miércoles, diciembre 10, 2008

Genial y todo eso... pero larga y cansina

El amor en los tiempos del cólera

Ya sólo el título de la entrada será probablemente un sacrilegio a la hora de hablar de una de las novelas más célebres del siglo y del quizás autor más importante en lengua castellana vivo. Pero un blog es el lugar menos adecuado para faltar a la verdad, y si bien reconozco que el libro tiene algunos pasajes maravillosos y que el estilo de García Marquez es tan mágico como siempre, la historia de Florentino Ariza y Fermina Daza no me ha entusiasmado.
Una lectura que comencé por el nombre del autor (me maravillan tanto "100 años de soledad" como "Crónica de una muerte anunciada") y que he finalizado por ese mismo motivo y por el simple hecho de que rara vez abandono un libro una vez comenzado. Esto es algo que ya debería saber es inútil con este autor. García Márquez no cuenta una historia, se recrea en ella. Desde el principio sabemos como va a transcurrir la historia, y el corazón de sus novelas es la narración de estos hechos desde la optica de diversos personajes, saltando hacia delante y hacia atrás en el tiempo y empleando algunos recursos narrativos que sencillamente estan fuera del alcance del resto de mortales y que parecen más poesía que prosa.
En el caso de esta historia, la de dos enamorados que sólo se encuentran tras más de sesenta años de desvarios, el problema es que nunca llegue a conectar con los mismos protagonistas. A lo largo de unas quiniestas páginas vemos como progresa una sociedad y un mundo entero, y todo ello siempre con descripciones y situaciones que bordean lo mágico y lo fabuloso para alternarse con la terrenalidad más absoluta. Pero nunca he sentido una gran empatía por ese personaje que veo más como un psicopata en ciernes que es Florentino Ariza o por esa autocomplaciente estúpida que es Fermina Daza. Entiendo que ambos son dos personajes que viven en una sociedad muy estricta y severa con sus costumbres, pero ahí las actitudes de ambos me resultan no ya anacrónicas si no sencillamente imposibles por su idealismo.
En resumen, si bien es una novela que, como siempre en García Márquez, hace gala de unos recursos narrativos increibles, no terminó de convencerme nunca por su historia y se me hizo excesivamente larga.

4 comentarios:

Kururin dijo...

Bueno, soy un admirador del autor. Esta obra en concreto es de mis favoritas, y al contrario que a tí, no se me hizo larga para nada, es más, siendo francos, me fascinó.

Pero coincido contigo en que la mejor obra de este MAESTRO es "Cien años de soledad", lo he leído tres veces y me sigue emocionando y entusiasmando como el primer día. Es increíble. Tengo pendiente "Memoria de mis putas tristes", espero que no decepcione.


Y si no lo has leído, te recomiendo encarecidamente "Vivir para contarla", biografía del autor. Maravillosa, este hombre convierte lo cotidiano en algo mágico y desconocido.


Saludos tío, y se agradecen comentarios de obras de este calibre.

eter dijo...

El problema de García Márquez es que su prosa no es narrativa, si no descriptiva.
Verdaderamente no existe una gran diferencia entre esta novela y "100 años de soledad" en lo que a "acción" (por horrible que queda esta palabra en esta definición) se refiere. Son novelas en las que lo interesante no es la historia, si no como esta narrada.
En la del clan Buendía, era magistral el comienzo con la ejecución y el final con las hormigas... pero lo grande era como describia las generaciones que vivian entre ellos. Aquí lo interesante es como describe a cada una de las amantes de Florentino, el como crecen las historias de otros secundarios como Leona o Transito, o los pequeños detalles mágicos que el autor siempre descubre conforme avanza la historia.
No obstante... creo que el motivo más simple de mi desencanto es una lectura desganada. Este fue el quinto libro de una pequeña pila de lectura, y entre cierto agotamiento como lector, el hecho de que ni mucho menos me gusten las novelas románticas (y esta no deja de serlo por muy mágica que sea) y las particularidades de la narrativa de Márquez... pues no ha terminado de gustarme el libro.

Tomo nota de esas referencias, pero ya vere cuando las leo, que la pila es muy grande y ya tengo acumuladas unas cuantas lecturas y relecturas.

Anónimo dijo...

Me paso lo mismo...leí este libro porque me fascinó Cien años de Soledad... y debo decir que el libro me superó, me explico... este libro es(debería ser)tan bueno como Cien años de Soledad, pero lo leí como en un estado de trance. Varias hojas(mas de las que me gustaría admitir)leí en modo automático porque se me hacía por momentos demasiado densa,por el contrario a veces me encontraba leendolo con avidez y a velocidades de vértigo porque me moría el saber queee pasaba...su prosa por momentos es sublime y lamentablemente en otros momentos no lo es tanto( o tal vez si lo sea...pero a mi me quedaba en la retina lo acontecido anteriormente y lo que sucedía en estos momentos no daba la talla) y así sucesivamente...como ya dije momentos magistrales y otros bastante apocados y deslucidos ...jeje ya dije bastante... es, ante todo una gran obra con una historia muy buena pero la sentí irregular. Lo cual no desmerita el hecho de que pasé muy buenos momentos al leerla. ..... espero entiendas mi parrafada :)

eter dijo...

Creo que la prosa de Marquez es... una amiga difícil Xd
Si estas concentrado en ella te recompensa de sobras, pero si estas en una de esas épocas vagas o sencillamente no tienes el cuerpo para cosas densas, es muy difícil seguirle el ritmo... y si, cuando te centras te encuentras pasajes maravillos, pero tan pronto como te despistes te pierdes porque lo mismo en una página no pasa nada que te narra 20 años XD.