jueves, octubre 10, 2019

El peso de la comedia

Dumbbell Nan Kilo Moteru?

Creo que se puede decir sin riesgo a equivocarnos que Doga Kobo son, ahora mismo, los reyes del slice of life moe. La elección de sus producciones es magnífica, pero es innegable también ya su buen hacer en la puesta en escena de estas. Ha pasado un lustro y posiblemente pase más hasta que logren superar su mejor trabajo (reseña de Nozaki-kun), pero temporada tras temporada siguen dándonos series simpáticas que te alegran los días, tan coloridas y optimistas como las chicas que las protagonizan. El "chicas monas haciendo cosas monas" alcanza su culmen en su subgénero de comedia alocada con este estudio.
Aquí la premisa no invitaba precisamente al optimismo: Adolescentes haciendo pesas. El fisioculturismo es muy popular, pero es raro verlo en una ficción donde la presencia de cuerpos tonificados y sudor suele hacer que derive hacia productos no especialmente ambiciosos. Aquí el factor anime hacía pensar en mucho fanservice en un spokon raro, y uno podía pensar que con mucha suerte podíamos tener una especie de Keijo!!!!! (ver reseña), pero uno olvidaba lo buenos que son Doga Kobo y desconocía sencillamente lo bueno que ya de por si era el material de partida.
Lo primero es lo primero. Hay carne, mucha carne prieta y trabajada… pero la serie tiene poco fanservice, y curiosamente el que tiene lo muestra a partir de su segunda mitad, siendo al principio muy paródica en este sentido con unas roturas constantes de la cuarta pared. En ningún momento la serie es excesivamente echii e incluso se podría decir aquí que muestra mucha más carne masculina (aunque Machio y el constante desfile de pectorales y tabletas de chocolate son tan exagerados como poco sensuales). La serie tiene un grupo de chicas protagonistas muy atractivas, pero estas te ganan por su personalidad y no por su diseño; y aquí es imposible no destacar a la alegre Hibiki que protagoniza la serie y que gana al espectador con un optimismo y dinamismo desbordantes que hacen que pronto se olvide su diseño aparentemente fanservicero (además creo que la seiyuu es casi una novata, y aquí habría que mencionar también su buen hacer).
Hibiki es una de las mejores protagonistas de anime del año, pero no deja de ser la punta de lanza del buen manga en el que este anime se basa. La dinámica de los personajes es exquisita y no solo la comedia loca funciona muy bien entre el quinteto de protagonistas, si no que te crees también la amistad sincera que se forja entre todas ellas y como al mismo tiempo cada una de ellas tiene su propia individualidad (incluso con una profesora y una loca rusa integradas en el grupo).
Y por supuesto está el desarrollo. La serie no parece una herramienta propagandística de una cadena de gimnasios, si no más bien un producto educativo donde en cada episodio se nos presentan un par de ejercicios sencillos (uno de máquina de gimnasio, otro sencillo que se puede hacer en casa gratuitamente) mientras se nos explican que músculos se desarrollan en cada uno de ellos, e incluso al final de los episodios hay una minisección donde se nos insta a hacerlos como si fueran esos populares –en Japón- ejercicios de radio. La trama del episodio suele llevar a estas secciones, y es aquí donde la serie brilla como una comedia brutal con unas historias que no dudan en saltar al abismo del absurdo y la parodia de otros géneros en un producto con mucha consciencia tanto de su propia naturaleza “otaku” como de la de sus seguidores, dándonos tramas de comitek o idols, parodiando fácilmente la estética de otras series o personajes asociadas a músculos como podrían ser Ashita no Joe o Hokuto no Ken. La serie es una muy disfrutable locura formal que no duda en recurrir a cualquier recurso cómico conocido, y su buen ritmo y dirección están acompañados por una animación muy consistente y un diseño cromático muy vivo que la convierten en una serie muy bonita visualmente.
Si en el manejo de la comedia la serie es modélica, casi lo mismo puede decirse del ritmo general de la serie, donde saber presentar gradualmente a sus personajes y evitar llegar a hacerse repetitiva mostrando una variedad sorprendentemente alta de desarrollos para conformar una serie extremadamente recomendable.

9 comentarios:

Ashikabi dijo...

En verdad,le rebajaron el fanservice con respecto al manga.
Aunque siendo sinseros si lo dejaban igual la serie pasaba directamente a ser demasiado ecchi.

Yer dijo...

Sí, una gratísima sorpresa la mar de entretenida.

eter dijo...

Ashikabi, yo agradezco la rebaja de fanservice, me parece mucho más elegante y sugerente tal y como han dejado la serie.

Yer, se demuestra otra vez que no hay que descartar de primeras ninguna serie por ridículo que parezca su argumento XD

Unknown dijo...

Con esta serie me llevé una grata sorpresa y al final termine un poco cansado de la misma, pero de igual manera la considero bastante recomendable.

Es una comedia simple y muy formulaica, pero no deja de ser efectiva con lo que se propone. Con un elenco principal unidimensial y sin desarrollo alguno, pero resultan ser tremendamente simpaticos.

Casi es un comercial MUY otaku de que hacer ejercicio es mucho más sencillo de lo que uno pueda creer.

Tienen unas historias secundarias que vienen a cuento de nada (como el episodio de la prota trabajando) y otras que introducen a personajes secundarios con momentos muy grandes, destacando principalmente Barnold (aunque el cameo de Putin debe ser el mejor chiste random de la serie).

Es buena para pasar el rato y muy educativa, pero poco más habiendo mejores comedias como KonoSuba y otras más educativas (igual y necesitábamos que el autor haga algo más alocado).

Unknown dijo...

Me oldive mencionar dos:
a) Soy Jhon Kei.
b) La profesora, Kurei o algo así, que es una referencia a otra obra del autor y pertenece a un clan de asesinos con fuerza sobrehumana era una buena manera de meter más escenas de comedia absurda. Una lástima que no saliera mucho en este sentido.

Anonimatus dijo...

La parte de los ejercícios me ha hecho recordar la serie Elf-san wa Yaserarenai, un isekai inverso con elfas y chicas de otras razas fantásticas viajando a nuestro mundo pero en lugar de hacerse superpoderosas acaban engordando debido a la comida de nuestro mundo y tienen que adelgazar. Su fanservice es bastante... peculiar.

eter dijo...

Jhon Kei, es eso, muy sencilla, pero tremendamente accesible -como dices, te hace creer que hacer 20 flexiones es fácil y rápido XD- y divertida.
La mezcla de comedia y educación creo que es más satisfactoria que la comedia pura y dura, que a veces peca de ser demasiado simplona. En este sentido me habría gustado por ejemplo que la de las celulas tuviera un poco de esta frescura.
Desconocía el dato de la profesora... aunque más que a un clan de asesinos yo la veía de uno de demonios o algo así XD.

Anonimatus, no he visto ese isekai en concreto... aunque creo que no lo estás vendiendo muy bien XD

Lechu dijo...

Yo leí bastantes capítulos del manga antes de ver el anime, así que sabía lo que me iba a encontrar. Desde luego cumplió a la perfección con lo que esperaba, ligereza, mucho humor -a veces absurdo- y bastante pedagogía sobre fitness y ejercicio. Se la recomendé a varias personas que la descartaron precisamente por lo extraño y ridículo a priori del argumento y todas se llevaron una grata sorpresa. Aunque es cierto que al final flojea un poco abusando de lo absurdo y dejando la parte educativa un poco de lado.

Puede que el fan service se haya rebajado, pero no hay mucho más en el manga, al contrario de lo que dicen arriba. El anime es un poco más recatado en las poses estáticas de las chicas cuando se terminaba de explicar un determinado ejercicio, pero el manga es casi igual de elegante y para nada vulgar.

eter dijo...

Yo desconocía el manga y es eso, sorprende mucho, parece una cosa muy extraña y poco apetecible desde fuera... y el como rompe esa primera impresión juega muy a su favor