martes, julio 02, 2013

Huir hacia delante, siempre hacia delante

¿Chequeas tus redes sociales al levantarte?
Rukino Saki lo hace mientras patea el culo a nazis en un mecha bailarín.
Deal with it!
Me encanta Sunrise. Varios de mis animes favoritos han surgido del seno de esta compañía; la serie que me hizo conocer uno de los universos mecha por excelencia: Gundam Seed (ver reseña, tomo 1), y la oda a la justicia más oscura y pompástica que es Code Geass (ver reseña). Este ambas series son muy parecidas, pero esta que ahora me ocupa directamente parece un plagio del principio de Seed con los elementos sobrenaturales y carentes de sentido del ridículo de Geass. Habló, por supuesto, de:

Valvrave the liberator

No hay nada original en Valvrave. No introduce ningún nuevo concepto... pero la gracia es que practicamente tampoco se deja ninguno sin meter. La mayor parida que a uno se le pueda ocurrir, puede estar en esta serie. Sunrise recoge los rasgos identificativos de muchas series y los mezcla como puede con una única idea en mente: que mole.
¿Coherencia? Cito a mi hermano y su gran definición de esta serie: han conseguido llevar al máximo la cita friki de "lo hizo un mago". Valvrave no se preocupa por el futuro, para él todo es el presente. ¿Que algo no cuadra? Ya se arreglara mediante algún disparate aún mayor.
Así pues, tenemos una guerra entre una federación de paises y una especie de imperio galáctico con reminiscencias nazis... Yang Wenli estaría en su salsa... hasta que en una región neutral se desarrollan mechas de la hostia para la federación y los soldados de élite nazis entran a robarlos... ahí entramos en el terreno de Char Aznable... y entonces resulta que los mechas te roban la humanidad y te transforman en... ¡vampiros salidos! Y estando ya en el terreno de C.C, llegan los intercambios de cuerpos, las revoluciones escolares más surreales, los flash-forward de centenares de años, las lolis imperiales, los "just as planned" más clásicos, las canciones y las redes sociales. Añadase un diseño de personajes verdaderamente atractivo, unos buenos mechas, unos colores muy vivos, un casting de seiyuus notable, un opening de T.M.Revolution X Mizuki Nana y un ending de Angela. Lo único que le falta a la serie es un torneo de strep-karuta (aunque se queda cerca de ello en un momento surreal que podría pasar a los anales de las defensas jurídicas).
1º de Derecho Romano de toda la vida:
"Sum in pelotus ergo innocens ego sum"
...
bueno, más o menos
Pero, al menos a mí, chorradas tan superlativas, y contadas sin sentido del humor, me entretienen. Pocas compañías pueden hacerlo como Sunrise. Algunas veces le sale mejor, otras peor y apenas puede vender figuritas y plamos. Valvrave no alcanza el nivel superlativo de Code Geass, que aunaba a su majestuosa teatralidad una oscuridad revolucionaria... Valvrave tira más por el "nosotros somos los buenos" y "estamos atormentados", y no funciona tan bien. Y además, sencillamente hay veces que se pasa. Los episodios de "recreo", con cancioncilla idol a lo Macross no funcionan bien, y creo que siendo esta primera temporada de unicamente 12 episodios no podía permitirse el lujo de desperdiciar todos esos minutos.
Sin embargo, además de toda su pirotecnia y sus surreales formalismos, hay algo en el fondo de Valvrave. Las chorradas no dejan apenas verlo, pero hay algo interesante, hay un poso de personajes y trama que podría dar lugar a una segunda temporada muy decente si consideramos -como así lo creo- que esta es una temporada de presentación y destrucción de personajes. Sunrise hace estas cosas, te puede gastar la mitad del episodio final en todo un drama sobre una hikkikomori, te puede colar un episodio absolutamente chorra y acabarlo con algo tan desconcertante como violación...
Mientras tanto, en la guarida del lobo...
Sistemas operativos surreales al margen, hay cuatro grandes personajes en esta serie: Kira Haruto, Eru-Erufu L-Elf, Shoko y Saki.
Haruto y Shoko son la felicidad personificada, una pareja de atolondrados enamorados que son buenos y honestos hasta decir basta. Se mueven en este ámbito durante gran parte de la serie, incluso cuando todo se derrumba en torno a ellos quieren seguir siendo "los buenos"... sin embargo la serie continua avanzando hasta romper las búrbujas que ellos mismos se han construido y les obliga a madurar por todas las malas posibles. son dos personajes con mucho potencial de cara a la segunda temporada, la ligereza de sus acciones en esta primera les ha hecho cometer errores que probablemente les obligen a huír hacia delante en la segunda temporada para sentir que sus sacrificios no han sido en vano. Haruto no me gusta especialmente, pero Shoko puede ser un personaje tremendamente interesante en la segunda temporada.
Si Haruto es el prota de Gundam Seed, L-Elf es el prota de Code Geass, un revolucionario contra su propio imperio, una mente cruel y asesina capaz de sacrificarlo todo por un bien mayor y que no concibe otra posibilidad de victoria que no sea la suya. L-Elf será, como es habitual en estas series, la clave para enlazar dos imperior y poder convertir a algunos de los enemigos en aliados. Mientras Haruto y Shoko se precipitan hacia los abismos, este personaje, que tiene un chalecito en ellos, no tiene más remedio que salir de ellos.
¿Traumas por matar gente por primera vez? Ridículo.
Molo. Todos los saben, y ahora tu también.
Y luego esta Saki, el gran personaje de la serie. Una muñeca rota que busca el cariño de un mundo que desprecia como medio de autoconfirmación de una vida que sabe vacía. Saki esta condenada al fracaso, porque cuando más se integra con el resto de los miembros más se da cuenta de que nunca será uno de ellos, porque incluso cuando se enamora lo hace del interés amoroso de la que podría ser la primera amiga sincera de su vida, incluso su victoria en este triángulo amoroso es terriblemente triste. Saki sobrevivira a la segunda temporada, sobrevivirá triste pero redimida... de lejos el personaje más complejo y mejor tratado de la serie.

¿Recomendable? A mi me ha encantado... pero es cierto que este tipo de animes me entretienen de sobremanera. La serie no es redonda, el guión se concentra demasiado en algunos puntos y desaprovecha valiosos minutos... y luego naturalmente también hay que decir que cuando va a lo importante lo hace con mechas, vampiros, traumas, cambios de cuerpo, canciones, esoterismo y todos disparates imaginables. Hay que tener muy presente que pertenece a ese grupo de series que no tiene sentido del ridículo y lo supedita todo a las formas.

4 comentarios:

dani kurosaki dijo...

A mí también me ha gustado mucho esta serie ^^
¿Podrías recomendarme otras de este estilo y el de code geass?

eter dijo...

con este grado de teatralidad... lo cierto es que se me ocurren muy pocos

Hay algunos productos de Sunrise parecidos, pero no son tan redondos. Casi te diría antes alguna cosa como Black Lagoon, pero es acción pura y dura... como Seto no Hayanome es comedia romántica alocada.

Anónimo dijo...

Del trio de mechas de esta temporada, esta es la que mas me ha gustado. En algunos momentos escolares me temi estar ante otra Guilty Crown con adolescentes retrasados, por suerte no llega a caer tan bajo.

eter dijo...

Gargantia es que se desinfló lo que no estaba escrito.
Majestic prince es rara y la tengo medio aparcada... pero tengo que decir que me encantan sus combates.