace que todas las fuerzas de estos directores noveles se centraran en el guión y todos los aspectos de la dirección, y ello sin ninguno de los típicos ataque de pretenciosidad de los que suelen ser víctimas este tipo de películas. La película tiene muy pocos personajes y apenas un par de decorados, pero construye perfectamente la trama y desarrolla las relaciones entre los diversos personajes. Naturalmente el plan inicial de la pareja protagonista sale mal y pronto todo se basa en una sucesión de improvisaciones entre ellas y sus enemigas, donde uno tiene la sensación de que cualquiera puede morir en cualquier instante.
Los actores están bien dirigidos. Los gags son muy puntuales y funcionan. Los giros de guión sorprenden. Las escenas de acción vienen dadas por la trama, así como una escenas de tensión mucho más numerosas y que gozan de un montaje magnífico que poco a poco eleva la tensión de la película en cada escena. Fotografía y dirección son muy clásicos, aunque la escena de los billetes ya dejaba entrever el gran potencial de los hermanos a nivel visual. 
Es una película pequeña y sencilla, pero eso no es un defecto. Los Wachowski no serán recordados por esta película, pero es un buen largometraje de gansteres y ladrones.

El Atlas de las nubes

¿Quieres una película convencional? Aléjate de esta como de la peste. ¿Te apasiona el montaje y el maquillaje? El Atlas de las nubes es tu película. 

Esta película nos narra a través de varias historias paralelas en distintas épocas un mensaje sobre la libertad y la convivencia. Las historias, separadas por décadas o siglos entre ellas, están protagonizadas por los mismos actores con diferentes caracterizaciones (maquillaje que convierte a Hugo Weaving en una enfermera, a Halle Berry en una mujer blanca o que "asiatiza" o "desiatiza" a todos los personajes en el futuro). Las historias están relacionadas entre ellas mediante pistas que se nos van dando a lo largo del metraje, y en su propio desarrollo siguen una evolución paralela entremezclando el montaje planos de unas y otras durante los grandes momentos emotivos de la película.
Son tres horas de película. Es compleja y exige mucha memoria y atención por parte del espectador, pero poco a poco las piezas encajan y cuando uno ve como todos los personajes están conectados esto refuerza la empatía que siente por ellos. Es también, claro está, una de esas películas que gana mucho con el segundo o el tercer visionado.
La película es una auténtica exhibición de narrativa a la que además hay que sumar la potencia visual de los hermanos. Una muy notable película que, como parece casi una norma en estos autores, dista mucho de ser un producto mainstream.

Y, naturalmente, tengo que acabar esta reseña conjunta con la película que motivó el marathon:

Jupiter Ascending

La película se retrasó medio año y eso no parecía un buen síntoma. Además esta protagonizada por Mila Kunis y Chaning Tatum, lo cual me decía poco o menos. Para colmo de males, los Wachowski venían de varios fracasos, así esta parecía que iba a ser una película menor, sencilla y muy accesible, nada arriesgada. Y lo cierto es que es eso, nada más, pero tampoco nada menos.
Cierto, algunos diálogos son muy simples y la película se enfoca demasiado hacia sus dos protagonistas con más loas por parte de secundarios de las que me gustarían y un tufillo a romance adolescente cutre. Pero es una space opera del estilo antiguo, héroe y heroína salvando el universo. Aventuras, romance y acción, todo ello sin demasiadas complicaciones. Uno no le busca complicaciones a Star Wars, y creo que tampoco tendría que buscárselas a esta. Es simple cine palomitero, entretenido y vistoso, hay alguna que otra casualidad excesiva pero en líneas generales no insulta a la inteligencia.
Cierto, de los Wachowski uno siempre espera algo más, pero creo que la película no engaña a nadie en ningún momento... y el trasfondo está además ahí, con robots, clones, híbridos, razas alienígenas y un aire a lo Dune muy disfrutable. Es una pena que la película seguramente no vaya a tener continuación, pues el universo creado por los hermanos me parece muy sugerente.
¿Y visualmente? Sorprendentemente, quizás el punto que más me ha decepcionado de la película, quizás también porque era del que más esperaba. La película tiene un diseño muy bueno, pero quizás peca de un exceso de barroquismo y no es tan original que como cabía esperar. A nivel de acción hay grandes escenas, pero en algunas ocasiones pecan de ser demasiado excesivas y caóticas (además de abusar de las botas del protagonista para arreglarlo todo con ellas).
Es, seguramente, la película más convencional de los hermanos, o al menos la que más facilmente se encuadraría dentro del cine blockbuster mainstrean... no es ni mucho menos lo que esperamos de ellos y sabemos que pueden aspirar a más, pero su interpretación de este tipo de cine ni mucho menos me parece tan desdeñable como la crítica y la taquilla parecen creer.

sábado, febrero 14, 2015

Livin' on the edge

One Piece 776 - El héroe del coliseo

Capítulo extraño. Sería injusto decir que es un mal capítulo, pero creo que el adjetivo de decepcionante no se le puede quitar. Diamante ha resultado, al menos en este capítulo decepcionante. Sabemos que es un tramposo, y podría guardarse algún as bajo la manga, pero la página final hace pensar que ha acabado ya su participación en esta saga. Y que al final su ataque más importante parezca de Usopp (una versión mucho más potenciada de aquellos shurikens con los que el francotirador puso en apuros a Luffy en Water 7) no deja de resultar extraño. Además para colmo Diamante se ha tirado todo el capítulo con caras raras, haciendo gala de una bis cómica que apenas había aparecido hasta ahora. Sabemos que es un showman, y que es muy tramposo, y que ataca mucho psicológicamente... pero en este capítulo me ha sabido a poco su combate, amen de que me parece muy raro incluso que Oda haya finiquitado este combate en un único capítulo cuando era uno de los clímax de la saga y la tradición dicta un par de capítulos para los enfrentamientos de los Zoro/Sanji de turno. 
Habida cuenta de que el combate de Luffy ni siquiera ha empezado, se me hace más extraño todavía y refuerza esa sensación que tengo desde que Zoro le dijo a Elizabello que se guardara su puñetazo del rey. Narrativamente Oda ha intentado cosas nuevas en Dressrosa y eso siempre se agradece, pero el que el combate principal no vaya a ser alternado en sus fases iniciales con otros se me haría muy raro y creo que supondría un retroceso dentro del estilo de Oda.

El mundo sería muy triste si tuviera que justificar el poner este vídeo

Luego, dejando ya a un lado a Robin (que para lo que suele hacer ha hecho mucho), no me desagrada la resolución de la batalla de Rebbeca y Kyros. Sí, me habría gustado que Rebbeca hiciera algo, el personaje lo merecía, y una parte de mi querría que Diamante se levantara y la princesa hiciera algo y protegiera a su padre y le espetara que está orgullosa de sus manos manchadas de sangre o algo así... pero uno no puede decir nada ante la resolución de este capítulo. Ni siquiera creo que podamos pensar en machismo a pesar de que es obvio que existe en esta situación. Sencillamente ese Kyros -un personaje demoníaco como quizás sólo Zoro o Wiper- abalanzándose con toda su cólera suicida sobre su presa, recordando todo su sufrimiento como juguete (adoro esas lágrimas por no poder sentir el calor desapareciendo del cuerpo de Scarlet) y mostrándose orgulloso de que Rebbeca no haya herido a nadie o de haber dado su pierna por Riku, es sencillamente muy grande. Oda maneja muy bien esta emotividad y los más de 70 capítulos que han conducido a este momento han sido bien culminados. 

El concierto de Aerosmith ha acabado. Ahora en teoría llegará Manowar, y después teóricamente Ozzy tendría que tocar algún tema antes de ¿Michel Polnareff?